Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28/09/11

La Fundación del Español Urgente (Fundéu) recomienda, entre tantas cuestiones, el buen empleo de las palabras según su significado.

Hoy les traigo algunas de esas recomendaciones:

a) ‘A pocos días de’ y ‘a los pocos días de’ no significan lo mismo

Expresiones como a pocos días de y a los pocos días de, a un año y al año, a dos meses y a los dos meses, etc., tienen distintos significados.
A pocos días de, a un año de, etc., indican el tiempo que falta para que suceda algo, mientras que a los pocos días de, al año de, etcétera, se refieren al tiempo transcurrido desde que sucedió algo.
Por lo tanto, no debe decirse, por ejemplo, «a dos meses de celebrarse las elecciones municipales» si lo que en realidad se quiere decir es que hace dos meses que se celebraron dichas elecciones. Lo correcto sería «a los dos meses de celebrarse las elecciones», ya que de la otra forma lo que se diría es que faltan dos meses para que se celebren los comicios.

b) «Adolecer» no significa ‘carecer’

El verbo adolecer no quiere decir ‘carecer’, aunque en algunos medios de comunicación se emplee frecuentemente con ese sentido.
Adolecer significa ‘tener algún defecto’ o ‘padecer algún mal’. Si decimos que «Rodríguez adolece de tacañería» o que «Peláez adolece de migraña», lo que queremos dar a entender es que el primero tiene el defecto de la tacañería y que el segundo padece cierto tipo de dolor de cabeza.
Por ello es inapropiado decir, por ejemplo, «el equipo adolece de entrenamiento», «la educación adolece de financiación» o «hasta 1978 el país adoleció de una constitución adecuada» cuando quiere expresarse que al equipo le falta entrenamiento, que la educación carece de financiación o que el país no tuvo una constitución adecuada hasta 1978.
En todos los casos mencionados, se emplea erróneamente el verbo adolecer con el sentido de ‘carecer’ de algo, lo que induce a confusión: en «el equipo adolece de entrenamiento», por ejemplo, intentando indicar que el equipo no se ha entrenado, lo que se dice en realidad es que tiene el defecto de haberse entrenado.
Por ello, recomienda evitar siempre este empleo de adolecer con el sentido de ‘no tener’ algo y emplearlo solo cuando quiera decirse ‘padecer un mal’ o ‘tener un defecto’.

c) Suplantar no equivale a sustituir (más…)

Read Full Post »

Por Eduardo Galeano *

Consulte usted cualquier enciclopedia. Pregunte cuál fue el primer país libre en América. Recibirá siempre la misma respuesta: los Estados Unidos. Pero los Estados Unidos declararon su independencia cuando eran una nación con seiscientos cincuenta mil esclavos, que siguieron siendo esclavos durante un siglo, y en su primera Constitución establecieron que un negro equivalía a las tres quintas partes de una persona.

Y si a cualquier enciclopedia pregunta usted cuál fue el primer país que abolió la esclavitud, recibirá siempre la misma respuesta: Inglaterra. Pero el primer país que abolió la esclavitud no fue Inglaterra sino Haití, que todavía sigue expiando el pecado de su dignidad.

Los negros esclavos de Haití habían derrotado al glorioso ejército de Napoleón Bonaparte y Europa nunca perdonó esa humillación. Haití pagó a Francia, durante un siglo y medio, una indemnización gigantesca, por ser culpable de su libertad, pero ni eso alcanzó. Aquella insolencia negra sigue doliendo a los blancos amos del mundo. (más…)

Read Full Post »

Mi amigo salvadoreño me ha enviado estos poemas, que pertenecen a su libro Días de soledad, publicado por la Editorial Sombra de Arce, de España. Gracias, René.

SOLEDAD

Reina del silencio
que escondes  en
lo más profundo
de mi alma el dolor.

Cuando camino
por la calle,
nadie sabe la pena
que voy arrastrando
dentro de mi corazón.

Nadie mira la
corona de espinas
que va sangrando
sobre mi rostro triste
lleno de desilusión.

Nadie sabe que los ríos
de mi tristeza suenan
como cascada
en mi pecho.

Nadie sabe que en
aquellas calles torcidas
agonizo lentamente
con las manos vacías de amor.

Nadie sabe que tras esos labios
y esa mirada hay un hombre
que le pide auxilio
al Creador.

 

PIEDRAS DE SILENCIO

Llegaste al mundo
abrazando la piedra
rota del silencio,
la cicatriz que
siempre sangra
y nunca desaparece
del alma.

La soledad un día
llego a mi vida
y me encerró en la celda
de su propio silencio.

Como una niña desnuda
entró a mi alma
hasta convertirse
en la huésped
de mi vida.

Su rostro de jade me
robó la sonrisa,
se llevó mi sueños
y borró de mis ojos
el brillo de la esperanza.

Ahora me bebo su dolor
como cuando la lluvia
se bebe los huesos de la tarde.

Más sobre Arturo Cruz Mayorga en VerbiClara:

https://verbiclara.wordpress.com/?s=Arturo+Cruz+Mayorga

Read Full Post »

Más información en:

http://ntc-eventos.blogspot.com/2011/09/festival-internacional-de-arte-de-cali.html

Read Full Post »