Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Corpus lingüístico uruguayo’

Por Ricardo Soca 

uruguay2.jpgEl controvertido femenino «presidenta» se ha impuesto en la prensa uruguaya desde la elección de la ex mandataria chilena Michelle Bachelet. Cuatro años y medio después de la encendida polémica que se suscitó entre los periodistas sobre ese tema gramatical, el género del vocablo presidente es objeto de una curiosa unanimidad en el caso de la jefa de Estado de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, más conocida por otra suerte de controversias.
El corpus del español del Uruguay de La Página del Idioma Español (www.elcastellano.org), con dos millones de palabras, verifica, en el caso de la primera mandataria argentina, apenas dos casos de «la presidente» (El Espectador y El País), contra veintitrés de «la presidenta» (el corpus todavía no está disponible para el público).
Tras la elección de mujeres como titulares de varias intendencias uruguayas, se verifica una regularidad semejante con «la intendenta», que vale tanto para las electas como para las que ya están en funciones en Florida y en Montevideo, con un único caso de «la intendente» registrado en el matutino El País. Otro vocablo exclusivo de los uruguayos, que también se abrió camino con la irrupción de la mujer en la vida pública es «edila», el femenino de edil. El corpus registra también uruguayismos como «pastera», referido a la fábrica de pasta de celulosa ex Botnia, actual UPM, sin olvidar los «vacunatorios», como se llaman en el Uruguay los lugares de vacunación contra diversas enfermedades, y las «volquetas» instaladas en la ciudad para recoger la basura por el ex intendente Mariano Arana, en lugar de las «volquetes» preferidas por la Academia Española.
La ira de los criadores de aves uruguayos ante la decisión del gobierno de importar pollos brasileños puso sobre el tapete el vocablo «façoneros», importada del francés façonnier y con su significado adecuado a las necesidades de esta profesión.
«Banderazo» no es en el Uruguay un golpe dado con una bandera, ni tampoco una «bajada de bandera», según el uso que el diccionario atribuye a mexicanos y colombianos, sino una manifestación político-electoral con muchas banderas, en el uso que el corpus registra en notas de La República, Últimas Noticias y El Observador.
A los brasileños les resulta muy gracioso que a los delincuentes que roban mediante boquetes que practican en paredes se les llame «boqueteros», un vocablo que ellos reservan para quienes practican la felación, pero no se ríen tanto cuando se les explica el sentido de «maracanazo». Y se sienten en casa cuando oyen «motoquero», el brasilerismo que hemos importado para referirnos a los motociclistas, pero no a todos, sólo a aquellos que distribuyen productos a domicilio bajo del sistema de «delivery», un anglicismo cada día más frecuente en la prensa de los orientales.
A los españoles, por su parte, les llama la atención que llamemos «defasaje» al desfase, o que, cada vez que mandamos cortar fiambre en el supermercado, prefiramos el italianismo «fetas» al castizo «lonja».
Muchos uruguayismos acaban por imponerse en función del uso que de ellos hace algún personaje encumbrado, como está ocurriendo ahora con el presidente José Mujica, quien se ha referido a las «actitudes ombliguistas» de ciertos personajes que solo se ocupan de sí mismos. El mandatario uruguayo está muy preocupado, además, por el «relacionamiento» de su país con la Argentina, y no le hablen de relaciones, porque los uruguayos no mantenemos relaciones sino «relacionamientos», un brasilerismo que se impuso en la antigua Provincia Cisplatina.
Si toda este variopinto abanico de significados (y hay mucho más) es posible en un país tan pequeño como el Uruguay, donde vive apenas el 0,75% de los hispanohablantes de todo el mundo es fácil concebir la enorme riqueza dialectal de esta lengua transatlántica, variedad que se combina armoniosamente con la sorprendente unidad que cultivan sus cuatrocientos millones de hablantes en veintidós países de cuatro continentes.

Tomado de La Página del Idioma Español 

Read Full Post »