Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13/12/11

Ayer se estrenó el filme Verde verde, de Enrique Pineda Barnet. Es el segundo filme cubano con temática gay.

Le propongo esta entrevista al director de la película, del 11 de abril de 2011:

VERDES VERDADES ENTREVISTA A ENRIQUE PINEDA BARNET

Por Elizabeth Mirabal y Carlos Velazco

Siempre resulta difícil escribir sobre una película que aún no se ha estrenado. Es como desandar una cuerda floja o cruzar unas gigantescas arenas movedizas. Pero si esa película se llama Verde verde y está dirigida por Enrique Pineda Barnet, lo resulta aún más. Podríamos intentar el camino fácil y comenzar diciendo que en un sórdido bar del puerto, Alfredo, un hombre de 48 años, paramédico de navegación mercantil y trotamundos, conoce a Carlos, un atractivo machazo treintañero, técnico en informática. Podríamos también señalar que ese encuentro será la génesis de una lucha de opuestos. Y aunque nada de ello pecaría de incorrecto, no rozaríamos, ni por asomo, las esencias de Verde verde.

Enrique Pineda Barnet.

Los riesgos consustanciales a cualquier proyecto cinematográfico anterior de Enrique Pineda Barnet, se densifican esta vez y logran romper las ataduras con sus precedentes. Un espectador ingenuo pudiera augurar el más rotundo de los fracasos, porque, a fin de cuentas, la homosexualidad «ya ha sido tocada otras veces en el cine cubano». En la Isla, como se sabe, basta que un creador se concentre en una problemática, para que se tienda una especie de velo de protección sobre ella. Es como si por un acuerdo tácito y no firmado, volver sobre antiguos derroteros, aun desde perspectivas diferentes, fuese poco menos que una concesión artística o una falta de originalidad. Pineda Barnet trasciende esos reparos y tras su largo camino recorrido, da la orden para que se proyecten unos hondos desgarramientos, que comenzaron a crecer desde hace mucho, antes de 1950, cuando un joven de aspecto efébico recitaba en el Instituto de la Víbora Elegía del condenado, mientras Carlos Piñeiro interpretaba al piano La catedral sumergida, de Debussy.

Verde verde se revela como un juego de infinitos símbolos. El director vuelve el rostro, hurga en su biblioteca cuasi renacentista, no solo física, sino también emotiva, y nos sitúa, junto con Carlos, entre las fantasmagorías que el personaje ha de recorrer para exorcizar, si es eso posible, sus pánicos ancestrales. Con él acaso también tenderemos las manos suplicando ayuda, en un gesto que ya Dante hizo a Beatriz, y Don Juan, a Sor Juana Inés. Miraremos tratando de descifrar las claves en medio de ese ambiente onírico y fantasmal, situado en un no-lugar y acaso hasta en un no-tiempo. Y como en un cuadro de El Bosco, aparecerán los furtivos hombres solitarios de Rocío García, calculándose a distancia o brindando en nombre de las penas y la felicidad. En el estudio rojizo de Alfredo, como las Isadoras de La Bella del Alhambra, surgirá transfigurado un Ícaro caído de Evelio Lecour, que se cubre el rostro con sus alas de cera, de vergüenza por haber volado demasiado cerca del Sol, recordándonos, quizás, que son imposibles las evasiones cuando se pretende salir de un laberinto. Vuelven, aunque se detecten bajo una pátina de invisibilidad, los esperpentos de Antonia Eiriz con toda su intensidad descarnada; las damas enigmáticas de Toulouse-Lautrec diluidas en las orgías parisinas; los desnudos masculinos y femeninos de Egon Schiele, evocando un erotismo que nos advierte de la amenaza de la muerte y la soledad.

En Alfredo y en Carlos reencarnarán los sufrimientos de los personajes, eternamente iniciadores e iniciados, de Pier Paolo Pasolini en Actos impuros y Amado mío, y todas las lecturas compulsivas de Pineda Barnet: desde la Biblia, pasando por el Reinaldo Arenas de Antes que anochezca e Inferno, hasta el José Lezama Lima de Paradiso, el Herman Hesse de El lobo estepario y el Romain Rolland de Juan Cristóbal. Porque todo en Verde verde nos remite a un referente. No obstante, esa compleja urdimbre, ese tránsito cultural contaminado, confluyente, afortunadamente caótico, se resuelve con la aparente simplicidad de una trama lineal, donde asistimos a un duelo sensual, del que poco a poco va emanando un dolor que nos pertenece como herencia maldita, porque se instala y se hace inamovible. (más…)

Read Full Post »

La película mexicana El infierno, dirigida por Luis Estrada, ganó el primer premio Coral al mejor largometraje de ficción en el Festival

Cartel
Mejor Cartel: Imágenes generan reflexión, de Nelson Ponce (Cuba)

Animación
Mención: Furico y Fiofó, Fernando Miller (Brasil)
Tercer Premio Coral: El duelo, de Jesús Barrios Ortiz (Venezuela)
Segundo Premio Coral: Cielo, infierno y otras partes del cuerpo, de Rodrigo John (Brasil)
Premio especial del Jurado: Mutatio, de León Fernández (México)
Primer Premio Coral: Animales de alquiler, de Pablo Ortega Rodríguez (Costa Rica)

Documentales
Mención: El casamiento, de Aldo Garay (Uruguay)
Premio Especial: Diario de una búsqueda, de Flavia Castro (Brasil, Francia)
Tercer Premio Coral: Los ultimos cangaceiros, de Wolney Oliveira (Brasil)
Segundo Premio Coral: Las carpetas, de Maite Rivera Carbonell (Puerto Rico, España)
Primer Premio Coral: Agnus Dei, cordero de dios, de Alejandra Sánchez Orozco (México)

Guiones inéditos
Mención Especial: El buen demonio, de Alejandro Hernández Díaz y Daniel Díaz Torres (Cuba)
Coral de Guión inédito: NN de Héctor Adrián Gálvez Campos (Perú)

Óperas Primas
Mención: El premio, de Paula Markovitch (México)
Premio Coral a la Mejor Contribución Artística: Sudoeste, Eduardo Nunes (Brasil)
Tercer Premio Coral: Trabalhar cansa, de Juliana Rojas y Marco Dutra (Brasil)
Segundo Premio Coral: Abrir puertas y ventanas, de Milagros Mumenthaler (Argentina)
Premio especial del Jurado: Remolino, Clarissa Campolina y Helvécio Marins Jr. (Brasil)
Primer Premio Coral: Distancia, de Sergio Ramírez (Guatemala)

Ficción

Cortometrajes
Mención del Jurado: L, de Thais Fujinaga (Brasil)
Premio Coral de Cortometraje: Tela, de Carlos Nader (Brasil)

Largometrajes
Premio Coral de Dirección: José Padilha, por Tropa de elite 2-O inimigo agora é outro (Brasil)
Premio Coral de Guión: Marité Ugás y Mariana Rondón, por El chico que miente (Venezuela, Perú)
Premio Coral de Actuación Masculina: Rodrigo Santoro, por Heleno (Brasil)
Premio Coral de Actuación Femenina: Alessandra Negrini, por O abismo prateado (Brasil)
Premio Coral de Edición: Daniel Rezende, por Tropa de elite 2-O inimigo agora é outro (Brasil)
Premio Coral de Música Original: Michael Brook, por El infierno (México)
Premio Coral de Banda Sonora: Waldir Xavier, Leandro Lima y Ricardo Cutz, por O abismo prateado (Brasil)
Premio Coral de Fotografía: Mauro Pinheiro Jr, O abismo prateado (Brasil)
Premio Coral de Dirección Artística: Salvador Parra, por El infierno (México)
Premio Coral de Vestuario: Mariestela Fernández, por El infierno (México)
Mención del Jurado: Un cuento chino, de Sebastián Borensztein (Argentina, España)
Premio Especial del Jurado: Tropa de elite 2-O inimigo agora é outro, de José Padilha (Brasil)
Premio Coral del Público: Juan de los muertos, de Alejandro Brugués (Cuba)


Tercer Premio Coral: Fábula, de Lester Hamlet (Cuba)


Segundo Premio Coral: O abismo prateado, de Karim Ainouz (Brasil)
Primer Premio Coral: El infierno, de Luis Estrada (México)
Premio Coral del Público: Juan de los Muertos, de Alejandro Brugués (Cuba)

Premios de Posproducción del Alba Cultural Nuestra América Primera Copia 2011:

Miguel San Miguel, del realizador y productor Matías Cruz.

Solo, del realizador Guillermo Rocamora y producido por Javier Palleiro

Reconocimiento especial: Sopro, del realizador Marcos Pimentel y producido por Luana Melgaço

Premio SIGNIS: Los últimos cristeros, de Matías Meyer (México)

Premio FIPRESCI: Bonsai, de Cristian Jiménez (Chile)

Premios  colaterales:

Premio de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC): La piscina (Cuba, Venezuela), de Carlos Enrique Machado

Premio otorgado por el Círculo de Periodistas de Cultura de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC): Habanastation (Cuba), de Ian Padrón

Premio de la Asociación Cubana de la Prensa Cinematográfica: Las acacias (Argentina, España), de Pablo Giorgelli

Premio Caminos, otorgado por el Centro Memorial Martin Luther King: En el nombre de la hija (Ecuador, Colombia), de Tania Hermida

Premio de la Revista Revolución y Cultura: Loipa, existencia en plenitud (Cuba), de Gloria Argüelles

Premio El Mégano, otorgado por la Federación Nacional de Cine Clubes: Fábula (Cuba), de Lester Hamlet

Premio documental Memoria, otorgado por el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau: Abuelos ( Ecuador, Chile), de Carla Valencia Dávila

Premio Roque Dalton, otorgado por Radio Habana Cuba:Tropa de Elite 2 – O inimigo agora é outro (Brasil), de José Padilha

Premio CINED, otorgado por Cinematografía EDUCATIVA: La más hermosa cosa del mundo (Cuba), de Jorge Perugorría

Premio Vigía, otorgado por la sub-sede de Matanzas: Habanastation (Cuba), de Ian Padrón

Premio de la UNICEF: Habanastation (Cuba), de Ian Padrón

Premio Glauber Rocha, de la Agencia de Noticias Prensa Latina: Habanastation (Cuba), de Ian Padrón

Premio Cibervoto del Portal del Cine y el Audiovisual Latinoamericano y Caribeño, de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano:

Largometraje de Ficción: Un cuento chino (Argentina, España), de Sebastián Borensztein

Ópera Prima: Habanastation (Cuba), de Ian Padrón

Mediometraje o corto de ficción: Tela (Brasil), de Carlos Nader

Documental: Os últimos cangaceiros (Brasil), de Wolney Oliveira

Animado: Wajiros (Cuba), de Ernesto Piña Rodríguez

Read Full Post »

En solidaridad con este hermano, desde la cuna del Libertador Simón Bolívar, no me queda que transmitirle mi apoyo moral, con este poema:

A MI HERMANO ALEX PIMENTEL

¡Mi hermano Guerrero de Huancapasta!
¡Lleva el alma de Cristo en su pecho y en su garganta!
Y los enemigos quieren crucificarte,
porque denuncias el daño que le hacen a tu patria.
Aún así quieren eliminarte
y creen que al hacer eso, se sienten triunfantes.
No saben lo que hacen cuando
a los ojos del pueblo quieren acallarte.
¡Eres un guerrero del amor y la justicia fortificante!

¡Cristo te acompaña como un Comandante y no podrán tocarte!

¡Hermano, guerrero, soldado, camarada…
solo mi corazón te acompaña en esta batalla constante!
Los poemas se hacen ángeles,
cuando asechan tu dignidad constante.
Los versos son balas y a los enemigos logras enfrentarte.
¡Ellos se espantan cuando tu voz han de escucharte!
Al denunciar tantas injusticias y atrocidades.
¡Y así quieren maltratarte!

¡Hermano, guerrero, soldado, camarada…
sólo mi corazón te acompaña en esta batalla constante!
¡Cristo te bendiga!
¡Jamás podrán matarte!

Si algún día lo llegan a hacer,
vendrán millones como tú desafiantes,
a enfrentarlos ante los ojos de Dios.
También serán también comandantes.
¡Llenos en resistencia, en justicia, paz y acción!

¡Hermano guerrero, soldado, camarada…
Triunfarás ante el enemigo apátrida y recalcitrante! (más…)

Read Full Post »

Por Victoriano de las Casas


La gira que realizan por Suiza creadores del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau entró en su recta final, demostrando que las barreras idiomáticas, geográficas y culturales no existen cuando se utiliza como vehículo de comunicación al arte, desde la honestidad.

Así, el director del Centro, el escritor y cineasta Víctor Casaus; los trovadores Yamira Díaz, Roly Berrío [Santa Clara] y Norge Batista; y el sonidista Jaime Canfux se han presentado en escenarios de diferentes ciudades suizas hablando el idioma universal de las artes y llegando a un público variado, que se interesa y participa.

La gira comenzó el pasado 25 de noviembre en el centro cultural Pôle Sud de Lausana y concluirá el próximo día 9 de diciembre con un concierto en La Ferme-Asile de la ciudad de Sion. (más…)

Read Full Post »

Por Celia Medina Llanusa

El villaclareño Arístides Vega Chapú deja desde el propio título del nuevo libro que propone a través de Ediciones La Memoria del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau un consejo para no desestimar: No hay que llorar, volumen que se presentó este miércoles en la Sala Majadahonda de la institución ubicada en Muralla 63 de La Habana Vieja.

Para Laidi Fernández de Juan uno de los méritos del poeta y narrador resulta, justamente, el haber podido convencer a un amplio y variadísimo conjunto de creadores para que “hablásemos de la incertidumbre, de la sorpresa del hambre, de la desolación, de cuán peligrosa y divertidamente ilegales nos volvimos para sobrevivir en los años noventa”.

El texto, que constituye una compilación de testimonios sobre el llamado Período Especial, contribuirá a que los más jóvenes, cansados de escuchar los relatos de sus padres, comprendan en qué extrañas circunstancias llegaron al mundo, y cuánto esfuerzo, actos delictivos e imaginación desplegamos para sustentarlos en medio del peor huracán económico que nos ha azotado en los últimos cincuenta y tantos años, señaló la escritora.

La presentadora del libro destacó que a pesar de la igualdad alcanzada en esa etapa, donde “todos fuimos rotundamente pobres”, “cada uno de los testimoniantes de No hay que llorar ofrece su particular manera de evocar ese tiempo que nos parecía desgarradoramente infinito”; en ese sentido la obra es “voz de persona, como hubiera dicho nuestro inigualable Bola de Nieve”, que narra los acontecimientos de esa década con mayor o menor humor, con más dolor que rencor, con desesperanza o con rabia. (más…)

Read Full Post »

Mariana Enriqueta Pérez Pérez invita a su tertulia “La décima es un árbol”, especial por el fin de año. Viernes 16, en el Museo de Artes Decorrativas de Santa Clara.

Read Full Post »

El Departamento de Promoción del Centro Provincial del Libro y la Literatura en Villa Clara invita a participar y opinar en la actividad El Juicio Final, que se realizará el próximo  jueves 15 de diciembre, a las 2:00 de la tarde, en la Librería Ateneo Pepe Medina, de la ciudad de Santa Clara.

En esta primera edición de esta actividad se analizará la novela Blanco nocturno, ganadora del Premio Rómulo Gallegos, del escritor argentino Ricardo Piglia.

Participantes por oficio en el juicio:

– Libro procesado: Blanco nocturno, del argentino Ricardo Piglia.
– Defensa: Fidel Cruz Rosell.
– Fiscal: Lorenzo Lunar.
– Juez mediador: Ernesto Peña.

Se admiten opiniones vía correo electrónico y se convoca a la lectura de esta novela que adjuntamos en este mensaje.

Esperamos su presencia o sus opiniones.

Departamento de Promoción Literaria del CPLL Villa Clara

BLANCO NOCTURNO. DE RICARDO PIGLIA

A Beba Eguía

   La experiencia es una lámpara tenue que sólo ilumina a quien la sostiene.
LOUIS-FERDINAND CÉLINE

Primera parte

Tony Durán era un aventurero y un jugador profesional y vio la oportunidad de ganar la apuesta máxima cuando tropezó con las hermanas Belladona. Fue un ménage à trois que escandalizó al pueblo y ocupó la atención general durante meses. Siempre aparecía con una de ellas en el restaurante del Hotel Plaza pero nadie podía saber cuál era la que estaba con él porque las gemelas eran tan iguales que tenían idéntica hasta la letra. Tony casi nunca se hacía ver con las dos al mismo tiempo, eso lo reservaba para la intimidad, y lo que más impresionaba a todo el mundo era pensar que las mellizas dormían juntas. No tanto que compartieran al hombre sino que se compartieran a sí mismas.
Pronto las murmuraciones se transformaron en versiones y en conjeturas y ya nadie habló de otra cosa; en las casas o en el Club Social o en el almacén de los hermanos Madariaga se hacía circular la información a toda hora como si fueran los datos del tiempo. (más…)

Read Full Post »