Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Canarias y la Independencia de Cuba’

Plaza del himno, en la ciudad cubana de Bayamo

Motivado por la lectura del artículo Las bayamesas, de Bladimir Zamora, que publicáramos el pasado 20 de octubre en ocasión del Día de la cultura cubana, el amigo Roberto Domínguez nos ha hecho llegar este capítulo de su libro en preparación Canarias y la Independencia de Cuba.

3.5 Bayamo y el himno nacional de Cuba

El 18 de octubre de 1868, Carlos Manuel de Céspedes inició el ataque mambí a Bayamo. El asalto a esta ciudad oriental fue una de las primeras acciones que siguieron al alzamiento del ingenio La Demajagua

El día 20, las tropas mambisas, al mando del líder de la revolución de Yara, ocuparon la ciudad de Bayamo, en lo que constituyó el primer triunfo de las fuerzas revolucionarias frente al colonialismo español.

Aquí quisiera hacer un alto, para referirme a las “versiones” que existen sobre el Himno Nacional de Cuba.

Todos los autores coinciden en que el 11 de junio de 1868, en la Iglesia Parroquial Mayor de Bayamo, la orquesta dirigida por el músico Manuel Muñoz Cedeño interpretó por vez primera la música de lo que posteriormente devendría himno nacional de Cuba. En efecto, la historiografía recogió —aunque como de costumbre, sin divulgarlo debidamente— que la música del Himno de Bayamo, estrenada públicamente aquél día, surgió primero y la letra después. También en la Historia de Cuba, la versión más extendida ha sido que el patriota Francisco Maceo Osorio le dijo a Pedro Figueredo (Perucho) en una fecha no precisada del año anterior (1867), en medio de los preparativos independentistas: “A ti, que eres músico, te toca componer nuestra Marsellesa”.

Recientemente, llegó a mi poder, un escrito [3.2] según el cuál, parece que “la verdadera historia sobre el himno, es como sigue”:
… “En la madrugada del 14 de agosto de 1867, en el séptimo cuarto de su casa de dos plantas, Figueredo se sentó ante el piano y tras ardua labor completó la obra; es decir, la música. Después la dio a conocer a unos 70 revolucionarios reunidos en su morada… ¿Y la melodía no tenía letra?, se han preguntado más de una vez historiadores e investigadores a lo largo del tiempo. Probablemente, se puede responder con toda lógica……. Para reafirmarlo, cabe recordar los testimonios de su yerno Carlos Manuel de Céspedes (hijo) quien señaló a periódicos extranjeros que Pedro Figueredo tenía la letra desde mucho antes de su estreno… En ese hilo, parece indiscutible que su esposa, la poetisa Isabel Vázquez Moreno, lo ayudó a elaborar el vigoroso texto guerrero. Esta mujer —hermana de Luz Vázquez, aquella que inspiró la primera canción trovadoresca de Cuba (nombrada también la Bayamesa) — aún no ha sido colocada en el sitial que merece… Perucho entregó las partituras de su creación al músico Manuel Muñoz, cercano vecino suyo, quien la instrumentó con su orquesta. Este, en mayo de 1868 les presentó la orquestación a Figueredo y a Francisco Vicente Aguilera y ambos quedaron encantados con el montaje… Después vino el escándalo: con la anuencia del padre católico Diego José Baptista, un verdadero patriota, la música fue estrenada en medio de las celebraciones del Corpus Christi en el púlpito de la Iglesia Parroquial, frente a las propias autoridades españolas y el mismísimo gobernador de Bayamo, el teniente coronel Julián Udaeta. Inmediatamente el militar calificó de subversiva la obra y echó el ojo al “revoltoso” Perucho… Así la melodía se hizo célebre en la ciudad, rebelde por tradición, y esa popularidad continuó levantando ronchas en las fuerzas de la metrópoli. Sobre ese tópico escribió Martí años después en Patria: “La Bayamesa se tocaba por las bandas criollas de la localidad, se cantaba por las damas y se tarareaba por los muchachos de la calle”… Si la música creó tanto revuelo es fácil deducir que Perucho, cautelosamente, no quiso que la letra fuera conocida por la mayoría y solo la hizo saber a un grupo íntimo de independentistas”… (más…)

Anuncios

Read Full Post »