Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25/03/14

Foto 1 Ricardo Riverón presentador de la Revista Signos  67

Por Ricardo Riverón Rojas

Quien desee conocer, en su dimensión más integral, a ese casi inabarcable creador que fue Samuel Feijoo, que se acerque a las páginas del número 67 de la revista Signos, y hallará en ellas una carta de navegación de aguda proa. De la personalidad de Feijoo, se ha sobredimensionado con injusta miopía lo que tiene que ver con su espíritu iconoclasta, su actitud antipose intelectualoide; también con lo chocarrero, discordante, y a veces hasta procaz y disparatado. Hacia una especie de limbo neblinoso ha ido desplazándose la imagen del hombre que amó y cantó, como pocos en el siglo xx, al paisaje cubano, a las nobles y sabias bestias, a las grandezas y miserias del ser humano.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

carlos-enrique1

Mi admirado y admirable amigo Carlos-Enrique Ruiz, director de la revista Aleph, me envía este poema onírico inédito y manuscrito de Luis Vidales, diciéndome que “he estado repasando el arsenal de manuscritos-autógrafos de Aleph, y no dejo de recordar a tu inolvidable padre, el maestro Luis Vidales, en sus relaciones conmigo y con la Revista.
Escaneo gran parte de esos cientos de documentos, y no dejo de sorprenderme del historial, en acervo cultural, de Aleph. Y tu padre salta de trecho en trecho…”
Carlos-Enrique Ruiz mantuvo una larga relación de amistad con mi padre, quien algunas veces le obsequió poemas de su puño y letra, como este que ahora publico, gracias a la gentileza y generosidad de Carlos-Enrique. Que agradezco con enorme afecto. CV [Carlos Vidales]

Read Full Post »

Café Mezclado

Por Pedro Hernández Soto Foto de Samuel FeijooEs un modesto  recordatorio sobre el  hombre ilustre y valiente a quienes muchos calificaron de loco.

A Samuel Feijoo Rguez (Ranchuelo, 31 de marzo de 1914 – La Habana, 14 de julio de 1992) lo conocí en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, en fecha irrecordable y no puedo precisar tampoco si estudiaba yo los últimos años de la carrera o si daba mis primeros pasos como docente.

Pasaba con su caminar rápido desde su casa en el “reparto de los extranjeros” hacia la Escuela de Letras, después Facultad de Humanidades o en sentido contrario, tocado con un sombrerito y vestido de forma muy modesta. Lejos estaba yo de saber el actuar social de aquel hombre que se valoraba desde entonces como un eminente folklorista, editor de la revista universitaria Islas.

Ver la entrada original 823 palabras más

Read Full Post »