Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21/06/10

Los 2 goles de España a cargo de Villa en los minutos 16 y 50 ante Honduras, hacen que sea el único país latinoamericano que ha perdido en esta Copa Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010, qué lástima.

espana-honduras-2.JPG

Tomado de El Mundo

Anuncios

Read Full Post »

Chile le gana a Suiza 1 gol por 0 y se mantiene el liderazgo de América Latina. Dio en la diana Mark González en el minuto 74. En Cuba estamos de pláceme, porque todos los juegos de la Copa Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010 se transmiten por TV en vivo.

chile-suiza-2.JPG

Tomado de El Mundo

Read Full Post »

Esta Copa Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010 sigue candente: Portugal le aplicó 7 goles a Corea del Norte.
Raúl Meireles en el minuto 28, Simao en el 52, Hugo Almeida en el 55, Tiago con doblete, en el 59 y el 88, Liedson en el 80 y Cristiano Ronaldo en el 87. ¡Tremenda cascada de goles!
 
portugal-corea-del-norte-3.jpg

Tomado de El Mundo

Read Full Post »

Por Randy Saborit

1-marti.jpg

Mucho hay que aprender aún del periodismo constante de José Martí. El periodista de Cuba, de América y del mundo dejó un legado inmenso como el “mar” de la primera sílaba del apellido.
La fuerza y elegancia de su verbo comprometía al emigrado indeciso o perturbaba al enemigo acérrimo. El efecto Martí existe hoy en la palabra como el efecto Mozart en la música, al decir del profesor Jorge Lozano Ros.
El 19 de enero de 1869 sale El Diablo Cojuelo donde se percibe la prosa irónica con que ataca al gobierno colonialista. El artículo “O Yara o Madrid” muestra al futuro periodista comprometido con la tierra en que nació.
Desde La Habana vota a favor del alzamiento de Carlos Manuel de Céspedes en Oriente. La pieza teatral “Abdala” publicada en La Patria Libre el 23 de enero de 1869 reafirmó su compromiso con el inicio de la guerra independentista. Abdala representaba a un guerrero cubano que tuvo que elegir entre el amor a la madre y el de la patria. El personaje optó por esta; el autor también.
Con apenas 16 años publicó su soneto “¡10 de Octubre!” en El Siboney, periódico manuscrito que circuló de manera clandestina entre los estudiantes del Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana.
El presidio político sufrido en Cuba convirtió al adolescente Pepe en el Martí hombre. El amor y el perdón fueron las almohadillas que aliviaron las heridas. El joven de 18 años testimonió las vivencias en las Canteras de San Lázaro de La Habana como ensayo político de denuncia. Los horrores del gobierno colonial español los hizo público en 1871, en la metrópoli España.
Colaboró en La Revista Universal de México entre 1875-1876. En ese momento se dedicó a hacer una prensa como él mismo definiera de proposición, estudio, examen, consejo; no simple aprobación bondadosa o ira insultante. Firmaba bajo el seudónimo de Orestes, reseñas sobre arte, política, sociedad, economía.
Anunció la Revista Guatemalteca el 15 de abril de 1878, pero solo quedó un Prospecto donde definía los propósitos editoriales que guiarían esa publicación de Guatemala y para Hispanoamérica. El proyecto no pudo concretarse. A su amigo del alma Manuel Mercado, confesó: “…no publico ya mi periódico, recibido con ira por los más, y por los menos con amor…” (Epistolario, tomo I, páginas 119-122).
La Revista Venezolana del 1 y 15 de julio de 1881 fue una obra periodística que dirigió en Venezuela, y pretendía llegar más lejos. Martí escribió una valiente apología sobre Cecilio Acosta, intelectual progresista y líder del pensamiento democrático-burgués venezolano del momento. Ese artículo incomodó al entonces presidente Antonio Guzmán Blanco, quien obligó al Maestro a abandonar el país. De Caracas partió a Nueva York.
Desde la urbe neoyorquina sería el corresponsal de La Opinión Nacional de Caracas. Redactaba la “Sección Constante”. Publicó 113 notas sobre curiosidades, historia, letras, ciencia y biografía bajo el seudónimo de M. de Z”. Como los lectores quisieron saber quién era el autor de tan encendidos trabajos, Fausto Teodoro Aldrey, director y propietario del diario, reconoció públicamente que se trataba de Martí.
“Escenas norteamericanas” dirigidas fundamentalmente para La Nación de Buenos Aires, La Opinión Nacional de Caracas y El Partido Liberal de México fueron escritas desde el escenario neoyorquino de los grandes del periodismo norteamericano: Charles A. Dana, Joseph Pulitzer, Gordon Bennet Jr.
En sus “Escenas…” —refiere Cintio Vitier en su libro Vida y obra del Apóstol José Martí— el periodismo martiano se trocó bajo su pluma, en método de conocimiento, de lo real y lo posible: “Hizo cátedra de la noticia; laboratorio del suceso, de lo efímero poema, extrajo de lo sucesivo, leyes. Expuso con olor a tinta fresca y para siempre, su galería de retratos ejemplares”.
Para abril de 1882 surge La América, publicación mensual dedicada al fomento de la agricultura, la industria y el comercio en los países hispanoamericanos y órgano de la Agencia Americana de Nueva York. El periodista comenzó como colaborador de esta revista en marzo de 1883 y asumió el cargo de director en enero de 1884.

2-la%20edad.jpg

A los niños y niñas de Hispanoamérica regaló cuatro números de La Edad de Oro, publicadas entre julio y octubre de 1889. Páginas cargadas de amor de padre y de maestro. Páginas poéticas, consideradas precursoras de la literatura infantil en el mundo hispano.

3-patria.jpg

También en 1889, el 12 de octubre confiesa en carta a Serafín Bello: “Con todos, para el bien de todos. Ese es el lema de mi vida. Ese será el del periódico.” (E, II, 129 y 130). En esas palabras se resume la línea editorial del Patria fundado dos años más tarde en Nueva York.
La última misión periodística del Apóstol fue reportar la guerra del 95, al tiempo que dirigía Patria desde la distancia. Orientaba a Benjamín Guerra y a Gonzalo de Quesada y Aróstegui, los responsables de “levantar” el periódico en su ausencia física. El 25 de marzo de 1895 les escribió:
“Capeen a los diarios, y entreténganlos con noticias de detalle, sin caer en nada sustancial ni futuro. Ni digan de lo que ha de suceder, porque luego las cosas pueden ser diferentes, y se pierde crédito; que la representación oficial, que deben prever sin error, no debe perder nunca”.
Casi dos meses más tarde, Martí murió como vivió: de cara al sol.

Tomado de La Jiribilla y Cubaperiodistas 

Read Full Post »