Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘El libro de los abrazos’

Diseño de Marcelo Saratella.

Diseño de Marcelo Saratella.

Dígame una cosa. Dígame si el marxismo prohíbe comer vidrio. Quiero saber.

Fue a mediados de 1970, en el oriente de Cuba. El hombre estaba ahí, plantado en la puerta, esperando. Me disculpé. Le dije que poco entendía yo de marxismo, algo nomás, alguito, y que mejor consultaba a un especialista en La Habana. (más…)

Read Full Post »

cronica de quito 200

Diseño de Marcelo Saratella.

En las manifestaciones de izquierda, desfila a la cabeza. Suele asistir a los actos culturales, aunque lo aburren, porque sabe que después hay farra. Le gusta el ron, sin hielo ni agua, pero que sea cubano. (más…)

Read Full Post »

pareja en el campo mirando las estrellas - Buscar con Google - Google Chrome

Nos amábamos rodando por el espacio y éramos una
bolita de carne sabrosa y salsosa, una sola bolita caliente
que resplandecía y echaba jugosos aromas y vapores
mientras daba vueltas y vueltas por el sueño de Helena
y por el espacio infinito y rodando caía, suavemente caía,
hasta que iba a parar al fondo de una gran ensalada.
Allí se quedaba, aquella bolita que éramos ella y yo; y
desde el fondo de la ensalada vislumbrábamos el cielo.
Nos asomábamos a duras penas a través del tupido follaje,
los ramajes de apio y el bosque del
perejil, y alcanzábamos a ver algunas estrellas que andaban
navegando en lo más lejos de la noche.

 

De El libro de los abrazos.

Read Full Post »

FOTO: Daniel Pessah

FOTO: Daniel Pessah

Por Diana Fernández Irusta

Cada tarde, Eduardo Galeano toma un café con Dios. Se acoda junto a una ventana del Brasilero (el bar que, a estas alturas, es algo así como su segundo hogar), respira hondo el aroma a madera y espera, paciente, que la radiante andaluza que sirve las mesas —Alba Marina de nombre, Dios de apellido— le traiga, entre sonrisas, bromas y elogios a su joven divinidad, el cafecito del día. “Son pocos los que se llaman Dios —cuenta, encantado con el juego, el escritor que tantas veces se peleó con esa otra presencia divina, la de los altares y los mandamientos—. Creo que en la Córdoba española, de donde ella viene, son sólo cinco.” (más…)

Read Full Post »