Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22/12/09

Un planetario donado a Cuba por el Gobierno de Japón fue inaugurado hoy en el centro histórico de La Habana, en coincidencia con el 400 aniversario de la invención del catalejo por el astrónomo italiano Galileo Galilei.

Planetario de La Habana
La nueva instalación permitirá en sólo 45 minutos realizar un imaginario viaje cósmico bajo el brillo de 2.500 estrellas, la presencia del conocido cometa Halley y los principales planetas del universo, para concluir el paseo en el Sol.
El recorrido por los 13.700 millones de años del universo comienza con el denominado fenómeno del Big Bang, que explica su origen, según teorías científicas.
En el acto de apertura, al que asistió el vicepresidente cubano Ricardo Cabrisas, se anunció que el astronauta japonés Koichi Wakata, viajará a Cuba en enero para visitar el planetario, donde impartirá dos conferencias.

proyeccion-de-la-constelacion-de-la-osa-mayor-en-el-teatro-cosmico-del-planetarioen-la-habana-cuba-el-21-de-diciembre-de-2009-ain-foto-abel-ernesto.jpg
La edificación de cuatro plantas está estructurada en un conjunto de salas sobre técnica, estelar y galáctica, del universo, una que representa el paisaje del cosmos y, en un nivel superior, el balcón del sistema solar, que ofrece una visión desde lo alto.
Dispone de telescopios, un proyector que puede captar 6.500 estrellas rodeado por una enorme esfera que representa al Sol, una biblioteca astronómica de gráficos informatizados, un teatro, juegos interactivos y un personal integrado por astrónomos y físicos para operar los equipos.

planetario-la-habana-4.jpg
En Cuba existen otros planetarios, uno de ellos, en el museo de Historia Natural de la provincia central de Sancti Spíritus y otro en un centro de enseñanza militar, mientras que un tercero, que funcionaba en el museo de Historia Natural de La Habana, fue desactivado hace más de diez años, según un artículo que publicó recientemente el periódico Juventud Rebelde.
(Con información de EFE)

Cubadebate

Read Full Post »

Por la importancia que le concedo a Simón Bolívarel Libertador, y que indiscutiblemente tiene para Colombia, América y el mundo, publico este trabajo interesantísimo que me ha proporcionado mi amigo colombiano Carlos Vidales. No pude hacerlo para el 17 de diciembre, fecha del aniversario de la muerte de este prócer de las guerras de independencia americanas, porque hasta hoy no pude saber de este artículo.

bolivar-en-su-lecho-de-muerte-puchi-f.jpg 

Simón Bolívar,  pintura de Puchi F.

LA MUERTE DE BOLÍVAR EN LA PRENSA SUECA
 
Por Carlos Vidales

Introducción

La reacción de los periódicos suecos ante la noticia de la muerte de Simón Bolívar no ha sido hasta ahora suficientemente investigada. Conocemos un ensayo inédito escrito por una estudiante de la Universidad de Uppsala, bajo la dirección del profesor Magnus Mörner, durante la primavera de 1963 (Inger Sandin, Bolivars död och eftermäle i svensk press), que forma parte de un conjunto de seis ensayos reunidos por el profesor Mörner bajo el título general de Hombres y hechos de la historia iberoamericana reflejados por observadores suecos. (1) Aparte de este trabajo no tenemos informe de ningún intento sistemático de investigación sobre el tema.

El presente artículo no pretende ser un estudio exhaustivo. Nuestro propósito consiste en presentar, por primera vez en español, el texto de los principales artículos publicados en la prensa de Suecia acerca de la muerte del Libertador —así como algunos otros documentos complementarios— y discutir brevemente, tanto las fuentes de información a las que dicha prensa acudió, como las circunstancias políticas que influyeron en la difusión de una particular imagen de Bolívar ante la opinión pública sueca.

La selección del material documental que se presenta reunido al final de este artículo (ANEXO), se ha realizado en función de tales propósitos. Dicho material es el siguiente:

1- Artículo del periódico Allmänna Journalen, Estocolmo, 5 de julio de 1822, en el cual se reproduce la carta de un anónimo viajero sueco acerca de la situación reinante en las tierras grancolombianas.

2- Fragmentos de la carta del teniente coronel sueco Fredrik Petré a su tío Samuel Niklas Casström (Lima, 10 de abril de 1825).

3- Artículo de Correspondenten, tidning för litteratur och politik (El Corresponsal, periódico sobre literatura y política), Uppsala, 7 de marzo de 1831, número 38.

4- Artículo de Svenske Medborgaren I Stockholm (El Ciudadano Sueco en Estocolmo), 8 de marzo de 1831, número 11.

5- Artículo de Svenska Minerva, Estocolmo, 11 de marzo de 1831, número 20.

6- Artículo de Fäderneslandet (La Patria), Estocolmo, 14 de marzo de 1831, número 40.

7- Artículo de Aftonbladet (La hoja de la tarde), Estocolmo, 14 de marzo de 1831, número 60, y 19 de marzo del mismo año, número 65.

Los dos primeros de estos documentos han sido escogidos como textos representativos para ilustrar las ideas y sentimientos que los observadores suecos transmitían a sus lectores durante el período 1820-1830. Los demás son noticias y comentarios sobre la muerte del Libertador. La traducción al español de todos los artículos y documentos citados y reproducidos, es de exclusiva responsabilidad del autor de este trabajo.

I. Bolívar como símbolo y como esperanza

Muy diversos factores confluyeron, al finalizar las guerras napoleónicas, para estimular el desarrollo de una gran expectación y una entusiasta simpatía, en todas las clases de la sociedad sueca, hacia las guerras de independencia latinoamericanas, hacia los esfuerzos de los patriotas por construir repúblicas independientes y hacia el hombre que aparecía ante los ojos de Europa entera como el más notable de los héroes de estas revoluciones: Simón Bolívar. Para la nueva dinastía, cuya entronización fue el resultado de la profunda crisis nacional que produjo la guerra contra Rusia y la consecuente pérdida de Finlandia, la independencia latinoamericana representaba una esperanza y un estímulo para la realización de una política de gran potencia. La conquista de nuevos mercados para el hierro y el acero, así como para la industria naval, el establecimiento de sólidas relaciones internacionales que le ayudasen a afianzar su situación en Europa y el propósito de desarrollar una diplomacia que permitiera a Suecia rivalizar con Inglaterra, eran al parecer las más importantes motivaciones del nuevo monarca, Carl XIV Johan, para considerar a las nuevas repúblicas latinoamericanas como un elemento fundamental de su política extranjera. Así, cuando el diplomático colombiano Francisco Antonio Zea inició su misión en Londres, en 1820, se establecieron los primeros contactos entre él y los diplomáticos suecos, “continuando más tarde estas relaciones con Suecia desde París. Ofrecía ventajas comerciales para Suecia [en] caso de recibir Colombia de este país su reconocimiento político. Las negociaciones continuaron también en 1823 cuando Zea había sido sucedido por José Revenga. Un agente secreto sueco, Lorich, fue despachado a Bogotá el mismo año”. (2) Si bien los esfuerzos no condujeron a un resultado concreto, debido, principalmente, a que Suecia tenía entonces ventajosos acuerdos comerciales con España (a los que hubiera debido renunciar si reconocía a las nuevas repúblicas) y a que, de hecho, no estaba en condiciones de competir con los productos ingleses en el mercado hispanoamericano, el interés oficial por las nuevas repúblicas continuó siendo intenso durante toda la década 1820-1830.

(más…)

Read Full Post »