Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 1/02/12

Por Salvador Arias

No hace mucho, en distintos medios de comunicación cubanos se llamó la atención sobre la figura de la estadounidense Clara Barton, especialmente por el hecho de que cuando la asesina Reconcentración impuesta por Weyler al pueblo cubano, en 1898, recibió la orden de los mandos militares de su país, de no distribuir la ayuda humanitaria que traía, como paliativo al hambre y sufrimiento de las capas humildes de la población, las más afectadas por el despotismo hispánico.  La excusa estadounidense fue que sus esfuerzos contribuirían al mantenimiento del régimen español.

La labor anterior de la Barton había sido conocida por José Martí.  En una de sus Escenas norteamericanas, dedicada a contar la terrible inundación ocurrida en el poblado de Johnstown, el 31 de mayo de 1889, publicada en La Nación de Buenos Aires, el 26 de julio de ese mismo año, se refiere, breve pero intensamente a esta figura.  En esta crónica de tanto aliento épico los personajes suelen ser anónimos, o mejor dicho, constituyen un protagonista colectivo que rara vez se personaliza bajo un nombre. A diferencia de lo que solía presentar en sus crónicas, las figuras reales con nombre y apellido están ausentes, excepto una: Clara Barton.  Sin embargo, este personaje histórico tiene una connotación alegórica que la vértebra a lo que pudiéramos llamar superobjetivo de esta crónica: la capacidad del hombre de sobreponerse a las más adversas circunstancias y luchar por restablecer la armonía desequilibrada. (más…)

Read Full Post »

Por Luis Toledo Sande
CUBARTE

Va para treinta años, cuando era frecuente oír hablar de marxismo, un combatiente revolucionario me dijo: “Yo estoy seguro de que algún día aparecerá un documento que pruebe que José Martí era marxista”. La afirmación daría para un tratado, pero apenas rozaré algunas consideraciones. Para empezar, quede claro que no sería acertado, ni la grandeza de Martí lo necesitaría, valorar a nuestro héroe como si nada hubiese encontrado él hecho y hubiera tenido que partir de cero. Él mismo nos desmentiría.

Por otra parte, aunque tal vez extrema en el modo como la planteó, la expectativa de aquel compañero que daba por sentado algo así como una secreta filiación marxista de Martí no fue un hecho aislado, ni nació de la nada. Se relacionaba con virtudes y defectos del modo como fue frecuente invocar el marxismo —asumido a veces desde una suerte de conversión o de impulso iniciático— y con el hecho de que, si únicamente el marxismo, entendido con prismas que venían de la escolástica, era capaz de aportar aciertos, y Martí los cosechó en tan alto grado, no cabía sino una conclusión silogística: Martí era marxista. (más…)

Read Full Post »