Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Campaña de Alfabetización’

Don Quijote. PicassoEl 23 de abril de 1616 fue funesto para la literatura española, porque falleció Miguel de Cervantes Saavedra. Por eso se escogió en los países hispanohablantes, alrededor de los años 20 del siglo pasado, ese día para celebrar el día del Idioma, el nuestro, el español, en honor del Príncipe de los Ingenios. También, para entregar todos los años el Premio Cervantes. También nacieron un 23 de abril personalidades de las letras como Vladimir Nabokov, Josep Pla, Maurice Druon, K. Laxness y Manuel Mejía Vallejo. (más…)

Read Full Post »

Por Narciso Fernández Ramírez

Periodistas villaclareños alfabetizadores: Luis O. Pantoja, Oslaida, Roland, Pedro, Celia y Benito.

Hace cincuenta años Cuba ganó una de sus más importantes batallas: la batalla contra el analfabetismo, a través de la Campaña de Alfabetización. En apenas un año, más de un millón de cubanos aprendieron a leer y escribir y salieron de la ignorancia.

El alfabetizador Benito Cuadrado, de pie a la derecha, en aquellos días de campaña.

La victoria fue de de todo un pueblo, en su mayoría de jóvenes que dieron el paso al frente al llamado de Fidel de declarar en 1961 a Cuba Territorio Libre de Analfabetismo. En aquella epopeya, participaron varios que luego engrosarían las filas del periodismo y que hoy constituyen ejemplos de profesionales entregados a su oficio.

En el caso de Villa Clara son seis colegas: Luis Orlando Pantoja Veitía, Pedro Méndez Suárez, Rolando González Reyes, Benito Cuadrado Silva, Oslaida Monteagudo Yanes y Celia Farfán González. De ellos, cinco laboran en el periódico Vanguardia y el otro, Luis Orlando Pantoja, lo hace en la emisora Radial CMHW, donde todos los días pide la palabra.

Carné de alfabetizador.

Hubo otros trabajadores de la prensa villaclareña que dieron igualmente su aporte de llevar la luz de la enseñanza a los campos cubanos: Lázara Carmenate, por años recepcionista del periódico Vanguardia, ya jubilada, y las ex correctoras del propio órgano de prensa: Carmelita Cabrera Monteagudo  y Eumelia González Borrell.

CON 11 AÑOS ALFABETIZANDO EN MAISÍ

Para Oslaida Monteagudo, correctora en Vanguardia desde hace más de treinta años, la Campaña de Alfabetización fue casi una aventura. La aventura de una niña de apenas 11 años, que sin tener clara noción de lo que hacía se sumó a ella y marchó a alfabetizar al extremo más oriental de Cuba.
“Ni sabía bien lo que era la alfabetización. En mi imaginación me veía con un rifle formando parte de un ejército. Enseguida mostré disposición y le pedí permiso a mi mamá. Me lo dio, aunque ni ella misma entendía mucho de eso, pues vivíamos en el campo, en Vega de Palma, cerca de Camajuaní. No obstante, firmó la planilla con su autorización. (más…)

Read Full Post »

El 22 de diciembre se cumplen 50 años de que Cuba se declarara libre de analfabetismo, luego de una gigantesca Campaña de Alfabetización protagonizada por maestros y el pueblo en general. El filme El brigadista, cuyo protagonista es Patricio Wood, se concibió como un homenaje a aquella generación de “niños héroes” que participaron en aquella gesta.

FICHA TÉCNICA

Título: El brigadista

Dirección: Octavio Cortázar

País: Cuba

Idioma: Español

Formato: 35 mm

Categoría: Ficción

Tipo: Color

Duración: 119 min. (más…)

Read Full Post »

Entrevista a dos brigadistas villareñas que durante la Campaña de Alfabetización convivieron con la familia Castro Ruz.

Por  Leslie Díaz Monserrat

De izquierda a derecha, Elsa María, con el uniforme de alfabetizadora; María, la prima de Fidel y Raúl (arriba), y Dominga, la abuela, en su última foto antes de morir.

Dicen que quien se bañe en las aguas del río Colorado, ubicado en la zona de Birán —perteneciente ahora a la provincia de Holguín—, se queda para siempre ahí. Quizás esta profecía haya signado las vidas de Elsa María Hernández Santos y Carmen Hernández Santos, dos hermanas que dijeron sí al llamado de Fidel de para alfabetizar a toda Cuba. También, por azar, les tocó llevar el conocimiento justamente al lugar donde  nació el líder de la Revolución Cubana y su hermano, Raúl Castro Ruz. Cincuenta años después hurgan en su memoria y regresan en el tiempo a aquel 31 de mayo de 1961, cuando llegaron a Birán.

MEMORIAS DE UNA ALFABETIZADORA

Elsa María Hernández Santos, continuó con su amor por el teatro, como instructora de arte.

A Elsa, con 23 años, le tocó ser la jefa de las brigadistas en el lugar, y liderar a aquellas muchachas que habían venido junto a ella desde Rancho Veloz. «Fui ubicada en la casa de María, una prima de Fidel, que aún vive, y por la cual siento un cariño muy especial. Sin embargo, enseguida simpaticé con Dominga, la abuela de esos jóvenes que cambiaron la historia de Cuba en 1959».

—¿Cómo recuerda a Dominga?

— Todavía me parece verla de pie, con sus piernas vendadas y peinada con un moño en la nuca. Desde el primer momento, entre las dos se estableció una relación muy especial. Ella había vivido en un lugar que le dicen El Cedro, cerca del central donde habito, el “Quintín Banderas”, en el municipio de Corralillo, conocido, en aquel tiempo como el  ingenio Ramona. Había venido en carreta desde Pinar del Río —hazaña que me pareció increíble—, y me hacía muchas veces los cuentos del viaje que la llevó hasta el oriente del país, el cual, según ella, duró, nada más y nada menos, que diez años.

«Era muy pícara, un poco resabiosa también. Recuerdo que sus blusas y la sábana de la cama estaban llenas de estampas de santos, que fijaba con alfileres. Quería mucho a sus nietos. Enseguida se encantó conmigo y quiso que fuera a vivir con ella». (más…)

Read Full Post »

Conocí a Clarita Niebla en un postgrado sobre José Martí y Nuestra América, y desde entonces asisto a cuanto postgrado sepa que ella imparte. ¿La causa? Es una maestra en el sentido amplio de la palabra que irradia sabiduría, ternura, amistad, y se gana el afecto de cuantos la conocen. Martiana de pura cepa, defiende a capa y espada el ideario de José Martí, y trasmite todo cuanto sabe sobre nuestro Héroe Nacional. Por eso no puedo sustraerme a la tentación de publicar esta entrevista que le hicieron con motivo del medio siglo de la Campaña de Alfabetización librada en Cuba en 1961, de la cual ella fue partícipe.

LA LUZ DE CLARITA

Por Leslie Díaz Monserrat

La licenciada en Español y Literatura Clara Rosa Niebla Cuello ha dedicado toda su vida a enseñar. Tal vez porque posee el espíritu inquieto de quienes quieren compartir todo lo que saben e irradian luz de conocimiento. Martiana de corazón. Muchas han sido las escuelas en las que ha trabajado todos estos años e incontables los alumnos que la han tenido ante el pizarrón. Sin embargo, recuerda con especial cariño a sus estudiantes del Escambray.

Clarita NIebla
                       Clarita Niebla, maestra y martiana hasta la médula.  Foto: Yandrey Lay Fabregat

—¿Cómo llega Clarita a esa zona montañosa del centro del país?
—Al  Escambray llegué con la Campaña de Alfabetización, el 3 de mayo de 1961. Allí me ubicaron en una zona situada entre Fomento y Cabaiguán, que se llama Crucero Quemaditos. Recuerdo que ya estaba oscureciendo y caía un torrencial aguacero cuando me llevaron dos milicianos hasta la casa de los campesinos que me acogerían. Yo tenía 18 años y estaba estudiando en la Escuela Normal de Maestros, pero al Fidel inaugurar la Ciudad Escolar Abel Santamaría, en Santa Clara, pidió la disposición de los jóvenes para integrar las brigadas Conrado Benítez y de la escuela me incorporé a la Campaña.

—Y la familia, ¿estuvo de acuerdo con la decisión de irse a alfabetizar?
—Mis padres no querían que estuviera lejos de casa. Se estaban viviendo momentos difíciles de acciones contrarrevolucionarias en Cuba. En La Habana habían incendiado la tienda El Encanto, y la agresión a los aeropuertos, el día 15 de abril, alarmó a todos. El 16 de ese mes se proclamó  el carácter socialista de la Revolución y nosotros salimos el 17 para Varadero, a un curso que debíamos recibir, y ese mismo día desembarcaron las tropas mercenarias por playa Girón. «Mi familia temía por mi vida y el ejemplo fue Manuel Ascunce, lo que le pasó a él me hubiese podido pasar a mí o a cualquier otro brigadista. Pero cuando ellos vieron que los campesinos nos querían y cuidaban como a sus propios hijos, se sintieron más tranquilos». (más…)

Read Full Post »

Benavides, como todos los conocen en el ámbito educacional, mi amigo de tantos años, ha sido entrevistado con relación a sus vivencias durante la Campaña de Alfabetización en Cuba, que en este año cumple 50 años y que logró declarar a nuestro país Territorio Libre de Analfabetismo”.

Incansable en este sector, es imprescindible en la historia de la educación en este territorio central: Las Villas, Cienfuegos, Villa Clara, y de Bayamo.

Leslie Díaz Monserrat, joven periodista del periódico Vanguardia, fue la encargada de entrevistarlo:

LAS MEMORIAS DE BENAVIDES

Todo comenzó en diciembre de 1960, cuando Gregorio Benavides Sánchez llegó a su casa para las vacaciones de fin de año y se encontró una citación del Colegio de Maestros. En aquel entonces dirigía la secundaria básica Orlando Nieta, de Mayajigua, y tuvo que partir con urgencia hacia La Habana, para asistir a una cena con Fidel, junto a otros 10 mil maestros.
Ya se estudiaba la idea de alfabetizar el país, y miles de jóvenes de toda Cuba estaban dispuestos a participar. Benavides recuerda bien aquellos tiempos, a los amigos, los momentos más difíciles y también las alegrías. Dejemos que él cuente la historia.
«El 28 de enero de 1961, en la inauguración de la Ciudad Escolar Abel Santamaría, Fidel nos habla de la Campaña de Alfabetización y se le pone a la brigada el nombre de Conrado Benítez.
«En mayo, salimos hacia Varadero, donde nunca antes había estado. A los 11 días nos tocó partir a cumplir la misión. Escogí la zona de Bayamo, pues siempre tuve la ilusión de conocer el lugar donde se cantó por primera vez el Himno Nacional. Con solo 23 años me pusieron al frente del campamento, un trabajo que me resultó muy duro».

Lo primero que hice…
«Al poco rato de estar en Bayamo, tuve que recoger los nombres y la dirección de todos los brigadistas que estaban en el lugar y pasarles un telegrama a sus familiares. La tarea no fue fácil; los muchachos estaban muy cansados, acostados en el suelo sobre sus hamacas. Con la ayuda de algunos colaboradores y usando máquinas de escribir, estuvimos trabajando toda la noche sin parar».

Las anécdotas…
«Había una brigadista de Pinar del Río que estaba ubicada cerca de Buey Arriba, la cabecera de uno de los barrios de Bayamo. Un día reportaron su desaparición, pero en las investigaciones se conoció que también faltaba un joven residente en el mismo lugar. Todo el mundo pensó que estaban juntos, y con razón. Regresaron a los 3 días de la luna de miel, en un hotel de Manzanillo. Yo tuve que traer a la muchacha de vuelta al albergue donde se quedaba, pero me llamaron esa misma noche para informarme que había dos jóvenes esperando por mí. Uno era el campesino que venía a reclamar a la brigadista para convertirla en su legítima esposa; y el otro, el novio de su tierra natal que vino a visitarla.
«Como podrán imaginar, además de agente investigador, casi  tuve que convertirme en “réferi”, aunque al final no fue necesario, pues el pinareño comprendió que tenía la batalla perdida y no presentó pelea».

Lo más impresionante…
«La primera vez en la Sierra Maestra.  Salimos el jueves 22 de junio de 1961 a las 5:45 a.m., y a medida que nos acercábamos se podía contemplar la majestuosidad del paisaje.
«A  2 km de San Pablo Yao, el río del mismo nombre y el camino marchaban paralelos; una hilera de casas y algunas tiendas en ambas riberas lo hacían parecer una aldea de pescadores. De allí en adelante el viaje se hacía más interesante, pues el jeep continuaba transitando junto al río, pero ahora por una vía cada vez más pedregosa. El panorama resultaba impresionante. Para mí fue un acontecimiento extraordinario, pues era la primera vez que visitaba montañas tan altas». (más…)

Read Full Post »

Fidel proclama a Cuba Territorio Libre de AnalfabetismoEl 22 de diciembre de 1961, en la Plaza de la Revolución, el Comandante en Jefe Fidel Castro dio la noticia de la culminación exitosa de la Campaña de Alfabetización y declaró a Cuba Territorio Libre de Analfabetismo. Por eso instauró esa fecha para conmemorar el Día del Educador. Aunque ya no pertenezco a ese sector, me siento parte de él todavía, pues 25 años no pasan en balde. Felicito de todo corazón a todos los que educan en Cuba por la labor abnegada que desempeñan a diario.

Cada país conmemora el Día del Maestro, Día del Educador, Día del Profesor o Día del Docente, y les relaciono la fecha de algunos países de América:
Argentina (11 de septiembre), Belice (18 de mayo), Bolivia (6 de junio), Brasil (15 de octubre), Canadá (5 de octubre), Colombia (15 de mayo), Costa Rica (22 de noviembre), Chile (16 de octubre), Ecuador (13 de abril), El Salvador (22 de junio), Estados Unidos (el martes de la primera semana completa de mayo), Guatemala (25 de junio), Haití (17 de mayo), Honduras (17 de septiembre), México (15 de mayo), Nicaragua (29 de junio), Panamá (1 de diciembre), Paraguay (30 de abril), Perú (6 de Julio), Puerto Rico (viernes de la primera semana completa de mayo), República Dominicana (30 de junio), Uruguay (22 de septiembre) y Venezuela (15 de enero).

Además, existen el Día Mundial de los Maestros (5 de octubre), el Día Panamericano de los Maestros (11 de septiembre) y el Día Mundial de la Educación (1 de abril).

No pude encontrar la celebración de ese día en: Anguilla, Antigua y Barbuda, Araba, Bahamas, Barbados, Bonaire, Caimán, Curazao, Dominica, Granada, Guyana, Islas Vírgenes Británicas, Islas Vírgenes (EE.UU.), Jamaica, Saint Kitts y Nevis, Saint Marteen, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, Surinam, y Trinidad y Tobago.

Me complacería que me escribiera o me dejara un comentario si sabe la fecha de esta conmemoración en estos países del Caribe, para actualizar el post.

Read Full Post »