Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 9/11/10

¡Mi Mami cumple 85 años!

Mi Mami ya llegó a los 85 años, una suerte para ella, enorme para mí y para todos los que la queremos, que es una cifra enorme y respetable.

¿Qué estarías pensando ese día?

Ofelia López Pérez pequeñita

¿Y el día de tu cumpleaños?

Ofelia López Pérez cumple 85 años

¡FELICIDADES, MAMI!

¡FELICIDADES, PELLA!

¡FELICIDADES, FELLA!

¡FELICIDADES, OFE!

¡FELICIDADES, OFELIA!

¡FELICIDADES, MARÍA OFELIA!

¡FELICIDADES, OFELITA!

Si la quiere conocer, vea estos enlaces a posts dedicados a Mami Ofelia:

Mami a las puertas de los 83 años: merecido homenaje

Para mi madre: Caricias, de Gabriela Mistral

Ofelia

Ofelia, poema de Juan Gelman

Mujer, poema de Gabriel Impaglione

Anuncios

Read Full Post »

Ofelia. Juan Gelman

Este poema de Juan Gelman lo dedico a mi madre, Ofelia, que cumple 85 años. ¡Felicidades, Mami!:


flores.jpg
esta ofelia no es la prisionera de su propia voluntad
ella sigue a su cuerpo
espléndido como un golpe de vino en medio de los hombres
su cuerpo estilo renacimiento lleno de sol de Italia pasa por buenos
aires
ofelia yo en tus pechos fundaría ciudades y ciudades de besos
hermosas libres con su sombra a repartir con los amantes mundiales
ofelia por tus pechos pasa como un temblor de caballadas a medianoche
por Florencia
tus pechos altos duros come il palazzo vecchio
una tarde de verano de 1957
iba yo rodeado de tus pechos sin saberlo
era igual la delicia la turbación el miedo
las sombras empezaban a andar por las callejas con un olor
desconocido
algo como tus pechos después de haber amado
eras oscura ofelia para entonces y enormemente triste
una adivinación una catástrofe
un oleaje de olvido después de la ternura
una especie de culpa sin castigo
de furia en paz con su gran guerra
andabas por Florencia con tus pechos yendo y viniendo por sombras
con saudade de mí seguramente
tu hombro izquierdo digamos
lloraba a tus espaldas o largaba sus ansias lentas en el crepúsculo y
ellas venían a mi sangre
o eran un temblor como un presagio
gracias te sean dadas ojos míos
yo les beso las manos bésoles muy los pies
gracias narices muchas gracias oídos con que escucho
los ruidos
de la ofelia
antes apenas era una ciudad de Italia
sus tiros me llenaban de otra desgracia el corazón.

Juan Gelman, poeta, traductor y periodista. (Villa Crespo, Buenos Aires, Argentina, 3-5-1930)

Read Full Post »

Este poema de Gabriel Impaglione lo dedico a mi madre, Ofelia, que cumple 85 años. ¡Felicidades, Mami!:

Mariposas blancas. Flor nacional de CubaEsencia original del pan y la alegría.
Ramo de luz que viene
por el hijo de la sombra,
le otorga palabra y fundamento,
confiere verdadera estatura de hombre
y con un soplo apenas,
brisa de claridad, avenida
de invisibles mariposas,
extiende el sendero del amor en la tierra.

Multiplicadora de nombres y geranios,
sabores, fusiles y banderas
(que es mujer la Patria
y Mujer la dignidad y la rosa.)

Establece primaveras con la boca
y gobierna los ciclos y las cosas.
Núcleo celeste
corazón del tiempo
fortaleza de la ternura.
En sus mareas el sol y la luna
son peces de plata que convocan
los oficios del hombre y de los sueños.

¡Ay cántaro del día!
Puñado de agua, llama
en el silencio de las horas huecas.
Mitad que me desmuere.
Honda plenitud de la maravilla.

Gabriel Impaglione
, poeta y periodista argentino. Tiene publicados los títulos: Echarle pájaros al Mundo, Breviario de Cartografía Mágica, Bagdad y otros poemas, y Poemas Quietos (compartido). Edita en sociedad el portal LujánArgentina. También tiene el blog Isla Negra.

Read Full Post »

Una nueva jornada para los amantes del séptimo arte comenzará en Villa Clara, con la apertura de la  Edición del Festival de Invierno en Santa Clara, del 10 al 13 de noviembre próximo.


festival-de-invierno.jpgCineastas de todo el país, profesionales de telecentros, alumnos del Instituto Superior de Arte y de la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños acudirán a la cita anual, que estará dedicada al 50 Aniversario de la Cinemateca de Cuba y a los estudios de animación del ICAIC.
Sin dudas serán días de puro quehacer aficionado, donde se evaluarán 70 materiales fílmicos, de los cuales 20 pertenecen al Cine Club Cubanacán de Villa Clara.
Entre los trabajos presentados sobresalen: documentales, obras de ficción y animación, spot, videos clip, videos arte, así como 7 ponencias teóricas.
El jurado estará integrado por cineastas reconocidos como Rosendo Domínguez, Eslinda Nuñez, actriz protagonista de clásicos como Lucía, Memorias del Subdesarrollo y La Primera Carga al Machete, y Manuel Herrera, Presidente de la Cinemateca de Cuba.
Las principales sedes del evento serán el Cine Camilo Cienfuegos y la UNEAC, con actividades colaterales en el Mejunje, el Teatro La Caridad y el Museo de Artes Decorativas de Santa Clara.
Durante el encuentro los participantes dedicarán un merecido homenaje a la obra de Raúl Rodríguez Cabrera, camarógrafo del ICAIC, que ha enriquecido el género de la fotografía con películas como La Bella del Alhambra; Zafiros, Locura azul y Bailando Cha, Cha, Chá.
Asimismo reconocerán a Ángel Mar Gudín, quién posibilitó la puesta en escena en la televisión de los materiales del Cine Club Cubanacán de Villa Clara, con una destacada trayectoria como camarógrafo.

(más…)

Read Full Post »

No sé como mirar para encontrarte,
horizonte de amor en que me excito,
distancia sin medida donde habito
para matar las ansias de tocarte.

corazon.jpeg

No sé como gritar para llamarte
en medio de mis siglos de infinito
donde nace el silencio de mi grito
movido por la sangre de buscarte.

Mirar sin que te alcance la mirada
sangrar sin la presencia de una herida,
llamarte sin oírme la llamada;

y atado al corazón que no te olvida,
ser un muerto que tiene por morada
un cuerpo que no vive sin tu vida.

Elías Nandino (Cocula, Jalisco, 19 de abril de 1900 – Guadalajara, Jalisco, 2 de octubre de 1993), destacado poeta mexicano.

Tomado de Isla Negra, 6/260, octubre 2010, que me envió Gabriel Impaglione

Read Full Post »

Este es el título del ensayo de Gary Daré que les propongo a mis lectores. Verbiclara fundamentalmente publica poesía, y aquí encontrarán historia, planteamientos de diferentes escritores, versiones, la traslación idiomática, la traducción de los signos polisémicos. Además, las ilustraciones son de la pintora alemana Luisa Richter, devenida venezolana. En la búsqueda del nombre de sus pinturas, solamente encontré el nombre de dos de sus cuadros, si alguien sabe el de los que faltan, por favor, les agradezco me lo digan. Gracias.

LOS SENTIDOS DE LA TRADUCCIÓN DEL POEMA

Por Gary Daher

La traducción es una variación que es lícito ensayar. ¿Por qué no suponer que cada traducción es un borrador nuevo de la obra anterior? No sé por qué siempre se piensa  mal de los traductores y sin embargo todos estamos de acuerdo en que la literatura rusa es admirable. Yo la conozco poco, pero estoy de acuerdo. Y sin embargo, la conocemos a través de traducciones, muy pocos de nosotros conoce ruso. Estoy convencido de que una novela como El sueño del aposento rojo, una vasta novela china, no menos modificada que la de los rusos, es admirable y la conozco a través de dos traducciones. La traducción alemana y la traducción inglesa, y en cuanto a la poesía, nadie duda de que en el Antiguo Testamento y en los Evangelios hay admirable poesía y no todos nosotros conocemos el hebreo o el griego, es decir, creemos en las traducciones. La traducción es un género lícito, desde luego. Es un absurdo negarlo.

Jorge Luis Borges


Gary DaherLos orígenes de la poesía son anteriores a la literatura escrita. Podemos imaginar que en ese pasado remoto el hombre ejercitó el cantó y la danza. Y en ese ejercicio la poesía nació como una hermosa simbiosis de palabras, música y danza para expresar las poderosas emociones que en su interior bullían en torno a la religión y el amor. Quiero decir, la expresión en palabras, danza y canto de lo trascendente.

Consideremos en esto a los varios pueblos antiguos, como los sumerios, los asirio-babilónicos o los judíos, quienes acudían a la poesía como una expresión comunitaria y ritual. A la temática religiosa y del amor, que en sí son la misma en el origen, y que incluye aquellos que transmiten el mal,  se le fueron sumando, con el tiempo, cantos de labor y canciones de juegos, entre otras.
bhah06daher02.jpg
Con el tiempo la expresión poética del cuerpo y la de la palabra, antes indivisible, se ha ido separando, mientras que la música se ha escondido en la acentuación, el ritmo y la fuerza de las palabras, algo particular de cada poeta, acaso de cada poema. Ahora la poesía se trata de textos escritos.

Los poemas guardan imágenes. Baste recordar los jeroglíficos egipcios que basan su comunicación en imágenes, construcciones metafóricas de similar impacto al de la poesía. O el caso del haiku japonés que propone en su mínima expresión una imagen que trasciende profundidades.

Se ha afirmado que el poema es una caja de resonancia y desde ella “el sentido estalla, viaja, difiere”. También se ha dicho que “el poema parte las palabras, se parte, arma y desarma melodías, tonalidades” (“Traducción de poesía”, Delfina Muschietti, Universidad de Buenos Aires), a lo que debemos agregar visiones e imágenes, guardando un ritmo único hecho de un cuerpo de intensidades. Tal que para traducir un poema hay que estar atentos a esas intensidades que llegan de esa forma singular. Traducir el poema será, entonces, hallar el modo de repetir del original. Pero aquí aguarda una trampa. No existe el original en el sentido clásico de la palabra, pues como en el principio de incertidumbre de Heisenberg el poema vive en un régimen no clásico, acaso cuántico. Queriendo decir con esto que no podemos saber cuál es el poema origen, observando que basta el acto de lectura para que éste sea desplazado de su origen y adviniese en uno nuevo producto de la lectura. Sí, es verdad, se trataría de hacer hablar al poema. Pero éste como un ente independiente de su autor y de sus circunstancias, es decir, vital, sin que esto quiera decir que pierda su identidad íntimamente ligada al momento de su nacimiento.

Ante este complejo, la traducción de poemas no puede restringirse a la traslación idiomática.

La traducción es por sí misma una lectura, y como tal un acto de crítica en el profundo sentido de la palabra.

El ejercicio crítico aunque pretenda agotar una obra examinada, logra sólo cierta aproximación más o menos cercana. El ideal de la más fiel y meticulosa descripción, de la mímesis completa del texto, sería “una repetición palabra por palabra, de la misma obra”, según Todorov. A la luz de esta idea, quiero recordar el trabajo emprendido por el personaje de Borges, Pierre Ménard  quien crea otra obra a partir del Quijote, escribiendo nuevamente la obra palabra por palabra sin recurrir al texto original sino a la madre que lo produjo -es decir, todos los elementos de espacio tiempo y la singular mirada del autor trasplantados- resulta una crítica perfecta, la más escrupulosa que transmite todo lo esencial de la obra comentada, siendo la obra misma en su totalidad. La repetición sería un resumen más fiel.

Pese a ello, el cuento de Borges no permite quedarnos tranquilos con esta idea. Cabe recordar, primero, la concepción expuesta en el prólogo de que un resumen es una compensación perfecta por su referente, y luego, otra, según la cual cada repetición difiere de lo repetido. Cada lectura crítica es una nueva creación.

En el Quijote mismo, es decir, en el de Cervantes, se declara que es simplemente una traducción. En el cuento de Borges al fenómeno de la traducción se alude unas cuantas veces, mientras que el interés de Ménard por la traducción se resalta en su bibliografía, donde gran parte de su obra consta de traducciones.

El poema en su lectura, aun en el mismo idioma en el que fue escrito por su autor, sigue un proceso de traducción.
bhah06daher03.jpg
Así, un lector de poesía es un traductor.

(más…)

Read Full Post »

Por Edel Lima Sarmiento

Enrique Serpa

Como ocurre con otros escritores cubanos del pasado, de Enrique Serpa —uno de esos hombres nacidos con el siglo XX— se escucha hablar muy poco entre nosotros. Tristemente, a veces se le recuerda más por el detalle de que uno de sus cuentos, La aguja, parece haber inspirado a Hemingway para escribir la célebre novela El viejo y el mar, que por el valor y los atractivos reales de su obra.
Pero el padre de hijos como Aletas de tiburón, cuya presencia es ineludible por su calidad literaria en numerosas antologías de cuentos, y Contrabando, considerada un clásico de la novelística cubana, fue también un admirable periodista. Es ese su oficio olvidado, el que opacado por el de narrador y preterido por las celadas del tiempo, sigue siendo terreno por explorar para investigadores, literatos y periodistas.
No tuvo Serpa un camino expedito a la cultura. Huérfano de padre, a los 12 años abandonó definitivamente los estudios —aun cuando sus maestros querían costeárselos— para trabajar y ayudar a su familia. Fue aprendiz de zapatero y de tipógrafo, mensajero de una tintorería, pesador de caña en un central y luego empleado en sus oficinas. ¡A la suerte de pobre se impuso la voluntad del estudiante autodidacta, la curiosidad del lector incurable!
Rubén Martínez Villena, el amigo de la infancia (habían estudiado juntos en la Escuela Pública número 37 del Cerro), cambió el rumbo de su vida. Siendo el secretario, lo llevó en 1920 como su asistente al bufete de don Fernando Ortiz y lo introdujo al mundo intelectual cubano. No tardaría Serpa en unirse a la pléyade de jóvenes sensibles y cultos que se congregaban en el café Martí y en la redacción de El Fígaro, para compartir inquietudes literarias, políticas y sociales; el germen de lo que poco después sería el Grupo Minorista.
Ante la insistencia del poeta español Manuel Lozano Casado, que había observado en él la agudeza del buen periodista, en 1922 Serpa se inició en El Mundo como redactor y más tarde desempeñó las jefaturas de Corresponsales y de Información. Curiosamente, por ir a cubrir su turno de trabajo en ese diario, no estuvo entre los participantes de la Protesta de los Trece, porque aquel domingo 18 de marzo de 1923 se había despedido de sus compañeros antes de que surgiera la idea de denunciar la venta fraudulenta del Convento de Santa Clara.
A partir de 1927 ocupó, además, la dirección literaria de la revista cultural Chic, hasta su cierre al año siguiente. Tras abandonar El Mundo, pasó en 1930 a El País, que en ese momento ya era uno de los rotativos más influyentes de la prensa nacional, y en este permanecería hasta 1952, cuando con la posibilidad de dedicarse por completo a la literatura, sin las presiones económicas y las del diarismo, aceptó el cargo de agregado de prensa de la Embajada cubana en Francia. De París regresó a Cuba con el triunfo de la Revolución y murió en La Habana en 1968.
Faltaría decir, en el intento de completar su vía crucis periodístico, que colaboró con diversas publicaciones: antes de 1959, Cuba Contemporánea, Castalia, Luz, El Fígaro, Social, Carteles y Bohemia; y después, El Mundo, Mar y Pesca, Unión y otra vez Bohemia.
En sus 22 años en el diario El País, alcanzó el reconocimiento y la consagración como periodista. Aunque diestro por igual en la información, el editorial, la entrevista o el reportaje, escritor al fin se encontró en la crónica, género en el que volcó con maestría las experiencias de viajes por toda Cuba y por otros países de América y Europa.
Prueba de ello son las secuencias de crónicas (o reportajes) que, provenientes de El País, Serpa convirtió en libros: Días de Trinidad (1939), Norteamérica en guerra (1944), Presencia de España (1947) y Jornadas Villareñas (1963).

(más…)

Read Full Post »

Older Posts »