Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20/11/11

Noemí Domínguez García, José María Vitier, Marina Delgado y María José Bruña en la presentación de la antología poética de Fina García Marruz. Foto: Universidad de Salamanca.

La poeta cubana Fina García Marruz, de 88 años, no puede venir a España a recoger el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana de manos de la Reina de España, pero sus versos están ahora más presentes que nunca gracias a la publicación de la antología ¿De qué, silencio, eres tú silencio?.

La antología ha sido editada por la Universidad de Salamanca y el Patrimonio Nacional, y forma parte de este prestigioso galardón, que entregará la Reina Sofía al hijo de la poeta el próximo lunes, en Salamanca y que incluye doce poemas inéditos y diversos manuscritos de esta poeta del silencio.

Y es el hijo de la poeta, el músico José María Vitier, quien está estos días está en España para ser la voz de su madre, y quien hoy asistió a la presentación de la antología.

Vitier recogerá el premio el lunes en un acto que este año se traslada a Salamanca con motivo de la 60 edición del premio. La edición fue realizada por la catedrática de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Salamanca, Carmen Ruiz Barrionuevo.

A la presentación de esta obra han asistido Noemí Domínguez García; vicerrectora de Relaciones Internacionales e Institucionales de la Universidad de Salamanca; Marina Delgado, directora de Imagen, Comunicación y Desarrollo de Patrimonio Nacional; José María Vitier, hijo de Fina García Marruz, y María José Bruña, profesora del Departamento de Literatura Española e Hispanoamericana de la Universidad de Salamanca.
(más…)

Read Full Post »

Carlos Vidales me ha enviado este artículo que publicó en La Rana Dorada. Gracias, amigo:

Introducción

En 1888 el escritor liberal español Juan Valera, en sus célebres Cartas Americanas [VALERA, 1952] se manifestaba sorprendido ante la gran cantidad de mujeres colombianas que sobresalían en la poesía y la literatura. Luego de analizar, en términos elogiosos, los versos de la poeta Agripina Montes del Valle, cuyo poema “Al Salto del Tequendama” le parecía superior en calidad y belleza al de su contemporáneo José Joaquín Ortiz, comentaba Valera:

Agripina Montes.

No es Agripina Montes la única poetisa de nota que el Parnaso Colombiano nos da a conocer. Hay otras que llaman mucho la atención y se ganan el aprecio de los lectores.

Yo me figuro que en Colombia no deben de ocurrir las varias causas que en España, y sobre todo en Madrid, influyen para que las mujeres no escriban versos. Nuestros padres y abuelos, hartos de los discreteos, latines y tiquis-miquis de las damas de Calderón, condenaron el saber en las mujeres, denigraron a las mujeres sabias con los apodos de licurgas y marisabidillas, y pusieron el ideal femenino en la más crasa ignorancia. (3 de septiembre de 1888, p. 203)

En efecto, fueron tantas y tan notables las mujeres escritoras y poetas en el rico y variado movimiento intelectual del Parnaso Colombiano, que el propio Valera se veía obligado a interrumpir el discurso de otra de sus Cartas para exclamar:

Me remuerde la conciencia de haber elogiado sólo a Mercedes Flórez y a Agripina Montes, y de no mentar siquiera a otras poetisas. En muchas de ellas noto el mismo candor, la misma sencillez y no menos pasión delicada que la que tan simpática me hace a la hermosa Mercedes. (17 de septiembre de 1888, p. 217)

Desde los tiempos en que Valera escribió estas líneas se ha avanzado mucho en el estudio de la presencia femenina en la literatura y el periodismo colombianos. Especialmente durante las últimas dos décadas del siglo XX, nuevas perspectivas y enfoques han abierto el camino hacia una mejor comprensión sobre la situación de la mujer colombiana en la sociedad, en general, y en los campos de la creación intelectual en particular. Para dar solamente una referencia, véase la excelente colección de trabajos publicados en tres tomos bajo el título Las mujeres en la historia de Colombia [VELÁZQUEZ TORO, 1995]

Los nuevos estudios han superado ya la primera fase de la investigación de género en Colombia. Ahora ya no se trata simplemente de sacar a la luz nombres olvidados o discriminados, ni de enumerar más y más mujeres ilustres. Mucho menos se trata de confeccionar elogios “políticamente correctos” hacia las escritoras que se estudian, con amables alusiones a la hermosura física de dichas damas. Si bien todo esto puede parecer encantador, hoy el investigador se encuentra frente a nuevas y más complejas tareas que lo obligan a revisar la sociedad en su conjunto: las estructuras políticas y de clases, la legislación, la historia de las mentalidades, la evolución de las relaciones en el seno de la familia, el desarrollo de la educación y la dinámica de las relaciones interétnicas e interculturales, son algunos de los más importantes campos de estudio. (más…)

Read Full Post »