Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Diccionario de la lengua española’

drae8
Gabriel Rodríguez Alberich / dirae.es

 

La RAE acaba de publicar la versión 23.3 de su Diccionario de la Lengua Española. Como es tradición, os traigo las palabras nuevas que han añadido con respecto a la edición 23.2. Según su costumbre, presentan unas cifras de las modificaciones que han hecho y un PDF con una muestra de estas. Pero no aportan un lemario actualizado ni tampoco una lista completa de las palabras nuevas que se han añadido al diccionario.

He subido un lemario con todas las palabras del DLE 23.3. (más…)

Read Full Post »

 

9788467041897

Aporofobia, chakra, vallenato, posverdad, postureo y hummus son algunos de los términos que se acaban de añadir a la versión en línea de la vigesimotercera edición del Diccionario de la Lengua Española (DLE). Las citaron como ejemplo el director de la Real Academia Española (RAE), Darío Villanueva y la académica responsable del Diccionario, Paz Battaner, en una rueda de prensa celebrada recientemente para presentar las novedades. En concreto se trata de 3345 modificaciones con respecto a la edición de octubre de 2014 realizadas en el diccionario en línea, disponible gratuitamente para su consulta desde 2015 gracias al apoyo de Obra social “la Caixa”. Una versión en línea, como ha recordado el director, que recibió en 2016 más de seiscientos millones de consultas y que a final de este año se espera que sea aún mayor: «acercándonos, incluso, a los mil millones». (más…)

Read Full Post »

423676-944-629

Villanueva firma un acuerdo con García Cirac (EUROPA PRESS)

Las academias de la Lengua Española rubricarán en Burgos el documento de trabajo definitivo del que saldrá el nuevo ‘Diccionario de la lengua española’ cuya peculiaridad es que tendrá un carácter “verdaderamente panhispánico” y estará adaptado además a la era digital, un proyecto “muy ambicioso” que supondrá un trabajo “muy empeñoso” en el objetivo de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE) de elaborar su primer diccionario digital. (más…)

Read Full Post »

Como el verbo intencionar no se encuentra asentado en el Diccionario de la lengua española de la Real Academia y su uso se hace cada vez más frecuente, hice una consulta a la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) y a la Página del Idioma Español, respectivamente. En portugués sí existe este verbo.

fundeu-rae-el-castellano.JPG

Copio textual las respuestas:

De la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA)

Si se usa en Cuba y se tiene allí como un uso correcto no hay ningún inconveniente en usarlo en ese país. Desconocemos si se usa en otros. Y el verbo está bien formado.

Saludos cordiales.

Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA)

De La Página del Idioma Español:

Consultas recibidas:

» Intencionar

R: El verbo no está asentado en la lengua. Desconocemos si la voz será incluida en los diccionarios, pero si no lo fuera, su uso sería de todos modos adecuado en los medios o puntos geográficos en los que se empleara habitualmente. Fuera de esos ámbitos, deberán emplearse sinónimos como tener la intención, pretender. Existen referencias documentales del verbo, reportadas en diversos bancos de datos:

– en el del Instituto de Verbología Hispánica (http://www.verbolog.com/acceso7.php) en diversas obras:

1. Juan MIR y NOGUERA, Rebusco de voces castizas, (Sáenz de Jubera Hermanos, Madrid, 1907).

2. Ramón GÓMEZ de la SERNA [y PUIG], Obras completas, Volumen 7.
(Círculo de Lectores / Galaxia Gutenberg, Barcelona, 1996-2003).

3. Fernando GARCÍA-PELAYO y GROSS [y otros], Manual práctico [de] conjugación, (Larousse Planeta, Barcelona, 1994);

– en el Corpus de Referencia del Español Actual (http://corpus.rae.es/creanet.html) de la RAE:

4. Mario Rodríguez Cobos, Cartas a mis amigos, (Argentina, 1994):

(más…)

Read Full Post »

Hace algún tiempo publiqué un artículo de Celima Bernal sobre el uso del gerundio, pero casi todos hacen un uso incorrecto de este tiempo verbal. Desde mi puesto de correctora y de lectora, veo pasar delante de mis ojos infinidad de gerundios mal utilizados como, por ejemplo, en vez de formular una acción simultánea o anterior a la del verbo principal, con más frecuencia se encuentra como una acción que denota posterior a la acción que expresa el verbo principal:

Se estrelló avioneta turística, falleciendo el piloto y tres pasajeros.
Enseguida concluyó la confrontación, marchándose todos a sus casas.
Al final lograron que se dictara la resolución, aplicándose días después.
Envolvió el regalo, dejándolo encima de la mesa.
Y terminó su discurso, haciendo feliz a todos.
Se retiró del judo, dedicándose después a entrenador.

es-que-su-lenguaje-es-un-poco-limitado.jpg

Según el Diccionario de la lengua española, de la Real Academia Española, gerundio es:

Forma invariable no personal del verbo, cuya terminación regular, en español, es -ando en los verbos de la primera conjugación, -iendo o -yendo en los de la segunda y tercera. Amando, temiendo, partiendo. Suele denotar acción o estado durativos. Estoy leyendo. Seguiré trabajando. Tiene más generalmente carácter adverbial, y puede expresar modo, condición, tiempo, motivo, concesión y otras circunstancias. Vino corriendo. Hablando se entiende la gente. Se emplea a veces en construcciones absolutas. Consultando el diccionario, descubrí esa palabra.

Para comprender el uso correcto del gerundio, les propongo leer estos apuntes que tomé de Fundéu BBVA:

Gerundio y otros complementos

Evítese el empleo del gerundio cuando acompaña a nombres con función de complemento indirecto o circunstancial.

Así, deben evitarse oraciones como «Abordé al presidente entrando en el Congreso» o «Terminaron todo, marchándose a su casa». En su lugar, debían haberse buscado otras formulaciones como, por ejemplo, «Abordé al presidente cuando entraba en el Congreso» y «Terminaron todo y se marcharon a su casa».
Son correctas, sin embargo, las oraciones en las que el gerundio está acompañado por un complemento directo, siempre y cuando el verbo principal sea un verbo de percepción: «Vi a Paco y Alberto andando por la calle» o «Un transeúnte vio a los ladrones intentando abrir el coche».

En: Fundéu BBVA

********************

Gerundio de posteridad

Evítese el empleo del gerundio cuando la acción que denota es posterior a la acción que expresa el verbo principal

Así, por ejemplo, deben evitarse oraciones como «Se cayó una casa, muriendo tres personas» o «Se sometió a votación la enmienda aprobándose por unanimidad». En su lugar, se pueden buscar reformulaciones como: «Mueren tres personas tras el derrumbamiento de una casa» y «Se sometió a votación la enmienda, que se aprobó por unanimidad»

En: Fundéu BBVA

*******************
 

Gerundio como adjetivo especificativo

Evítese el empleo del gerundio cuando tiene valor de adjetivo especificativo o de oración adjetiva especificativa
Así, son incorrectas oraciones como «Se busca asistenta teniendo tres años de experiencia» o «Zarpó ayer un barco llevando medicamentos al lugar del desastre». Lo correcto hubiera sido «Se busca asistenta que tenga tres años de experiencia» y «Zarpó ayer un barco que llevaba medicamentos al lugar del desastre».

En: Fundéu BBVA

*********************

Además, les presento también:

Una palabra con mala fama

Por María Luisa García Moreno

El gerundio es, sin lugar a dudas, una palabra que tiene la “mala fama” de ser la más compleja de nuestra lengua y que por ello, algunos evaden. En verdad se cometen muchos errores en la utilización de esta forma no personal del verbo: con fuerza, el ando o el iendo golpean la vista o el oído. Abro una revista en la que reconozco el habitual cuidado en la redacción y leo: “[…] se efectúa la vacunación masiva de la población, erradicándose el paludismo y la poliomielitis […]”. Abro un libro y veo: “En octubre de 1962, Estados Unidos alegó que se estaban instalando armas nucleares en Cuba, estallando la conocida Crisis de los Misiles”. La publicación de ambos errores demuestra que nunca será suficiente lo mucho que se diga al respecto.
El gerundio debe expresar siempre una acción simultánea o anterior a la del verbo principal, por ejemplo: Escuchando el concierto de Frank Fernández reconocí varias piezas de Chopin (la acción de escuchar es anterior a la de reconocer) o: Muchas personas trabajan escuchando buena música (las acciones de trabajar y escuchar se realizan simultáneamente), o: Mientras una mano de Zenaida Roméu desliza la batuta al ritmo de la música, la otra tiembla moviéndose con desenfreno, en la que las acciones de temblar y mover se producen a la vez.
Emplearlo para indicar acción posterior, efecto o consecuencia es, sin duda, el más frecuente error que se comete en su utilización, un gravísimo error de sintaxis, como puede verse en los ejemplos que aparecen al inicio de este trabajo. (Los autores de los textos citados debieron decir: “[…] se efectúa la vacunación masiva de la población, con lo que se erradican el paludismo y la poliomielitis […]” / “Estados Unidos alegó que se estaban instalando armas nucleares en Cuba, y estalló la conocida Crisis de los Misiles”.)
El gerundio es una forma no personal del verbo y ello quiere decir, por supuesto, que no tiene persona, pero tampoco número, tiempo, modo…
Es la forma adverbial del verbo y resulta muy útil para reflejar las circunstancias, el modo en que se realiza la acción, por ejemplo: El grupo ensayaba interpretando con emotividad la pieza escogida. En esa función el gerundio es irremplazable.
A pesar de su carácter adverbial, no pierde su valor verbal, por lo que admite complementos y pronombres personales enclíticos, y también tiene sujeto; aunque, como forma no personal del verbo, no varía ni establece concordancia con este. Por ejemplo, en la oración: El padre disfrutaba mirándolo mientras el joven escuchaba con deleite su música preferida, el gerundio mirando forma parte del complemento circunstancial de la oración principal; lleva el pronombre enclítico lo (mirándolo); su sujeto es el padre, que es quien realiza la acción de ver, y sus complementos lo y mientras escuchaba con deleite su música preferida.
Podemos encontrarlo en función verbal o adverbial, no como adjetivo —otro error muy común—; aunque, excepcionalmente, se admiten hirviendo y ardiendo, y resulta correcto decir que: El público, ardiendo de entusiasmo ante la excelente interpretación coral, estalló en aplausos.
Existen otros errores más o menos comunes, como cuando se usa con carácter especificativo, por ejemplo: Se hicieron varias proposiciones resumiendo las ideas de todos con respecto al espectáculo. De esta forma, el gerundio pierde la idea de desarrollo y movimiento que le es inherente y adquiere la inmovilidad propia del adjetivo. O también cuando se emplea referido al complemento directo de verbos que no sean de percepción o representación, como: Elaboraron una pieza presentando características originales. En ambos casos, en realidad, el gerundio realiza función adjetiva, con lo que se repite el error del que ya habíamos hablado. (Véase si lo duda, la rectificación de ambos ejemplos: “[…] proposiciones que resumían […]” / “[…] una obra que presentaba […]”.
El gerundio tiene valor imperfectivo, es decir, que da la acción en su transcurrir, imperfecta, inacabada… Por eso, las frases verbales con gerundio tienen valor durativo o progresivo; para formarlas se utilizan, por lo general, como verbos auxiliares: estar, seguir, ir, venir, andar… Así cuando afirmamos que Las magníficas vocalizaciones de Esther Borja continúan gozando del favor de su público, la frase verbal continúan gozando nos ayuda a expresar esa eterna verdad.
Sin embargo, a veces se cometen errores al emplear la frase verbal formada por el verbo estar + gerundio —que tiene un carácter durativo— para acciones momentáneas, por ejemplo cuando se dice: El niño está realizando su primera presentación pública o El programa está cumpliendo un aniversario más. En vez del gerundio debió usarse ha realizado o simplemente realizó para la primera oración y en la segunda, cumple o cumplió.
De igual modo, constituye una incorrección referirlo a un elemento que no sea sujeto ni complemento directo de la oración (Iba con su instrumento colgándole al hombro), caso en el que, de hecho, aparece en función adjetiva y cuya rectificación es sencillamente sustituirlo por el adjetivo correspondiente: colgado.
Otro error es el llamado gerundio meteorológico, relativamente común en los partes del tiempo. Por ejemplo, cuando se afirma algo así: Hoy será un día fresco con temperaturas máximas entre los 26 y los 28° C llegando a 24° C en el occidente del país. La solución evidentemente es sustituirlo por un adjetivo o subordinada adjetiva: “[…] que pueden llegar […]”.
Resulta bastante común usarlo con sentido de conjunción o para evitar la yuxtaposición o coordinación de oraciones. Por ejemplo: Participó en diversas audiciones incorporándose los resultados a su currículo. Evidentemente debió decirse “[…] y se incorporaron […]”, con lo cual la idea gana en dinamismo. Puede apreciarse que, además, ese gerundio expresa una acción posterior…
Existe la costumbre, heredada del inglés —idioma en el que el gerundio y el infinitivo pueden ser equivalentes en determinadas situaciones—, de emplearlo como sustituto del este último. Por ejemplo: La mejor manera de resolver esta situación no es empleando otro instrumentista, caso en el que evidentemente debió decirse “[…] no es emplear […]”.
Un análisis de los diferentes ejemplos mostrados permite comprobar que los errores, generalmente, son variantes de dos vicios esenciales: emplearlo con acción posterior a la del verbo principal o en función adjetiva.
Es lamentable que muchas personas, sabedoras de la complejidad de esta forma no personal del verbo, eliminen el gerundio de su vocabulario y priven a la lengua española de uno de sus recursos. Sin embargo, un poco de atención y análisis bastaría para evitar errores en su uso, porque, en verdad, no es tan fiero el león como lo pintan.
No olvidemos que manejar la lengua materna implica el dominio de todas sus armas; de lo contrario, le cortamos las alas

En Cubaperiodistas

Read Full Post »