Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20/10/10

Este poema me lo envió el autor hoy.

confesionesdeunarbol1.jpg

Antes de ser un hombre
yo he sido un árbol bueno
sobre cuyas ramas creció por temporadas
la tarde con sus sombras.

En aquel entonces tenía mis propios tallos
y mis propias raíces
y servia de parque a los jilgueros.
Y no me molestaba cuando los enamorados
encorazonaban mi corteza
para cruzar con flechas sus sueños
en los míos.

Era un árbol firme
y nada me importaba más que ver mis frutos
venciendo el hambre de los niños;
No recogía uvas de los espinos
ni higos de los abrojos.

Tenía un alma vegetal infinitamente sensitiva.
Y eso lo sabían los grillos que orquestaban
mis fiestas coloquiales.

Era yo árbol para todos. Tronco vegetal
callado y majestuoso.
Pero sobre mi savia crecieron
mis viejas ilusiones
y mis iras.

Y me elevé al infinito irrigado por el llanto
del mismo firmamento,
y resistí estoico las ingratitudes
del clima
y sus tertulias.
Era yo un árbol con ganas de ser árbol!

Mi idioma era el idioma
que hablaban en secreto
los geranios
Y yo era para ellos como un hermano grande
rodeado de eucaliptos y gardenias.

No sé si he sido un roble
o acaso un guayacán de verdes hojas.
Solo sé que me placía servir de sombrilla
a las calandrias
Hube que conocer entonces muchas cosas.

Y a veces sentía ganas
de levantar mis raíces
y echarme a volar con las gaviotas
Y como era silvestre
me atraía la magia de los campos
y me gustaba compartir
mis soledades con la tarde.

No me van a creer, pero yo,
antes de convertirme en transeúnte
-siendo un árbol silente y majestuoso–
tenía el corazón de un ser humano.

Carlos Garrido ChalénCarlos Garrido Chalén (Tumbes, Perú, 1951). Poeta, abogado y periodista. Premio Nacional de Poesía y Premio Mundial de Literatura “Andrés Bello”, de Venezuela. Presidente de la Unión Hispanoamericana de Escritores, Embajador Universal de la Paz en el Perú del Círculo de Embajadores de la Paz de Ginebra, Suiza; Past Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Tumbes. Miembro de Honor y Medalla de Excelencia Literaria Casa del Poeta Peruano (CADELPO). Tiene publicados, entre otros: Itinerario del Amor en Vallejo (ensayo, 1991); y, de poesía, El sol nunca se pone en mis dominios (1993); Confesiones de un árbol (1997); Memorias de un Ángel (2003).

Anuncios

Read Full Post »

Ha leído bien, pero no se trata se un hecho presente, sucedió entre los años 1951 y 1952, durante el traslado aéreo de judíos hacia Israel. No fue fortuito la inclusión de cubanos en esta evacuación, sino la amistad de un importante personaje de la misión comercial israelí en New York y el cubano Narciso V. Roselló Otero, que era piloto aviador civil, quien fue nombrado presidente de la Intercontinental Aérea de Cuba S.A. En total estos pilotos trasladaron a Israel alrededor de 150 000 judíos —115 000 refugiados procedentes de Iraq; 25 000 de Irán, y algunos centenares de la India y de Yemen—. Luis Hernández Serrano (serrano@juventudrebelde.cu), periodista de Juventud Rebelde, nos relata el hecho:

PILOTOS CUBANOS EN LA TIERRA SANTA

Aviadores civiles de la Isla participaron en la gigantesca evacuación aérea de judíos hacia Israel entre 1951 y 1952, un hecho hasta ahora inédito

9163-fotografia-g.jpg
Aviones Douglas DC-4, Curtiss C-46.

No eran peregrinos en busca de indulgencias o reliquias arqueológicas, ni delegados a ninguna convención internacional, así como tampoco miembros del servicio diplomático. A comienzos de 1951 salieron de La Habana rumbo a Nueva York, y de allí hacia la Tierra Santa pilotos civiles cubanos y no precisamente en viaje de placer.
El hecho ha permanecido inédito durante 60 años. Los que componían aquel grupo iban a tomar parte en la evacuación de una de las emigraciones en masa por avión más grande que recuerda la historia.
El hecho, en sus principales detalles, lo cuenta a JR el capitán Rolando Marrón Duque de Estrada, Historiador de la Aviación.
En 1948 se fundó la República de Israel, en el territorio de la antigua Palestina, hasta ese momento bajo protección de Inglaterra. La maltrecha economía del país requería la afluencia de brazos para cultivar la tierra y de cerebros para asumir las responsabilidades de la administración pública de la nueva República.
No faltaban en Europa cientos de miles de hebreos desposeídos, como consecuencia de los acontecimientos que tuvieron lugar durante la Segunda Guerra Mundial, ansiosos de trasladarse a la nueva patria que se les ofrecía. Comenzaron a llegar a Israel grandes núcleos de inmigrantes desde todas las regiones de Europa, por ser los que mayores facilidades encontraron para conseguir transporte.
«Pero mientras esto sucedía, la situación de los judíos en los países árabes era difícil por las históricas confrontaciones entre ambos. Israel comenzó a planear el traslado del mayor número posible de judíos desde predios musulmanes a la legendaria Tierra de Promisión».
Los gobiernos árabes se oponían a la emigración por tierra y el bloqueo egipcio del Canal de Suez hizo irrealizable el traslado marítimo de los refugiados.
«Por eso el único recurso que quedaba era hacer una gigantesca evacuación aérea. Urgidos por el tiempo, se emprendieron las negociaciones para llevar a cabo tan colosal tarea. Como no existían relaciones diplomáticas entre Israel y los países de la Liga Árabe, era imposible realizar el éxodo con aviones de bandera israelita, por lo que fue preciso obtener la licencia para los aviones destinados a esta empresa en un país neutral».

(más…)

Read Full Post »