Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘César Cando Mendoza’

El ecuatoriano César Cando Mendoza continúa enviándome sus memorias del XI Festival de la Juventud y los Estudiantes. Gracias, César.

fmje-111.jpgLlegamos por la noche a la Escuela Vocacional Lenin: el autobús que nos recogió del muelle después de las dieciocho horas rodó por el túnel hacia el municipio Arroyo Naranjo. Había comenzado el Festival, en La Habana. Para mí empezó hace un año cuando las reuniones de estudiantes para nombrar delegados, en Quito y Guayaquil.
El viaje marítimo en el buque XX Aniversario tuvo una sorpresa más: a pocas horas de zarpar de Cartagena se averió; una falla en la máquina nos detuvo en el mar tranquilo. Estuvimos casi  seis horas distrayéndonos en popa. El juego de la cuerda entretuvo a las delegaciones de Colombia, Argentina y Ecuador. Más tarde leí en la revista Bohemia un reportaje con fotografías de lo que nos divertimos en el buque.
La Lenin me causó la primera impresión: supuse la inmensidad del lugar, como una ciudad flotando en la naturaleza exaltada. Alrededor de 3 600 delegados latinoamericanos ocupamos la escuela. Una mirada rápida por los pasillos y los murales me hizo transportar al sueño que tuve en el buque: construir ciudades para la convivencia solidaria sólo es posible en el socialismo. En Ecuador no hay posibilidades ciertas de imitarlas por el momento, pero no dejamos de luchar para alcanzarlas.
Después de recibir las mochilas con un ejemplar de diario y papel impreso con información del programa, conocí la piscina colindante al bloque de dormitorios. Un chapuzón me devolvió a la realidad. Dialogamos casi toda la noche: el viaje, la patria lejana, la familia, los planes para conocer La Habana, la participación en el desfile, hablar personalmente al Comandante Fidel… Estaba prohibido dormir.
Por la mañana desayunamos. Las muchachas cubanas entregaban trabajo voluntario al Festival: vestidas de blanco y mascarilla, sólo mostraban los ojos claros, sonrientes. En fila disciplinada tomamos el charol, platos y tenedores para que ellas depositen  cálidamente los alimentos: sopa caliente y arroz con frijoles y pollo asado. El placer de comer en la Lenin enaltecía mi espíritu, y mi convicción por el socialismo crecía como mi limonero del patio de mi casa: hojas lustrosas y frutos amarillos como mi bandera.

(más…)

Read Full Post »

César Cando me ha enviado este poema con un mensaje:

Buenas noches. Conozco que el gobierno de Colombia ha procedido con saña a  privar de la libertad a varios compañeros, entre ellos a la poetisa Angye Gaona, por luchar contra la injusticia del nuevo estado-escorpión manipulado por las transnacionales cuyo centro de operaciones es Estados Unidos de Norteamérica. Urge la solidaridad activa para evitar que Colombia sea el país con más presos que ciudadanos de a pie. Si usted considera oportuno la publicación de Libertad, hágalo; mi poema no abrirá las puertas de las mazmorras, pero generará la mínima luz para que otros enciendan el faro que tanto nos hace falta. Saludos.

LIBERTAD

Para Angye Gaona

angie_gaona_apres5.jpg
Ilustración tomada de Kabila


Lo grito desde Quito: libertad!
No la libertad de llorar piedras.
No la del silencio  amordazado.
No  la de palabra astuta
No la de  venales jueces.
No la libertad mercantilista.

Libertad sí: aquella   engrandecida
con la fuerza de Quiroga
retumbando aún en la mazmorra
del cuartel de Lima.

Pido libertad:
la libertad  del trigo que añora la esperanza
de ser pan en la boca de un niño.
Pido la única libertad sin estatua ni corona;
la verdadera sin discursos ni plazos traicioneros.

Lo grito desde Quito: libertad!
para mis compañeros.

César Cando Mendoza
Quito, febrero, 2011

NOTA: Angye Gaona (Bucaramanga, Colombia, 21-5-1980). Poeta e investigadora surrealista. Gestora cultural.

Read Full Post »

César Cando me dejó este poema en un post que publiqué el año pasado: Madre mía, poema de Antonio Guerrero. Se lo agradeceré de esta forma, publicándosela. Gracias, César. 

CARTA DE UN EMIGRANTE A LA MADRE

mano-escribiendo.bmp

Nací con los estertores del arco iris gris
de Hiroshima y Nagasaki.
Crecí en tu regazo:
María, Lorenza, Josefina…;
no viene al caso tu nombre de jilguero
porque me basta la manzanilla de tu cabello
para sentir tu aleteo en mi sangre.

En esta tarde de lluvia con Patria desgarrada
veo con tus ojos de agua
mi origen de eucalipto y palmera,
la cometa sin piola que extravié en tu delantal de harina…;
el cielo atormentado de Irak,
la pupila quemada de niños palestinos
y la bestia de acero rondando las alcobas.

Tengo para mí un desayuno de ausencia,
cocido con la despedida de emigrante,
tu retrato de perfil enamorado de mi padre,
mi cédula de identidad con el once y ceros infinitos;
una oración desnuda con muletas,
semejante a la gallina ciega picoteando estrellas.

Aciertas, madre, al decir que tu hijo
tiene “cosas extrañas”:
soy Diógenes con su lámpara encendida
en mitad del día;
el hombre que se suicidó por una manzana…

En esta tarde de lluvia con Patria desgarrada,
siento que aún respiro en tus entrañas,
como un árbol colosal de insondables raíces;
siento que aún navego en tus pies de transparentes peces,
y añoro tus dedos que limpiaron mis lágrimas vertidas
por mi perinola que murió de alegría.

Madre:
hoy he medido la distancia con el mar,
y creo que mi retorno es un boceto corroído,
un oasis colgado del cielo sediento…

Deja por un instante
tus faenas de perejil y maíz,
y baja al río:
toca las piedras nocturnas de cocuyos
que nos permitían lavar penas
y escurrir recuerdos.
Dile a Rosalía, dormida bajo el capulí,
que aprendí en el teclado de las golondrinas
la canción vespertina de la separación sin olvido.
Toma una hoja del limonero,
y entona aquella elegía que papá compuso
contra la guerra en su mesa de carpintero.
Siéntate con la diestra en la mejilla,
para escuchar la sinfonía de las ranas
y tu universal nombre que grito desde el río…
 

Agosto/2006.
César Cando Mendoza   

Otros posts de César Cando: 

La resistencia popular en Honduras 73 días sucesivos
https://verbiclara.wordpress.com/post/2009/09/08/la-resistencia-popular-en-honduras-73-dias-sucesivos 

Honduras, nada de tercerías
https://verbiclara.wordpress.com/post/2009/09/01/honduras-nada-de-tercerias 

Esa bandera
https://verbiclara.wordpress.com/post/2009/08/25/esa-bandera 

Reminiscencia del XI Festival de la Juventud y los Estudiantes
https://verbiclara.wordpress.com/post/2009/08/20/reminiscencia-del-xi-festival-de-la-juventud-y-los-estudiantes-1 

Las dos Honduras
https://verbiclara.wordpress.com/post/2009/08/20/las-dos-honduras-cesar-cando-mendoza

Read Full Post »

Después del fracaso de la última comisión de la OEA, César Cando Mendoza vuelve a la carga. Ahora me envía este trabajo analizando la labor de Micheletti, la embajada de los Estados Unidos en Honduras y los medios de comunicación al servicio de los golpistas.

A poco del zarpazo en Honduras, en uno de mis comentarios de nombre: “Hablan los muertos: ¡no pasarán!”, dije: “Nosotros, que  sentimos insatisfacción en las tumbas, no aceptaremos NUNCA JAMÁS la protección de los culpables, cómplices y encubridores del batacazo sanguinario;  a la ONU y  la OEA, la Unión Europea y cuánta organización internacional aspiren a enredarnos en los hilos hipócritas de la diplomacia, les decimos que ¡no pasarán!”

Fracasada la última comisión de la OEA, torpedeada por el propio Micheletti, enredada por la embajada yanqui y los medios de comunicación social adictos a los golpistas, los enemigos de Honduras han echado a caminar otra rueda de molino denominada “tercería”, como opción para dizque salir del atolladero: “ni Zelaya ni
Micheletti, un tercero, de una o varias cabezas, es la solución” —chillan.

(más…)

Read Full Post »

César Cando Mendoza me ha dejado este poema tan patriótico en mi post: “Honduras en resistencia. Poemas de Ricardo A. Bueso Licona”. Gracias César.
Bandera de Honduras

Yo no quiero
una Patria protegida
por la Casa Blanca;
no la quiero sometida
por la USAID.
Yo no la quiero subyugada
por el clan bicéfalo
de protuberante codicia;
no quiero una Patria atada al mercado libre mercado
recompuesto de oropeles.
Yo no la quiero mancillada
por la oligarquía de insaciable hocico;
no la quiero esclavizada
por las multinacionales narcotraficantes.
Yo no la quiero quebrantada
por complacientes manos militares,
no la quiero disuelta en penuria
por la riada financiera de pesuñas extranjeras.
Yo no quiero una Patria con familias cesantes;
no la quiero con excluidos de la tierra,
no la quiero con niños amputados de sus padres.

(más…)

Read Full Post »

El ecuatoriano César Cando Mendoza me ha enviado estas memorias del XI Festival de la Juventud y los Estudiantes. Gracias, César.

UNO

Logo XI Festival Mundial de la Juventud y los EstudiantesEl XX Aniversario se hizo a la mar. Mi reloj señala las 17H47´. Más allá el Vietnam Heroico envía un saludo de sirena. De pie, en el puente, miro a la muchedumbre esparcida en malecón: me parece ver a Pecas, puesta la camiseta del XI Festival de la Juventud y los Estudiantes, con un pañuelo rojo agitado al viento; a Walding
Fernández, de Ayestarán, con un cartel de los CDR en su diestra; a Raiza Montejo Vega, de Ayuntamiento, con su sombrero guajiro que habla a los cuatro vientos; a Enrique Grosso Cruz, abrazado de Rafael Ceruto.

Es domingo 6 de 1978, y el Festival aún no ha culminado. El telón se cierra paulatinamente, como el día que perezosamente cede paso a la noche, en el Caribe. Un yate nos escolta, y yo en popa devuelvo las ovaciones.

Pienso en Víctor Antúnez, que me obsequió el libro de aniversario de los CDRs, en su charla esclarecedora de filosofía materialista cuando mi estancia en la Escuela Vocacional Lenin. Veo a La Habana deslizándose de mis manos, de mis ojos, como si estuvieran provistos de obturador; la veo gigantesca y democrática, soberana y alegremente socialista. Al fondo está el obelisco de la Plaza de la Revolución, lugar donde compartimos del soberbio desfile de todas las delegaciones del mundo, en un puño de solidaridad.

Ah, La Habana insomne, líquidamente nocturna, toda amanecida, enfiestada como novia universal. Recuerdo que escribí en una servilleta: “La Habana insomne / Fue noche de carnaval, / allá en el malecón, / con las olas erizadas, y tu cuerpo junto al mío. / No sé si el mar podía / repetir lo que hacíamos. / Solo sé que no hubo cielo, / solo sé que no hubo luna, / solo tu boca y la mía. / Fue noche de carnaval, / allá en el malecón. / A lo lejos las guitarras, / a lo lejos los tambores, / a lo lejos las luciérnagas. / Nada más tus muslos ceñidos a los míos. / Fue noche de carnaval, / allá en el malecón.”

(más…)

Read Full Post »

« Newer Posts