Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Félix Varela y Morales’

RETORNO GLORIOSO A LA PATRIA

Por Narciso Fernández Ramírez

«Lo que más debe desearse en la isla de Cuba, es que los hombres de provecho, los verdaderos patriotas, se persuadan que ahora más que nunca están en la estrecha obligación de ser útiles a la Patria.”
Félix Varela Morales

El 6 de noviembre de 1911 arribaron a La Habana, procedentes de San Agustín de la Florida, los restos mortales de Félix Varela y Morales, el cubano que «nos enseñó primero en pensar»,  como lo definiera su alumno y discípulo José de la Luz y Caballero.
A 100 años exactos del importante acontecimiento, Vanguardia rinde homenaje a tan inolvidable pilar de la nacionalidad cubana, cuyo nombre lleva la Universidad Pedagógica de Villa Clara [sita en Santa Clara]. En ese recinto se encuentra la caja original que contuvo los restos del ilustre sacerdote, educador y filósofo, un hecho desconocido por la mayoría, y revelado con la inestimable colaboración de la Cátedra Honorífica Félix Varela, del centro de altos estudios.

MUERTE DE VARELA EN SAN AGUSTÍN DE LA FLORIDA

En febrero de 1853, a los 64 años, fallecía lejos de Cuba el primero de nuestros independentistas. Moría en tierra extraña y en la mayor pobreza el ilustre sacerdote nacido en La Habana el 20 de noviembre de 1788, el profesor de Filosofía en el Seminario de San Carlos y autor de un proyecto antiesclavista presentado en las Cortes Españolas en 1823, que le valiera la pena de muerte y el destierro perpetuo.
En relación con el día de su muerte, la historiografía tradicional lo consigna el 25 de febrero de 1853, y así, precisamente, consta en su acta de defunción. Sin embargo, estudios más recientes inducen a modificarlo para el 18 de febrero, fecha en la cual coinciden la mayoría de los estudiosos de la materia.
Al respecto, en el libro Félix Varela: retorno y presencia, de Heriberto Hernández González, editado por la Casa de Altos Estudios Fernando Ortiz, de la Universidad de La Habana, en 1997, se plantea: «Murió el 18 de febrero de 1853, lo amortajó el cariño de un pueblo extraño al cual también había servido con desvelo. Mientras en la Isla, se le rindió el tributo discreto de un pueblo condenado al silencio por las autoridades coloniales».
Un criterio que también defiende monseñor Carlos Manuel de Céspedes García-Menocal en su obra dedicada a Varela, Señal en la noche. Allí aparece una esclarecedora misiva al Arzobispo de Nueva York, fechada el 26 de noviembre de 1853, en la que se le notificaba día y hora exactos de la muerte del revolucionario cubano: «[…] me toca ahora el triste deber de comunicar a usted la deplorable noticia de que el Padre Varela ya no existe, murió en la noche del viernes 18 del corriente, como a cosa de las 8 y media y su cadáver fue enterrado ayer a las cinco en el cementerio católico de esta ciudad».
Todavía no habían pasado dos meses de su fallecimiento cuando sus miles de discípulos en Cuba, con el auxilio del sacerdote norteamericano Edmund Aubril —última persona que viera con vida al ilustre cubano—, costearon la edificación de una capilla en el cementerio de San Agustín de la Florida, hermosa imitación de la Catedral de La Habana, donde Varela había sido nombrado sacerdote. Su primera piedra fue puesta el 22 de marzo y finalizó su construcción el 13 de abril del propio 1853, día en que los restos de Varela fueron depositados allí y donde permanecieron hasta los inicios del siglo xx.

Capilla en el cementerio de San Agustín de la Florida, construida a imagen y semejanza de la Catedral de La Habana con dinero aportado por sus discípulos en Cuba.

TRASLADO A CUBA (más…)

Anuncios

Read Full Post »

st1\:*{behavior:url(#ieooui) } Un día como hoy murió Félix Varela y Morales, en 1853, año en que nació nuestro José Martí. En Santa Clara, el Instituto Superior Pedagógico lleva su nombre, actualmente es Universidad de Ciencias Pedagógicas. José Miguel Ávila nos recuerda la vida y obra de este patriota y maestro en este artículo:

Félix Varela, el gran maestro

foto3-1parte.jpg

José Miguel Ávila (jmavila@radioangulo.icrt.cu)

 

Los primeros esfuerzos de Félix Varela y Morales por transformar la educación en el siglo XIX encontraron a su paso las barreras de la rutina del escolasticismo, pero su método explicativo y científico fue una de las mejores armas esgrimidas en la lucha contra la enseñanza memorística y dogmática impuesta por la iglesia católica; y desde entonces comenzaron sus aportes pedagógicos.

Para quien dijo que “la gloria de un maestro es hablar por la boca de sus discípulos”, el amor por la enseñanza encontró fuerzas que lo llevaron a ser el primero en utilizar la lengua española en vez del latín, y reformar los esfuerzos en Cuba acorde con las ciencias modernas y los preceptos de la ilustración.

El movimiento que inició Varela desde el Seminario de San Carlos y San Ambrosio en La Habana en el orden intelectual y moral, aportó fundamentos psicológicos, filosóficos y sociológicos muy valiosos para el desarrollo de la actual pedagogía cubana y la formación de valores positivos de carácter éticos y patrióticos. Con razón José de la Luz y Caballero lo denominó como “el primero que nos enseñó a pensar”.

Varela vio en la educación, la esperanza y el porvenir de la Patria, y no se equivocó. Después de casi tres siglos el desarrollo educacional cubano demuestra la valía de su legado pedagógico. “Educar es conducir al hombre desde que nace, siguiendo los pasos de la naturaleza, enseñándoles a combinar sus ideas”. “La educación, pues, forma el buen juicio y en consecuencia ella es la fuente abundante de los bienes de la sociedad”.

(más…)

Read Full Post »