Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Nuestra lengua española’ Category

Foto: Archivo Efe/Miguel Menéndez V.

Foto: Archivo Efe/Miguel Menéndez V.

Escuchar

El sustantivo español condición no es adecuado con el sentido de la voz inglesa condition de ‘enfermedad’ o ‘afección’.

Sin embargo, en noticias relacionadas con el ámbito médico se pueden encontrar frases como «Una condición preexistente es típicamente una por la cual has recibido un tratamiento o un diagnóstico antes de inscribirte en un nuevo plan de salud», «Al parecer, la condición diabética eleva el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer» o «La periodontitis agrava la condición sistémica de los pacientes con covid-19 y eleva el riesgo de complicaciones».

En estos ejemplos se está empleando equivocadamente el sustantivo condición como equivalente de enfermedad, afección, trastorno o estado de salud, sentidos que no se encuentran en ninguna de las acepciones del término recogido en el Diccionario de la lengua española, pero que sí son algunos de los significados presentes en la voz inglesa condition, error del que se advierte en el Diccionario de términos médicos, de la Real Academia Nacional de Medicina.

Por tanto, en los ejemplos anteriores, lo adecuado habría sido escribir «Una enfermedad preexistente es típicamente una por la cual has recibido un tratamiento o un diagnóstico antes de inscribirte en un nuevo plan de salud», «Al parecer, la enfermedad diabética eleva el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer» y «La periodontitis agrava el trastorno sistémico de los pacientes con covid-19 y eleva el riesgo de complicaciones».

De Recomendaciones de Fundéu (Fundación del Español Urgente)

Read Full Post »

Foto: ©Archivo Efe/Marius Becker

Escuchar

Patología significa ‘parte de la medicina que estudia las enfermedades’ y ‘conjunto de síntomas de una enfermedad’, de acuerdo con la Academia, de modo que solo puede considerarse sinónimo de enfermedad en un uso no especializado.

En los medios pueden encontrarse frases como «La pandemia producida por el coronavirus ha afectado indirectamente a otras patologías, entre las que se encuentra el cáncer», «Pacientes en UCI por covid: más jóvenes, más graves y sin patología previa» o «Fibrosis quística, una patología tratable».

En rigor, la fibrosis quística es una enfermedad, cuyas patologías serán sus síntomas: fiebres altas, tos, dolor de vientre o poco peso.

Así pues, en el uso especializado, y de acuerdo con la observación incluida al respecto en el Diccionario de términos médicos de la Real Academia Nacional de Medicina, habría sido preferible escribir «La pandemia producida por el coronavirus ha afectado indirectamente a otras enfermedades, entre las que se encuentra el cáncer», «Pacientes en UCI por covid: más jóvenes, más graves y sin enfermedad previa» y «Fibrosis quística, una enfermedad tratable».

No obstante, sí es posible emplear patología como sinónimo de enfermedad en el uso general, tal como reflejan diccionarios como el Diccionario general de Vox o el Clave.

VER TAMBIÉN

➤ condición no es enfermedad

De Recomendaciones de Fundéu (Fundación del Español Urgente)

Read Full Post »

Foto: ©Archivo EFE/Narong Sangnak

Escuchar

Las cepas de virus no son lo mismo que las variantes, por lo que se recomienda distinguir estas dos palabras.

En los medios de comunicación es muy común llamar cepa a lo que realmente es una variante, como se comprueba en los siguientes ejemplos: «Se confirma la presencia de la cepa británica de covid-19 en Colombia» o «La cepa india provoca las primeras restricciones de viajes en la UE».

Tal como señala el diccionario académico, una cepa es un ‘grupo de organismos emparentados, como las bacterias, los hongos o los virus, cuya ascendencia común es conocida’. El Diccionario de términos médicos, de la Real Academia Nacional de Medicina de España, puntualiza que estos conjuntos de organismos presentan rasgos comunes, determinados genéticamente, aunque sin constituir una variedad o subespecie.

Tanto una cepa como una variante implican un comportamiento diferente de un virus, pero, para que se considere una cepa, este ha de cambiar de modo significativo, lo cual no ha ocurrido hasta ahora en la actual pandemia.

En el caso concreto del coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave, hay dos cepas: la que provoca la enfermedad conocida como SARS o SRAG, que apareció hace dos décadas, y la que provoca la COVID-19. La primera se identifica como SARS-CoV (o SARS-CoV-1) y la segunda, es decir, la que se ha extendido actualmente, como SARS-CoV-2.

Por ello, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido «Se confirma la presencia de la variante británica de covid-19 en Colombia» y «La variante india provoca las primeras restricciones de viajes en la UE».

VER TAMBIÉN

➤ Nelly y Erik, nombres de dos mutaciones

➤ Coronavirus, recomendaciones lingüísticas (Especial)

De Recomendaciones de Fundéu (Fundación del Español Urgente)

Read Full Post »

Entrada en “triumpho” a Roma de un general victorioso

Los romanos tenían diversas clases de homenajes para los homenajes a sus guerreros e incluso a los gladiadores. La ovatio se otorgaba a quienes obtenían un triunfo menor, como derrotar al rival en el Coliseo sin derramar sangre, o al que obtenía una victoria militar no demasiado importante.

Pero ¿por qué se llamaba ovatio? Al agraciado con este homenaje se le reconocía el derecho de entrar a Roma a caballo y de sacrificar una oveja (en latín ovis). En cambio el que alcanzaba una victoria importante, obtenía el derecho a otro homenaje que era el triumpho: podía entrar triunfalmente a la ciudad en un carro y sacrificar un toro para expresar su gratitud a los dioses.

La voz ovación parece haber entrado al castellano por vía culta en el siglo XVI. Las primeras menciones que figuran en el Corpus Diacrónico del Español corresponden al escritor y humanista español Pedro Mejía (1540):

Usávase también en Roma otra manera de rescebimiento solemne, que era menos que triumpho, a quien llamavan ovación; el qual se dava por las victorias, según dize Aulo Gelio, quando faltava alguna de las calidades que tenemos dicho que se requerían por el triumpho.

De La palabra del día, por Ricardo Soca

Read Full Post »

Los libretistas surcoreanos Bong Joon-ho y Han Jin-won, galardonados con el Oscar 2020 al mejor guión original.

Libreto es un texto que contiene los diálogos de una obra de teatro, una película, una ópera, opereta, zarzuela, ballet, etc. y contiene las indicaciones de planos, decorados, iluminación, entrada y salida de los personajes, así como sus actitudes, gestos y los decorados e iluminación.

Es sinónimo de guión y proviene de italiano libretto, diminutivo de libro.

Algunas obras fueron creadas al mismo tiempo que el libreto, pero lo más frecuente es que este sea una idea original o una adaptación libre del guionista de una creación literaria.

Antiguamente, los libretistas trabajaban en estrecha colaboración con los compositores; los italianos Arrigo Boito y Giuseppe Verdi, así como el austríaco Hugo von Hofmannsthal fueron libretistas (guionistas) del alemán Richard Strauss. En la actualidad, varios premios cinematográficos ―el Oscar entre ellos― otorgan premios diferentes para el “Mejor Guión Adaptado” y “Mejor Guión Original”.

 Nota: escribo guión con tilde porque en mi región se pronuncia en dos sílabas; es, por tanto, una palabra aguda terminada en n. El concepto de “diptongo ortográfico”, inventado por las academias para estos casos, me parece, como mínimo, inaceptable.

De La palabra del día, por Ricardo Soca

Read Full Post »

Foto: ©Archivo Efe/Andreas Gebert

Escuchar

Cada una de las veinticuatro partes limitadas por meridianos en que se considera dividida la superficie terrestre para que en ellas rija un mismo horario’ es un huso horario, escrito con h, no uso horario, de acuerdo con el Diccionario del estudiante.

En los medios pueden verse frases como «España debería adoptar el uso horario de Greenwich», «No debemos confundir la eliminación del cambio de hora con el del uso horario que tenemos los españoles» o «España abandonó el uso horario que le correspondía por ubicación geográfica para adecuarse al alemán, que aún se mantiene».

La confusión puede obedecer a la creencia de que se trata del sustantivo uso, cuando en realidad el término adecuado es huso, que proviene del latín fusus, tal como recoge el diccionario académico.

Así pues, en los ejemplos iniciales lo apropiado habría sido escribir «España debería adoptar el huso horario de Greenwich», «No debemos confundir la eliminación del cambio de hora con el del huso horario que tenemos los españoles» y «España abandonó el huso horario que le correspondía por ubicación geográfica para adecuarse al alemán, que aún se mantiene».

Aunque en rigor los husos horarios están delimitados por meridianos, en la práctica se llama también así, y es válido, a las regiones que tienen la misma hora y van siguiendo las fronteras de los países (o, a veces, los límites territoriales dentro de los países).

De Recomendaciones de Fundéu (Fundación del Español Urgente)

Read Full Post »

El Peleida Aquiles en la guerra de Troya

Hoy llamamos héroe al personaje abnegado que se sacrifica en pro de una causa, o a la persona ilustre que se distingue por sus hazañas y virtudes. Hay héroes también en los relatos de ficción, son los protagonistas de las narraciones, tanto en literatura, como en teatro o cine.

En la mitología grecorromana, eran  los hijos de un dios o de una diosa con un mortal, como Eneas, hijo del príncipe Anquises y de Venus Afrodita; o Aquiles, que era hijo de Peleo y de nereida Tetis. La palabra nos llegó desde el latín heros, -ōis, y este del griego. ἥρως (heros); la forma femenina se originó en el griego ἡρωΐνη (heroïne).

En la épica de Homero, los héroes se destacaban por sus luchas entre ellos y con los mortales; el héroe era un personaje ideal que reunía las dos grandes virtudes o άρετάς (aretás): 1) la άρετή (areté) espiritual (serenidad, coraje y generosidad) y 2) la areté corporal (salud, fuerza y belleza).

Más tarde, la palabra se adoptó para calificar al guerrero intrépido, capaz de grandes hazañas y finalmente para denominar al protagonista de obras de ficción.

Hoy en día las cosas han cambiado. Los héroes del siglo XXI son más bien los jugadores de fútbol —seguidos por miles de personas en los estadios y por millones en la televisión—, los actores y actrices de cine, y algunos líderes políticos. O los superhéroes, personajes de ficción de poderes sobrenaturales, divulgados por las tiras cómicas y la televisión.

De La palabra del día, por Ricardo Soca

Read Full Post »

Older Posts »