Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 14/12/20

Foto: © Archivo EFE/Koen Suyk

WIJK AAN ZEE (HOLANDA), 11/01/2018.- Un trabajador revisa las mesas de juego durante los preparativos para el 80 Torneo de ajedrez Tata Steel en el pabellón deportivo Moriaan en Wijk aan Zee, Holanda, hoy 11 de enero de 2018. La competición se celebrará del 12 al 28 de enero. EFE/ Koen Suyk

Escuchar

Los nombres de las jugadas y las estrategias del ajedrez, así como los de las piezas, van en minúscula.

En las informaciones sobre la miniserie de televisión Gambito de dama, así como de diversos torneos de este juego, como el que se va a celebrar próximamente en la isla de La Palma, no es raro ver mayúsculas empleadas de modo impropio: «Su estrategia preferida era el Gambito de Rey», «Empleó la insípida Apertura de los Cuatro Caballos» o «Tras plantear la Defensa Caro-Kann, sus jugadas 8 y 9 parecen absurdas».

Los nombres de jugadas, como gambitoenroque y jaqueestán recogidos en el diccionario académico en minúscula, criterio que es extensible a otras denominaciones como defensa siciliana o mate del loco, salvo los nombres propios que puedan incluir. También están recogidos en minúscula los términos que aluden a las piezas, como alfil o reina. Ninguna de estas voces y expresiones necesita cursiva o comillas.

En consecuencia, en los ejemplos anteriores habría sido mejor escribir «Su estrategia preferida era el gambito de rey», «Empleó la insípida apertura de los cuatro caballos» y «Tras plantear la defensa Caro-Kann, sus jugadas 8 y 9 parecen absurdas».

De Recomendaciones de Fundéu (Fundación del Español Urgente)

Read Full Post »

Para los griegos,ὠκεανός (okeanós) era la gran masa de agua que rodeaba el disco de la Tierra, que comenzaba más allá de las Columnas de Hércules, como llamaban al peñón de Gibraltar y a Ceuta. Ese gran mar estaba personificado en Okeanós, dios del mar, hijo de Urano y Gea, y marido de Tetis, la madre de Aquiles. Tal vez esté vinculado con el sánscrito āsáyānas. Los romanos lo llamaron Oceanus, y los clásicos latinos denominaron Mare Oceanum al Atlántico.
La palabra océano se empleó ya en el siglo XIII por Alfonso el Sabio: De como uino alexandre al cabo de la tierra & al mar oceano, o son los quiciales del cielo a la part de medio dia. Alfonso X (1280). General Estoria. Cuarta Parte.

Sin embargo, ya se utilizaba en inglés en el siglo xii, como ocean y como océan en francés. El siguiente trecho de Góngora pertenece a Las firmezas de Isabel (1594):

Las ondas del océano a las firmes rocas hoy tratarán como a navíos, antes que paso te dé. No muevas, Camilo, el pie, que moveré los pies míos adonde el robusto escita, la aljaba pendiente al hombro, a las fieras es asombro de las montañas que habita.

De La palabra del día, por Ricardo Soca

Read Full Post »