Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 18/11/11

Conocer mejor la obra de La Peregrina, estudiar con más profundidad su herencia y sentirla como parte viva del legado literario cubano será más importante que cualquier ritual necrológico

Por Roberto Méndez Martínez

Apenas algo más de un año nos separa del bicentenario del natalicio de Gertrudis Gómez de Avellaneda, quien viera la luz en Puerto Príncipe en 1814. A lo largo de su vida y también después de su deceso en Madrid en 1873, la audaz antiesclavista de Sab, la crítica del colonialismo español en América que vio censurada su novela Guatimozín, la que motivara tantas veces el escándalo con sus reivindicaciones del papel social de la mujer, desde su temprano drama Leoncia, ha sido reiteradamente despojada de su condición de cubana y juzgada simplemente como una autora española, aunque ella, de modo explícito, defendiera su vinculación con las letras insulares.

De nuevo, a propósito de la inminente conmemoración, algunos reclaman la repatriación de sus restos, que yacen en el cementerio de Sevilla. Nada tengo en contra, desde el punto de vista personal, de que sus cenizas descansen en la tierra principeña que la vio nacer y donde recibió buena parte de su educación, sin embargo, creo que en el terreno cultural, hay tareas más urgentes, como la edición de sus obras de manera verdaderamente completa, pues desde 1914, cuando se celebró su primer centenario, tal cosa no se intenta y aunque, gracias al apoyo de intelectuales como Enrique José Varona y Aurelia Castillo, aparecieron sus escritos en seis voluminosos tomos, solo accesibles a una élite, faltaban en estos además varias obras importantes de la autora, las mismas que ella había suprimido de la edición española de 1869 a causa de la censura.

Conocer mejor la obra de La Peregrina, estudiar con más profundidad su herencia y sentirla como parte viva del legado literario cubano será más importante que cualquier ritual necrológico. (más…)

Read Full Post »

Germán.

Lo recuerdo como si hubiera sido ayer. Eran cerca de las dos de la mañana;  estaba esperándote en los pasillos de Maternidad, en el Policlínico Bancario, cuando llegaste en brazos de una enfermera.

A la luz pálida y amarilla de los focos, te vi por primera vez. Tu rostro estaba arrugado, como el de todo recién nacido, y te daba el aspecto de un anciano gnomo. Y en ese momento abriste tus ojos, muy azules, de un azul profundo como el océano; y me miraste de una manera que jamás olvidaré, como si fuera una mirada surgida desde las más antiguas profundidades de los tiempos.

Un leve escalofrío recorrió mi espalda; y comprendí desde entonces que, en     éste o en cualquier otro plano de la existencia universal, mi esencia estaría ligada a la tuya, por los tiempos de los tiempos, y más allá del no-tiempo.

Feliz cumple, hijo. Con amor,

Horacio

Mi amigo Horacio Ricardo Silva es historiador, escritor y periodista argentino.

Read Full Post »

Gracias a la amabilidad de Alba Gandolfi, hija del escritor y periodista argentino Álvaro Yunque —cuyo nombre verdadero era Arístides Enrique Gandolfi Herrero—, publico estos poemas de los libros inéditos “Campanas de palo”, “Luces malas” y “Otros versos de la calle”.  El poema “Crucifixión” pertenece a un libro que preparó durante la peor dictadura que tuvo Argentina (1976-1982), fue lo último que escribió antes de morir, el 8 de enero de 1982, en Tandil. Había nacido el 20 de junio de 1889, en La Plata.

TODO PASA

Todo pasa: glorias, muertes,
revoluciones, miserias,
líderes, credos, proclamas,
martirios, héroes, poetas,
odios, fracasos, victorias,
fes, entusiasmos, ideas,
desolaciones, tiranos,
hazañas, cruces, banderas,
maquinarias, tradiciones,
gritos, puños, sables, fechas,
ruegos, himnos…¡Todo pasa!
Todo pasa, el pueblo queda.

De “Campanas de palo”

 

CRUCIFIXIÓN

Y de pronto irrumpieron las espadas
Y su bestialidad, los militares.
¡Y te crucificaron, Argentina!
No exclamo como el hombre agonizante
Sobre el Monte Calvario:
“Perdónalos, Señor, no saben”.
¡Que los perdone Dios! Yo no perdono:
Estos saben lo que hacen. (más…)

Read Full Post »

El 23 de noviembre será la presentación del libro No hay que llorar, de Arístides Vega Chapú [Santa Clara] y Premio Ciudad del Che, en la Sala Majadahonda, del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, La Habana Vieja.

Read Full Post »