Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Baracoa’

Faber

En el siglo XIX una personalidad singular desafió grandes rezagos sociales. Con perenne interés de asistir enfermos y ayudar a los pobres, su vida fue una lección de entereza y emancipación

Por Dr.C. Julio César Hernández Perera*
digital@juventudrebelde.cu

EL 19 de enero de 1819 atracó en Santiago de Cuba, proveniente de Guadalupe, el velero Helvecia. De este desembarcaba un suizo de 25 años, baja estatura (cerca de 1,25 metros) y de finos modales; ojos azules, piel blanca, cabello y cejas rubias, barbilampiño y con señales de haber sobrevivido a la viruela. Poseía el título de médico cirujano obtenido en París, con el nombre de Enrique Faber. (más…)

Read Full Post »

Portada (FILEminimizer)

Agradezco profundamente el regalo que acabo de recibir de Roberto Gómez Montano, profesor, máster en Ciencias de la Educación Superior y gestor de contenidos en el Portal Educativo CubaEduca. Se trata del libro Cuba entre tres imperios: perla, llave y antemural, de Ernesto Limia Díaz, licenciado en Derecho y especialista en Análisis de Información, que además me ha dedicado el autor con una delicada nota y que agradezco mucho también.

Dedicatoria (FILEminimizer)

Conocí a Roberto Gómez Montano gracias a este blog, luego que me dejara un comentario en el post: «Un segundo Luis, también santaclareño, en Los escudos invisibles: un Martí desconocido». Por cuestiones de una investigación que lleva a cabo sobre José Pons Naranjo, el Agente Luis, fundador de la Agencia General Revolucionaria durante la Guerra del 95.

Con solo leer el prólogo, del poeta y ensayista Juan Nicolás Padrón, sé que lo leeré de un golpe, pues comenta: (más…)

Read Full Post »

Granos de maíz

Por Omar Ríos G.

Era el “Día de la Medicina Latinoamericana”, 3 de diciembre, y viniendo de la capital, se me averió el auto un Kilómetro antes del puente-crucero de Bauta-Baracoa por la 6 Vías hacia Pinar del Río.

En lo que esperaba el auxilio de un vecino, noté que en la orilla de la carretera había una buena cantidad de granos de maíz como esparcida en fila, cuya calidad me pareció alta en cuanto a su largo y grosor. (más…)

Read Full Post »

Por Ana Laura Arbesú   

Siento predilección por este país y su gente, es algo mágico”, reveló hoy el actor francés Pierre Richard, quien rueda aquí una cinta que trae de vuelta historias de piratas en las costas de Baracoa.

No lo puedo explicar, pero extraño a este país cuando paso mucho tiempo sin volver, confesó en un breve encuentro con la prensa, poco antes de partir hacia Francia, después de tres semanas de rodaje en esa ciudad oriental.

La primera vez que estuve en la isla fue en 1987 para filmar un documental sobre el guerrillero argentino-cubano Ernesto Che Guevara. (más…)

Read Full Post »

Por Pedro Quiroga Jiménez

Alejandro Hartmann, historiador, estuvo tres meses revisando papeles en los archivos de Indias (Sevilla) y Madrid.

Tras un intenso período investigativo en España, el historiador cubano Alejandro Hartmann destacó la obtención de más de tres mil fichas documentales que esclarecerán sucesos en la isla entre los siglos XVI y XIX.

Inmerso en los archivos De Indias (Sevilla) e Histórico Nacional (Madrid), el especialista consiguió, en apenas tres meses, abundante información relacionada con el proceso fundacional de Baracoa, la primera Villa y ciudad de Cuba que, en agosto último, arribó a sus 500 años de existencia.

En declaraciones exclusivas a Prensa Latina, Hartmann subrayó el hallazgo de un dato revelador: la concesión del escudo baracoense por María Cristina de Borbón.

Hasta ahora, él y otros colegas antecesores sostenían que el distintivo lo había otorgado María Cristina de Habsburgo-Lorena.

Asimismo significó escrituras que resaltan la rebeldía de los caciques taínos Guamá y Hatuey, junto con nuevos datos sobre la presencia haitiana y francesa en su tierra natal.
(más…)

Read Full Post »

Baracoa.

A solicitud de nuestros lectores publicamos las palabras del Historiador de la Ciudad de La Habana, Eusebio Leal, durante la sesión solemne de la Asamblea Municipal del Poder Popular baracoense, para conmemorar el medio milenio de fundada la otrora Villa Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa, el 15 de agosto de 2011.
Quisiera agradecer este honor inmerecido que por segunda vez en una década se me concede, el de poder hablar -en la ocasión anterior, en una mañana tórrida frente al palacio del gobierno- hoy en este teatro, cuando apenas la noche comienza para los baracoenses, cuya juventud está en la calle disfrutando de la fiesta merecida y espectadora de un acontecimiento, sin lugar a dudas, importante: la celebración del medio milenio de la fundación de la Villa de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa.
Hace unos momentos hemos asistido además, a un acto religioso, si se tiene en cuenta que en aquella oportunidad, hace 500 años, la religión católica y apostólica era parte esencial de la visión de la España de su tiempo. Sus reyes se habían proclamado y habían recibido el título de católicos que quiere decir universales.
Isabel y Fernando recibieron a un hombre tenido por unos como loco y por otros como alucinado. Había nacido Cristóbal Colón, todo parece indicar, en la Torre de la Olivella, en una de las puertas de Génova. Se consagró al servicio de la corona española, después de haber tocado distintas puertas, entre ellas las del rey de Portugal. Sus majestades lo recibieron cerca de Granada, en un lugar llamado Santa Fe, donde se hallaba el campamento que sería testigo del último momento de la dominación política musulmana en suelo español; dominación que había comenzado en el año 711 de Nuestra Era, cuando atravesando el estrecho que divide al África del Norte de la península, penetraron en oleadas subiendo sucesivamente y arrasando los territorios e imponiendo una nueva fe, la del Islam.
Desde 1711 hasta 1492, una contramarcha fue reconocida con el título de reconquista y surgieron canciones de gesta, héroes populares cuyo nombre aun se recuerda con respeto y temor. Se cuenta que, muerto uno de aquellos batalladores dentro del recinto de su castillo, animáronse los adversarios a tomarlo y reunidos los caballeros decidieron abrir la losa de su tumba, colocarlo sobre su caballo, sostenerlo sobre una cruceta de madera y situar en su mano su espada temible. Abrieron entonces las puertas del castillo y sintieron los adversarios tal terror que se pudo decir: ¡Mio Cid gana batallas aun después de muerto!
De esa leyenda y de esa historia áurea, forman parte también momentos de coexistencia de dos culturas, de dos civilizaciones formadas por pueblos múltiples que en un mismo territorio lograron comunicarse por la ciencia, por el arte y esencialmente por la cultura. Córdoba y Toledo fueron escenarios propicios para aquél diálogo; particularmente Córdoba donde, en un momento oportuno, los grandes sabios del mundo judío y del musulmán, dialogaban en paz sobre la base del conocimiento de la Astronomía, la Matemática y las ciencias. Nombres como el de Averroes, el de Avicena, llenan páginas de la historia de la cultura y de la sabiduría universal. (más…)

Read Full Post »

El 15 de agosto de 1511, el Adelantado Diego Velázquez fundó Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa, primera villa de Cuba. Cumplirá 500 años. ¡Muchas felicidades para esa hermosa villa y sus baracoesos!

Este acontecimiento no podía faltar en VerbiClara, por eso escogí este trabajo de Haydee León Moya publicado en Juventud Rebelde:

BARACOA: CIUDAD PARAÍSO

Baracoa.(Foto: Jorge Camarero Leiva)

A punto de cumplir medio milenio de existencia, la primera villa fundada en Cuba por el Adelantado Diego Velázquez sigue siendo, por tantísimas razones, un paraje que expresa de manera auténtica la presencia de sucesos y costumbres prístinas

No parecía que acabara de vivir una larga y azarosa travesía el ilustre marinero. Era el 27 de noviembre de 1492. Recién han llegado. El Navegante de la Mar Océana capitaneaba la Santa María, con 90 tripulantes, y el capitán Vicente Yarez Pinzón, La Niña, con 23 tripulantes.

Con avidez recorre, observa, compara. Le ha dejado fascinado todo. Y lo describe en su diario: «…un puerto maravilloso y un gran río… lindeza de la tierra y de los árboles, donde hay pinos y palmas…».

No se le escapa nada. Ni los pacíficos habitantes que, «… eran muchos, todos teñidos de colorado y desnudos como sus madres les parió, y algunos de ellos con penachos en la cabeza y otros plumas, todos con sus manojos de azagayas». Ni su entorno, que era «… grande vega, que aunque no es llana de llano que va al Sursuroeste, es llana, de montes llanos y bajos, la más hermosa cosa del mundo…».

Entonces subrayó que «allí era su propio lugar para hacer una villa o ciudad y fortaleza por el buen puerto, buenas aguas, buenas tierras, buenas comarcas y mucha leña».

Y como evidencia material de su paso por la zona, Cristóbal Colón Fontanarrosa coloca una cruz sobre las peñas vivas junto a la entrada de la bahía que bautizó como Puerto Santo, el 1ro. de diciembre de 1492, cuatro días después de su llegada al lugar que definitivamente lo deslumbró, Baracoa.

La fundación

Casi dos décadas después, la Corona española decide iniciar el proceso de conquista y colonización de Cuba… Y vuelven otras embarcaciones nuevamente a la entrada de la ensenada. Vienen, en son de conquista y colonización, el almirante Diego Velázquez de Cuéllar y 300 expedicionarios.

De entre el arrecife arrancan la cruz de Colón, que estaba ceñida por un bejuco de parra silvestre, y evidentemente ignorada por los indios, y se adentran. Pudo haberles fascinado toda aquella belleza intacta del entorno y sus gentes, pero la realidad fue que enfrentaron con crueldad la resistencia de los primeros habitantes del lugar de tantos encantos.

El Adelantado fija aquí su residencia y la declara capital política. Nombra alcaldes que ejercieran la justicia civil ordinaria y un Alguacil Mayor. Establece la institución de Ayuntamiento para el cuidado y fomento del pueblo. Le da el título de ciudad de Baracoa y la hace capital del gobierno eclesiástico, erigiendo el primer obispado que tuvo Cuba. (más…)

Read Full Post »

Older Posts »