Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Ernesto Guevara de la Serna’

44926www_f94dd0b81996f85

Por: Susana Méndez Muñoz

La filial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba de Villa Clara ha convocado a todos los escritores cubanos a participar en el XIX Concurso Literario Ciudad del Che, correspondiente al año 2017, en el género Poesía. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

En la Plaza de la Revolución. El 12 de enero de 1964, Liborio Noval fotografió al Che empuñando su cámara con teleobjetivo. Sin soltar su inseparable puro, claro.

En la Plaza de la Revolución. El 12 de enero de 1964, Liborio Noval fotografió al Che empuñando su cámara con teleobjetivo. Sin soltar su inseparable puro, claro.

Por Abel Alexander. Investigador fotográfico

LA OTRA PASIÓN DEL CHE

Desde las fotos familiares cuando era niño hasta su irrupción como ícono mundial, Ernesto Guevara mantuvo una relación intensa y permanente con la fotografía. Y no sólo fue como modelo: también trabajó como fotógrafo, un oficio que amó y cultivó.

Ernesto Guevara de la Serna, el Che, es uno de los personajes más célebres y fascinantes del siglo XX. Médico, deportista, viajero, revolucionario, militar, funcionario, político y diplomático, durante buena parte de sus vertiginosos 39 años de vida también atesoró una faceta poco conocida: su profundo interés por la fotografía.

(más…)

Read Full Post »

 

juliocortazar-y-el-che.jpg


Yo tuve un hermano.
No nos vinos nunca
pero no importaba.
Yo tuve un hermano
que iba por los montes
mientras yo dormía.
Lo quise a mi modo,
le tomé su voz
libre como el agua,
caminé de a ratos
cerca de su sombra.
No nos vimos nunca
pero no importaba,
mi hermano despierto
mientras yo dormía,
mi hermano mostrándome
detrás de la noche
su estrella elegida.
(más…)

Read Full Post »

Carlos CalicaHablamos con Carlos Calica Ferrer, el autor de “De Ernesto al Che”, amigo y acompañante del Che Guevara en su segundo y último viaje por América Latina en 1953, en los meses previos a su transformación en el revolucionario Che, cuando todavía era un médico de 25 años recién recibido de la Universidad de Buenos Aires. Conocemos el testimonio de Carlos, quien conoció a Ernesto Guevara De la Serna desde su infancia en Alta Gracia siendo uno de sus amigos entrañables.

cheparadodef

Tomado de Vivo en Argentina – El Che según su amigo Carlos Calica Ferrer – 10-01-13.

Read Full Post »

En el aniversario 14 de la inhumación de los restos del Che Guevara.

Por Luis Pavón

No sé si hubo entre ellos algún otro vínculo; sí sé que José Delarra sentía hacia el Che, como hacia los héroes mayores de nuestra historia, admiración profunda, total; sé que por sus venas no corrió otro sentimiento que el del más profundo ardor revolucionario.

Estoy seguro de que aquel 9 de octubre, el e 1967, cuando todos supimos de la muerte del Che en Bolivia, el corazón del artista latió apresuradamente y sus ojos reflejaron dolor e inquietud totales. Quizás en aquel momento sin saberlo ya se estaba gestando el espléndido monumento que hoy se levanta en Villa Clara.

Conocí a Delarra en 1959, cuando yo me desempeñaba en la revista Verde Olivo, a donde él iba con frecuencia, por su amistad con el pintor y caricaturista Rosendo Gutiérrez, que allí trabajaba. Fue nuestro cercano colaborador; incluso no olvido que hizo —y nos regaló— en los sesenta un busto de Camilo Cienfuegos que mucho apreciamos. Desde entonces, Delarra fue nuestro compañero. No importa que los años nos dieran distintos desempeños —él sería desde Director de la Escuela de San Alejandro hasta el fabuloso escultor de obras en Cuba y otros países—, no importaron largas separaciones. Cuando nos encontrábamos de nuevo, nuestra amistad asomaba fresca y límpida como el primer día. Porque Delarra era la sinceridad absoluta, la total integridad, la ausencia total de formalismo.

Había sido un combatiente revolucionario y ahora era el artista que llevaba en su corazón la razón de su obra. Había hecho su primera escultura a los once años de edad. Era un trabajador inspirado y constante, y un amigo que entregaba su hermandad revolucionaria con absoluta entereza.

Fue el autor de grandes monumentos en distintos lugares del país sin que jamás cobrara un centavo por lo que era, para él, cosa de honor.

Dedicó seis años de su vida al monumento de Villa Clara, la más famosa y justamente apreciada de sus obras. (más…)

Read Full Post »

Esta entrevista de Xosé Neira Vilas la firma Xan Salgueiro y fue publicada en FARO DE VIGO, segundo periódico gallego, pero el más antiguo de España. La traducción la hizo Eugenio Lueiro Urtaza, mi amigo gallego, a quien le agradezco también su envío:

“EL CHE ERA UN HUMANISTA”

Nació en Gres (Vila de Cruces) en 1928, el narrador José Neira Vilas, ensayista, periodista y poeta en lengua gallega. Emigró a Buenos Aires en 1949, se casó con Anisia Miranda escritora cubana, hija de Galicia, y se trasladó a Cuba en 1961. Desde 1994 vive en Gres, con su esposa -murió en 2009- y dirige la fundación que lleva su nombre. Él es miembro de la Real Academia Galega y doctor honoris causa por las universidades de A Coruña y La Habana. Su libro de Memorias de un niño campesino (1961) es uno de los más vendidos de la literatura gallega.

“En Silleda voy a mostrar más de cuarenta cartas inéditas de Ernesto a sus padres en las que se ve su gran ternura”.

XAN SALGUEIRO – SILLEDA. La figura de Ernesto Guevara de la Serna (Argentina, 14 de junio de 1928-Bolivia, 9 de octubre de 1967), mundialmente conocido como Che, centrará el I Encuentro Gallego-Latinoamericano que se celebra en Silleda mañana y el sábado. En el segundo día habrá una fiesta con asado en la Carballeira das Pedrosas, al precio de 10 euros para adultos y 6 para niños menores de 9 años. Hoy es el último día para apuntarse, en la Escuela de Música de Silleda (986 59 2004) en la web lembrandoaoche@live.com. Pero los actos se abrirán mañana a las 21 horas en la Casa de la Cultura con una película sobre el revolucionario y un coloquio en el que intervendrá, a petición propia, el escritor cruceño Xosé Neira Vilas, que tuvo como jefe al Che, en aquel entonces ministro de Industria.

-¿Qué le parece que se haga un homenaje al Che en Silleda? ¿Le sorprendió?
-Muy bonito, pero, sí, me sorprendió. Llamé enseguida a Matías (Rodríguez Latorre, concejal de Cultura), que es un hombre muy lúcido y creativo, para decirle que quería estar allí. Últimamente tengo que decir que no a muchas invitaciones, porque tengo demasiado que hacer. Pero en este acto quiero estar.

-Cuándo y cómo conoció a Ernesto Guevara?
-Yo llego a Cuba en 1961. Mi amigo Santiago Riera, a quien había conocido en Buenos Aires, donde estaba exiliado después de haber sido torturado por la policía de Batista, me ofreció trabajar en los mejores periódicos, radios y televisiones del país. Yo le dije que no, pues aún no conocía la idiosincrasia de los cubanos. Sí acepté trabajar en la Empresa Consolidada Automotriz, de la que Riera era director y en la que fui nombrado por el Che como jefe de abastecimiento. Había reuniones de cerca de cincuenta directores de la empresa con el Che cada dos meses y yo tuve que ir un par de veces en el sitio de Riera, que estaba enfermo. Duraban siete u ocho horas y en ellas se discutían informes y opinábamos todos. El Che era muy austero, muy riguroso y muy solidario. Si había cola para la comida, él la guardaba, era uno más de nosotros. Fue una experiencia muy bonita. Así que, cuando Riera se puso bien, seguí asistiendo a petición propia. Luego pasé al Ministerio de Industrias como director de colaboración científico-técnica internacional y seguí manteniendo el contacto con el Che. Posteriormente, me ofrecieron otros cargos, pero no los acepté porque quería escribir.

-¿Qué relación mantuvo con él? ¿Recuerda alguna conversación fuera de las asambleas de trabajo?
-Sí, tengo hablado más de una vez con él. Por ejemplo, cuando mi mujer, Anisia, quería publicar literatura para niños, cosa que le pareció muy bien. También coincidimos en la inauguración de fábricas de bicicletas y bujías. Igualmente estuve con él cortando caña.

-¿Cómo definiría su personalidad?
-Era un hombre de una brillantez extraordinaria. Aquellas reuniones se convertían en clases. Ya entonces fue capaz de prever el fracaso de la agricultura de los países socialistas europeos, hablaba de sus problemas sin pelos en la lengua. Se expresaba con mucha claridad y todo aquello era muy educativo para nosotros, era un lugar de debate. Porque en Cuba, al contrario de lo que se piensa, se pide a la gente que haga crítica, se nos pedía que observáramos los errores para corregirlos. Yo fui redactor jefe de la revista infantil Zunzún (creada en 1980), que vendía 280.000 ejemplares al mes. Y, al revés de lo que pasa en países muy democráticos, nunca tuvimos presión ni nadie que controlara los contenidos que publicábamos. A través de ella, Anisia publicó en 1983 una biografía infantil de Guevara, Cuando Che era Ernestito, que narra su vida hasta los 13 años. Con tal motivo, el padre del Che estuvo muchas veces en nuestra casa y nos trajo fotos inéditas. Mañana en Silleda voy a mostrar más de cuarenta cartas inéditas de Ernesto a sus padres, en las que se aprecia su ternura, el cariño, la cordialidad… (más…)

Read Full Post »

Por Roberto Romeo Di Vita

Viajar para conocer siempre es lindo y necesario, más cuando uno se aleja por unos días de su medio ambiente ritual y del bombardeo mediático de la radio y de la televisión, inmensamente empeñadas en propagar el caos malintencionado, al servicio de intereses desestabilizadores de lo político, del negociado económico de las grandes corporaciones multinacionales y dueños muchos de estos medios falsamente comunicacionales  de intereses financieros entre la flamante gauchocracia  sojera  y los nuevos figurones de la cosa espuria.

Por todo ello, el sábado pasado tomamos por la ruta 9 y emprendimos el viaje hacia nuestra primera etapa, Rosario, su Imponente Monumento a Nuestra Bandera Argentina, la ciudad donde nació nuestro legendario Che [Ernesto Guevara de la Serna], la ciudad de Fontanarrosa, de Olmedo, de Antonio Berni, los inmensos murales en los edificios, de sus bellas plazas públicas, de sus numerosos e interesantes Museos, de sus centros culturales, de su legendario Parque Independencia, de su Costanera sobre el Río Paraná, que comparte sus aguas, sobre la margen de Entre Ríos.


Monumento al Che, Rosario, Argentina

Monumento al Che, Rosario, Argentina.

El Puente Victoria, que une dos provincias, los equipos de Rosario Central, leprosos de ley; Ñuls, de míticos canallas.

Pero debo decir que anteriormente en el viaje, pasando Pacheco,  todavía en Buenos Aires; esa autopista que no se cansa de cobrar suculentos peajes, pierde su iluminación y sobre el costado, el campo se hace noche y peligrosa niebla.

Luego del histórico Arroyo del Medio, se entra a Villa Constitución ya en la Provincia de Santa Fe y los cordones suburbanos de miseria, con sus casas muy precarias, sus basurales a cielo abierto y todo lo gris de la indigencia, es la característica que rodea a todas las principales ciudades de nuestro país.

Santa Fe
Santa Fe.

Ni la linda Bariloche, Buenos Aires, Rosario, Santa Fe y Paraná, se salvan de estos basurales, con sus cargas de contaminación y miserias.

(más…)

Read Full Post »

Older Posts »