Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘diccionario’

06stavans-master1050

Rachel Levit

AMHERST, Massachusetts — Haga usted un experimento: busque una palabra no solamente en un diccionario, sino en muchos distintos. Lo que hallará lo sorprenderá.

Yo mismo lo hice hace poco. Le seguí la pista a la palabra mujer, que —no hace falta decir— está sobrecargada de significado. Desarrollé este experimento en orden regresivo, del diccionario más usado en la actualidad al más polvoriento.

Primero fui al Diccionario de la Lengua Española, que es algo así como un instrumento evangelizador en el mundo hispánico. La edición a la que acudí es de 2001. Dice, entre otras cosas, que mujer es una “persona del sexo femenino”. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Sin título

Por Elena Álvarez Mellado

Hace unas semanas se colaba en todas las tertulias y titulares la noticia de que el Ministerio del Interior de España había anulado la prueba de ortografía del examen de ingreso de la Policía Nacional arguyendo que era demasiado complicada. Ante la noticia de que el examen ha tenido que ser anulado, más de uno se ha venido arriba porque cree que la noticia confirma sus peores sospechas: la gente no sabe escribir, los jóvenes de hoy en día se están cargando la lengua de nuestros ancestros y se acerca el fin de la civilización tal y como la conocemos. (más…)

Read Full Post »

images
Internship International

Todo el mundo piensa que es realmente difícil y fastidioso aprender un nuevo idioma. Personalmente, creo que eso no es verdad puesto que aprender un nuevo idioma puede darte, por ejemplo, más oportunidades para encontrar un trabajo. Si trabajas duro durante 1-3 meses, lograrás realmente buenos resultados. En este artículo quiero darte algunos consejos para aprender un idioma rápidamente.

1) Primero, la pronunciación: es fundamental para ti conocer la pronunciación correcta de las palabras extranjeras y cómo escribirlas. Puedes practicar con palabras comunes y frases cortas. (más…)

Read Full Post »

diccionar

Por Ricardo Soca

Con frecuencia se oye decir que tal vocablo «no existe», con base en el argumento de que «no está en ningún diccionario», como si las palabras brotasen de los diccionarios así como las flores y los frutos brotan de los árboles.

Imaginemos que un día hallamos un animal cuya descripción no está en ningún libro de zoología y que luego, consultando a un especialista, nos enteramos de que no está descrita en ninguna parte. ¿Diremos entonces « ese animal no existe»;? Ahora supongamos que salimos de excursión por paisajes desconocidos con un mapa que nos sirve de guía. De pronto nos deparamos con un río que no está en el mapa. ¿Diremos que ese río no existe? (más…)

Read Full Post »

La doctora Gema Valdés Acosta, profesora de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas (UCLV), Cuba, es la autora principal del Diccionario de bantuismos en el español de Cuba, recientemente distinguido con el Premio Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba. Rubia, pequeña de estatura, aparentemente frágil, resulta difícil imaginársela en las selvas del Congo, tras la garantía del origen africano de palabras como malanga, quimbombó, ñame y bemba… De cómo surgió la idea, la relación afectiva de la investigadora con los datos, la utilidad práctica del texto y otros aspectos de interés, trata esta entrevista a quien confiesa que tras el éxito se esconden…

INFINITAS HORAS DE ESTUDIO PARA RESOLVER ENIGMAS

Por Mercedes Rodríguez García

Ya el Premio está en casa. Hace apenas una semana regresó de La Habana, y es hora de integrarse por completo a lo que ella ha bautizado «plan tareco de verano». Tras el agotamiento y el estrés «académico», no encuentra mejor terapia que poner en orden, una vez desempolvados y clasificados, centenares de libros que va amontonando sobre el piso y muebles de la amplia saleta hogareña. Algunos títulos repetidos los regalará, pero al basurero, ¡ninguno! En la era digital los textos especializados impresos resultan verdaderas joyas.
—Esta pregunta puede parecerle obvia, pero con sinceridad, me la han hecho varias personas, incluso, cuestionándose al mismo tiempo la utilidad del texto. ¿De qué se trata?
—Es una buena pregunta. Incluso entre lingüistas puede haber un grupo que piense que no vale la pena ocuparse de esta parte de nuestra variante lingüística. El diccionario de bantuismos está concebido para todo aquel que quiera acercarse a una parte de nuestra identidad aún insuficientemente valorada. Sutiles barreras de siglos que se manifiestan, entre otras cosas, por un desconocimiento casi absoluto de las riquezas de las culturas africanas.
—¿Una prueba fehaciente de que todos los cubanos somos portadores del legado africano?
—Sin duda. Utilizamos vocablos de ese origen como malanga, quimbombó, ñame, bemba, y este hecho, comprobado por la ciencia lingüística, nadie lo puede ignorar ya.
—¿Las primeras investigaciones?
—En el curso 1969-70. La Universidad envió a sus estudiantes a zonas azucareras y un grupo de Letras fue ubicado en Santa Isabel de las Lajas. El contacto diario con los portadores de estas culturas bantúes (llamados congos en Cuba) constituyó una revelación. Se hicieron trabajos simultáneos en historia, antropología y lingüística, lo que propició cierta solidez e interdisciplinariedad desde el principio. Luego continuaron investigaciones en Sagua la Grande, Ciego de Ávila, Remedios, Trinidad. (más…)

Read Full Post »

Por Ricardo Soca 

uruguay2.jpgEl controvertido femenino «presidenta» se ha impuesto en la prensa uruguaya desde la elección de la ex mandataria chilena Michelle Bachelet. Cuatro años y medio después de la encendida polémica que se suscitó entre los periodistas sobre ese tema gramatical, el género del vocablo presidente es objeto de una curiosa unanimidad en el caso de la jefa de Estado de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, más conocida por otra suerte de controversias.
El corpus del español del Uruguay de La Página del Idioma Español (www.elcastellano.org), con dos millones de palabras, verifica, en el caso de la primera mandataria argentina, apenas dos casos de «la presidente» (El Espectador y El País), contra veintitrés de «la presidenta» (el corpus todavía no está disponible para el público).
Tras la elección de mujeres como titulares de varias intendencias uruguayas, se verifica una regularidad semejante con «la intendenta», que vale tanto para las electas como para las que ya están en funciones en Florida y en Montevideo, con un único caso de «la intendente» registrado en el matutino El País. Otro vocablo exclusivo de los uruguayos, que también se abrió camino con la irrupción de la mujer en la vida pública es «edila», el femenino de edil. El corpus registra también uruguayismos como «pastera», referido a la fábrica de pasta de celulosa ex Botnia, actual UPM, sin olvidar los «vacunatorios», como se llaman en el Uruguay los lugares de vacunación contra diversas enfermedades, y las «volquetas» instaladas en la ciudad para recoger la basura por el ex intendente Mariano Arana, en lugar de las «volquetes» preferidas por la Academia Española.
La ira de los criadores de aves uruguayos ante la decisión del gobierno de importar pollos brasileños puso sobre el tapete el vocablo «façoneros», importada del francés façonnier y con su significado adecuado a las necesidades de esta profesión.
«Banderazo» no es en el Uruguay un golpe dado con una bandera, ni tampoco una «bajada de bandera», según el uso que el diccionario atribuye a mexicanos y colombianos, sino una manifestación político-electoral con muchas banderas, en el uso que el corpus registra en notas de La República, Últimas Noticias y El Observador.
A los brasileños les resulta muy gracioso que a los delincuentes que roban mediante boquetes que practican en paredes se les llame «boqueteros», un vocablo que ellos reservan para quienes practican la felación, pero no se ríen tanto cuando se les explica el sentido de «maracanazo». Y se sienten en casa cuando oyen «motoquero», el brasilerismo que hemos importado para referirnos a los motociclistas, pero no a todos, sólo a aquellos que distribuyen productos a domicilio bajo del sistema de «delivery», un anglicismo cada día más frecuente en la prensa de los orientales.
A los españoles, por su parte, les llama la atención que llamemos «defasaje» al desfase, o que, cada vez que mandamos cortar fiambre en el supermercado, prefiramos el italianismo «fetas» al castizo «lonja».
Muchos uruguayismos acaban por imponerse en función del uso que de ellos hace algún personaje encumbrado, como está ocurriendo ahora con el presidente José Mujica, quien se ha referido a las «actitudes ombliguistas» de ciertos personajes que solo se ocupan de sí mismos. El mandatario uruguayo está muy preocupado, además, por el «relacionamiento» de su país con la Argentina, y no le hablen de relaciones, porque los uruguayos no mantenemos relaciones sino «relacionamientos», un brasilerismo que se impuso en la antigua Provincia Cisplatina.
Si toda este variopinto abanico de significados (y hay mucho más) es posible en un país tan pequeño como el Uruguay, donde vive apenas el 0,75% de los hispanohablantes de todo el mundo es fácil concebir la enorme riqueza dialectal de esta lengua transatlántica, variedad que se combina armoniosamente con la sorprendente unidad que cultivan sus cuatrocientos millones de hablantes en veintidós países de cuatro continentes.

Tomado de La Página del Idioma Español 

Read Full Post »

urbi et interneti 

Por Ricardo Bada

El santo ocio o la necesidad de sobrevivir han llevado al Vaticano a modernizarse. Entre las medidas, este diccionario de latín contemporáneo.

¿Saben cómo se llama el básquet en latín? ¿No? Pues se llama follis canistrique ludus, se los juro, y bestseller se dice liber máximus divénditus, los blue jeans son bracae línteae caerúleae, y en fin, la minifalda es una tunícula mínima. Para que vean que el latín también se aggiorna.
Así las cosas, como una azafata puede ser una de esas sonrientes señoritas que guían al público en los eventos públicos, y también la que atiende a los pasajeros de un avión, si la primera fuese vestida con hot pants, sería una vectorum adiutrix cum brevíssimae bracae femíneae, mientras que si la segunda lo es a bordo de un jumbo, será una aeria ministratrix in capacíssima aerinavis, donde corre escaso riesgo de encontrarse a un miles decíduus cum parvum subligáculum, es decir: un paracaidista vestido solo con un slip, aunque puede que sí munido de su umbrella descensória, o sea, de su paracaídas.
 
Se preguntarán a qué se deben mis conocimientos de este latín que más que aggiornado casi parece uptodatezado. Y les contesto que ello tiene que ver, fundamentalmente, con el hecho de que la Iglesia católica –¡ojo!, ella como tal, no la fe católica, tan respetable como cualquier otra– siempre me ha parecido una institución muy divertida, sobre todo ahora que carece de poder para quemar brujas y herejes. Por eso, desde hace algún tiempo, me he convertido en un asiduo del dominio web del Vaticano, y es ahí donde encontré el diccionario de italiano-latín que me provoca continuas carcajadas. Y como soy muy solidario, deseo compartir mi regocijo.
 
Reconozcamos de entrada que lo de poner al día el latín es lógico, si como, según parece, el papa Ratzinger quiere dar marcha atrás en la rueda de la Historia, al menos en la de su Iglesia. Este papa es inteligente y sabe que la tal rueda también tiene marcha atrás, pero el idioma no. El idioma y el tiempo son las dos únicas entidades indómitamente independientes y totalmente autárquicas: para nada dependen de nosotros, antes al contrario. Conque si el papa quiere que su Iglesia vuelva al ayer, también sabe que tendrá que hacerlo con un idioma puesto al día.

(más…)

Read Full Post »

Older Posts »