Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 julio 2010

Caracas, 24 Jul. AVN .- El Libertador Simón Bolívar es dignificado con la colocación de la Bandera Nacional de ocho estrellas confeccionada por su pueblo, este 24 de julio, día de su natalicio.
24710744496img_0183.jpg

“Bolívar dignificado por las manos de nuestro pueblo, de nuestros soldados, aquí Bolívar, su osamenta heroica, hoy vive para siempre como dijo el pueblo ¡Viva tu osamenta heroica como viva la patria para siempre! Dignificados sus huesos heroicos que cabalgaron por toda esta tierra. Te traemos de regalo tu patria liberada con la nueva bandera confeccionada por tu pueblo”, expresó el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, desde el Panteón Nacional.
Destacó que de esta manera se conmemoran los 227 años del natalicio del padre de la Patria: el Libertador Simón Bolívar.
“Vamos a retirar esta bandera, no sólo para colocarle a nuestro padre la Bandera de la patria nueva, porque ahora no será una bandera improvisada como la burguesía colocó aquí, como estaba prisionero tu pensamiento, tus restos; como estaba prisionero tu pueblo, tu patria. Aquí está tu nueva cuna: ya no es de plomo, sino de madera venezolana, de la tierra que te vio galopar cual centauro; con el escudo labrado por manos criollas, con el oro de Guayana. Retiro esta Bandera, que si bien es de Venezuela, fue hecha en tierra extraña, en tierra de imperio. Hoy te traemos esta, hecha por la mano de tu pueblo, padre Libertador.”, expresó.
Durante la celebración se sustituyó la bandera de siete estrellas y se colocó sobre el sarcófago del Libertador la Bandera Nacional de ocho estrellas, confeccionada por el pueblo venezolano para conmemorar la lucha por la independencia de nuestra nación.
Este momento histórico reúne a 32 representantes de las diferentes regiones del país, entre hombres, mujeres, niños, niñas, cadetes, deportistas, estudiantes e indígenas que participaron en su elaboración.
Aproximadamente 500 músicos de la Orquesta Sinfónica de Venezuela Simón Bolívar participaron en la interpretación del Himno Nacional bajo la dirección del maestro Gustavo Dudamel.
Para conmemorar esta importante fecha, al presidente Chávez lo acompañó el vicepresidente ejecutivo de la República, Elías Jaua, y el ministro del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia, Tareck El Aissami.
Previo a la llegada del presidente Chávez al Panteón Nacional, se llevó a cabo una misa en la iglesia de San Francisco, ubicada en el casco histórico de la ciudad capital, donde el pueblo participó masivamente en la bendición de la bandera labrada por los venezolanos en honor al padre de la Patria.

Agencia Venezolana de Noticias

Anuncios

Read Full Post »

Más de 100 mil santaclareños participarán en el acto central nacional por el Día de la Rebeldía Nacional, este lunes 26 de Julio a las 7:30 a.m., en la Plaza Ernesto Che Guevara, de Santa Clara.

la-plaza-se-alista-para-recibir-al-pueblo-de-la-ciudad-del-che.jpg 

La Plaza se alista para recibir al pueblo de la Ciudad del Che. (Foto: Ramón Barreras Valdés)

Con la alegría y el optimismo de saberse vencedores de dificultades y obstáculos y ganadores en la emulación por la efeméride del Moncada, el pueblo de Santa Clara, en nombre de todos los hijos de Villa Clara, acudirán a la Plaza, para asumir nuevos compromisos ante el Guerrillero Heroico y su Destacamento de Refuerzo.

La convocatoria divulgada por los medios de prensa de la provincia, destaca que la disciplina y la organización caracterizarán la movilización, en la que hombres y mujeres lucirán orgullosos el azul, rojo y blanco de nuestra bandera y el rojinegro de la del 26. También vestirán de naranja, color que distingue a la provincia de Villa Clara.

Dada las condiciones meteorológicas que persisten en el territorio, se recomienda asistir preparados, incluso, para soportar la lluvia si fuese necesario.

En el acto por el aniversario 57 del asalto a los cuarteles Moncada, de Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo, serán honrados los hermanos Abel y Haydée Santamaría, y los combatientes Roberto Mederos, Pablo Agüero, Elpidio Sosa y del santaclareño Osvaldo Socarrás, caídos en la gesta del 26 de Julio de 1953.

Villa Clara obtuvo la sede de las actividades centrales por la efeméride, por la estabilidad alcanzada en los últimos 12, como reconoció el Buró Político del Comité Central del Partido en la nota sobre los resultados de la emulación especial por el 26 de Julio.

(más…)

Read Full Post »

Por Mercedes Rodríguez García

bolivar.JPG

«Ahora sí es verdad que el sueño de Bolívar está empezando a recorrer las entrañas de estas tierras, de estos pueblos. Por eso el que tenga ojos que vea, y el que tenga oídos que oiga el rumor de la América Latina y del Caribe…» (Fragmento del discurso pronunciado por el presidente venezolano, Hugo Chávez Frías, en el IV Encuentro Hemisférico de la Lucha contra el ALCA. Teatro Karl Marx, La Habana, 4 de mayo, 2005.) 

No pocos testigos que han escrito sobre Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco, refieren entre las muchas cualidades de este caraqueño excepcional, el talento demostrado en las batallas y la perseverancia invencible a despecho de todo obstáculo.
José Luis Busaniche —en una utilísima investigación reunida en una antología de los juicios sobre El Libertador— cita el de Joseph Andrew, un olvidado marino inglés, romántico buscador de minas por el Alto Perú, quien le conoce en Potosí, en 1825:
«Como hombre, a mi ver, habría ganado más que Washington. Había libertado varios países sin ayuda extranjera y con todas las desventajas posibles. Ninguna Francia le dio ejércitos y tesoros para ayudarle. Ningún Franklin ni Jefferson estaban a su derecha.»
Para Andrew, la ignorancia y completa falta de experiencia de quienes rodeaban a Bolívar en asuntos civiles y militares, «echó todo sobre su genio; osó noblemente y tuvo éxito.»
Y entre las más raras formas del carácter militar, asegura que pocos o nadie lo ha igualado. «Hambre, sed, calor tórrido, frío de montaña, largas marchas, en desiertos y ardientes arenales, todos fueron soportados por él y sus compañeros con paciencia nunca eclipsada.»
Sobre quien mucho se ha discutido y continúa discutiendo desde los más variados ángulos, no han faltado opiniones biliosas, presuntuosas, envenenadas, dictadas más por los celos, la envidia y las bajas pasiones que por la reflexión madura y serena de enemigos y adversarios respetables.
A mi juicio, las ideas de Bolívar, nutridas en la corriente democrática del iluminismo europeo y de aquel llamado a la libertad y al genio de los pueblos que invocaba el romanticismo, tuvieron que sufrir la prueba —y a veces la rectificación— de su tremenda experiencia americana. Como acertadamente compara Mariano Picón, su caballería, como la de Alonso Quijano, debió modificarse del mismo modo que don Quijote fue descubriendo que las ventas no eran castillos, ni todos los aldeanos hallados en camino, caballeros andantes.
Quienes chocaron cualesquiera de las manos (era ambidextro) de Bolívar con las suyas, refieren un apretón franco y cordial, y además, un hombre de acceso fácil y muy rápido para tomar decisiones. En cuanto a los rasgos inconfundiblemente personales, le describen «notablemente vivaz en la percepción de cualquier tema que se le expusiera, adelantándose al narrador en las circunstancias y llegando a la conclusión que se tenía en vista.»

JURAMENTO EN EL MONTE SACRO

Se sabe por boca de don Simón Carreño, su preceptor —quien por capricho usaba el apellido Rodríguez y también el de Robinson—, que en uno de los paseos por Roma, Bolívar juró consagrar su vida a la independencia de América.
Sobre el episodio en concreto cuenta don Simón que, luego de descansar y con la respiración más libre, puesto de pie, Bolívar pasea su mirada escrutadora, «fija y brillante por sobre los puntos principales de que alcanzábamos a dominar», y le comenta:
—¿Conque este es el pueblo de Rómulo y Numa, de los Gracos y los Horacios, de Augusto y de Nerón, de César y de Bruto, de Tiberio y de Trajano? Aquí todas las grandezas han tenido su tipo y todas las miserias, su cuna. (…) Este pueblo ha dado para todo, menos para la causa de la humanidad. (…) Pero para la emancipación del espíritu, para la extirpación de las preocupaciones, para el enaltecimiento del hombre y para la perfectibilidad definitiva, bien poco, por no decir nada.
Sin pronunciar palabras, don Simón continúa escuchándole:
—La civilización que ha soplado del Oriente ha mostrado aquí todas sus fases, ha hecho ver todos sus elementos; mas, en cuanto a resolver el gran problema del hombre en libertad, parece que el asunto ha sido desconocido y que el despejo de esa misteriosa incógnita no ha de despejarse sino en el Nuevo Mundo.
Y luego, volviéndose a su amigo y preceptor, «húmedos los ojos, palpitante el pecho, enrojecido el rostro, con una animación casi febril», le dice:
—Juro delante de usted; juro por el Dios de mis padres; juro por ellos, juro por mi honor y juro por la Patria, que no daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español.
Pasarían algunos años antes de que el nombre de Bolívar resonara en Venezuela como caudillo principal en el movimiento de esa independencia que había jurado defender enfáticamente en el Monte Sagrado.
Con Rodríguez regresó a París, y en septiembre de 1806 embarcó hacia los Estados Unidos en viaje de retorno a Venezuela. A principios de julio de 1808, se conoce en Caracas la noticia de la abdicación del trono de España en favor de Napoleón.

GENIO Y FIGURA

El 24 de julio de 1828 cumplía el jefe Simón 45 años, pero según Soublette, uno de sus generales, representaba 50.
Así lo describe Busaniche en su libro Bolívar visto por sus contemporáneos:
«De estatura mediana, cuerpo delgado; brazos, muslos y piernas descarnados. La cabeza larga, ancha en la parte superior y muy afilada en la inferior. La frente grande, despejada, cilíndrica y surcada de arrugas hondas cuando el rostro no está animado y en momentos de mal humor y cólera. El pelo crespo, erizado, abundante y canoso. Los ojos, que han perdido el brillo de la juventud, conservan la viveza de su genio: son profundos, ni pequeños ni grandes; las cejas espesas, separadas, poco arqueadas y más canosas que el pelo. La nariz proporcionada. Los huesos de los carrillos agudos y las mejillas chupadas en la parte inferior. La boca algo grande, y saliente el labio inferior. La barba larga y afilada. (…) Cuando está contento, la cara es risueña y el espíritu de El Libertador brilla sobre su fisonomía.»
De memoria admirable, Bolívar abrazaba fácilmente y se ejercitaba a la vez en las ciencias y la literatura, sin descuidar la política y el arte de la guerra, como también la oratoria y la escritura.
«El Libertador —continúa describiéndolo Soublette— es enérgico. Sus resoluciones, férreas y sabe sostenerlas; sus ideas jamás comunes, siempre grandes, elevadas y originales. Sus modales son afables (…) Practica la sencillez y modestia republicanas, pero tiene el orgullo de un alma noble y elevada, la dignidad de su rango y el amor propio que le da el mérito y conduce al hombre a las grandes acciones. (…) Su genio es emprendedor y une a esta calidad, la actividad, la viveza, infinitos recursos en las ideas y la constancia necesaria para la realización de sus proyectos. Es superior a las desgracias, al infortunio y a los reveses; su filosofía lo consuela y su espíritu le suministra medio para repararlos. (…) Desprecia la vil lisonja y los bajos aduladores. (…) La ira nunca es en él duradera (…) y cuando se manifiesta, se apodera de la cabeza y nunca del corazón, y luego vuelve éste a tomar su imperio y destruye al instante el mal que la otra ha podido hacer (…)
«A veces Su Excelencia es silencioso y taciturno: entonces tiene algún pesar o proyecto entre manos, y hasta que haya tomado su resolución, que comúnmente es pronto, no le pasa el mal humor o la inquietud. (…) Las preguntas que hace Su Excelencia son cortas y concisas, y le gustan respuestas semejantes. No tolera nada difuso. Sostiene con fuerza y tenacidad sus opiniones, y cuando desmiente a alguno dice: —No señor, eso no es así, sino así… (…) Es muy observador y nota hasta los más pequeños detalles. No le gustan los mal educados, los atrevidos, los charlatanes, los indiscretos ni los descomedidos y los critica ponderando siempre sus defectos.»

LA CAMPAÑA ADMIRABLE

Marcha tras marcha, jornada tras jornada, día tras día. Muchos quedan en el camino antes de llegar a Caracas el 7 de agosto de 1813 y ser proclamado Libertador. Reveses y desalientos, y contra todas las adversidades, la necesaria unidad latinoamericana. Pero reviven las enconadas discordias de antaño. Destituido y cautivo, escapa a Jamaica, desde donde anuncia el nacimiento de Colombia como un estado en el que confluirán los territorios donde la dominación colonial ha sido sometida. No hay espacio en el pensamiento de Bolívar para la monarquía como forma de gobierno. La lucha ha de ser integradora. América toda una.
Cuatro años después desembarca en la patria chica. La llama de la rebeldía está viva, y listo el campo de batalla. En 1919, la victoria de Boyacá anuncia el nacimiento de Colombia. En 1921, la de Carabobo precipita la liberación de Venezuela. Cinco días más tarde entrará, triunfante, en Caracas. En las ventanas ondean las banderas de Colombia, Perú, Bolivia. La gente se apiña hasta en los tejados. Los frontispicios de las casas decorados con palmas y flores; en las paredes, entre espejos y cuadros, se veían expuestos retratos de El Libertador, himnos de su gloria y multitud de inscripciones en alabanza al General, sangre y pasión de nuestra América.
Bolívar no entiende de naciones pequeñas, aisladas, desgobernadas. Quiere una sola. Pero le acechan siglos de dominación, regionalismos, fanatismos, pobreza, incultura, incomunicación; divergencias entre las potencias de Inglaterra y Norteamérica, prácticamente aliadas con el colonialismo español acecharán la Gran Colombia, desearán la muerte de El Libertador y harán lo imposible por diluir el influjo de su pensamiento integrador.
A 227 años de su nacimiento y en la conmemoración del Bicentenario de la Independencia, Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco revive en el tránsito de una vida luminosa, en una alborada que moviliza conciencias y une pueblos para que América sea una sola, unida, fuerte, solidaria.

Más sobre Simón Bolívar en VerbiClara:

Canto a Bolívar. Pablo Neruda

La muerte de Bolívar en la prensa sueca. Por Carlos Vidales

Simón Bolívar en imágenes. Por Carlos Vidales

Hace 178 años murió el Libertador Simón Bolívar. Algún día tenía que ser… pero, qué lástima que fue así..Por Alberto Hinestroza Llanos

Read Full Post »

Por Ricardo Rodríguez

Sin cantos de victorias y con la mirada detenida en lo mucho que falta por andar, transcurrió el espacio radiotelevisivo Mesa Redonda, en la que quedó ratificado que para Villa Clara la vida toma los matices del siempre es 26.

mesa-redonda.jpg

A través de sus palabras, Julio Lima Corzo, primer secretario del Partido en la provincia, reveló que la única fórmula valedera para ser estables durante 12 años es mantener la inconformidad como libro de cabecera, a lo que se suma el trabajo visto en forma de sistema y la integración de los dirigentes con su pueblo.
Hay tareas que no podrán descuidarse, por ello la producción de alimentos tendrá que garantizar que los resultados lleguen a la mesa familiar y se logren aquellos rendimientos que defendió Arnaldo Milián Castro en los tiempos en que asumía la dirección del Partido en el territorio.
Habrá que buscar variedades resistentes a fin de generalizar los resultados científicos, al tiempo que urge perfeccionar la zafra azucarera, incumplida durante la pasada contienda.

mr-2.jpg

Durante dos horas, la periodista y conductora Arleen Rodríguez Derivet convidó a los invitados a que explicaran las razones de esta celebración moncadista. Alexander Rodríguez Rosada, presidente del Gobierno en Villa Clara, puntualizó que, por primera vez, se logró un superávit en el presupuesto al cierre de 2009, unido a saldos favorables en la productividad y el salario medio, en tanto mejoran algunas problemáticas comunes vinculadas con las redes eléctricas, telefónicas y el resto de las comunicaciones.
Por su parte, Enel Espinosa Hernández, delegado de la Agricultura, aludió a los resultados en el cultivo de la papa, cuya cosecha despunta, por tres años consecutivos, como la mejor del país, e informó que el 59 % de las bodegas villaclareñas reciben ya la leche directa, y seis municipios tienen cobertura total, lo que reporta un significativo ahorro a las importaciones.
No obstante, el sector está llamado a incentivar la producción arrocera, aunque ya presenta su estrategia, así como en la rama porcina, no exenta de déficit, y en la de miel de abejas, cuyos pasos aún distan de lo requerido.

nely.jpgSobre la Cultura, Nely Valdés Toledo, directora de la Sectorial del ramo, destacó el significado que tiene para la espiritualidad del pueblo el trabajo comunitario y la calidad de la entrega de prestigiosos artistas y personalidades del territorio.
Muchas agrupaciones musicales, teatrales y de otras manifestaciones se convierten en unidades docentes, y al referirse a la remodelación de instituciones emblemáticas para la capital provincial y el resto de los municipios, precisó que no tratan de abrirlos en lugares que no cuenten con una garantía profesional avalada por el pueblo.

digna.jpgLa máxima representante de Comercio y Gastronomía, Digna Morales Molina, expuso las labores de reanimación emprendidas en un sector que se distingue por la especialización de sus unidades gastronómicas, sin descuidar los 91 centros destinados a la atención a la familia para aquellos núcleos de bajos ingresos o que requieren una alimentación diferenciada.
Arleen se interesó por el equilibrio entre la atención a las unidades de la urbe capital y aquellas enclavadas en los poblados. En este sentido, Digna Morales abundó en el programa existente a pesar de que no deja de tener insatisfacciones.

saborido.jpgEn el centro de Cuba radica, también, la Universidad más destacada en los últimos seis años. Con 13 facultades y 32 carreras se insiste en la formación de valores, en el fortalecimiento del sistema educacional y en el trabajo con los profesores en busca de la idoneidad científica y docente, al decir de su rector José Ramón Saborido Loidi.
Le corresponde a la «Marta Abreu de Las Villas» continuar poniendo en práctica la experiencia de trabajo con el primer año estudiantil, a fin de lograr la base del profesional que necesita la sociedad, sobre todo en ciencias técnicas.
Al término del programa se reconoció el aporte de quienes han dirigido los destinos del territorio en etapas anteriores. También se envió un saludo a las provincias destacadas y fueron recordados los héroes que lo dieron todo para lograr la Patria deseada.
Materiales periodísticos dedicados a la Construcción, CIMEX, la Informática y Comunicaciones, y al papel de la juventud, conformaron este acercamiento a un territorio que encuentra en sus gentes cotidianas los incentivos de cada día.

Vanguardia

Read Full Post »

Por Roberto González Quesada* y Roberto Méndez Rodríguez

Primer escudo de Santa ClaraFrecuentemente se suele atribuir a Villa Clara indistintamente significación de provincia y de ciudad capital. Y es que durante mucho tiempo en la historia, ese término tuvo alcance específicamente citadino y al cabo la denominación oficial lo adscribió a la actual provincia.
Pero es para confundirse con tantos nombres como ha tenido Santa Clara. Durante sus primeros años fue conocida como Ciego de Santa Clara, nombre de la hacienda donde se fundó y también llamada Santa Clara de la Sabana de los Remedios del Cayo, Cayo Nuevo, Villa Nueva de Santa Clara del Cayo, y la mayoría de sus pobladores preferían decirle Pueblo Nuevo de Antón Díaz.
Aunque su fundación se remonta al 15 de julio de 1689, sigue la profusión de nombres hasta que el 16 de agosto de 1695 a propuesta del edil, entonces alcalde ordinario de la villa ostentando el grado de capitán, Juan Sardui, se toma el acuerdo de darle por nombre el de Gloriosa Santa Clara, por ser el 15 de julio la fecha consagrada por el ritual católico a la virgen de Santa Clara de Asís, aprobándose asimismo que ella afuera la patrona de la villa.
El capitán general de la Isla, Viana de Hinojosa, la declaró luego Villa de Santa Clara. Durante varios años en los documentos consignan Villa Nueva de Santa Clara, mas, andando el tiempo el sentido sintetizador del lenguaje popular transformó el título pomposo en el suave y sencillo de Villaclara, generalmente unido como una sola palabra y no dos (Villa Clara).

mapa-las-villas-1950.jpg

Antigua provincia de Las Villas (o Santa Clara, como dice el mapa)

Las Villas y Villaclara se generalizan. Durante la colonia, a España no le interesaba desarrollar el gobierno civil, sino mantener centralizado el poder y valerse de los gobiernos locales o cabildos. Tenía dividida la isla en tres departamentos militares: Occidental, Central y Oriental.
Sin embargo, a pesar de no existir la correspondiente división político-administrativa, a medida que iban surgiendo y creciendo los municipios, con éstos se creaban jurisdicciones también llamados partidos judiciales y aparecieron espontáneas provincias.
Así, en la zona central, en el curso de la década de 1830, cuando se agitaban las primeras villas: Trinidad, Sancti Spíritus, Remedios, Santa Clara y Cienfuegos, nacen las Cinco Villas que pronto quedó en Las Villas o con el apelativo de inquietas.
Este nombre del vasto territorio y Villaclara para la ciudad, se consolidan. La Gaceta de La Habana, hablando de la expansión del ferrocarril inaugurado en 1837 con el tramo de la capital a Bejucal, informa en 1849 que “en Las Villas quedaron unidas Cienfuegos y Villaclara.”
Ambos términos trascendieron al ámbito mambí. La Cámara de Representantes de la República en Armas reconoce el papel que desempeña Las Villas en la Guerra Grande y la declara departamento militar en paridad con Oriente y Camagüey, al tiempo que se hacía sentir la Junta Revolucionaria de Villaclara encabezada por Miguel Gerónimo Gutiérrez.
José Martí en artículo publicado el 13 de mayo de 1873 en la Revista Universal de México, sobre el curso de las hostilidades, analiza penalidades de las tropas hispanas. En un párrafo expone: “De las Cinco Villas, y especialmente de Villaclara anuncian que una gran cantidad de soldados españoles ha desertado, se quejan de que no tienen vestidos suficientes, alimentos bastantes, ni asistencia médica.” 

Cuando termina la gesta, en virtud de la Real Orden del 9 de junio de 1878, el primero de enero del año siguiente se divide la Isla en seis departamentos, a este del centro lo llaman Santa Clara y también al municipio, y lo designan capital del territorio y cabecera de un partido judicial o jurisdicción de 8 localidades.
La Reina guarda silencio. En representación de la ciudad, el ayuntamiento santaclareño a mediados de agosto de 1894 solicita a la Reina de España el reconocimiento del escudo oficial y sustituir el nombre Santa Clara por Villaclara, que además de ser el popularizado a lo largo de casi dos siglos, lo aceptó la Real Orden del 12 de mayo de 1864 “al concederle título de ciudad a la Villa de Villaclara” y aunque no aparecía en los documentos oficiales.

Pero el gobierno de Madrid, dedicado a sofocar la efervescencia que ya bullía en el pueblo cubano al aproximarse la hora de la guerra necesaria, no da respuesta pues veía en el sustantivo Villaclara un símbolo de rebeldía. La soberana archiva la petición.
Finalmente adviene la organización territorial político-administrativa actual, que divide a Las Villas en tres provincias.

region-central-de-cuba-2.jpg

La provincia de Las Villas quedó dividida en tres:
Villa Clara, Cienfuegos y Sancti Spíritus.

Una con el nombre de Villa Clara y su capital ciudad de Santa Clara. Así consta en la ley 1304 artículo 8, publicada en la Gaceta Oficial de la República de Cuba, edición extraordinaria 3 del 5 de julio de 1976.
Este es el resumen de tan larga ringlera, colofón que nos imaginamos ya nadie quiere cambiar y al que canta el rico son de Cholo Valero y la orquesta Hermanos García: “A Santa Clara, capital de Villa Clara…”, con Cirilo y Clara recorriéndola de luna de miel.
Así, cualquiera tendría motivos para confundirse.

Vanguardia

Roberto González Quesada* Roberto González Quesada fue jefe de Redacción del periódico Vanguardia, Villa Clara, donde trabajo. Además, ejemplo de exigencia, sagacidad e inteligencia. Por eso se ganó que lo llamaran con todo respeto el Patriarca. Ganó el Premio Nacional de Periodismo José Martí en 1999. Todos lo queríamos mucho. Trabajó hasta que enfermó. Falleció a los 87 años, en Cienfuegos, su ciudad natal, el 4 de octubre de 2004. La UPEC en Villa Clara instauró el Premio Roberto González Quesada a la obra de toda una vida.

Read Full Post »

A menudo recibo colaboraciones de cubanos que están cumpliendo misión internacionalista en tierras hermanas, y esta vez me llega desde Cabinda, Angola, de Alexis Morales Valdera, médico intensivista villaclareño. Muchas gracias:

Amparo, soy médico cubano y me encuentro en Angola en estos momentos, visito tu blog, ya que así puedo conocer de mi provincia, que cuando se está lejos es fundamental, también leo el periódico Vanguardia, en estos días de 26 he copiado el poema de Núñez Rodríguez sobre el Memorial, porque estoy preparando un power point para una mesa redonda sobre el 26, que hablo sobre Villa Clara. Un saludo y felicidades por ser la sede del 26. Un abrazo desde Cabinda, Angola. Alexis Morales, intensivista del Milián.

De ese power point son las imágenes siguientes:

1jpg.png

2.png

31.png

4.png

5.png

6.png

7.png

8.png

9.png

(más…)

Read Full Post »

Mi amigo salvadoareño René Cruz Mayorga me ha enviado esta foto de su viaje a Venezuela y me contó su historia.

Foto enviada por René Cruz Mayorga

Durante el terremoto de 1812, Simón Bolívar dijo: “Si la naturaleza se opone lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca.” Dijo estas palabras encima de las ruinas del monasterio de San Jacinto. Eran los tiempos de la guerra de independencia de Venezuela y las autoridades eclesiásticas de Caracas la desacreditaba.
El mural, de 47 metros de altura y una base de 2,40 metros de ancho, fue colocado en la plaza con motivo de los festejos por el bicentenario de la Declaración de Independencia de Venezuela. Este proceso se inició el 19 de abril de 1810.
Encima aparecen los escudos de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Panamá, y debajo, la frase célebre del Libertador ante los efectos devastadores del sismo.
Después encontré estas otras fotos para saber cómo era la Plaza El Venezolano, y por supuesto, para que mis lectores que no la conozcan la disfruten, porque además en ella se encuentran la Casa Natal de Simón Bolívar y el Museo Bolivariano.

hpim3789.jpg
Mural con la exclamación de Bolívar en el terremoto de Caracas. (1812)  Tomada de Wipidedia

img_3290-araira.JPG

Plaza El Venezolano. Tomada de Araira

Read Full Post »

Older Posts »