Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 septiembre 2011

Esmaragdo Bernal, el amigo colombiano que me envía tantas cosas interesantes, me ha mandado estas reflexiones tan a tono con el momento en que vivimos, en que el hombre está destruyendo el planeta Tierra de todas las formas posibles. ¡Salvemos la Tierra!

LA ONDA VERDE

En la fila del supermercado, el cajero le dijo a una señora mayor que debería traer su propia bolsa de compras ya que las bolsas plásticas no eran buenas para el medio ambiente.

La señora pidió disculpas y explicó: “Es que no había esta onda verde en mis tiempos.”

El empleado le contestó: “Ese es nuestro problema ahora. Su generación no tuvo suficiente cuidado para preservar nuestro medio ambiente.”

Tenía razón: nuestra generación no tenía esa onda verde en esos tiempos.

En aquel entonces, las botellas de leche, las botellas de gaseosas y las de cerveza se devolvían a la tienda. La tienda las enviaba de nuevo a la planta para ser lavadas y esterilizadas antes de llenarlas de nuevo, de manera que podían usar  las mismas botellas una y otra vez. Así, realmente las reciclaban.

Pero no teníamos onda verde en nuestros tiempos.

Subíamos las gradas, porque no había escaleras mecánicas en cada comercio y oficina. Caminábamos al almacén en lugar de montar en nuestro vehículo de 300 caballos de fuerza cada vez que necesitábamos recorrer dos cuadras.

Pero tenía razón. No teníamos la onda verde en nuestros días.

Por entonces, lavábamos los pañales de los bebés porque no había desechables.

Secábamos la ropa en tendederos, no en esas máquinas consumidoras de energía sacudiéndose a 220 voltios -la energía solar y eólica secaban verdaderamente nuestra ropa. Los chicos usaban la ropa de sus hermanos mayores, no siempre modelitos nuevos. Pero esa señora está en lo cierto: no teníamos una onda verde en nuestros días.

En ese entonces teníamos una televisión, o radio, en la casa —no un televisor en cada habitación—. Y la TV tenía una pantallita del tamaño de un pañuelo (¿se acuerdan?), no una pantallota del tamaño de un estadio.

En la cocina, molíamos y batíamos a mano, porque no había máquinas eléctricas que lo hagan todo por nosotros.

Cuando empacábamos algo frágil para enviarlo por correo, usábamos periódicos arrugados para protegerlo, no plastoformos o bolitas plásticas.

En esos tiempos no encendíamos un motor y quemábamos gasolina sólo para cortar el pasto. Usábamos una podadora que funcionaba a músculo.
Hacíamos ejercicio trabajando, así que no necesitábamos ir a un gimnasio para correr sobre pistas mecánicas que funcionan con electricidad.

Pero ella está en lo cierto: no había en esos tiempos una onda verde.

Bebíamos de una fuente cuando teníamos sed, en lugar de usar vasitos o botellas plásticos cada vez que teníamos que tomar agua.

Recargábamos las plumas fuentes con tinta, en lugar de comprar una nueva y cambiábamos las hojillas de afeitar en vez de echar a la basura toda la afeitadora sólo porque la hoja perdió su filo.

Pero no teníamos una onda verde por entonces.

En aquellos tiempos, la gente tomaba el tranvía o un ómnibus y los chicos iban en sus bicicletas a la escuela o caminaban, en lugar de usar a la mamá como un servicio de taxi de 24 horas.

Teníamos un enchufe en cada habitación, no un banco de enchufes para alimentar una docena de artefactos. Y no necesitábamos un aparato electrónico para recibir señales de satélites a kilómetros de distancia en el espacio para encontrar la pizzería más próxima.

¡¡Ahhh!! y usábamos la  bolsa de los mandados. Una para el pan, otra para las verduras, etc.

Así que ¿no les parece lamentable que la actual generación esté lamentándose cuán botarates éramos los viejos por no tener esta onda verde en nuestros tiempos?

La Onda Verde

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN)  ha creado un calendario con las fechas más relevantes relacionadas con el medio ambiente: (más…)

Read Full Post »

Arístides Vega Chapú me ha enviado la siguiente invitación que hago extensiva a los lectores de VerbiClara:

Los estamos invitando al Café Literario de Santa Clara, mañana viernes 30 de septiembre, a las 5:00 de la tarde, a La Hora de la Verdad, que tendrá como invitados a los escritores Juan Carlos Recio y Yunier Riquenes.

Juan Carlos Recio, quien vive en Nueva York desde el 2000, nació en Camajuaní en 1968 y recién acaba de publicar por la Editorial Capiro su poemario Sentado en el aire, que fue presentado por el escritor Edelmis Anoceto, el lunes 26, en la librería Pepe Medina, de Santa Clara.

Yunier Riquenes nació en Jiguaní, Granma, en 1982, y tiene publicado los libros de cuentos La llama en la boca, 2004; Quién cuidará los perros, 2007; Lo que me ha dado la noche, 2007; la novela Los cuernos de la luna, 2006; y el libro de poesía Claustrofobias, 2009, que fue reeditado por la editorial venezolana El Perro y la Rana.

Y el próximo sábado 1 de octubre, en la casa de la Uneac, a las 10:00 de la mañana, Yunier Riquenes ofrecerá una lectura de sus textos y la presentación del número 6 de la revista Caserón, de la Uneac de Santiago de Cuba, y la presentación del poemario de Maykel Virgilio: La versión de Stofford.

Juan Carlos Recio.

Yunier Riquenes.

 

Read Full Post »

La Cámara Cubana del Libro (CCL) convoca a todos los interesados a participar en la 21 Feria Internacional del Libro, Cuba 2012, que se realizará del 9 al 19 de febrero en La Habana y hasta el 4 de marzo en las demás provincias del país, bajo su tradicional lema: Leer es crecer.

En esta ocasión rendirá homenaje al bicentenario de la insurrección protagonizada por José Antonio Aponte contra el poder colonial español imperante en la Isla, y al centenario del levantamiento armado de los miembros del Partido Independiente de Color. Estará dedicada a los reconocidos escritores cubanos Zoila Lapique Becali, Premio Nacional de Ciencias Sociales 2002, y Ambrosio Fornet Frutos, Premio Nacional de Literatura 2009 y Premio Nacional de Edición 2000.

Serán homenajeadas, además, las culturas de los pueblos del Gran Caribe, concebido como un mosaico cultural, diverso y a la vez unido por su historia, integrado por los catorce Estados insulares, México, los seis países centroamericanos y los cuatro sudamericanos con costas en el Mar Caribe, y los territorios integrados en sus antiguas metrópolis, a lo cual se suman, por vínculos de similar naturaleza, la subregión de Nueva Orleans y la Louisiana, en Estados Unidos.

La fortaleza de San Carlos de La Cabaña será la sede principal, aun cuando los eventos literarios, artísticos y académicos se expandirán a otras sedes de la capital cubana, como el Pabellón Cuba, la Casa del Alba, la Casa de las Américas, el Centro Dulce María Loynaz y la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, entre otros.

La Feria Internacional del Libro está concebida como un espacio de diálogo entre las culturas del mundo, teniendo como motivación central, en cada convocatoria, países y regiones que han tenido una aportación esencial al crisol de la cultura universal. Ofrece a autores, editores y distribuidores la opción de tener un contacto directo con un público lector, preparado intelectualmente en los más diversos campos y con capacidad y disposición para participar en el diálogo cultural que se le propone. (más…)

Read Full Post »

No por brutal, torpe y esperada dejó de indignar la noticia de que una jueza yanki del Distrito Sur de la Florida, denegó a René González, héroe antiterrorista cubano, después de cumplir la sentencia injusta que le impusieron, el derecho a regresar al seno de su familia en Cuba.

Luego de 13 años de cruel e inmerecida prisión, el gobierno de Estados Unidos —que engendró monstruos como Posada Carriles y Orlando Bosch, quienes como agentes de la Central de Inteligencia yanki hicieron estallar en pleno vuelo un avión cubano repleto de pasajeros— obliga a René a permanecer en esa nación, donde quedará a merced de asesinos impunes durante tres largos años bajo un calificado régimen de “libertad” supervisada. En prisión injusta y vengativa continuarán por largos años de confinamiento otros tres héroes cubanos, y uno más condenado a prisión perpetua por dos veces. Así responde el imperio al creciente reclamo mundial por la libertad de los mismos.

Si así no fuera, el imperio dejaría de ser imperio; y Obama, dejaría de ser tonto.

No estarán, sin embargo, allí eternamente los héroes cubanos. Sobre los cimientos de insuperable ejemplo de dignidad y firmeza crecerá la solidaridad en el mundo y en el seno del propio pueblo norteamericano, que pondrá fin a la estúpida e insostenible injusticia.

La torpe decisión tiene lugar cuando en la Asamblea General de Naciones Unidas se desarrolla un profundo debate sobre la necesidad de refundar esa institución. Jamás se escucharon críticas tan sólidas y enérgicas. (más…)

Read Full Post »

La Fundación del Español Urgente (Fundéu) recomienda, entre tantas cuestiones, el buen empleo de las palabras según su significado.

Hoy les traigo algunas de esas recomendaciones:

a) ‘A pocos días de’ y ‘a los pocos días de’ no significan lo mismo

Expresiones como a pocos días de y a los pocos días de, a un año y al año, a dos meses y a los dos meses, etc., tienen distintos significados.
A pocos días de, a un año de, etc., indican el tiempo que falta para que suceda algo, mientras que a los pocos días de, al año de, etcétera, se refieren al tiempo transcurrido desde que sucedió algo.
Por lo tanto, no debe decirse, por ejemplo, «a dos meses de celebrarse las elecciones municipales» si lo que en realidad se quiere decir es que hace dos meses que se celebraron dichas elecciones. Lo correcto sería «a los dos meses de celebrarse las elecciones», ya que de la otra forma lo que se diría es que faltan dos meses para que se celebren los comicios.

b) «Adolecer» no significa ‘carecer’

El verbo adolecer no quiere decir ‘carecer’, aunque en algunos medios de comunicación se emplee frecuentemente con ese sentido.
Adolecer significa ‘tener algún defecto’ o ‘padecer algún mal’. Si decimos que «Rodríguez adolece de tacañería» o que «Peláez adolece de migraña», lo que queremos dar a entender es que el primero tiene el defecto de la tacañería y que el segundo padece cierto tipo de dolor de cabeza.
Por ello es inapropiado decir, por ejemplo, «el equipo adolece de entrenamiento», «la educación adolece de financiación» o «hasta 1978 el país adoleció de una constitución adecuada» cuando quiere expresarse que al equipo le falta entrenamiento, que la educación carece de financiación o que el país no tuvo una constitución adecuada hasta 1978.
En todos los casos mencionados, se emplea erróneamente el verbo adolecer con el sentido de ‘carecer’ de algo, lo que induce a confusión: en «el equipo adolece de entrenamiento», por ejemplo, intentando indicar que el equipo no se ha entrenado, lo que se dice en realidad es que tiene el defecto de haberse entrenado.
Por ello, recomienda evitar siempre este empleo de adolecer con el sentido de ‘no tener’ algo y emplearlo solo cuando quiera decirse ‘padecer un mal’ o ‘tener un defecto’.

c) Suplantar no equivale a sustituir (más…)

Read Full Post »

Por Eduardo Galeano *

Consulte usted cualquier enciclopedia. Pregunte cuál fue el primer país libre en América. Recibirá siempre la misma respuesta: los Estados Unidos. Pero los Estados Unidos declararon su independencia cuando eran una nación con seiscientos cincuenta mil esclavos, que siguieron siendo esclavos durante un siglo, y en su primera Constitución establecieron que un negro equivalía a las tres quintas partes de una persona.

Y si a cualquier enciclopedia pregunta usted cuál fue el primer país que abolió la esclavitud, recibirá siempre la misma respuesta: Inglaterra. Pero el primer país que abolió la esclavitud no fue Inglaterra sino Haití, que todavía sigue expiando el pecado de su dignidad.

Los negros esclavos de Haití habían derrotado al glorioso ejército de Napoleón Bonaparte y Europa nunca perdonó esa humillación. Haití pagó a Francia, durante un siglo y medio, una indemnización gigantesca, por ser culpable de su libertad, pero ni eso alcanzó. Aquella insolencia negra sigue doliendo a los blancos amos del mundo. (más…)

Read Full Post »

Mi amigo salvadoreño me ha enviado estos poemas, que pertenecen a su libro Días de soledad, publicado por la Editorial Sombra de Arce, de España. Gracias, René.

SOLEDAD

Reina del silencio
que escondes  en
lo más profundo
de mi alma el dolor.

Cuando camino
por la calle,
nadie sabe la pena
que voy arrastrando
dentro de mi corazón.

Nadie mira la
corona de espinas
que va sangrando
sobre mi rostro triste
lleno de desilusión.

Nadie sabe que los ríos
de mi tristeza suenan
como cascada
en mi pecho.

Nadie sabe que en
aquellas calles torcidas
agonizo lentamente
con las manos vacías de amor.

Nadie sabe que tras esos labios
y esa mirada hay un hombre
que le pide auxilio
al Creador.

 

PIEDRAS DE SILENCIO

Llegaste al mundo
abrazando la piedra
rota del silencio,
la cicatriz que
siempre sangra
y nunca desaparece
del alma.

La soledad un día
llego a mi vida
y me encerró en la celda
de su propio silencio.

Como una niña desnuda
entró a mi alma
hasta convertirse
en la huésped
de mi vida.

Su rostro de jade me
robó la sonrisa,
se llevó mi sueños
y borró de mis ojos
el brillo de la esperanza.

Ahora me bebo su dolor
como cuando la lluvia
se bebe los huesos de la tarde.

Más sobre Arturo Cruz Mayorga en VerbiClara:

https://verbiclara.wordpress.com/?s=Arturo+Cruz+Mayorga

Read Full Post »

Older Posts »