Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Esther Hoffe’

Mi buen amigo Carlos vidales me ha enviado este artículo que pongo a disposición de mis lectores y que, como acostumbra, está muy interesante.
 El Proceso

Un proceso sobre El Proceso

Franz Kafka (1883-1924) fue un escritor checo perteneciente a la minoría judía-alemana de Praga. Como es natural, mientras vivió fue tratado como un despreciable judío y ahora que está muerto dicen los alemanes que él es “una gloria de la cultura alemana”. Por su parte, las señoras Ruth y Hava Hoffe, que viven en Israel, juran que Kafka era judío y nada más que judío y que, en consecuencia, pertenece única y exclusivamente a la cultura judía.

La razón de esta disputa cultural está a la vista: el manuscrito original de El Proceso, obra capital de Franz Kafka, reposa hoy en el Archivo de Literatura Alemana de Marbach, que lo compró en 1988 en Londres, en pública subasta, por la bonita suma de dos millones de dólares. ¿Quién lo vendió? Pues la señora mamá de Ruth y Hava Hoffe, la señora Esther Hoffe, quien era secretaria de Max Brod, quien a su vez era amigo y albacea de Franz Kafka.

Esta historia kafkiana comienza con la agonía de Kafka: hallándose moribundo, víctima de la tuberculosis y la miseria, el genial escritor le hizo prometer a su amigo y albacea que quemaría todos sus manuscritos. Así lo prometió Max Brod, pero apenas Kafka exhaló el último suspiro su fiel amigo se olvidó de la promesa y publicó todas las obras del checo-alemán-judío, o del judío-checo-alemán, el orden no importa para esta crónica. Esta es una de las traiciones gloriosas de la historia: si Brod hubiera cumplido su promesa la humanidad habría perdido una obra literaria inmortal y, lo que no es menos importante, el propio Brod no habría podido ganar todos los millones que le hicieron falta a Kafka para tratar su tuberculosis.

Ahora bien: Brod logró salir de Praga en 1939, huyendo de los hornos crematorios y de las quemas de libros organizadas por los nazis. Llegó a Palestina con una maleta llena de los manuscritos de Kafka. Le acompañaba su fiel secretaria Esther Hoffe, quien, como ya dijimos, fue la mamá de Ruth y Hava Hoffe. Parece ser que esta dama era algo más que “secretaria” de Brod, porque éste, al morir, le dejó en herencia esos papeles de incalculable valor.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »