Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13/11/09

PiroposCuando leí este artículo, recordé algunos piropos tan graciosos como estos: Estoy metido contigo como un clavo en la pared, Tú sí eres una mujer, no la que yo tengo en mi casa; Estás como me la recetó el médico, o este que un hombre le dijo una vez a mi hijo cuando era pequeño y él le echó tremenda mirada: Niño, te cambio tu mamá por la mía. Ciro Bianchi Ross nos deleita con este tema de los piropos:

Aún se discute si nació en Francia o en España, que es la creencia más generalizada, pero no hay duda de que el piropo arraigó en Cuba y se extendió aquí como la hierba.
Elogiar al paso la belleza de una mujer, hacerlo cara a cara, casi en un susurro, o decírselo solo con los ojos, nunca es pecado, y en verdad a veces es difícil contenerse porque hay cubanas tan monumentales que bien merecerían que las declarasen patrimonios de la nación.
El piropo, se dice, es un género literario popular que se aproxima al epigrama y al aforismo. Los hay ingeniosos, pícaros, originales y pueden exaltar la belleza de una mujer (y también de un hombre) o sintetizar el sentimiento que nos inspira, pero también celebrar la amistad. Requieren de imaginación; los animará una intención subyacente y se impone que sean breves a fin de que su destinataria (o destinatario) los capte y asimile al vuelo. Como cuando Ernest Hemingway recibió en Matanzas, la llamada Atenas de Cuba, la llave de la ciudad de manos de la poetisa Carilda Oliver Labra, y deslumbrado por aquella bellísima y provocativa mujer, entonces en la flor de su edad, le dijo: «Usted no necesitará de esa llavecita para abrirme el corazón».

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

uno.jpg

Por Enrique González-Manet
Está reconocido que se puede atravesar África desde el Cabo de Hornos hasta Libia y Argelia solo con el dominio del inglés, el francés y el swahili. Esta referencia nos viene también del primer embajador de Guinea Conakry en Cuba, M. Kouyate, y de la corresponsal de Prensa Latina en una decena de países africanos, Lázara Rodríguez Alemán, quien atravesó desiertos, viajó por la Ruta de los Esclavos y conoció la región entre Namibia, Angola y Uganda, así como el Sahel y las selvas occidentales. Para eso había que entenderse en swahili. Lázara dominaba el habla autóctona lo suficiente como para rechazar propuestas matrimoniales de un jefe de tribu de Nigeria.
¿Cómo ha sido posible que un idioma proveniente del bantú en el siglo VII de nuestra Era se enraizara en un continente en el que se hablan más de mil lenguas diversas, muchas de las cuales corren el riesgo de desaparecer? Podría decirse que a pesar de bárbaros procesos de colonización implementados por Inglaterra, Francia, Portugal y España desde el siglo XVII, y no obstante las guerras tribales y los desastres naturales el swahili se salva y se fortalece gracias a la identidad y a la facilidad del idioma para sostenerse y sobrevivir.
No pasó lo mismo con el quechua, el aymara o el guaraní, hostilizados por los gobiernos de derecha y la clase media de América del Sur, y considerados como una expresión de atraso social que debe desaparecer. En el pasado, me dijo un sacerdote de la Orden Maryknoll radicado en Bolivia, matar a un indígena se saldaba con una multa de cinco dólares. Ahora es que empiezan a cobrar vida y dignidad con la elección de Evo y su sabia y prudente política, Ahora son seres humanos y miran al futuro con esperanza.
El swahili es otra cosa. Ante todo, era necesario entenderse en otra lengua que la del conquistador, un idioma que les diera confianza y que fuera realmente autóctono. Por eso no sorprende que represente al África y sea idioma oficial de la Unión Africana, así como de Tanzania, Uganda y Kenya.

(más…)

Read Full Post »