Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13/01/11

Le presento Turno corrido, exposición de fotografía de mi colega Carolina Vilches Monzón, de Santa Clara, que estuvo expuesta en el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, La Habana, por ganar el Primer Premio de Fotografía en el Concurso Fotoclip el año pasado.

Turno corrido, cronológicamente:

TURNO DE LA MAÑANA

01 turno de la mañana
02-turno-de-la-manana.jpg
03 turno de la mañana
04 turno de la mañana
05 turno de la mañana
06 turno de la mañana
TURNO DE LA TARDE
Anuncios

Read Full Post »

En abril del año pasado publiqué que mi colega Carolina Vilches Monzón había conseguido el Primer Premio de Fotografía en el Concurso Fotoclip, de pequeño formato, auspiciado por el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau.

Su título sugerente: Turno corrido, muestra la infinidad de tareas que lleva a cabo la mujer en sus múltiples facetas: madre, trabajadora, ama de casa, esposa…

Las fotos, en una secuencia cronológica, las puede ver en: TURNO CORRIDO: exposición de Carolina Vilches Monzón.

La exposición de estas fotos fue en el Centro Pablo, en La Habana, esta semana.

Anelore Barrios la entrevistó:

PARA QUE NO SE OLVIDE EL TURNO CORRIDO

izq.gif

Por Anelore Barros

El Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau inaugurará el próximo 11 de enero, a las 4 de la tarde, la exposición de fotografía 5×7, resultado de la convocatoria al festival de fotografía del mismo nombre, y en la cual resultó ganadora la villaclareña [Santa Clara] Carolina Vilches Monzón con la serie Turno corrido.

Un original montaje fotográfico que busca plasmar la rutina y desvelos de una mujer en un día cualquiera de su vida, es la propuesta ganadora del concurso. Veinte obras integran la serie, y cada una de ellas busca, en toda su crudeza, la representación de una realidad de la que cualquier mujer cubana se puede sentir parte.

Sobre esta serie y otros temas dialogamos vía electrónica con la artista.

¿Cómo surgió la idea de esta serie de fotografías plasmando un día en la vida de una mujer; qué técnicas fotográficas empleaste para su realización y por qué?

La idea es tan vieja que me cuesta trabajo recordar cómo empezó realmente. Tampoco fue algo así que surgió de golpe, no me levanté un día y dije “voy a fotografiar mi vida”. Desde hace muchos años trato de plasmar en el papel (o la pantalla) diversas ideas, impresiones que se me ocurren, cosas que veo o que quisiera hacer y que por falta de tiempo no puedo. Ese agobio, esa frustración de no poder hacer todo lo que pudiera y ver pasar el tiempo que te toca sin poder zafarte de lo que te amarra es una situación muy común, pienso, en la mujer que comparte un trabajo apasionante con la responsabilidad de casa y familia. En mi caso es una constante, por eso comencé a pensar que si no podía representar otras cosas al menos podía plasmar mi vida, mis sentimientos.

Esta no es la primera incursión en el tema, antes ya había hecho un autorretrato, algo así como un prólogo a este trabajo, con el que recibí mención en el VII Salón de Arte Digital. Yo pensé que iba a hablar con él de mí, de mi vida solamente, pero cuando estuve en el coloquio, conocí a muchas mujeres, incluso europeas, que se me acercaron y comentaron conmigo la manera en que se sentían ellas retratadas en esa obra. Me di cuenta de que con ese autorretrato estaba hablando no solo de mí, sino de la tragedia de la mayoría de las mujeres, y eso me dejó con ganas de seguir hablando de ese tema. Pensé entonces que podía dedicarle fácilmente una instantánea a cada hora de mi vida para decir que las mujeres no tenemos un minuto libre, y pensé que bien podía ser un tema para una exposición.

(más…)

Read Full Post »

Un día como hoy de 1898 fue publicada en L’Aurore la Carta abierta de Émile Zola al presidente de la República Francesa, Félix Faure, este alegato en favor del capitán Alfred Dreyfus que pasó a la historia con el nombre de:

J’ACUSSE

El ultraje de Zola, tela al óleo de Henry de Groux, 1898.
El ultraje de Zola, tela al óleo de Henry de Groux, 1898.


Monsieur le Président, ¿Me permitís que, agradecido por la bondadosa acogida que me dispensasteis, me preocupe de vuestra gloria y os diga que vuestra estrella, tan feliz hasta hoy, está amenazada por la más vergonzosa e imborrable mancha?
Habéis salido sano y salvo de bajas calumnias, habéis conquistado los corazones. Aparecisteis radiante en la apoteosis de la fiesta patriótica que, para celebrar la alianza rusa, hizo Francia, y os preparáis para presidir el solemne triunfo de nuestra Exposición Universal, que coronará este gran siglo de trabajo, de verdad y de libertad. ¡Pero qué mancha de cieno sobre vuestro nombre -iba a decir sobre vuestro reino- puede imprimir este abominable proceso Dreyfus! Por lo pronto, un consejo de guerra se atreve a absolver a Esterhazy, bofetada suprema a toda verdad, a toda justicia. Y no hay remedio; Francia conserva esa mancha y la historia consignará que semejante crimen social se cometió al amparo de vuestra presidencia.
Puesto que se ha obrado tan sin razón, hablaré. Prometo decir toda la verdad y la diré si antes no lo hace el tribunal con toda claridad.
Es mi deber: no quiero ser cómplice. Todas las noches me desvelaría el espectro del inocente que expía a lo lejos cruelmente torturado, un crimen que no ha cometido.
Por eso me dirijo a vos gritando la verdad con toda la fuerza de mi rebelión de hombre honrado. Estoy convencido de que ignoráis lo que ocurre. ¿Y a quién denunciar las infamias de esa turba malhechora de verdaderos culpables sino al primer magistrado del país?
Ante todo, la verdad acerca del proceso y de la condenación de Dreyfus. (…)
He aquí, señor Presidente, los hechos que demuestran cómo pudo cometerse un error judicial. Y las pruebas morales, como la posición social de Dreyfus, su fortuna, su continuo clamor de inocencia, la falta de motivos justificados, acaban de ofrecerlo como una víctima de las extraordinarias maquinaciones del medio clerical en que se movía, y del odio a los puercos judíos que deshonran nuestra época.
Y llegamos al asunto Esterhazy. Han pasado tres años y muchas conciencias permanecen turbadas profundamente, se inquietan, buscan, y acaban por convencerse de la inocencia de Dreyfus.
No historiaré las primeras dudas y la final convicción de M. Scheurer-Kestner. Pero mientras él rebuscaba por su parte, acontecían hechos de importancia en el Estado Mayor. Murió el coronel Sandher y sucedióle como jefe del Negociado de Informaciones el teniente coronel Picquart, quien por esta causa, en ejercicio de sus funciones, tuvo un día ocasión de ver una carta telegrama dirigida al comandante Esterhazy por un agente de una potencia extranjera. Era su deber abrir una información y no lo hizo sin consultar con sus jefes, el general Gonse y el general Boisdeffre y luego con el general Billot, que había sucedido al de la Guerra. El famoso expediente Picquart, de que tanto se ha hablado, no fue más que el expediente Billot, es decir, el expediente instruido por un subordinado cumpliendo las órdenes del ministro, expediente que debe existir aún en el ministerio de la Guerra. Las investigaciones duraron de mayo a septiembre de 1896, y es preciso decir bien alto que el general Gonse estaba convencido de la culpabilidad de Esterhazy y que los generales Boisdeffre y Billot no ponían en duda que la célebre nota sospechosa fuera de Esterhazy. El informe del teniente coronel Picquart había conducido a esta prueba cierta. Pero el sobresalto de todos era grande, porque la condena de Esterhazy obligaba inevitablemente a la revisión del proceso Dreyfus; y el Estado Mayor a ningún precio quería desautorizarse(…)

(más…)

Read Full Post »

EL PASO, Texas, 12 de enero.— “Este es un caso de mentiras y de ganar un beneficio para obtener la estadía legal en el país”, afirmó el fiscal Timothy Reardon en un tribunal de El Paso, en Texas (EE.UU.), que juzga al connotado terrorista internacional Luis Posada Carriles, quien enfrenta 11 cargos por supuesto fraude, obstrucción de procesos, perjurio y falsas declaraciones, en lo que ha constituido otra farsa judicial, pues no es obligado a responder por los crímenes, que incluso ha confesado.

Según EFE, el fiscal aseguró que Posada habría mentido bajo juramento cuando negó estar involucrado en los atentados con bombas a instalaciones turísticas de Cuba, en 1997, que causaron la muerte de un turista italiano.

“De hecho, de la muerte de Di Celmo, Posada declaró que este estuvo en el momento equivocado, en el lugar equivocado y señaló que podía dormir tranquilo”, dijo el fiscal.

La Fiscalía planea presentar como prueba una entrevista con la periodista de The New York Times, Ann Louis Bardach, en la que Posada Carriles habría reconocido su participación en los atentados.

(más…)

Read Full Post »

Es una realidad que esta era digital está desplazando acciones de la vida cotidiana, entre otras, que deshumanizan. Fíjese en esta lista:

desaparecer.jpg

10 cosas que podrían morir en 2011 “arrolladas” por el tren digital

La era digital está acelerando la “muerte” de algunas cosas que hasta hace poco parecían imprescindibles en nuestras vidas. La revista alemana Stern ha hecho una lista con todo aquello que tiene más papeletas para desaparecer a lo largo de los próximos doce meses:

1. Las cartas escritas a mano
Subidos como estamos ya casi todos al tren digital, lo de las cartas manuscritas parece ya cosa del siglo pasado. ¿Para qué molestarse en escribir una carta, ponerle un sello y echarla al buzón, cuando podemos simplemente enviar un email o un SMS?

2. Las postales
Atrás quedaron los tiempos en que mandábamos postales a nuestros amigos y familiares desde nuestro destino de vacaciones. Lo que está de moda ahora es enviar mensajes y fotografías a través de Facebook y del teléfono móvil. Mucho más rápido y también más barato.

3. Las fotos de papel
Los álbumes con fotos amarillentas de los años 60, 70 y 80 son ya definitivamente cosa del pasado. Ahora los recuerdos familiares se almacenan en los ordenadores personales del usuario.

(más…)

Read Full Post »