Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘COVID-19’

Foto: ©Archivo EFE/Fernando Bizerra Jr

Foto: ©Archivo EFE/Fernando Bizerra Jr

Escuchar

El término antídoto es el adecuado para referirse al ‘medicamento que se emplea contra un veneno’ o la ‘medicina o sustancia que contrarresta los efectos nocivos de otra’, por lo que no es apropiado emplear esta voz como sinónimo de vacuna, ‘preparado de antígenos que, aplicado a un organismo, provoca en él una respuesta de defensa’, como se indica en el Diccionario de la lengua española.

En los medios de comunicación se encuentran ejemplos como «No hay suficientes dosis del antídoto, y la estrategia de vacunación ha quedado en el aire», «El antídoto de Pfizer al detalle: estos son los 10 ingredientes que tiene la vacuna contra la COVID-19» o «Pfizer admite que solo podrá producir la mitad de las dosis previstas en 2020: el Reino Unido ya había autorizado la administración de este antídoto».

Según el Diccionario de términos médicos de la Real Academia Nacional de Medicina, un antídoto es un ‘fármaco que neutraliza la acción nociva de otro fármaco, de un producto tóxico o de un veneno. Puede actuar de forma específica (antídoto verdadero) o inespecífica’, y señala como sinónimos antitóxico, antiveneno o contraveneno, pero no vacuna, que es un preparado de antígenos con el que se pretende provocar una reacción defensiva en un organismo.

Por tanto, como especifican fuentes consultadas de la Academia de Medicina, el concepto de vacuna no tiene nada que ver con el de antídoto: los antídotos no previenen enfermedades o infecciones, sino que actúan contra intoxicaciones.

Así, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido escribir «No hay suficientes dosis de la vacuna, y la estrategia de vacunación ha quedado en el aire», «La vacuna de Pfizer al detalle: estos son los 10 ingredientes que tiene la vacuna contra la COVID-19» y «Pfizer admite que solo podrá producir la mitad de las dosis previstas en 2020: el Reino Unido ya había autorizado la administración de esta vacuna».

De Recomendaciones de Fundéu (Fundación del Español Urgente)

Read Full Post »

Foto: Archivo EFE/Cabalar

Escuchar

Confinamiento es la palabra del año 2020 para la Fundación del Español Urgente (FundéuRAE), promovida por la Agencia EFE y la Real Academia Española.

Definido como ‘aislamiento temporal y generalmente impuesto de una población, una persona o un grupo por razones de salud o de seguridad’, este término ha marcado buena parte de los meses del año que ahora acaba. La crisis sanitaria derivada de la pandemia de la COVID-19 es, sin duda, la protagonista del 2020 y las medidas implementadas para frenarla han cambiado radicalmente nuestra forma de vivir y de hablar.

La Real Academia Española, en su más reciente actualización del Diccionario de la lengua española (DLE) de noviembre del 2020, ha modificado la entrada de la voz confinamiento para ajustarla a la realidad que millones de personas en todo el mundo han vivido con motivo de la pandemia del SARS-CoV-2.

Asimismo, confinamiento es la mejor alternativa frente al anglicismo lockdown para designar la reclusión forzosa de la población en sus domicilios.

La ganadora ha sido seleccionada entre una lista de doce candidatas en la que se encontraban otras palabras que han marcado el año que termina. El listado de aspirantes a palabra del 2020 propuesto por la FundéuRAE incluía además coronavirus, infodemia, resiliencia, COVID-19, teletrabajo, conspiranoia, (un) tiktok, estatuafobia, pandemia, sanitarios y vacuna.

Esta es la octava ocasión en la que la FundéuRAE elige, de entre los más de 250 términos a los que ha dedicado algunas de sus recomendaciones diarias sobre el uso del idioma, su palabra del año. La primera de ellas fue escrache, en el 2013, y la siguieron selfi (2014), refugiado (2015), populismo (2016), aporofobia (2017), microplástico (2018) y los emojis (2019).

De Recomendaciones de Fundéu (Fundación del Español Urgente)

Read Full Post »

Foto: © Archivo EFE/Enric Fontcuberta

Foto: © Archivo EFE/Enric Fontcuberta

Escuchar

Las palabras brote y rebrote, por un lado, y ola y oleada, por otro, se emplean a menudo de forma indistinta, pero encierran matices que conviene tener en cuenta para una redacción más exacta.

Brote es un término más amplio, mientras que rebrote es más preciso, pues implica que ya se ha controlado y eliminado algún brote anterior. En la situación actual, es válido afirmar que vuelve a haber brotes en una localidad o que hay rebrotes o nuevos brotes en las últimas semanas.

En suma, allá donde es adecuado emplear rebrote también lo es optar por brote, pero si se alude a un primer brote no es apropiado utilizar rebrote.

Por otra parte, en las noticias sobre los nuevos casos de covid-19, se emplean indistintamente los sustantivos ola oleada. En este sentido, cabe indicar que, aunque el término oleada es adecuado y no es preciso siquiera ponerlo entre comillas, resulta preferible optar por ola

En efecto, la Real Academia Nacional de Medicina considera que en epidemiología es la voz ola (que puede considerarse sinónima de fasela que empezó a utilizarse por su parecido con el movimiento característico de subida y bajada de las olas del mar. Con este sustantivo se hace referencia a un número creciente de personas infectadas por una enfermedad, que alcanza un máximo para, a continuación, descender más lentamente.

Puede decirse, en definitiva, que todos los países afectados han sufrido una primera ola de coronavirus y que algunos de los que se venían recuperando y habían alcanzado la llamada nueva normalidad se están enfrentando ahora a nuevos brotes y se preparan para segundas y terceras olas.

De Recomendaciones de Fundéu (Fundación del Español Urgente)

Read Full Post »

Foto: ©Archivo Efe/Toni Albir

Foto: ©Archivo Efe/Toni Albir

Escuchar

El término okupa, empleado para referirse a la ‘persona o al movimiento que propugna la ocupación de viviendas o locales deshabitados’, aparece recogido en el Diccionario de la lengua española y, tal como en él se indica, no necesita comillas ni cursiva.

No obstante, es frecuente encontrar en los medios de comunicación frases como «Los “okupas” que se fueron de veraneo a Ibiza denuncian al propietario por cambiar la cerradura», «Los “okupas” intranquilizan a las comunidades por vacíos legales» o «Los “okupas” hacen negocio con la covid-19».

Debido a que el uso de okupa y de términos derivados —como okupar, okupación— está ya muy asentado en países como España, la Argentina y Chile, no es necesario aplicarles ningún resalte, y así se recoge en la Ortografía de la Real Academia Española.

Por tanto, en los ejemplos anteriores lo apropiado habría sido escribir «Los okupas que se fueron de veraneo a Ibiza denuncian al propietario por cambiar la cerradura», «Los okupas hacen negocio con la covid-19» y «Los okupas intranquilizan a las comunidades por vacíos legales».

De Recomendaciones de Fundéu (Fundación del Español Urgente)

Read Full Post »

Catalan regional Government studies ways to toughen measures after court ruled they had no competence

EFE/ Enric Fontcuberta

Las palabras brote y rebrote, por un lado, y ola y oleada, por otro, se emplean a menudo de forma indistinta, pero encierran matices que conviene tener en cuenta para una redacción más exacta.

Brote es un término más amplio, mientras que rebrote es más preciso, pues implica que ya se ha controlado y eliminado algún brote anterior. En la situación actual, es válido afirmar que vuelve a haber brotes en una localidad o que hay rebrotes o nuevos brotes en las últimas semanas. (más…)

Read Full Post »

BRASIL CORONAVIRUS

Foto: ©Archivo Efe/Joédson Alves

 

Las expresiones dar de alta y dar el alta comparten significado en el contexto médico, pero se construyen con diferentes pronombreslo(s) y la(s) en el primer caso (lo/la/los/las dieron de alta) y le(s) en el segundo (le/les dieron el alta).

En las informaciones sobre los pacientes que han superado la COVID-19, se pueden encontrar frases como «El personal médico le dio de alta a la paciente más pequeña que se ha curado de la COVID-19», «En el caso de la enfermera, se informó que le darán de alta debido a que su recuperación ha sido óptima» o «A la madre la darán el alta en las próximas horas». (más…)

Read Full Post »

_111748973_gettyimages-periorates (1)

Pericles, dando uno de sus discursos.

Pericles, un importante e influyente político y orador ateniense del siglo V a. C., pronunció uno de sus discursos más famosos después de que una plaga devastadora en el año 430 a. C. —probablemente una forma de tifus— acabara con cerca de un tercio de la población de Atenas.

Esta alocución, así como otra que hizo para honrar a los caídos de una destructiva guerra contra Esparta, fueron reportadas por el historiador Tucídides, cuya descripción de la Gran Plaga es digna de leerse solo por su virtuosidad literaria, le dice a la BBC Armand D’Angour, Profesor de lenguas clásicas y literatura de la Universidad de Oxford, Reino Unido.

Lo que no cambia, según lo que dice Tucídides, es la naturaleza humana: puedes esperar que la gente reaccione de forma similar cuando se ve enfrentada con eventos como los ocurridos en el pasado.

El historiador y militar ateniense escribió sobre estas experiencias porque pensaba que entender mejor los eventos que le había tocado vivir podría servir de guía para responder a situaciones similares en el futuro.

Modelo médico

El método con el que se combatió esa plaga lo modeló, señala D’Angour, uno de los médicos más innovadores de su época: Hipócrates.

_111749647_gettyimages-parth

El Partenón en Atenas fue construido durante la época de Pericles.

En vez de recetar plegarias y rituales religiosos, hechizos y conjuros, o hierbas exóticas y remedios de curanderos, Hipócrates y sus contemporáneos visitaban a los pacientes enfermos, tomaban notas meticulosas de sus síntomas y hacían un registro de cómo respondían ante los tratamientos recomendados, tal como dormir, hacer ejercicio y seguir una dieta específica.

Uno de los peores aspectos de la plaga era la desesperación en la que caía la gente cuando se enteraba de que estaba enferma, según observó Tucídides.

“Aquellos que estaban convencidos de que no tenían esperanza se rendían mucho más rápido y morían”.

Otro era la tasa de infección entre quienes acudieron para cuidar y atender a otros: murieron en masa y tuvieron la mayor incidencia de mortalidad.

Además, la peste dio como resultado más delitos, ya que los delincuentes contaban con poder escapar a los castigos.

“¿Qué podemos aprender de estas observaciones de Tucídides?”, se pregunta D’Angour.

“Primero, que la gente debe evitar contagiarse por contacto cercano, y el que el personal médico y los cuidadores deben protegerse“, dice el historiador.

“Segundo, que la ley debe continuar funcionando de forma robusta. Y, tercero, que es importante que la gente se mantenga un estado mental positivo”.

Medidas para cumplir estos objetivos ya han sido puestas en práctica en la mayoría de los países del mundo afectados por la pandemia de covid-19.

Inmunidad

Los atenienses sobrevivieron la plaga del año 430 a. C. con una resistencia sorprendente, dice D’Angour.

“Solo 15 años después pudieron reunir una enorme fuerza militar y naval para montar una ofensiva en el extranjero”.

Pero cuando la peste azotó, Atenas había ido recientemente a la guerra, y un gran contingente de tropas había sido enviado al norte para luchar.

_111773094_gettyimages-1036124738

Tras haber estado expuesto a la enfermedad durante la peste, Tucídides adquirió inmunidad.

“Lamentablemente, se llevaron la enfermedad con ellos y más de 1.000 hombres murieron por esta causa”.

Uno de los soldados que participaron en la campaña fue el filósofo Sócrates.

No solo sobrevivió ala infección gracias -supuestamente- a su fortaleza física y disciplina, sino que al regresar a su ciudad, azotada por la peste, se dice que ayudó a los enfermos y moribundos, sin contagiarse.

“Sócrates, evidentemente, adquirió inmunidad por su exposición anterior a la enfermedad”, señala D’Angour.

Lo mismo ocurrió con Tucídides, quien sobrevivió a la infección y reconoció que haber estado expuesto a la enfermedad lo había dejado inmune.

Lecciones del pasado

Tuvieron que pasar miles de años para que la inmunidad se comprendiera cabalmente, pero lo escrito por el historiador ateniense nos muestra que la historia, en retrospectiva, puede ser una especie de vacuna.

“La historia no debe ser un simple recordatorio de los horrores del pasado. Puede guiarnos para que adoptemos precauciones, y nos recuerda que la observación acertada es vital para garantizar una mejor respuesta en el futuro, y asegurarnos de que, un día, regresará la vida normal”, explica D’Angour.

Pero, añade, también debemos recordar que la historia nunca se repite de manera exacta, incluso aunque puede ofrecernos lecciones valiosas para la posteridad.

_111748910_gettyimages-peribust6

Pericles es uno de los grandes héroes del primer ministro británico, Boris Johnson.

Pericles mantuvo por tres décadas una gran influencia en Atenas hasta que falleció por la plaga un año después de su recordado discurso, en 429 a. C, a los 66 años de edad.

En momentos en que la pandemia actual de covid-19 augura un futuro sombrío, enseñanzas de la plaga de Atenas pueden ayudarnos a entender qué nos depara el futuro y cómo estar mejor preparados para afrontarlo.

De BBC Mundo

Read Full Post »

Older Posts »