Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 11/01/09

En solidaridad con el Pueblo Palestino ante la masacre que Israel está cometiendo contra ellos —creo que piensan eliminar de la faz de la Tierra a los palestinos de la Franja de Gaza—, publico estos poemas de la poetisa cubana Juanita Pochet Cala:

Juanita Pochet CalaCUBA: Hermanos, uno mi voz una vez más y con ella mi corazón…Hay que detener esta locura. Palestina merece respeto. NO HAY DERECHO A EXTINGUIR A NINGUN PUEBLO. BASTA DE EXPANSIONISMO ¿Adónde estás, Dios? Quiero escuchar tu voz y que dictes sentencia.

Desde el espanto
Juanita Pochet Cala
9 de enero 2009


Entró anoche la luna por mi ventana…
¡Se incendia la luna!, -me decía
El viento emitía raros sonidos…
Cerré los ojos
Intenté no ver el espanto reflejado en ese espacio
Intenté no escuchar tantos lamentos…
La luna herida hiere y lastima
No pude mirar al cielo, está de luto, hay enojos
Sangra la luna – es cierto-
En la Franja de Gaza, suicidan la esperanza
Lloré mi rabia a borbotones
mastiqué anoche como en otras noches desespero
Ah, futuro incierto, presente de vergüenza
Vanidad del hombre que desconoce al hombre
Anoche quise ser niña, volver a la inocencia
Tuve miedo…

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

Gabriel Ruiz Arbeláez, de Nos Topamos Con, me ha enviado esta gran noticia que pongo a disposición de mis lectores:

Ernest HemingwayA partir del 5 de enero de 2009, el Museo Ernest Hemingway pondrá a disposición de especialistas, académicos, investigadores, escritores y estudiosos en general de la obra del escritor norteamericano, previa solicitud formal y avalados por una institución, la colección en soporte papel digitalizada hasta el momento.
Después de la muerte de Ernest Hemingway, su cuarta y última esposa Mary Welsh regresó a Cuba para definir el destino de las posesiones y pertenencias del novelista, además de las suyas propias. Aunque ambos habían salido de su hogar en Finca Vigía el 25 de julio de 1960 con la intención de regresar en el otoño o el invierno de ese mismo año, sin la presencia de Hemingway, la estancia de Mary en Cuba también terminaba.
Según cuenta en su libro How it was, volvió para, entre otros asuntos de los cuales ocuparse, legar al estado cubano Finca Vigía, recuperar los manuscritos de Hemingway que se encontraban guardados en una caja de seguridad del Banco Nacional de Cuba y catalogar la papelería de la Finca, una tarea titánica pues tenía que enfrentar 20 años de correspondencia y material impreso acumulados. Escribe Mary Welsh que su esposo se las había arreglado para llenar de papel prácticamente cada gaveta de la finca. En el bungalow, en la biblioteca, en el dormitorio, en la habitación donde escribía, en la torre, había miles de fotografías, viejas cartas, listas de comestibles, mapas de la corriente del Golfo, revistas, en resumen, una inmensa reserva de documentos, de la cual comenzó a quemar lo que le parecía no tener importancia, como las publicaciones inglesas, francesas, españolas y norteamericanas amontonadas durante años; sin embargo, en su relato no menciona haber convertido en pasto de las llamas las ¨maravillosas y fabulosas¨ cartas de Scott Fitzgerald, Gertrude Stein, Sherwood Anderson y James Joyce que, según la versión contenida en el libro Hemingway en Cuba de Norberto Fuentes, se perdieron para siempre en aquella hoguera.

(más…)

Read Full Post »

Bienvenida a Santa ClaraEn el día de ayer, 10 de enero, fecha en que los cubanos conmemoramos un aniversario más del asesinato del líder estudiantil, comunista y antiimperialista Julio Antonio Mella, los santaclareños tuvimos el grato honor de tener de presencia al presidente de Ecuador, Rafael Correa Delgado. Lo acompañaba el presidente de los consejos de Estado y de Ministros Raúl Castro Ruz, el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez y el canciller Felipe Pérez Roque. Su objetivo: rendirle homenaje a Ernesto Che Guevara.
Primeramente visitaron el edificio donde radicó en diciembre de 1958 la comandancia del Che durante la Batalla de Santa Clara; hoy, Comité Provincial del Partido. Allí le explicaron las características de la provincia de Villa Clara y fue atendido por Omar Ruiz Martín, primer secretario del Partido en la provincia, y Alexander Rodríguez Rosada, presidente del Poder Popular. Recibió dos cuadros de Camilo Cienfuegos y Che Guevara, pintados por la artista plástica Adela María Suárez.
Ante la estatua en el Comité Provincial del PCCAsimismo visitaron la estatua del Guerrillero Heroico donada por el escultor español Casto Solano y que está al frente de la edificación.
También recorrió las áreas donde se encuentra el monumento a la acción contra el tren blindado, descarrilado por las fuerzas de la Columna 8, al mando del Che, y que llevó, a la postre, al triunfo rotundo de la Revolución Cubana, pues los refuerzos que esperaba la zona oriental no pudieron llegar.

Ofrenda floral junto a Raúl CastroEl presidente Correa expresó su profunda admiración por el Che, y ya en la Plaza de la Revolución que lleva el nombre del Guerrillero de América, junto a Raúl, colocó una ofrenda floral al pie de la estatua.

Con estudiantes ecuatorianosSe encontraban presentes estudiantes ecuatorianos, sobre todo en carreras relacionadas con la salud, con los que conversó.

Ante el nicho del CheLuego, visitó el Museo-Memorial, al cual regresó solo, pues pidió que deseaba concentrarse. En el Memorial se encuentran los restos del Che y los combatientes de su Destacamento de Refuerzo.

DespedidaTanto la llegada como la partida ocurrieron en la Terminal Aérea Abel Santamaría, de Santa Clara. De allí, el presidente Correa regresó a su patria, pero antes declaró que la visita fue maravillosa, que se había sentido como en casa y que lo habían tratado con mucho cariño.

Fotos: Carolina Vilches (Vanguardia) y Arelys Echevarría (AIN)

Read Full Post »

Celia Sánchez ManduleyDespués de su muerte el 11 de enero de 1980 a causa de una penosa enfermedad que jamás pudo opacarle el brillo, los cubanos siguen explicándose por qué un día el presidente Fidel Castro llamó a Celia Sánchez Manduley, la flor más autóctona de la Revolución.
Cuando aún no era la legendaria Norma de la clandestinidad, ni la infatigable organizadora y guerrillera de la Sierra Maestra, en ella se adivinaban ya las virtudes que desde siempre le valieron el calificativo.
La niña que aprendía en la escuelita rural a cocinar y hacer trabajos manuales fue luego la adolescente a quien las muchachas del pueblo consultaban cada detalle de sus bodas, y la que censó a los niños pobres del barrio para regalarles un juguete el Día de Reyes.
O la joven que enviaba, camuflados dentro de cigarrillos, diminutos mensajes de aliento a los sobrevivientes del asalto al cuartel Moncada, presos en el castillo del Príncipe.
Y la que en la Navidad de 1953 les mandó comidas y dulces para que sintieran menos los rigores del encierro.
La Celia que aprendía de su maestra cómo dirigir un hogar, sería la eficaz colaboradora de Fidel en la Sierra Maestra, la que se ocupaba de los víveres, de los talleres para coser uniformes verde olivo, de repartir ganado entre los campesinos de las zonas liberadas…

(más…)

Read Full Post »