Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Habanastation’

 el chuchero catalino

 

Por Francisco A. Ramos García, José M. Dorta Suárez, Francisco R. Ramos Hernández

Socairos que no junian, Noroña
de sentimientos pal corazón.
El Chuchero Catalino. 1960

Más maldito que el diablo

Asere, la palabra más llevada y traída del lenguaje popular cubano en los últimos cincuenta años se ha consagrado. Ya no son los tiempos, bastante cercanos por cierto, en que a este sinónimo de amigo, socio, compadre, se le tachaba por los puristas de la lengua de: chabacano, marginal, de mal gusto, vulgar, lenguaje del atraso, etc. Tan maldito les resultaba que con objeto de denigrarlo hasta se le inventó un significado: conjunto de monos o conjunto de monos apestosos. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Habanastation.

Cuba concurre con cinco filmes al XIX Festival de Cine Latino de San Diego 2012, en California, incluidos Habanastation (2011), del realizador Ian Padrón, y el corto animado Abdala, el regreso de los señores de Xibalbá.

En el certamen anual estadounidense, del ocho al 18 próximos, se proyectarán además los largometrajes Boleto al paraíso, de Gerardo Chijona, nominado al Premio Goya 2012, y Juan de los muertos, de Alejandro Brugués, laureado en el reciente XXXII Festival de Cine Fantástico de Oporto, Fantasporto, Portugal.
(más…)

Read Full Post »

Ernesto Escalona y Andy Fornaris, los niños protagonistas del filme Habanastation, junto a su director, Ian Padrón.

Por Danae Diéguez

Una entrevista en la que Ian Padrón habla de su película, su generación de cineastas y la importancia de haber conocido a Humberto Solás.

Habanastation ha sido un suceso de público. Si algo hay que reconocerle es la reconciliación de los espectadores cubanos con las salas de cine. Fui al cine Chaplin a ver la película y creo que como todos salí emocionada. La sala repleta y lo más importante, llena de niños que te dejaban disfrutar el filme, pues andaban metidos en la historia. El pacto narrativo funcionaba: entras a vivir una historia y sabes que allí habitas un mundo en el que los sucesos forman parte de ese cosmos representado y lo aceptas.

Después de la emoción y la conversación con mi hijo sobre nuestros pareceres con la película, comencé a pensarla, ya la había sentido.

¿Hasta dónde la película rompe con la verosimilitud, como rasgo narrativo de ese tipo de cine que asume elementos de la aventura y el melodrama? ¿Es real y posible ese detonante— niño perdido en un barrio pobre de la Habana— y la sumatoria de sucesos que desembocan en la tesis que la película defiende? Como dije, parecieran no importar mucho mis preguntas cuando es hoy una película de la que todos hablan. Ian demostró, aunque sus documentales ya hablaban de ello, de su capacidad para dirigir películas y contar historias atractivas, saber mover los resortes del suspense, elementos de la comedia y sobre todo, su sensibilidad y sinceridad para con sus personajes.

Uno de los puntos más polémicos del filme radica en que allí, donde aparece la visibilización de las clases sociales como eje fundamental en la historia, pareciera también asumirse su naturalización. ¿Es que después de tantos años de revolución nuestra verdad es que las clases sociales se imponen de todas formas? ¿Son suficientes los valores humanos para reivindicar la armonía dentro de dos mundos tan distantes en una misma Habana? Son preguntas que afloran desde el filme y que me han hecho pensar sobre cómo desde el arte en general y el cine, particularmente, se pueden enfrentar estos dilemas. El cine es un arte y el punto de vista de su realización marca esa subjetividad que debemos respetar pero con la que podemos tener un diálogo y confrontar ideas. Es una necesidad que Ian Padrón defiende y que he aprovechado para intercambiar sobre este y otros temas que surgieron en la conversación.

Danae Diéguez: En “Habanastation” aparece en un primer plano de representación la diferencia de clases sociales dentro de nuestra sociedad. No es una idea sugerida, es la base desde donde se articula la narración, el punto de partida desde el cual se desarrollará la historia. Sin embargo he leído algunas críticas que plantean que tu mirada es un poco complaciente, que a pesar de poner en claro las evidentes diferencias de bienestar económico entre estos dos personajes centrales, naturalizas esas diferencias, como si quisieras decir que lo importante es vivir en armonía y que las clases sociales son un mal necesario. ¿Cómo te planteas el punto de vista a la hora de contar esta historia? (más…)

Read Full Post »


La película cubana Habanastation, del cineasta Ian Padrón, ganó este fin de semana el premio Founders prize Best of Fest en la categoría Founders awards del Festival Traverse City, Michigan.

El filme compartió el lauro con el francés Románticos anónimos, del director Jean-Pierre Améris.

El largometraje, protagonizado por los niños Andy Fornaris y Ernesto Escalona, narra la historia de dos compañeros de aula, Mayito y Carlos, pertenecientes a medios sociales distintos, ambos motivados por el mundo de los videojuegos, en este caso un playstation.

El pasado jueves, la cinta cubana fue estrenada en el Lars Hockstand Auditorium y contó, además, con la presentación del destacado realizador norteamericano Michel Morre, presidente de la cita, quien resaltó que Habanastation es un largometraje muy universal por los valores humanos que expone.

También recibieron premios Founders la película Rid of me, comedia de humor negro de James Westby como mejor filme de ficción norteamericano, mientras que hubo una triple corona en el apartado de cintas extranjeras, para Juega la reina, de la francesa Caroline Bottaro, con Sandrine Bonnaire en el papel protagónico; la australiana Cara a cara, de Michael Rymer, que viene cosechando éxitos en diversos festivales internacionales, y la también francesa Las mujeres del sexto piso, de Philippe Le Guay, con una Carmen Maura que se roba el espectáculo.

El documental Fordson: fe, velocidad, fútbol, del director Rashid Ghazi, obtuvo el premio a lo mejor del género presentado por Estados Unidos. En el mismo, Ghazi sigue de manera incisiva los últimos diez días de entrenamiento de alumnos de un preuniversitario en el que estudian muchachos de origen árabe.

Ernesto Escalona y Andy Fornaris, los niños protagonistas del filme junto a su director Ian Padrón.

Fuente: Radio Baraguá

Read Full Post »