Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘1970’

 Mi abrigo y yo vivimos juntos cómodamente. Ha asumido
todas mis arrugas, ya no me molesta en parte alguna.
Se ha moldeado a mis deformidades. Se muestra complaciente
con todos mis movimientos y solo siento su presencia
porque me mantiene caliente.
Los viejos abrigos y los viejos amigos son la misma cosa.
Víctor Hugo

Día radiante el 10 de septiembre de 2011. Ese encuentro de los excompañeros de estudios del instituto preuniversitario “Osvaldo Herrera”, de Santa Clara, de los cursos comprendidos entre 1967 y 1970 fue memorable, genial, encantador, sentimental, en una palabra: ¡maravilloso!

La gran idea de crear el grupo graduadospre1970 en Google permitió que nos comunicáramos los que teníamos correo electrónico, y actualizar por teléfono o en vivo a los que no lo tienen.

Así nos fuimos sumando los que vivimos en Cuba y los que no viven en ella y están diseminados por España, Estados Unidos, Venezuela, Colombia, Nicaragua…, los que cumplen misiones en otras tierras del mundo…

Mercy, también mi colega, y Fabito, leyendo su “Llegar a viejos” *

Fue la fiesta del tute: ¿Tú te acuerdas… de cuando estábamos en Palo Bonito… de cuando nos escapábamos por el Soda INIT… del tema de “And I love her”, de las clases de inglés… de cuando fumábamos en los baños… de la comparsa del pre…  de cuando nos tirábamos por el pasamanos y poníamos negras las listas de la saya… de cuando María Alejo me mandaba a la dirección porque no quería participar en el seminario de Historia… de los dobladillos que Miriam Peralta rompía porque las sayas estaban corticas… de la radio base de Fabito… de las escapaditas a Coppelia o Toscana… de los que ya no están físicamente, porque nos fueron abandonando en el camino, pero siguen en nuestros corazones… de tal profesor… de tal directora… de tal bibliotecario… Miles de anécdotas que nos refrescaron la memoria y nos hicieron reír y “lagrimerar” también, como la de Fabio, que le puso a un hijo el nombre nombre de Carlos Manuel, por Carlos Manuel Felipe, aquel amigo que nadie olvida, por sus tantas cualidades.

Emocionante cada encuentro con el que llegaba, ¿Tú eres…?  Yo era… ¡NO! Somos los mismos: jóvenes, pero con cierta experiencia acumulada. Besos, abrazos, risas, llanto… algunos boquiabiertos al reconocernos. Canas teñidas, cabezas rapadas o escasitas de pelo, delgados que fueron gruesos, gruesos que fueron delgados… De Santa Clara, Ranchuelo, Cienfuegos, Ciego de Ávila, La Habana y hasta de Miami, como Betty, nos congregamos en el Cubanicay. Médicos, filólogos, historiadores, ingenieros, auditores, dentistas, oficinistas, profesores…

Es gratificante saber que, no obstante el implacable, tenemos dentro aquella juventud de entonces, aunque ya me hayan dicho: ¿Tía, me dice la hora? ¡Cuidado, abuelita, que la arrollo! O: Voy detrás de la temba… o de la pura.

Detrás de este feliz encuentro estuvieron personalidades que permitieron tuviera tanto éxito. Como dijo Betty: los “ministros” de Gastronomía, Marcelino; de Economía, Basilio; de Organización, Alicia; de la Vivienda, Walter; de Comunicaciones, Francisco (Zorro); de la Radiodifusión, Fabio. Quién dice que hemos perdido el humor, ¡PARA NADA!

Los ministros, según se mencionan en el párrafo anterior.

Con la recopilación de la música de Fabito recorrimos las mejores canciones desde 1970 hasta 2010.    ¡Y qué destaque el de los bailadores! Baile en parejas, individual, en rueda, en el que nos divertimos mucho. ¡Y qué calor! Igual el calor humano que el calor ambiente. Una climatización a lo Marcelino que me hizo buscar un cartón para abanicarme y que luego hice circular para que lo firmaran los jóvenes de ayer… y de hoy.

La penca del recuerdo

Se extrañó a muchos, porque viven distantes, porque fallecieron, o porque, lamentablemente, no vinieron a pesar de ser informados. Espero que para los próximos —que por mí serían bimestrales— acudan muchos más, tantos que el encuentro haya que hacerlo dentro del estadio “Augusto César Sandino” de nuestra querida Santa Clara.

El estadio Sandino visto desde el Cubanicay

El estadio Sandino visto desde el Cubanicay

La música. 1970 a 2010. Graduadospre1970

01.  MOMENTOS – Los Angeles  (1970)
02.  NOELIA – Nino Bravo  (1971)
03.  LISA. – Nicola di Bari (1972)
04.  AQUELLAS PEQUEÑAS COSAS – Joan Manuel Serrat  (1973)
05.  YO TAMBIÉN SOY. Nelson Ned  (1974)
06.  COMO CADA MAÑANA -Beatriz Márquez (1975)
07.  EL ECO DE TU ADIÓS – Rodolfo Aicardi  (1976)
08.  ¿POR QUÉ TE VAS? – Jeanette   (1977)
09.  HOTEL CALIFORNIA. – Eagles   (1978)
10.  HONESTIDAD – Billy Joel (1979)
11.  PLEASE DON’T GO – KC& The Suneshine Band (1980)
12.  CREO EN TI – Miguel Ángel Céspedes (1981)
13.  EL BAILE DEL BUEY CANSA’O – Van Van  (1982)
14.  CON LA MISMA PIEDRA – Julio Iglesias  (1983)
15.  TODA LA NOCHE – Lionel Richie  (1984)
16.  SOMOS EL MUNDO – USA for África  (1985)
17.  MÁS – José José  (1986)
18.  HOY ES SIEMPRE TODAVÍA – Moncada  (1987)
19.  AY AMOR – Ana Gabriel (1988)
20.  SI EL AMOR SE VA – Roberto Carlos  (1989)
21.  COMO ABEJA AL PANAL – Juan Luis Guerra y la 440 (1990)
22.  NO BASTA – Franco de Vita (1991)
23.  ¿Y QUÉ TÚ QUIERES? – Adalberto Álvarez y su Son (1992)
24.  ¿POR QUÉ SERÁ? – Rudy La Scala (1993)
25.  HASTA QUE TE OLVIDE – Luis Miguel (1994)
26.  NO SÉ QUÉ HACER – La Calle (1995)
27.  SI TÚ TE VAS – Enrique Iglesias  (1996)
28.  MI HISTORIA ENTRE TUS DEDOS – Gianluca  (1997)
29.  IDILIO – Laíto Sureda (1998)
30.  CIEGA, SORDOMUDA -Shakira   (1999)
31.  CORAZÓN ESPINADO – Maná (2000)
32.  UN MONTÓN DE ESTRELLAS -Polo Montañés (2001)
33.  USTED SE ME LLEVÓ LA VIDA – Alexander Pires (2002)
34.  CITA CON ÁNGELES – Silvio Rodríguez  (2003)
35.  TANTO LA QUERÍA – Andy y Lucas (2004)
36.  VOLVERTE A VER – Juanes  (2005)
37.  NO TENGO LA CULPA – El Clan   (2006)
38.  ¿A DÓNDE VAS? – Leoni  (2007)
39.  ¿DÓNDE ESTÁ MI PRIMAVERA? – Miriam Hernández (2008)
40.  EL AMOR – Tito el Bambino (2009)
41.  GOZANDO EN LA HABANA – Charanga Habanera (2010)

MÁS FOTOS DE LOS “PEPILLOS” DEL 70

Los primeros en llegar

Las muchachitas

Mucho baile:

Con mi sempiterno amigo Enrique Arroix.

¿Tú te acuerdas...?

* “LLEGAR A VIEJOS”

Por Fabio Bosch

Casi desde que tenemos uso de razón escuchamos a nuestros mayores, en la familia, decir que “llegar a viejos es una desgracia”.

Nosotros, los que estamos aquí reunidos hoy y que la vida nos regaló el privilegio de encontrarnos en el clímax de la transformadora e irrepetible década prodigiosa y de graduarnos justo cuando comenzaban los controversiales años 70, pudimos agregar a esa filosofía sobre la vejez aquello de que “los años pasan y nos vamos poniendo viejos”, para luego oír decir que “la vejez es la más dura de las dictaduras” y como si fuera poco, otro más atrevido aún llegó a afirmar “que viejo ha de ser quien lo quiera ser”, como si esto de envejecer fuera una campaña más de esas que hemos emprendido para cumplir un plan cuyo resultado solo vemos en nuestros noticieros.

Sin embargo, es inevitable que a cualquiera de nosotros, un día un joven nos gritara algo así como: “¡Oye tío, ponte espejuelos!” Eso, y luego algún que otro dolorcito fueron los primeros signos de que el tiempo, con su impaciente paciencia estaba haciendo su trabajo con nosotros. Si luego alguno de esos chicos nos dijo algo como:
“Puro, dígame la hora” o “¿Abuela, quiere comprar fulas?”, es porque definitivamente habíamos llegado a la edad en que nuestros mayores habían dicho con cierta amargura delante de nosotros: “¡La verdad es que llegar a viejos es una desgracia!”

Todos los que en esta mañana de septiembre, como diría Neil Diamond, estamos aquí, ya nos habíamos hecho de cierta manera y a la manera de cada cual, a que en realidad no era muy bueno que digamos llegar a viejos.  Sin embargo un día, leyendo con el cansancio de nuestras vistas los correos que solemos revisar en nuestros ordenadores, nos sorprendió un singular remitente: graduadospre1970. Allí estaban los iniciadores de la idea, los más entusiastas, los gestores de este encuentro maravilloso, a quienes poco a poco, nos fuimos sumando los demás, aportando anécdotas, vivencias, recuerdos.

Así surgió la vieja controversia de si crucificábamos o no al sector del claustro que no nos dejó un sabor dulce a todos; allí nos pusimos a repasar nuestras vidas y las vidas ajenas, allí regresamos, en un viaje mágico hacia las escuelas al campo, hacia un tiempo sin play-station ni celulares, ni computadoras, pero con una alegría de vivir y un respeto que ya no existen. Encontramos y re-encontramos amigos, hurgamos en nuestras memorias tratando de recordar fotos de ayer y de hoy, haciendo un parangón posible dentro de lo imposible. En fin, con graduadospre1970 regresamos a la etapa más feliz de nuestras vidas, aquella, en que aún muy jóvenes ya sabíamos lo que queríamos y dispuestos a conquistarlo, lo hemos logrado.

Son 40 años, y es lógico que miremos con cierta tristeza a nuestro lado y sepamos que hay sillas vacías no solo por los que no quisieron o no pudieron estar aquí, sino porque la muerte cruel y caprichosa nos los quitó prematuramente. También para recordarles y mantenerles vivos en nuestros corazones, han servido esos correos por los que ya aguardamos como un alimento espiritual y que esperamos que nos sigan acompañando por mucho tiempo más.

Dentro de un rato, en un estricto orden cronológico, vamos a escuchar, mientras charlamos y bebemos, 40 canciones, de 1970 al 2010, que estoy seguro que nos van a suscitar muchos recuerdos y que serán un complemento a este esperado encuentro, pero nada como estos meses de mensajes, de intercambio, de apreciar cómo no hemos envejecido a pesar de que nuestro verbo sea más mesurado, tengamos un poco más de experiencia y exteriormente hayamos cambiado nuestra fisonomía.

Es bueno saber que gracias a graduadospre1970, seguimos siendo, básicamente los mismos. Es bueno, que gracias a esta idea y a este encuentro, al menos nosotros podemos cambiar la frase y decir: “¡Caramba, llegar a viejos ha sido una bendición de Dios!”

Muchas gracias.

Vea también: EL AYER, de Fabio Bosch en:

http://fabiobosch.webs.com/

Read Full Post »