Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19/03/10

Todos los villaclareños nos hacemos esa misma pregunta, y “la calle está que arde”, y con toda su razón, porque después de anunciado el inicio de la final para el sábado 20 de marzo en el estadio Augusto César Sandino, de Santa Clara, resulta que ahora por decisiones que no convencen a nadie y que, por supuesto, benefician a los azules y sus parciales, trasladan el comienzo para el martes 23 y el viernes 26, el sábado 27 y el domingo 28, y la fiesta será en el Latino, en la “capital de todos los cubanos”. Mi colega Norland Rosendo González ha titulado su comentario de esa forma:

¿POR QUÉ NO EMPEZAR EL SÁBADO LA FINAL POR EL TÍTULO DE PELOTA EN CUBA?

villa-clara-2-cvm.jpg 

Otra vez Villa Clara estará en la final de la pelota cubana. Fue muy superior a Ciego de Ávila, y, como el año pasado, lo liquidó en cinco juegos.
Ahora vienen los Industriales de la capital y de gran parte de la prensa deportiva que no puede contener sus pasiones y se cuelga del cartelito azul sin poder disimularlo.
Es una lástima, ahora hubiese querido hablar de estos juegos, de la rivalidad entre ambos conjuntos, de los dos sonados 4 a 0 que los habaneros les infirieron a los naranjas del centro hace unos años, y hubiese deseado hacer algunos pronósticos, pero eso lo dejaré para mañana en medio del cierre de mi periódico Vanguardia.
Hoy voy a escribir sobre una decisión adoptada recientemente por la comisión nacional de béisbol de aplazar el inicio del play off por el título para el martes de la semana que viene, violando un acuerdo previo y publicado, de que estos empezarían dos días después de finalizada la última semifinal, pero…
Resulta que, contra todo pronóstico, los finalistas por el occidente son los Industriales, y eso «obliga» a hacer ajustes. Por ejemplo, unos días más de descanso no le vendrían mal a los capitalinos, sobre todo para reponer su pitcheo, que para nadie es un secreto es más débil que el villaclareño.
Además, con ese cambio de fecha se garantiza pelota en La Habana el fin de semana que viene, fiesta para ellos.
Ojalá no haya más contratiempos, y que el espectáculo este a la altura de lo que merece lo mejor de la afición cubana.

El Teclazo por la Verdad

Anuncios

Read Full Post »

Tras décadas de trabajo, Mercedes Agulló ha logrado descifrar uno de los mayores misterios de la literatura española. Esta joya de la picaresca, publicada en 1554 y considerada el embrión de El Quijote, ha sido un misterio durante cuatrocientos cincuenta años. Agulló avanza, en El Cultural de El Mundo, algunos de los detalles sobre su investigación, que se publicará bajo el título: A vueltas con el autor del Lazarillo.

Lazarillo de Tormes
Las investigaciones de esta paleóloga han llegado a la conclusión, difícilmente refutable, de que esta obra salió de la pluma de Diego Hurtado de Mendoza, un hombre que «representa como pocos el ideal renacentista de unión de las armas y de las letras» según cuenta.
Elogiado por Lope de Vega, fue un mecenas de pintores y escritores, y escritor infatigable de manuscritos, además de nieto del Marqués de Santillana y amigo de Gracián y Santa Teresa de Jesús.
Mercedes Agulló destaca que esta revelación «no es obra de un hallazgo casual, sino de la tenaz persecución de un hilo durante todo este tiempo» conocedora de que su teoría refuta las tesis expuestas por cientos de historiadores. Además de otras tantas evidencias, la prueba definitiva fueron unos papeles encontrados por Mercedes Agulló  en la testamentaría del cronista López de Velasco, albacea de Diego Hurtado de Mendoza, así lo acreditan.
Según cuenta Agulló, la prueba definitiva la encontraron en «una serie de cajones y el impresionante lote de documentos acumulados por don Diego Hurtado de Mendoza durante su larga vida —75 años— ya que al Cosmógrafo Real se le había encargado la administración de su hacienda. Ahí encontramos, al lado de una copia de Las Guerras de Granada y otros papeles de la hacienda de Carmona, dos líneas que dicen: UN LEGAJO DE CORRECIONES HECHAS PARA LA IMPRESIÓN DE LAZARILLO Y PROPALADIA». La paleóloga confiesa haber leído esas dos líneas durante largo tiempo, que le han hecho ir tirando «tenazmente» del hilo que ha llevado al descubrimiento.

La Página del Idioma Español

Read Full Post »

Por Luis Machado Ordetx

concluso-para-sentencia1.JPG

El poema resume una invitación, un viaje, un retorno a la tierra natal, como presagió Octavio Paz. La recurrencia es soplo de afinidad, de percepción exaltada y efusión sentimental en Concluso para sentencia, libro publicado por la Editorial Capiro (2010), perteneciente a la escritora villaclareña Iliana Águila Castillo.
La autora del poemario desarrolla el medio del verso libre para brindar una acumulación testimonial que transita desde la figurada imaginación hasta el instante que recrea el desenvolvimiento del hombre inserto en un fragmento de la realidad.
Ella, graduada en Letras por la Universidad Central de Las Villas, y con más de 25 años en el desempeño de asesorías literarias, describe, a partir de la confesión, el recuerdo próximo y la intimidad, un hallazgo por lo extraño en el latido de las tonalidades que ciñen las sensaciones contenidos en el murmullo de la gente.
De ese modo, y no de otro, se concibe el trazado del libro como una experiencia documentológica de supuestos delitos o infatigables querencias en medio de una fe particular que acecha al hombre en la revelación espiritual.    
Ahí plasmó la pasión por “Las Evidencias”; los “Presuntos Culpables”, y “Las Pruebas” finales exhibidas en torno a aquellos hechos devenidos en reflexión y argumento del contraste y la historia testimonial que recuenta desde la óptica de la poesía.
En la apertura del poemario, Águila Castillo expone que las mujeres “están bendecidas por el agua”, y al final del texto, rebusca la avidez inalterable de la existencia humana y su derecho a imaginar y procurar la esperanza sin límites de fronteras y tiempos.
Con sencillez expresiva, sin dejar de regodearse en el contoneo de los símbolos, los 40 poemas de Concluso para sentencia ofrecen un detenimiento contrastante que va desde el recreo al nada nostálgico universo familiar, el entorno citadino de una “Ciudad que regala a sus hijos / lo que le ha sido negado”, hasta adentrarse en los desafíos del aplatanamiento de un emigrante,  sin que por ello abjure forzosamente de la liturgia intrínseca por lo propio. Por eso dice con elegancia: “La vida se hace difícil para aquel que escribió mensajes / y el viento le devuelve sutilizas del idioma”. Hay una posibilidad, y la poetisa lo logra, por reconstruir escenarios despojados de la invención de un gesto falso y confesar tonalidades de la esencia humana: «les agradan las migajas, / así roban voluntad/ haciendo prevalecer la desdicha en sus víctimas.”
Descubre en lo observado la imagen precisa que denota una alegoría en el destierro del doblez de la palabra: Con esa particularidad el poemario  edifica un apego a la  servidumbre de la memoria mágica que se enfrenta a la soledad del hombre. En la búsqueda por los valores existenciales que la sustentan, resurge la comprensión de cuántas diferenciaciones y similitudes persisten en unos u otros semejantes.
Esa unidad de contrarios, del pasado que también es futuro, gravita en persistencia cuestionadora por el recuerdo, y en signo de querencia latiente, resucita un desahogo: “Alas tengo, / puedo volar sobre el olor a tierra / cuando cae la llovizna”, como el anunciante que luego del tropiezo retoña en otra vida.
Tal vez,  en palabras, en símbolos precisos, como gusta decir a la poetisa en ámbitos de opuestos: “Esta rueca que he llevado conmigo desde otrora / siendo vana me ha creado cicatrices”, y luego recalca en otros versos que “Esta muchacha seduce con su apariencia a la luna”. Hay un legado de inconfundibles apetitos hacia lo real y también a lo soñado, fundamento en que “He guardado mi cuaderno / para sacar a la luz los pasos que se me perdieron / y comenzar otra vez con un arma diferente”.
La poesía es creación, es equivalencia; acto de trasladar  sensaciones, y de involucrar la palabra con el ser que escribe; de ahí las revelaciones que logra Iliana Águila Castillo sin que impere el menor recato  por esconder las más o menos costumbres conmovedoras que dibuja en una “Oportunidad para obsequiar un ramillete de malvas”, y también en ciertos instantes en que “el diablo se acariciaba su glande, / [mientras] la noche y la niebla eran sus cómplices”.
Otros libros tiene la escritora en preparación; son versos negando a otros en cualidades, recursos expresivos y presunciones temáticas. Un revoloteo incesante cabalga en un fragmento, aunque sea diminuto, de la dialogante realidad en que se desenvuelve; por eso, ella desea en permanencia apresar un entorno  dispuesto “a sacar los demonios de tu cuerpo.”
Concluso para sentencia, primer poemario que entrega al lector gracias al sello editorial de Capiro, ostenta la ironía erguida; y la reflexión desborda por los cauces de su memoria. Esas dos cualidades  subyacen de un modo u otro en la reconstrucción de los escenarios que inundan los perímetros familiares, así como en las distancias geográficas. En todo el recurrido de de los versos hay un apego filial que se estrecha a un sujeto lírico en el cual “la nostalgia no tendrá en la casa / su refugio.”
Justo en el centro de esa óptica  descansa una realidad latiente y nuestra que, al breve paso, anda despojada de un andamiaje plano y horizontal, por que “Las letras escapan de un salto / cuando los dedos se agitan sobre el teclado” para alentarnos al disfrute y la comunión de sinceras palabras.

Read Full Post »

Pedro Méndez sigue con su humor criollo llevándonos de la mano del play off. Ahora que se acerca la final Villa Clara-Industriales, que comenzará en Santa Clara, en el estadio Augusto César Sandino:

Villa Clara vs. Industriales en la Final de la pelota cubana

Read Full Post »