Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 18/01/10

Mariana, mi siamesa por el pie y el pie, anduvo por Venezuela y se inspiró. Disfruten sus décimas:

A CARACAS

Avila

Ávila (Del blog de Aníbal Rojas)
 

Sube hasta el cielo, ciudad,
valle que asombra al perfume
desde un alba que resume
vocación por la humildad.
Rebota la inmensidad
en tus esencias de almíbar;
nunca verterá el acíbar
sobre tus labios la muerte
porque tuviste la suerte
de amamantar a Bolívar.

Mira al Ávila, adalid
sobre nubes en reposo,
cerro vivo y orgulloso
de su estampa, como el Cid.
Pulsa la honda de David
–aunque gigante es él mismo-.
Adversario del quietismo,
por el cielo se desborda
como el fuego de la horda,
como un dios frente al abismo.

En una tarde cualquiera,
llegó hasta ti un peregrino
y hasta el polvo del camino
lloraba por su bandera.
Fue una estatua lo que viera
entre  pasión y amargura.
Fue seducción y cordura,
bálsamo,  tristeza, nombre,
el pan, los ojos… Un hombre
te dio, ciudad, su ternura.

En el hierro y el cristal
se corona tu armazón
–majestuosa concepción–
que anima un aire cordial.
Hijos que odiaron tu mal
con brusco aullido de perros,
hoy aniquilan tus yerros
para que al punto no cobres
la venganza de las pobres
gentes que pueblan tus cerros.

Junio 2008

Otros poemas de Mariana:

Postales necias

Con poco basta

Poema en prosa

Anuncios

Read Full Post »