Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21/01/10

Bandera cubana
 
Cuba, flotante línea suspendida
en la punta del agua sin sosiego;       
llama en el centro de su propio fuego,
roja al viento la túnica encendida.       

Cuba, de amor extiendes tu medida
y la sombra sepulta su astro ciego:       
tu sangre, ardiente luz, es dulce riego
para alzar el tamaño de la vida.       

Marítima y frutal, solar y sola,
las olas que establecen tu corola       
forman, Cuba, coraza a tu alegría.

Y en tu carrera de canción y espuma       
deslumbra a la mirada entre la bruma
el fulgor con que en ti florece el día. 

Ángel Augier. Reconocido poeta cubano que estudió la obra de José Martí, José María Heredia y Nicolás Guillén, y puntal de nuestra cultura. Era Miembro de Número de la Academia Cubana de la Lengua, y fundador de la Unión de Periodistas de Cuba y de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Anuncios

Read Full Post »

Amor 

Sigo, Amor, con mi júbilo sin bridas
por senderos de mieles tu carrera,
viajando con tu llama y tus heridas       
desde el justo contorno de tu esfera.

El pulso tengo de innombrables vidas
en tu perfil sesgado a tu manera
como tu fortaleza tiene asidas
las campanas al sol de mi bandera.
      
Por una eterna acariciada
llega desnuda y limpia tu figura
al filo de mi luz enamorada,
      
y en la ventana azul de mi ventura
tu beso, Amor, tu voz y tu mirada
velando mi desvelo de ternura. 

Ángel Augier. Reconocido poeta cubano que estudió la obra de José Martí, José María Heredia y Nicolás Guillén, y puntal de nuestra cultura. Era Miembro de Número de la Academia Cubana de la Lengua, y fundador de la Unión de Periodistas de Cuba y de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Read Full Post »

No hagas ruido, a ver,
si no se va la tarde.
Dile a tu alma que haga
un silencio absoluto.
Acalla ese ruido de pensamientos,
rompe ese hondo clamor de recuerdos,       
ahoga ese sordo rumor de ensueños.
No seas imprudente, no hagas ruidos,       
que le molestan a la tarde.
Ante ella hay que estar como una esfinge jovial,       
ungida de serenos éxtasis
florecidos de silencios blancos.
Tenemos que rimar ese silencio       
con el blanco silencio de la tarde.

Crepúsculo

Pero, ¿ya ves?, se va la tarde.       
No pudiste amordazar el grito desbocado de tus nostalgias
y has espantado a la tarde.       
Mira como huye despavorida a otro lugar donde comprendan
el silencio blanco de su alma. Y nos deja las sombras       
-gran silencio negro-
para el negro silencio de nuestros ruidos.

Ángel Augier. Reconocido poeta cubano que estudió la obra de José Martí, José María Heredia y Nicolás Guillén, y puntal de nuestra cultura. Era Miembro de Número de la Academia Cubana de la Lengua, y fundador de la Unión de Periodistas de Cuba y de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Read Full Post »

“De los muchos nombres de sus libros de poesía,
emerge un poeta sereno, profundo, culto,
natural y de finísimo gusto artístico”
Mario Rodríguez Alemán

La noticia me conmovió, como a todos los que lo admirábamos. Reconocido poeta que estudió la obra de José Martí, José María Heredia y Nicolás Guillén, y puntal de nuestra cultura. Era Miembro de Número de la Academia Cubana de la Lengua, y fundador de la Unión de Periodistas de Cuba y de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

FALLECIÓ EL POETA CUBANO ÁNGEL AUGIER

Ángel Augier

Luis Hernández Serrano
serrano@juventudrebelde.cu

Era el poeta cubano vivo de más edad, Premio Nacional de Literatura en 1991, y uno de los puntales de la cultura nacional.

El Premio Nacional de Literatura de 1991, Ángel Augier —el poeta cubano vivo de más edad, 99 años— falleció poco después de las 8:30 de la noche de este miércoles de una afección respiratoria, en una de las salas de terapia del Hospital docente Enrique Cabrera, en Ciudad de La Habana.
Ya afectado por una insuficiencia respiratoria y cardiaca propia de su avanzada edad, el gran escritor, que nació el 1ro. de diciembre de 1910 en Gibara, Oriente, llevaba una semana ingresado en el referido hospital.
Con su desaparición física pierde nuestro país a uno de los puntales históricos de la cultura. Fue un profundo estudioso de la obra de José María Heredia y de José Martí, además de íntimo amigo y compañero de lucha y de quehaceres literarios y revolucionarios de Nicolás Guillén.
Estimaba que su obra poética de mayor vuelo fue su libro Isla en el tacto, conformado por poemas escritos, en lo fundamental, en la época inicial del triunfo de la Revolución.
Inició su vida como poeta muy joven con el texto al que puso como título Uno, a principios de la década de 1930. En esos años militó en el Partido Socialista Popular, y como periodista llegó a ocupar en la antigua Habana prerrevolucionaria la jefatura de redacción del periódico El mundo.
Ensayista y periodista, entre sus audacias reporteriles más relevantes cuenta el haber entrevistado en el hotel Ritz, de París, al célebre actor francés Charles Chaplin, de visita en esa ciudad en octubre de 1952 para estrenar su gran producción fílmica Candilejas.
La biobibliografía pasiva y activa de Augier —en la que ha trabajado como nadie el investigador Omar Perdomo Correa— es numerosa y abarcadora.

Juventud Rebelde

Read Full Post »


Más de 900 idiomas se han creado con la pretensión de convertirse en lengua común. En el 150 aniversario del nacimiento de Zamenhof, un libro analiza estos lenguajes artificiales y se publica la primera obra traducida al español del esperanto

“Babel revisited”, de Julee Holcombe.  

Por Álex Vicente

El filósofo George Steiner considera que Babel fue “la catástrofe primaria” que provocó “una sordera mutua” entre los habitantes de este mundo: una auténtica maldición que sigue pesando sobre la humanidad. Desde que la multiplicación de los idiomas consiguió dinamitar la construcción de la torre, el deseo de inventar una lengua única y común, entendida y hablada por todos, ha sido permanente.
A lo largo de los siglos, mentes iluminadas han invertido horas en esa quimera imposible: inventar un nuevo idioma. La mayoría de estos creadores de códigos, decididamente ilusos, quisieron contribuir a que el mundo fuera un lugar un poco mejor gracias a ese extraño invento llamado lengua. Todos esos lunáticos inventores fracasaron. “Cuando muere un idioma, fallece con él un enfoque de la vida, de la realidad y de la conciencia”, dejó dicho el mismo Steiner al ganar el Príncipe de Asturias de 2001.
Una lingüista estadounidense, Arika Okrent, lleva años investigando sobre los más de 900 idiomas inventados a lo largo de los últimos nueve siglos. Okrent acaba de publicar en su país un apasionante ensayo titulado In the Land of Invented Languages donde analiza estos códigos desconocidos y determina por qué ninguno de ellos logró imponerse. “La razón es muy sencilla: nunca hablaremos lenguas perfectas porque nosotros tampoco lo somos”, sintetiza Okrent.
“La evolución humana es imperfecta y la lengua no es un instrumento ajeno a la propia evolución. Igual que no podemos respirar bajo el agua o correr a la velocidad de un guepardo, tampoco podemos hablar una lengua ajena a nuestras imperfecciones”, analiza. En otras palabras, tenemos la lengua que nos merecemos.
En la universidad, Okrent descubrió un oscuro rincón poco frecuentado de la biblioteca: una estantería donde reposaban libros llenos de polvo sobre estos misteriosos idiomas inventados. Allí encontró el célebre esperanto, pero también el misterioso loglan, y otras lenguas creadas para libros y películas. Por ejemplo, las élficas con las que J.R.R. Tolkien ilustró sus libros; o el klingon, idioma hablado por la raza de humanoides del mismo nombre en la interminable saga Star Trek.

El final de la utopía

Okrent ha invertido diez años en concluir su investigación: la mayoría de idiomas inventados se hundieron por sí mismos, al no calar en hablantes dispuestos a aprenderlos. “La lengua no es una simple herramienta, sino que forma parte de la conducta humana. Es un instrumento de socialización. No es una lavadora o un instrumento que se pueda manipular de forma técnica”, cuenta Okrent. “Es como si regaras una planta de plástico. ¿Crees que crecerá por mucha agua que viertas sobre ella?”.
La lengua más exitosa de toda la historia también fue un sonado fracaso. El esperanto, creado a finales del siglo XIX por el oftalmólogo polaco Ludwik Zamenhof, estaba pensado para convertirse en el idioma auxiliar internacional. El contexto histórico resultó favorable a su éxito momentáneo, gracias a la efervescencia del movimiento obrero y al temor provocado por el avance del nacionalismo. Incluso la Sociedad de Naciones se planteó abrazarlo como lengua oficial. Terminó convertido en un proyecto utópico y, como tal, fallido. Pese a todo, hoy sigue contando con unos 100.000 hablantes en todo el mundo, una quinta parte de los cuales lo habrían aprendido como lengua materna.
¿Por qué fracasó el esperanto, que en su momento parecía destinado a cambiar el mundo? “Es imposible convencer a una comunidad para que adopte un idioma que no le apetece hablar. Y todavía menos cuando se utiliza la propaganda política para convencerles”, analiza Okrent, que habla esperanto con fluidez, así como húngaro supuestamente, una de las lenguas más difíciles de aprender de todo el mundo, junto al vasco y el finés y otra media docena de idiomas.
“Hoy lo vemos con el gaélico, el cual, pese a los esfuerzos del Gobierno irlandés, tiene pocos hablantes que lo utilicen en la vida diaria. O con otras lenguas que cuentan con un apoyo institucional similar, como el maorí o el hawaiano”. Okrent prefiere no comentar el estado de salud de las lenguas cooficiales del Estado español, cuya situación conoce “de lejos”, aunque apuesta por situarlo “en algún punto entre la estabilidad y la decadencia”.
Otra de las conclusiones de Okrent es que, cuando una lengua muere, no es imposible resucitarla. El ejemplo más claro es el hebreo moderno, una especie de Frankenstein lingüístico devuelto a la vida en 1882 por Eliezer Ben Yehuda, sionista de la Rusia imperial que decidió educar a su hijo en una lengua muerta que se utilizaba sólo en los textos litúrgicos. “Es el único experimento para resucitar una lengua que ha funcionado a gran escala”, asegura Okrent.

Obsesión ‘trekkie’

En otra división juegan las lenguas creadas para libros y películas, que en algunos casos han logrado trascender los límites de la obra para la que fueron ideadas y alcanzar una notoriedad sin precedentes. El klingon es la más conocida de todas ellas. Inventada de forma inconsciente por un actor secundario de la serie televisiva que dio origen a la franquicia galáctica, logró un éxito inesperado.
“Lo más curioso es que la única lengua inventada que ha conseguido tener cierto éxito no tiene ningún objetivo práctico”, opina Okrent, que decidió sacarse el certificado de hablante mientras investigaba para su libro. Como recompensa por aprobar el examen, fue galardonada con una de las insignias plateadas que lucen los tripulantes de la nave Enterprise.
Considera que el klingon es “prácticamente imposible de aprender”. Contiene los elementos irracionales que caracterizan a las lenguas naturales, pero esta vez elevados a la máxima potencia. Desde su creación a mediados de los sesenta, el klingon se ha convertido en la lengua oficial del poderoso imperio geek, ese submundo marginal y relacionado con la tecnología que tanto dinero mueve en el sector del ocio. Hoy incluso se han traducido obras de Shakespeare a este idioma de ficción. A principios de este año, Google decidió poner en marcha una versión en klingon y el idioma acaba de ser parodiado en un episodio de Los Simpson, reconocimiento oficial de su estatus de culto.
J.R.R. Tolkien también fue un apasionado de estas lenguas inventadas e incluso decidió dejar su grano de arena para la posteridad. Fascinado por la sonoridad del galés, el escritor se inventó una lengua llamada sindarin, que daría origen a todo su imaginario élfico junto al qenya, otra de las lenguas del mundo de Arda, libremente inspirada en el finés, que intrigaba a Tolkien por su carácter indescifrable.
En la misma categoría se encuentran el liliputiense de Jonathan Swift, la neolengua que creó George Orwell para 1984, el argot callejero que Anthony Burgess introdujo en La naranja mecánica o el más reciente navi, cuya creación James Cameron encargó a un lingüista para su película Avatar. Pero pocos tienen la constancia de un experimento tan peculiar como el láadan. Fue creado a mediados de los ochenta por la escritora estadounidense Suzette Haden Elgin, que prentedía inventar una lengua que fuera fiel al universo femenino de sus personajes. Igual que los esquimales tienen varias palabras para designar la nieve, Elgin se inventó diez términos para el embarazo o la menopausia.
Desde que publicó su libro, Okrent no ha dejado de recibir cartas de creadores de lenguas que le piden un hueco en su inventario. Por ejemplo, un anciano lector canadiense, que durante los cincuenta se inventó una lengua llamada nordlinn junto con su mejor amigo para poder hablar de chicas sin que sus progenitores se enteraran del tema. “¿Quién dijo que las lenguas artificiales eran inútiles?”, concluye Okrent.

La madre de todos los diccionarios

‘Lingua ignota’
Fue la primera lengua artificial de la historia de la que ha quedado constancia escrita.

(más…)

Read Full Post »