Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘cuento’

Foto: Carolina Vilches Monzón

Foto: Carolina Vilches Monzón

Por Carlos Alejandro Martínez Rodríguez

A punto de graduarse de Periodismo en la Universidad de La Habana el joven Arístides Vega Chapú renunció definitivamente a la academia. Entonces se hizo poeta, o dicho por él: la poesía lo escogió para dar sentido a las palabras desordenadas en su propio pensamiento. Luego se hizo narrador, para contar. Sería músico, o cineasta, si pudiera. Sin embargo, la única realidad que conocemos lo sitúa entre las voces esenciales de la Generación literaria de la década de los 80 del pasado siglo en Cuba. (más…)

Read Full Post »

TARJETA ROJA

Cuento de Omar Ríos G.

El pescador aterrado observó el bote de madera destartalado a la orilla de la playa. En él yacía muerto un guerrero con espada y lanza. Acercándose más, descubrió el cuerpo de un niño de unos diez años, cuyas raídas ropas resultaban de suma elegancia.

Avisó a las autoridades de la villa que rápidamente aparecieron a caballo en unión del médico local, quien volteó boca arriba el cuerpecillo del infante, colocándole un minúsculo espejo en las fosas nasales, que se empañó al instante, por lo que advirtió que aún vivía. Le aplicó sales de amoniaco para reanimarlo, y los ojos del crío se entreabrieron. (más…)

Read Full Post »

La editorial Sed de Belleza, con el auspicio de la Asociación Hermanos Saíz, la Dirección Municipal de Cultura en Santa Clara, y el Centro Provincial del Libro y la Literatura en Villa Clara, convoca al Premio Sed de Belleza 2013.

Este año se concursará con un libro de cuento para adulto.

Podrán participar los escritores menores de 36 años, residentes en Cuba, miembros o no de la AHS o la Uneac.
(más…)

Read Full Post »

Read Full Post »

César Cando, desde Ecuador, me ha enviado este cuento. Por la humanidad y actualidad que tiene se lo propongo:

LA SANDÍA

Naturaleza muerta con duraznos


Rodó la sandía por el graderío del mercado; al chocar se dividió. Una baba sanguinolenta manchó el piso. Rosendo recogió los pedazos, y atribuyó este suceso dominical al prejuicio que lo encadenaba desde muchacho.
—Soy salado —dijo.
Regresó al depósito de sandías, y vio que su hijo Fidel no estaba. Gritó fuerte el nombre del niño hasta llamar la atención de la gente del andén. Corrió por doquier, preguntó desesperadamente, sin éxito. El niño había desaparecido, en menos de lo que la sandía cayó por el graderío.
Rosendo tuvo ataque de histeria. Ya no gritaba el nombre de su hijo, pedía auxilio por doquier. Sin advertir dejó la sandía destrozada sobre la mesa de un restaurante, y deliraba en el centro de la playa de estacionamiento.
Una mujer sesentona se ocupó de él, y sugirió que acuda a la primera estación de policía ubicada a tres cuadras del mercado. Rosendo no la escuchó. Temblaba.
Caminó diez pasos, y sintió que le faltaba aire. Tenía los labios secos y la saliva espesa. Un hombre con camisa blanca le dijo al oído: “Vaya a la cruz roja, en la
Alameda. Ahí depositan a los niños extraviados.” Rosendo seguía preso de pánico.
Pensaba dificultosamente en el rostro de Fidel: los ojos grandes, el cabello claro y
el saco rojo con rayas negras que tejió la madre.
El patrullero llegó. Bajaron dos policías. La gente curioseaba.
—¿Dónde lo extravió? —dijo, el gordo con gafas oscuras.
—En las sandías —contestó Rosendo—. En el puesto de sandías —insistió, con las manos aún en la cara.

(más…)

Read Full Post »

En el centenario de José María Arguedas
Mensaje enviado por Carlos: Se cumple el centenario del nacimiento de José María Arguedas, el más grande novelista del Perú. Amigo entrañable, fiel a su pueblo, de ardiente corazón sufriente con el corazón de los oprimidos, ejemplo de dignidad, de modestia, de humanismo. Siempre lo recuerdo con inmenso dolor, con una gran ternura y con una gratitud sin límites: él me enseñó a amar y a entender el Perú.

ARGUEDAS: SU CORAZÓN, REY ENTRE SOMBRAS

Por Carlos Vidales

jmarg.jpg
Aquel helado mediodía de agosto, José María miró a través de la ventana y dijo:

—Ese sujeto debe estar muriéndose de frío.

“Ese sujeto” era el árbol del jardín. Yo pensé, viendo brillar los claros ojos de Arguedas, que el enorme vegetal había sentido la fraternal preocupación del novelista. Porque José María era capaz de establecer con los objetos de la naturaleza —animales, plantas, ríos, montes—, una comunicación de espontánea camaradería. Todas las cosas respondían a su llamado, sencillamente porque respondían desde su propio corazón.

“Oh corazón, Rey entre sombras…” José María amaba ese poema de Javier Sologuren. Abandonado en la infancia, recogido y amado por los indios comuneros de los Andes peruanos, blanco entre indios hasta la adolescencia, indio entre blancos desde la juventud hasta la muerte, transitando en la vida, como por una escalera, todas las capas, estamentos y clases sociales del Perú, indio paria, indio comunero, indio obrero, cholo de servicio, empleado mestizo, profesor universitario, eminente antropólogo, gloria de la literatura, admirado, adulado y temido por la aristocracia limeña, rubio de ojos azules con corazón de indio, testigo estremecido de los seculares dolores de su pueblo, protagonista íntimo de su propia obra, habitante y constructor de los cuentos infernales y mágicos de Diamantes y pedernales, del trágico y solemne Yawar Fiesta, de la desconsoladora y tenebrosa novela El Sexto, de la inmensa ternura de Los ríos profundos y del riguroso estudio social de Todas las sangres , él había conocido tinieblas más hondas, más terribles que las sugeridas por el poeta: “He aquí que te he escrito, feliz, en medio de la gran sombra de mis mortales dolencias”, habría de decir al líder campesino Hugo Blanco, una semana antes del suicidio.

Era un niño apenas cuando su padre, abogado de pobres, perseguido por los grandes gamonales, debió dejarlo en manos de crueles parientes:

“El subiría la cumbre de la cordillera que se elevaba al otro lado del Pachachaca; pasaría el río por un puente de cal y canto, de tres arcos… Y mientras en Chalhuanca, cuando hablara con los nuevos amigos, sentiría mi ausencia, yo exploraría palmo a palmo el gran valle y el pueblo; recibiría la corriente poderosa y triste que golpea a los niños, cuando deben enfrentarse solos a un mundo cargado de monstruos y de fuego…” (más…)

Read Full Post »

Con el propósito de fomentar la creación y promoción de obras literarias en los géneros de novela, cuento y ensayo, la Editorial Letras Cubanas, la Fundación Alejo Carpentier y el Instituto Cubano del Libro,  convocan a la decimosegunda edición del PREMIO DE NOVELA, CUENTO Y ENSAYO ALEJO CARPENTIER, que se regirá por las siguientes bases:

carpentier.gif

1.    Podrán participar todos los escritores cubanos, con obras  inéditas, escritas originalmente en español,  que no estén comprometidas con una editorial y que no se encuentren pendientes de resolución en otro concurso. Se considerarán inéditas cuando el 60 % de los textos, como mínimo, no haya sido publicado antes.
2.    Se deberán entregar tres ejemplares, debidamente foliados y presillados,  escritos en hojas de 8 ½ x 11 pulgadas, en una sola cara, a máquina o computadora, a doble espacio y con un tamaño de letra legible, no menor de 10 puntos. Si la obra llevara ilustraciones, estas deberán ser a línea, blanco y negro, y se presentarán en disquete, con una resolución no menor de 300 dpi, y una prueba impresa, o en soporte papel con una nitidez que permita ser escaneadas o reproducidas por otras técnicas.
3.    Los límites de cuartillas de las obras concursantes deberán ser:
Novela: 150 como mínimo y hasta 400 como máximo.
Cuento (colección de cuentos): 80 como mínimo y hasta 200 como máximo.
Ensayo o conjunto de ensayos: 150 como  mínimo y hasta 300 como máximo.
4.    Los temas son libres. En el caso del ensayo, debe referirse a asuntos de carácter artístico y literario.
5.    Los autores concursarán con su propio nombre y, en sobre aparte,  consignarán  nombre completo (o su nombre literario o artístico), dirección, teléfono, fax, correo electrónico o cualquier otra forma de comunicación, y breve currículo.
6.    Sólo se podrá participar en uno de los géneros convocados.
7.    Los autores premiados en convocatorias anteriores sólo podrán participar en los géneros en  los que no fueron premiados.
8.    El Jurado, tres miembros por cada género, estará compuesto por intelectuales de reconocido prestigio,  presidido por un representante de las instituciones convocantes, más un coordinador de los trabajos del Jurado. Las decisiones se tomarán por mayoría simple y los resultados finales son inapelables. El Jurado podrá recomendar a la Editorial Letras Cubanas, con preferencia, y a otras editoriales, la publicación de obras que resulten finalistas.
9.    Los integrantes del  Jurado serán dados a conocer oportunamente.
10.    Se concederá un premio único e indivisible por cada género, consistente en:
Novela — 5 000 pesos cubanos convertibles (CUC)
Cuento — 3 000 pesos cubanos convertibles (CUC)
Ensayo — 3 000 pesos cubanos convertibles (CUC)
Diploma acreditativo, la publicación de las obras por la Editorial Letras Cubanas y el pago de los derechos de autor según la legislación vigente.
La Editorial Letras Cubanas conservará los derechos exclusivos por cinco años para la publicación  de las obras premiadas. Durante este plazo, la publicación de las obras por otra casa editorial deberá ser previamente coordinada con la Editorial Letras Cubanas y, de concretarse, la nueva edición deberá hacer mención del premio recibido.
11.    El plazo de admisión de las obras vence el 1 de septiembre de 2010. Las obras deberán ser enviadas a:
Premio de Novela, Cuento y Ensayo Alejo Carpentier
Editorial Letras Cubanas
Obispo 302, esquina a Aguiar,
Habana Vieja, C.P. 10100
Ciudad de La Habana, Cuba
Telf.: 862-4378
E. Mail: elc@icl.cult.cu; galeria@icl.cult.cu
12.    El fallo del Jurado se dará a conocer por los medios de difusión y los Premios se otorgarán en ceremonia que formará parte del programa general de la 20 Feria Internacional del Libro  La Habana 2011 Los organizadores no se comprometen con la devolución de los originales.
13.    La participación en este Premio lleva implícita la aceptación de estas bases.

Editorial Letras Cubanas
Fundación Alejo Carpentier
Instituto Cubano del Libro

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »