Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 5/08/11

La doctora Gema Valdés Acosta, profesora de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas (UCLV), Cuba, es la autora principal del Diccionario de bantuismos en el español de Cuba, recientemente distinguido con el Premio Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba. Rubia, pequeña de estatura, aparentemente frágil, resulta difícil imaginársela en las selvas del Congo, tras la garantía del origen africano de palabras como malanga, quimbombó, ñame y bemba… De cómo surgió la idea, la relación afectiva de la investigadora con los datos, la utilidad práctica del texto y otros aspectos de interés, trata esta entrevista a quien confiesa que tras el éxito se esconden…

INFINITAS HORAS DE ESTUDIO PARA RESOLVER ENIGMAS

Por Mercedes Rodríguez García

Ya el Premio está en casa. Hace apenas una semana regresó de La Habana, y es hora de integrarse por completo a lo que ella ha bautizado «plan tareco de verano». Tras el agotamiento y el estrés «académico», no encuentra mejor terapia que poner en orden, una vez desempolvados y clasificados, centenares de libros que va amontonando sobre el piso y muebles de la amplia saleta hogareña. Algunos títulos repetidos los regalará, pero al basurero, ¡ninguno! En la era digital los textos especializados impresos resultan verdaderas joyas.
—Esta pregunta puede parecerle obvia, pero con sinceridad, me la han hecho varias personas, incluso, cuestionándose al mismo tiempo la utilidad del texto. ¿De qué se trata?
—Es una buena pregunta. Incluso entre lingüistas puede haber un grupo que piense que no vale la pena ocuparse de esta parte de nuestra variante lingüística. El diccionario de bantuismos está concebido para todo aquel que quiera acercarse a una parte de nuestra identidad aún insuficientemente valorada. Sutiles barreras de siglos que se manifiestan, entre otras cosas, por un desconocimiento casi absoluto de las riquezas de las culturas africanas.
—¿Una prueba fehaciente de que todos los cubanos somos portadores del legado africano?
—Sin duda. Utilizamos vocablos de ese origen como malanga, quimbombó, ñame, bemba, y este hecho, comprobado por la ciencia lingüística, nadie lo puede ignorar ya.
—¿Las primeras investigaciones?
—En el curso 1969-70. La Universidad envió a sus estudiantes a zonas azucareras y un grupo de Letras fue ubicado en Santa Isabel de las Lajas. El contacto diario con los portadores de estas culturas bantúes (llamados congos en Cuba) constituyó una revelación. Se hicieron trabajos simultáneos en historia, antropología y lingüística, lo que propició cierta solidez e interdisciplinariedad desde el principio. Luego continuaron investigaciones en Sagua la Grande, Ciego de Ávila, Remedios, Trinidad. (más…)

Read Full Post »