Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 1/04/14

Retrato al óleo de José Martí, del pintor sueco Herman Norman (1891).

Retrato al óleo de José Martí, del pintor sueco Herman Norman (1891).

A mi señor
Néstor Ponce de León:

Viene a decirme Capriles
Que alguien dijo en Broadway
Que en mi discurso exclamé:
«¡Los anexionistas viles!»

¡Bien, y con mucha razón
Me mandó usted el recado
De tenerme preparado
El espinudo bastón!

Miente como un zascandil
El que diga que me oyó,
Por no pensar como yo
Llamar a un cubano «vil».

Viles se puede llamar
A  los que a lucir el sol
Del Diez, con el español
Fueron, temblando, a formar.

Los que al hombro los fusiles,
Negra el alma y blanco el traje,
Ayudaron al ultraje
De su patria—ésos son viles.

Vil viene bien, y no menos,
Al que por la paga vil,
Mata el ánimo viril
Entre los cubanos buenos.

Pero al que duda—¡yo no!
¡Yo no dudo!—que su tierra
Puede después de la guerra
Vivir con paz y con pro;

Al que comparte la fe—
La fe que yo no comparto—
En el cariño del parto,
Que pudo ser y no fue;

Al que piensa—¡yo no pienso
Así!—que, en tanto desdén,
Es dable un inmenso bien
Sin un sacrificio inmenso;

Al que, por odio a la guerra,
Prefiera—¡yo no prefiero!—
El comerciante extranjero
A la virtud de su tierra;

Ése, ¡quién sabe si arguya
En vano! ¡si en la mar fia!
Pero si su tierra es mía,
También es mi tierra suya.

Y puede, de igual derecho,
En brazos de otro soñarla,
Como sueño en conquistarla
Mano a mano y pecho a pecho.

¡Qué dijera yo de aquel
De opinión diversa, si
Me llamara vil a mí
Por no opinar como él!

Quiero a Cuba amante y una;
quiero juntar y vencer
¿Y empiezo por ofender
Al que ha nacido en mi cuna?

No hiero al mismo español,
de quien la sangre heredé.
¿Y fratricida, heriré
A mi hermano en pena y sol?

A mis hermanos en pena
No los he de llamar viles,
Los viles son los reptiles
Que viven de fama ajena.

Todo esto es muy simple, todo
Es que nos daban por muertos
El Diez, y al vernos despiertos
Cierran el paso con lodo.

¡Pero quisiera ver yo
Frente a frente al zascandil
Que dice que llamo vil
A mi hermano y que me oyó!

Donde no nos puedan ver
Diré a mi hermano sincero:
«¡Quieres en lecho extranjero
A ti patria, a tu mujer?»

Pero enfrente del tirano
Y del extranjero enfrente.
Al que lo injurie: «¡Detente!»
Le he de gritar: «¡Es mi hermano!»

En la patria de mi amor
Quisiera yo ver nacer
El pueblo que puede ser,
Sin odios y sin color.

Quisiera, en el juego franco
Del pensamiento sin tasa,
Ver fabricando la casa
Rico y pobre, negro y blanco.

Y cuando todas las manos
Son pocas para el afán,
¡Oh patria, las usarán
En herirse los hermanos!

Algo en el alma decide,
En su cólera indignada,
Que es más vil que el que degrada
A un pueblo, el que lo divide.

¿Quién, con injurias, convence?
¿Quién, con epítetos, labra?
Vence el amor. La palabra
Sólo cuando justa, vence.

Si es uno el honor, los modos
Varios se habrán de juntar:
¡Con todos se ha de fundar,
Para el bienestar de todos!

 

Su MARTÍ
N. Y., 21 de octubre/1889

autógrafo

José Martí

 

De http://www.poesi.as/jma30004.htm

Puede ver las cartas rimadas en: http://www.ellibrototal.com/ltotal/?t=1&d=8820_8438_1_1_8820

Read Full Post »

 

Feijóo dedicó su pintura a descubrir su propio mundo y lo abordó desde diferentes perspectivas.

Feijóo dedicó su pintura a descubrir su propio mundo y lo abordó desde diferentes perspectivas.

Este lunes, en ocasión del centenario de su nacimiento, en la sala Villena de la Uneac disímiles intelectuales hablaron de su obra y su vida, se presentaron publicaciones y tuvo lugar la premier del documental Feijóo, locura de creación, del realizador Miguel Torres, para de esta forma recordar «al hombre que llevaba el arte en la piel»

Por Toni Piñera
digital@juventudrebelde.cu

Samuel Feijóo, el conocido escritor, pintor, ilustrador, poeta, dibujante, grabador, promotor incansable, fundador de revistas que hicieron historia (Islas —1958-1968— luego prolongada en Signos, desde 1969), descubridor de talentos artísticos, profesor de generaciones… hubiera cumplido este 31 de marzo el centenario de su nacimiento, que tuvo lugar allá en San Juan de las Yeras, por la región central de la Isla.

No hay dudas: Samuel Feijóo es un símbolo de la cultura cubana y en particular de Santa Clara, donde dejó muchos matices fragmentados de su personalidad, improntas profundas en el pasado siglo, no solo en su inmensa labor editorial que cubriría muchos capítulos de las letras nuestras, en publicaciones insólitas/originales tomando como fuente la cultura popular que como sólidas raíces sostienen la cubanía que brotaba de sus páginas; sino también desde otros espacios que dirigió sabiamente, o dando a conocer textos literarios de gran alcance como Lo cubano en la poesía, de Cintio Vitier; o Idea de la estilística, de Fernández Retamar, por solo mencionar estos. No por azar alcanzó hacia 1989 el Premio Nacional de Literatura. (más…)

Read Full Post »

«Feijóo es un hito en el desarrollo de la identidad nacional cubana. Su lugar es presente, y será futuro», afirma López Lemus.

«Feijóo es un hito en el desarrollo de la identidad nacional cubana. Su lugar es presente, y será futuro», afirma López Lemus.

A las muchas esencias de Feijóo que habitaron en Samuel nos acercamos en su centenario por medio del diálogo con el poeta, crítico literario y su amigo personal, Virgilio López Lemus

Por Jaisy Izquierdo
jaisy@juventudrebelde.cu

A la vuelta de un siglo, Samuel Feijóo saluda vital con su poética a cuestas, una poesía que supo atrapar entre páginas y lienzos con profusa originalidad y cubanía. Acaso por ello el destacado investigador literario Virgilio López Lemus asegura que sin esta Isla habría otro autor, puesto que el centro de su obra fue sin dudas la naturaleza de esta tierra.

«Feijóo es un hito en el desarrollo de la identidad nacional cubana. Su lugar es presente, y será futuro», afirma López Lemus y rápidamente multiplica: «Creo que él no ocupa un lugar, sino varios lugares en el desarrollo de la cultura cubana en el siglo XX». Acaso tantos —imagino— como el número de «feijoses» que habitaron en el alma de Samuel, destellos múltiples que JR pretendió perseguir en este apretado diálogo. (más…)

Read Full Post »

AUTORRETRATOS

CLAROSCUROS. Blog de Carolina Vilches

Por Carolina Vilches

Pachira Insignis Carolina con Cabrero

Pachira Insignis Carolina con abeja

Pachira Insignis Gemelas

Pachira Insignis Con zunzún

Pachira Insignis Con totí

Pachira Insignis Con sinsonte

Pachira Insignis En sociedad

Pachira Insignis Desde arriba

Pachira Insignis Más de zunzunes

Pachira Insignis Más de zunzunes

Pachira Insignis Más de zunzunes

Ver la entrada original

Read Full Post »

ARC08clementesotovelez01Por David Cortés Cabán

La década de 1950 fue sumamente productiva para el poeta Clemente Soto Vélez (1905-1993). En un periodo de cinco años fueron publicados en Nueva York Abrazo interno (1954), Árboles (1955) y Caballo de palo (1959). [2] Su primer libro,Escalio (1937), [3] ya había sido publicado en Puerto Rico por un grupo de amigos mientras el poeta permanecía encarcelado por sus ideales de una patria libre y soberana, en la penitenciaría federal de Atlanta, Georgia (1936-1940); y luego, por haber violado su libertad condicional al viajar a la Isla, dos años más en la prisión de Lewisburg, Pennsylvania (1040-1942). Después de salir de la prisión Soto Vélez se radica en la ciudad de Nueva York donde irá produciendo la mayor parte de su obra poética. [4]

Los amigos, con quienes a través de los años he conversado sobre la poesía puertorriqueña escrita tanto en Nueva York como en Puerto Rico, solemos coincidir en que Caballo de palo es uno de los libros más representativos de nuestra vanguardia literaria publicado en la década del 50. [5] Esto por razones sustentables en la naturaleza de su estructura poética y la esencia de un lenguaje que conserva siempre una profunda vitalidad por el sentido y riqueza de sus imágenes. En el momento de su primera aparición Caballo de palo no tuvo la acogida ni el reconocimiento que ameritaba tener y creo poco probable que la segunda edición que manejo, publicada por el Instituto de Cultura  Puertorriqueña en 1976, con un excelente prólogo de Jorge Señeriz, haya tenido mejor suerte. Hasta el momento nada he visto que señale la importancia de aquella primera edición de 1959. No ha sido sino hasta 1980 y años subsiguientes que se han venido realizando estudios significativos sobre la importancia y proyección de su obra. Y es que los tiempos y el ambiente cambian y lo que había sido lejano y extraño para algunos, hoy comienza a adquirir una luz más perceptible en la mirada. Volvemos a los poetas que demarcaron en su tiempo el camino de nuestra vanguardia literaria no para justificar nuestra dejadez u olvido, sino para reconocer la importancia de sus textos como símbolos emblemáticos de nuestra modernidad. Este es el caso de Caballo de palo; indudablemente un símbolo representativo de esa modernidad. Un poema que conlleva una concepción ética y solidaria de la vida y una visión que reacciona contra la percepción tradicional de su tiempo. Un poema que busca anular las fronteras geográficas del mundo a través de una intuición lírica que sólo puede fundarse en el conocimiento de la libertad. No una libertad falsificada por los valores que refleja la vida moderna, sino por otros más acordes con un mundo libre de prejuicios y de una libertad que excluya de sí la soberbia y alabanza del yo.

(más…)

Read Full Post »