Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 17/11/09

Mi colega Nelson García Santos, siempre con la última noticia, nos informa sobre este acontecimiento que nos place a todos los villaclareños y, particularmente, a quienes estudiamos en esa casa de altos estudios. El 30 de noviembre se cumplirán 57 años de su fundación, ocasión propicia para realizar el acto oficial de proclamación.

Universidad Central de Las Villas

Por Nelson García Santos
digital@juventudrebelde.cu

A la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas se le confirió la condición de Monumento Nacional, por ser un ejemplo relevante de la arquitectura del movimiento moderno en Cuba y significativa institución científica e institucional.
El próximo día 30, en ocasión del aniversario 57 de su fundación, será el acto oficial de proclamación, reveló Mercedes Solís Águila, directora de Extensión Universitaria en ese centro de la Educación Superior.
La Comisión Nacional de Monumentos le otorgó el mérito teniendo en cuenta que su conjunto arquitectónico constituyó una solución funcional y orgánica para los postulados del movimiento moderno, con predominio de la relación entre la arquitectura y su entorno.
El conjunto, además, tiene un gran valor para la historia de nuestra patria por haber sido escogido, en diciembre de 1958, por el inolvidable Comandante Ernesto Che Guevara como su primera comandancia para ejecutar la liberación de Santa Clara.
El dictamen para el otorgamiento destacó también la trascendencia de poseer allí el jardín botánico de la ciudad, que conserva magníficos exponentes de la flora tropical de la región central.
La Universidad Central de Las Villas es uno de los centros de la Educación Superior de mayor prestigio en el país, que ha formado a miles de profesionales en disímiles carreras y ha logrado notables resultados a favor de la ciencia y la técnica.

Tomado de Juventud Rebelde

Read Full Post »

Español 

Las variedades del español difieren entre sí por multitud de razones. Entre las de tipo fonético destacan la distinción o no de los fonemas correspondientes a las grafías c/z y s (ausencia o presencia de ceceo/seseo) y la distinción o no de los fonemas correspondientes a las grafías ll e y (ausencia o presencia de yeísmo). Estas diferencias no suelen ocasionar problemas de inteligibilidad entre sus hablantes. Los diversos dialectos también difieren en usos gramaticales, como el voseo o el empleo o no del pronombre informal de segunda persona del plural (vosotros). En aspectos de vocabulario, se dan notables diferencias especialmente en determinados ámbitos semánticos, como la nomenclatura de las frutas y verduras, vestimentas, artículos de uso cotidiano, así como en las expresiones coloquiales o insultantes.

ESPAÑOL CUBANO
De Wikipedia, la enciclopedia libre: El español cubano es la variedad del idioma español empleado en Cuba. Es un subdialecto del español caribeño con pequeñas diferencias regionales, principalmente de entonación, entre el occidente y el oriente de la isla.

HISTORIA
La historia del español cubano es muy importante para entender el desarrollo inicial de los diversos dialectos hispanoamericanos. Cuba, junto a Santo Domingo y Puerto Rico, fueron los primeros territorios americanos que recibieron colonos españoles y desde donde se realizaron las primeras expediciones al continente. En el pasado, muchos colonos españoles se asentaban en las Antillas antes de trasladarse definitivamente al territorio continental, con lo que el habla de estas personas adoptaba, en mayor o menor medida, algunas características lingüísticas del área caribeña. Estos rasgos caribeños del español fueron aquellos exportados por las primeras oleadas de emigrantes españoles, la mayoría de los cuales era de origen andaluz y canario, factor que explica la afinidad del español caribeño con el meridional de España. El seseo (indistinción de “caza” y “casa”), así como la debilitación de la -s final, la -n final velarizada, la j suave o la inexistencia de vosotros, son rasgos lingüísticos que hermanan la zona antillana con el español de tipo sevillano o meridional.

(más…)

Read Full Post »

Por Alicia Jrapko

Había una vez un pajarito que se hizo amigo de un preso. Ambos estaban encarcelados en Estados Unidos, ambos compartían injusta prisión por defender a Cuba de acciones terroristas…

Gerardo y Cardenal. Imagen tomada por el fotógrafo de la prisión, el 30 de julio de 2009.

Gerardo y Cardenal. Imagen tomada
por el fotógrafo de la prisión,
el 30 de julio de 2009.

La historia comienza así. El 4 de junio de 2009, el mismo día de su cumpleaños, Gerardo Hernández tuvo noticias de aquella criatura. Se enteró por un preso de apellido Lira, que trabaja en la fábrica que está dentro de la prisión. Lira y un guardia limpiaban los techos con una potente manguera y sin querer o sin saber, destruyeron un nido que protegía a tres pichones. Dos de ellos murieron tras el golpe, pero uno quedó vivo. Eran tan pequeños que ni plumas tenían. Posiblemente estaban recién salidos del cascarón.
El guardia se conmovió y sintiéndose responsable, le permitió a Lira que se lo llevara escondido al interior de la prisión e intentara salvarlo. El preso llegó con el pajarito en la palma de su mano y sin saber qué hacer con él, comenzó a preguntar a otros presos. Alguien sugirió: “Preguntémosle a Cuba [como llaman a Gerardo los otros presos], que a él le gustan los animales y seguro sabe de eso”. Así fue que llamaron a Gerardo y él vino a la celda donde tenían al animalito.
La primera reacción de Gerardo fue silbar, imitando lo que él suponía hiciera la madre del pichón. Movió los dedos de las manos, como si fueran pequeñas alas. Milagrosamente, el pajarito abrió su pico. Gerardo comenzó a darle migas de pan y luego, introdujo sus dedos en el agua y dejó correr las gotas cayeran suavemente en el pico del pajarito.
Gerardo no quiso llevárselo a su celda, pero todos los días pasaba para alimentarlo. El problema era que al principio el pequeño no quería comer con nadie, salvo con Gerardo. Un día se le ocurrió ofrecerle al pajarito unas hilachas de pescado y después el bribón ignoraba las migas del pan. Comenzaron a crecer sus plumas y Gerardo le enseñó entonces a comer solo. Le ponía los trocitos de alimento en la palma de su mano y el pajarito venía con toda confianza.

(más…)

Read Full Post »