Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 11/10/11

Jorge Perugorría en Casa Lamm, en 2008. (Foto: María Luisa Severiano)

Jorge Perugorría promueve en España Boleto al paraíso, que representa a la isla en los Goyas.

La juventud cubana, dispuesta a correr cualquier riesgo por una vida nueva, expresa el actor.

Vivir en mi país es inspiración y que falte el dinero nos compromete aún más, señala.

Periódico La Jornada

Madrid,-  “La juventud cubana está dispuesta a correr cualquier riesgo por vivir nuevas experiencias y tener otra vida”, asegura el veterano actor Jorge Perugorría (La Habana, 1965), quien está en Madrid para promover Boleto al paraíso, de Gerardo Chijona, película que se estrenará en España el próximo 28 de octubre.

La máxima, que considera válida en la actualidad, es la temática de una cinta que cuenta una historia muy particular, basada en hechos reales: en la Cuba de 1993, inmersa en la decepción tras la caída del comunismo en Europa, un grupo de jóvenes desilusionados, sin perspectivas y con ganas de cambiar, deciden contagiarse con el virus del sida en busca de un “boleto al paraíso”, la entrada en un sanatorio donde puedan gozar de comodidades que no tienen en la calle.

Perugorría se pone en la piel del doctor Rensoli, quien estuvo al frente del sanatorio de Los Cocos y encabezó una lucha a muerte contra la enfermedad en un país en que el brote del sida supuso una gran tragedia: primero, por la falta de medios para combatirla y segundo, por la libertad sexual que existe en la isla, explicó el actor en entrevista.

“En los primeros años, la pandemia se vivió con mucha ingenuidad y la decisión de estos jóvenes fue un acto extremo de rebeldía adolescente, sin tener conciencia de la gravedad de lo que hacían.”

Metáfora de ansia de libertad

Esa actitud constituye una metáfora del ansia de libertad y vida diferente que sigue siendo una motivación de los jóvenes: “Los muchachos de hoy día siguen dispuestos a correr riesgos para vivir otras vidas, quizá no pensando en contagiarse de sida, pero haciendo otras cosas, como salir del país”. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Con el objetivo de propiciar un espacio de análisis y reflexión colectiva en torno a la política cultural cubana y su desarrollo, el Centro Provincial de Superación para la Cultura Ángel Román González Borrell de Villa Clara, convoca al VI Taller que sobre el tema tendrá lugar el 23 de noviembre de 2011 en la ciudad de Santa Clara.

Los interesados en asistir deberán ajustarse a temáticas relacionadas con la gestión de los procesos culturales, cultura y turismo, además de la promoción cultural como implementación de la política cultural.

Asimismo, podrán referirse a la formación y preparación de los procesos culturales desde el impacto de la superación, la gestación de artistas y creadores en talleres de la UNEAC y la AHS u otras experiencias, la participación de la vanguardia artística en la superación de los recursos humanos de la Cultura y la superación de los promotores culturales, instructores de arte y miembros de la Brigada José Martí.

Los trabajos pueden presentarse en las modalidades de ponencias, pósteres, paneles, entre otras. Están invitados a participar todos los que de una forma u otra se relacionen con la Cultura bien sean directivos, artistas, escritores, profesores, investigadores, periodistas, especialistas y promotores culturales. (más…)

Read Full Post »

Palabras de Dulcila Cañizares en la presentación de La fiesta del Tocororo de René Batista Moreno

Dulcila Cañizares presentando La fiesta del tocororo, junto a Alejandro Batista, hijo de René Batista.

 

 

 


Read Full Post »

Caricatura de Benito Mussolini, de Antonio R. Romera.

Por José Claudio Sanguinetti Gambaro*

El que escribe este “cuento” nació y comenzó a crecer con la Segunda Guerra Mundial. La guerra, los bombardeos, Hitler, Mussolini, los comentarios de la radio, los diarios que leían en voz alta en casa, atormentaron mi primera infancia haciendo que yo tomara conciencia de los horrores de la guerra y los interpretara a mi manera. Mi juventud fue también “atormentada, pero por las bestialidades de los militares locales y su fatídico golpe de estado de 1973, pero esa es otra historia. En tiempos de guerra, lo que sucedía para agregar caldo a la sopa de terror bélico que tomábamos todos los días, era que teníamos unos amigos catalanes que vivían prácticamente el día entero hablando de la guerra ya que habían dejado sus seres queridos en España. Por suerte y gracias al dinero de uno de ellos, fueron llegando poco a poco al Uruguay, sanos y salvos cuando finalizó el conflicto.

José Claudio en tiempos del "velorio"

El título del cuento hace referencia a esas mentiras piadosas de nuestros progenitores. Esto me convirtió en el único  niño del mundo cuyos padres asistieron  (o al menos dijeron asistir) al nunca existido velorio de Benito Mussolini.

El “Duce”, Benito Mussolini, era uno de mis “Cucos” más terribles. Yo era un niño mimoso, madrero, llorón, todo un caso para sicólogo si hubieran estado de moda en ese tiempo. No dejaba a mi madre en paz ni un minuto.
Tanto era así, que mis padres no podían ni visitar un cine porque el nene no lo permitía. Mis tías por parte de madre (en ese momento había tres solteras) se ofrecían para tenerme en casa de mi abuelo materno una noche, pero yo no aflojaba. En eso a alguien se le ocurrió la solución. Era un disparate, pero, en ese tiempo todo se solucionaba con “mentiras piadosas” como ya hice referencia. Para que mi madre pudiera ir al cine o al teatro con mi padre, se decidió que se había muerto el odiado Mussolini y mis padres tenían que ir al velorio. Yo no tenía edad para entender de distancias ni de continentes y lo que sí sabía era que ir al velorio de ese monstruo era como un festejo que no les podía negar a mis progenitores.
Y allí partí con mi hermano mayor que se moría de risa sin saber yo por qué y la más joven de mis tías, que me había preparado una hermosa torta con un rosa de mazapán para festejar también la desaparición del flagelo italiano.
Al otro día volví a mi casa… pero la guerra continuaba y yo como un idiota comentaba que Benito se había muerto y mis padres estuvieron en su velorio. ¡No se había muerto para nada! Y la guerra seguía y yo no entendía cómo ese señor podía seguir haciendo daño desde el más allá.
No puedo recordar cuánto tiempo duró esa traumática situación. Lo que sí recuerdo es que cuando era lo suficientemente grande como para distinguir las cuestiones del espacio y del tiempo nos enteramos por la radio que el pueblo amotinado, había dado muerte al monstruo creador del fascismo.
Para mí fue un alivio el que se hubiera muerto Mussolini, por dos razones. La primera era que había un tirano menos y el fin de la guerra estaba próximo. La segunda era que yo me veía libre del recuerdo del velatorio de Mussolini y podía encajar al fin la pieza del rompecabezas que me había quedado sin terminar. Ahora sí podía decir al menos que mis padres habían acudido por adelantado al velorio de Benito Mussolini. De lo que no me di cuenta entonces, fue que dada la forma en que murió ese monstruo, jamás tuvo Mussolini un honorable velatorio. Eso solamente sucedió, a causa de la citada “mentira piadosa”, en la crédula mente de un inocente niño que vivía la guerra su manera desde la lejana y por entonces muy feliz República Oriental del Uruguay.

*José Claudio Sanguinetti Gambaro es bailarín,  coreógrafo y profesor de danza uruguayo.

Read Full Post »

Extraño Corazón

Este martes y mañana miércoles, a las 9:00 de la noche, se presentará en la sala
Margarita Casallas, de El Mejunje, en Santa Clara, el grupo Extraño Corazón  con dos conciertos de sala para escuchar.
Extraño Corazón, banda de country pop rock, surgió como dúo en 1992 y tiene entre su discografía los títulos Cuba undergrown, Saliendo a flote, No preguntes y Solitario.
Alexis Castañeda Pérez de Alejo

Read Full Post »