Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23/02/11

inder_50aniversario.jpg

Hoy se cumplen 50 años de que el Consejo de Ministros fundara el INDER, el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación. Mi colega Mayli Estévez Pérez entrevistó a Ángela de Armas, Moña, fundadora del INDER en Santa Clara:

MOÑA, LA PELOTERA

Ángela de Armas, Moña, nació en Santa Clara en un invierno de 1939 y aunque siempre quiso jugar béisbol de manera profesional, tuvo que aplazar sus sueños debido a los tabúes de la época y centrarse en otros deportes «más adecuados», como el básquet.

mona.jpg
«Si fuese joven en esta época nadie dude
que  fuera del equipo femenino de pelota».
(Foto: Carolina Vilches Monzón)


«Mi ilusión desde pequeña fue ser pelotera, pero no se podía y me dediqué a estudiar y llegué hasta tercer año de la Escuela de Economía, donde jugué baloncesto. En ese centro docente estuve en una célula revolucionaria que llevaba medicinas al Escambray y repartía bonos en la ciudad. En medio de ese ajetreo hice equipo junto a Gladys García, quien, junto a Chiqui Gómez-Lubián, puso bombas en diferentes lugares, lo que le costó estar presa en las cárceles batistianas.»

—Pero usted se destacó en otros deportes.
—Sí, también pasé por equipos de atletismo, ajedrez, tenis de mesa. En este último estuve después del triunfo de la Revolución en dos campeonatos nacionales. Luego comienzo a trabajar en el Ten Cent en Santa Clara y en 1960 llego a Sagua la Grande para convertirme en la primera mujer directora del INDER en toda la Isla.
Luego fue destinada al Plan Montaña en el Escambray, donde impartió clases de Educación Física y estuvo al frente de la Subdirección de Actividades Deportivas en Santa Clara.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

Por Francisnet Díaz Rondón
Foto: Carolina Vilches Monzón

Una gala cultural protagonizada por bailarines y músicos, en el parque Leoncio Vidal, de Santa Clara, dio inicio en la noche del martes a la XX Feria Internacional del Libro de Villa Clara, ante la presencia de escritores, personalidades invitadas y pueblo en general.

En la apertura de esta edición de la fiesta literaria, los villaclareños se honraron con la asistencia del ensayista y filósofo Fernando Martínez Heredia, Premio Nacional de Ciencias Sociales 2006, a quien se dedica esta vigésima edición, junto al narrador y periodista Jaime Sarusky Miller, Premio Nacional de Literatura 2004, así como a los países del ALBA. 

18021.jpg
La compañía danzaria Baila Cuba, el trío instrumental Alter Ego
y la Banda Municipal de Concierto de Camajuaní,
brindaron su arte durante la ceremonia.


18022.jpgIsaily Pérez González, presidenta de la Asociación Hermanos Saíz en el territorio, expresó la necesidad de que las nuevas generaciones lean más, pues cada día se tiende al discriminado consumo de la banalidad y la pseudocultura.

El trío instrumental Alter Ego, amenizó la apertura de la FIL junto a la agrupación danzaria Baila Cuba y la Banda Municipal de Concierto de Camajuaní.

«El libro necesita con urgencia recuperar sus lectores», apuntó la también escritora y poetisa.

El acto estuvo presidido por Julio Lima Corzo, primer secretario del PCC, en Villa Clara, y Alexander Rodríguez Rosada, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, entre otros dirigentes del Partido, el Gobierno, el Instituto Provincial del Libro y entidades culturales.

En la primera jornada de la XX FIL en esta región central del país, Fernando Martínez Heredia ofrecerá, en horas de la mañana, la conferencia magistral “América Latina en el Bicentenario”, en la Galería del Centro Provincial de Patrimonio, mientras en el Mausoleo Ernesto Che Guevara se presentarán varias novedades editoriales del mismo autor, a quien seguidamente se homenajeará en la Sala Caturla de la Biblioteca Provincial Martí.

fernando-martinez-heredia.jpg

Al centro, Fernando Martínez Heredia,
Premio Nacional de Ciencias Sociales 2006.

Tomado de Vanguardia

Read Full Post »

215522-galeano.jpg

Quiero dedicar este homenaje a la memoria viva de dos Carlos: Carlos Lenkersdorf y Carlos Monsiváis, amigos muy queridos que ya no están, pero siguen estando.

***

Y empiezo por decir gracias: Gracias, Marcelo, por este regalo, esta alegría. Te digo gracias en nombre propio y también en nombre de los muchos sureños que jamás olvidarán su gratitud a México, el país de su exilio, refugio de perseguidos en los años de mugre y miedo de nuestras dictaduras militares.

Y quiero subrayar que México merece, por eso y por muchos otros motivos, toda nuestra solidaridad, ahora que esta tierra entrañable está siendo víctima de la hipocresía del narcosistema universal, donde unos ponen la nariz y otros ponen los muertos, y unos declaran la guerra y otros reciben los tiros.

***

Este acto generoso me honra por venir de quien viene. La ciudad de México está a la vanguardia en la lucha por los derechos humanos, en un amplio abanico que va desde la diversidad sexual hasta el derecho a respirar, que ya parecía perdido.

Y mucho me honra recibir esta ofrenda, porque mucho tiene de desafío: en nuestros países la independencia plena es todavía, en gran medida, una tarea por hacer, que nos convoca cada día.

***

En la ciudad de Quito, al día siguiente de la independencia, una mano anónima escribió en una pared: Último día del despotismo y primero de lo mismo.

Y en Bogotá, poco después, Antonio Nariño advertía que el alzamiento patriótico se estaba convirtiendo en baile de máscaras, y que la independencia estaba en manos de caballeros de mucho almidón y mucho botón, y escribía: Hemos mudado de amos.

Y el chileno Santiago Arcos comprobaba, desde la cárcel:

-Los pobres han gozado de la gloriosa independencia tanto como los caballos que en Chacabuco y Maipú cargaron contra las tropas del rey.

***

Todas nuestras naciones nacieron mentidas. La independencia renegó de quienes, peleando por ella, se habían jugado la vida; y las mujeres, los analfabetos, los pobres, los indios y los negros no fueron invitados a la fiesta. Aconsejo echar un vistazo a nuestras primeras Constituciones, que dieron prestigio legal a esa mutilación. Las Cartas Magnas otorgaron el derecho de ciudadanía a los pocos que podían comprarlo. Los demás, y las demás, siguieron siendo invisibles.

***

Simón Rodríguez tenía fama de loco, y así lo llamaban: El loco. Decía locuras, como éstas:

-Somos independientes, pero no somos libres. La sabiduría de Europa y la prosperidad de los Estados Unidos son, en nuestra América, dos enemigos de la libertad de pensar. Nuestra América no debe imitar servilmente, sino ser original.

(más…)

Read Full Post »