Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 16/05/14

arbol
el trabajo de ella
consiste en tomar hojas
y llenar las cestas
hasta el infortunio
no hubo un día en que fallara
en su faena
salvo aquel
cuando no apareció el sol en todo el día
ella creyó que era un pequeño accidente momentáneo
esperó desde las 6 a.m. hasta las 6 p.m.
hora en la que no existe la posibilidad de luz
en el transcurso de ese tiempo
se dedicó a sembrar semillas al lado del río
nunca se atrevió a mirar a sus espaldas
para ver la luz creciendo
junto con cada semilla
impregnada con una gota de su llanto
al final de la tarde
algo se había encargado de consumar el milagro

* Poeta venezolano que me envía sus poemas.

Anuncios

Read Full Post »

uno

Por Guille Villar

Pocas canciones encierran tan elevado grado de lirismo como El Colibrí, canción anónima del siglo XIX cuya paternidad se atribuyen países como Cuba y México. En muy pocas canciones, se logra plasmar en versos la grandeza que implica el empeño por salvar un amor como lo hace este colibrí al intentar rescatar una flor de la corriente, riesgo que es asumido con el sacrificio de su propia vida, al caer agotado al agua y entonces afrontar un destino común para la eternidad. En realidad, esta especie endémica de nuestro país, ha resultado emotiva inspiración no solo para músicos y pintores a través del tiempo sino que el propio José Martí, dedica profundas reflexiones (1) a partir de la esencia del diminuto pajarito e incluso se ha descrito la emoción del Apóstol cuando al poco tiempo de desembarcar por Playitas, se encuentra con un ejemplar de dicha ave y se queda absorto en su contemplación (2). Quién sabe, si una persona de aguda sensibilidad como la de nuestro Martí, tenía la premonición de que en esa  vitalidad de la poética del colibrí, se encierran maravillas que apenas conocemos.

Encuentro cercano. Foto: Iskander y Diana/Cubarte

 

Decidido a comprobar la veracidad acerca de la leyenda de una pareja que tienen a los colibríes como mascotas, nos llegamos hasta casa de Alejandro y Diana para descubrir lo insólito. Por medio de la atractiva presencia de dos comederos diseñados comercialmente para alimentar a semejantes aves, conocí de colibríes de diferentes tamaños y sexos, con personalidades individualizadas, pero todos incapaces de rechazar la oferta del agua endulzada del comedero. Sostener uno de estos comederos con un brazo en el aire y que estos animalitos se acerquen, después de “escanear” tus condiciones como ser viviente, para valorar si es peligroso o no estar junto a ti, es una experiencia de emotiva sutileza. Pero al conocer que cada uno de ellos tiene un nombre y que responden al llamado del mismo, la indiscutible emotividad de tenerlos tan cerca, se transforma en el cuestionamiento acerca de qué nos estamos perdiendo que no sabíamos. Sin embargo, lo más sorprendente, es que con mucha paciencia, dedicación y amor, el colibrí es capaz de alcanzar un nivel tal de comunicación con las personas, que no solo pueden llegar a habitar dentro de la vivienda sino que hasta son capaces de interactuar como cualquier otra mascota de las que conocemos de siempre.

Dos amigos. Foto: Iskander y Diana/Cubarte

Si esto que les narro, pudiera parecer ficticio a alguien, ahora mismo en la casa tenemos a Pancholo, pichón de colibrí de apenas semanas de nacido, que continuamente visita nuestro comedero y cada día que pasa, se muestra mucho más confiado y hasta come ya de la mano, con el consiguiente alboroto de toda mi familia.

Pancholo alimentándose. Foto: Yaritza/Cubarte

Quizás el sacrificio de aquel colibrí por intentar salvar a la flor, no se limite a exaltar el verdadero amor entre la pareja, sino que a su vez expone la insoslayable necesidad de amar la existencia con el mismo nivel de entrega como lo demuestra dicha ave en su inédita capacidad para relacionarse con el ser humano.

El grito. Foto: Iskander y Diana/Cubarte

 

 

El Colibrí  (Anónima del siglo XIX)

 

Crecía una flor a orillas de una fuente,

más pura que la flor de la ilusión

y el huracán tronchola de repente

cayendo al agua la preciosa flor.

 

Un colibrí que en su enramaje estaba

corrió a salvarla solícito y veloz,

y cada vez que con el pico la tocaba

sumergíase en el agua con la flor.

 

El colibrí la persiguió constante

sin dejar de buscarla en su aflicción

y cayendo desmayado en la corriente

corrió la misma  suerte que la flor.

 

Así hay en este mundo seres

que la vida les cuesta un tesoro,

yo soy el colibrí si tú me quieres,

mi pasión es el torrente y tú la flor.

 

Notas

(1) “Hay un cúmulo de verdades esenciales que caben en el ala de un colibrí, y son, sin embargo, la clave de la paz publica, la elevación espiritual y la grandeza patria” en Martí, José: Maestros Ambulantes, Obras Completas.  Tomo VIII, p. 288.

(1) “…se le paró adelante principiando a demorarse en las flores que chupaba, y le causó algo, parece, verlo sostenido sobre el aire sin causar vuelo para adelante. Se quedó esmorecido con aquello”en Escobar, Froilan: Martí a flor de labios. Editorial Política. La Habana. 1991. p. 75. Fragmento de la narración de Francisco Pineda al autor del libro acerca de su encuentro cuando era niño con Martí, días después de que este desembarcara por Playitas junto con Máximo Gómez y otros compatriotas.

 

Chiquito. Foto: Iskander y Diana /Cubarte

Excalibur. Foto: Iskander y Diana /Cubarte

Sirena. Foto: Iskander y Diana /Cubarte

Sirena 2. Foto: Iskander y Diana /Cubarte

Vincent. Foto: Iskander y Diana /Cubarte

Wilhermina y Wilherminita. Fotos: Iskander y Diana/ Cubarte

Wilinki. Fotos: Iskander y Diana/ Cubarte

 

http://www.cubarte.cult.cu/periodico/autores/guille-vilar/259.html

Read Full Post »

Premio Internacionales a Chambao, por su álbum 10 años around the World”. En la foto cantante de Chambao, Lamari (María del Mar Rodríguez). Tomada por Gustavo Rivera

 

Por Katia Pupo Campoalegre

“No tengo que hacer un estudio para admirar la música cubana. Aquí hay una barbaridad de gente que conocía y no conocía, para quedarse al ladito de ellos y empaparse como una esponja. Aquí hay grandes estandartes como Los Van Van y allí voy.”  Aseguró, a Cubarte,  la cantante de Chambao, Lamari (María del Mar Rodríguez), este jueves. Y así,  para empaparse como una esponja, la popular agrupación compartirá escenario, hoy en el Karl Marx,  con músicos cubanos como Carlos Varela y Pancho Amat.

Esta presentación, a las 9:00 pm, será el primer concierto del extenso programa de Cubadisco 2014. Para la ocasión, Lamari  “hará un paseíto por los 10 años de Chambao, pero con una variación tanto en letras como en ritmos”. Además cantará canciones de Carlos Varela, como “Habáname”, y viceversa.  En cuanto a Pancho asegura que será toda una sorpresa.

Conferencia de prensa de grupo español Chambao en el Cubadisco 2014. Foto: Gustavo Rivera

“Muchas Gracias. Tengo el corazón que me hace boom, boom, boom. ¡Qué alegría! Muchas Gracias a Cubadisco, Cuba, SGAE y a la vida.”  La cantante de Chambao, Lamari (María del Mar Rodríguez). Foto: Gustavo Rivera

La presencia de esta popular agrupación durante la Feria Internacional Cubadisco no es casual, pues el Comité del Premio “tuvo una decisión muy atinada al otorgar uno de sus Premio Internacionales Cubadisco2014 a Chambao, por su álbum 10 años around the World”, destacó  Nerys González Bello, Presidenta del Jurado.

Nerys González Bello, Presidenta del Jurado entrega Premio Internacionales Cubadisco 2014 a Chambao, por su álbum 10 años around the World”. Foto: Gustavo Rivera

Con un estilo sin igual, Lamari expresó: “Muchas gracias. Tengo el corazón que me hace boom, boom, boom. ¡Qué alegría! Muchas gracias a Cubadisco, Cuba, Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y a la vida”.

Cantante de Chambao, Lamari (María del Mar Rodríguez). Foto: Gustavo Rivera

A propósito de la impresión que se ha llevado de Cuba, Lamari destaca a Cubarte que  todavía no ha tenido tiempo de ver muchas cosas. Por el momento, “me estoy quedando en un hostal en la Habana Vieja  y me encanta. Camino y paso desapercibida, así puedo mezclarme como una más.  La manera de vivir de los cubanos es muy cercana a la de los andaluces. Ambos somos gritones, pasionales, nos comemos las palabras, pero para lo bueno y lo malo ahí  estamos.”

http://www.cubarte.cult.cu/periodico/noticias/chambao-carlos-varela-y-pancho-amat-primer-concierto-de-cubadisco-2014/172274.html

 

 

Read Full Post »

37465

 

Por Laura Rodríguez Fuentes

La exposición Dios los cría y El Mejunje los junta, del artista plástico Leonardo Montiel, con la colaboración del trovador Yatsel, quedó abierta al público en la Galería ubicada en la segunda planta del Centro Cultural El Mejunje, en Santa Clara.

 

La muestra está compuesta por esculturas, fotografías y pinturas, originales de Montiel, quien ha donado más de ocho obras suyas a diversas instituciones en la provincia. Entre ellas, son reconocidas por el público: el reloj ubicado en una columna de ladrillos en el parque frente a la Terminal Intermunicipal de Ómnibus, la curioso escultura de mármol en el Lobby Café de El Mejunje y la de su patio interior, y la silla elevada en los jardines del Consejo Provincial de las Artes Escénicas.

(más…)

Read Full Post »

Foto: ©Archivo Efe/Martin Alipaz

Foto: ©Archivo Efe/Martin Alipaz

 

Con motivo del Día de Internet, que se celebra el 17 de mayo, se repasan algunos extranjerismos muy utilizados en internet que tienen alternativas en español, así como algunos términos que plantean dudas en cuanto a su escritura:

1. Cloud computing, en español, se denomina computación en nube.

2. Hacer clic, clicar y cliquear son tres formas adecuadas para indicar la presión o golpe que se hace con el ratón del computador, en lugar de la voz inglesa click.

3. Medios sociales es el equivalente recomendado a la expresión inglesa social media. (más…)

Read Full Post »

Flores del color de Verbiclara

Niño en el alba

Las aguas del alba pueden jugar con un niño roto,
con los huesos de un caballo en la llanura.
Soledad, por los árboles de oro,
por un cielo de nubes recorrido.
Samuel Feijóo. Camarada celeste

Hay un niño en el alba y en el juego
de las aguas que fluyen con las horas,
un niño que ilumina las auroras
cuando saltan caballos hacia el fuego.
La llanura, los huesos, el trasiego
de hojas, no distinguen su alboroto
y hay lagos como nubes en ignoto
paisaje, donde un oro de leyenda
toca la soledad con esa ofrenda
que deja bajo el alba un niño roto. (más…)

Read Full Post »