Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘La piedra Lunar’

El periodista e investigador Luis Machado Ordetx conversará acerca de la obra del poeta cubano Emilio Ballagas.

Ballagas en sombra, de Luis Machado Ordetx

En la librería La piedra lunar, el viernes 5 de agosto a las 3:00 p.m.

Librería La piedra lunar, Luis Estévez entre Martí y Julio Jover, Santa Clara.

Read Full Post »

“Me avergüenza callarme, dejar que me atropelle toda la retórica del mundo”, nos dice en sus versos la poetisa Mariana Pérez. Ha cumplido sesenta años y lo festeja en La piedra lunar. Con dulces y sus versos. Con ron y los amigos de siempre.

Mariana lee sus poemas.

Tras esconder sus canas, el investigador José Gorrín asegura que conoció a Mariana desde que era un niño. Otro investigador, Paquito, nos confiesa: “yo no siempre he perdido el tiempo” cuando recuerda sus conversaciones con nuestra invitada. Mariana los mira, sonríe y les responde con un conocidísimo verso suyo: “la nostalgia domina los rincones”.

Habíamos prometido que, por ser el día de San Enrique, todos los que bajo ese nombre llegaran a nuestra librería tendrían un libro de regalo. Y llegan, además de nuestra invitada Mariana Enriqueta, los amigos Enrique Brito e Iraida Enriqueta. Y han llegado muy bien acompañados: Enrique con sus décimas, Iraida con cerveza comprada en los quioscos que festejan otro aniversario de la fundación de nuestra ciudad. Llegan, interrumpen porque son felices, y otra vez todo de nuevo: los saludos, el primer ron, el sorbo de café para que Mariana continúe leyendo: “Puedo partir el pan… de mis trigales y mi fuente”.

Recibiendo los regalos de manos de Lorenzo Lunar.

Y sí, partimos el pan con los amigos que siguen llegando: Geovannys Manso, tras su labor como jurado del premio Fundación de la Ciudad; Michel Encinosa, ganador en el género de cuento… Y Mariana nos habla de sus tertulias y sus boletines, porque ella es una constante promotora cultural. (más…)

Read Full Post »

Con poesía iniciamos este abril de 2011 en La piedra lunar, todavía con los ecos de la fiesta por el Día del Libro Cubano; con poesía anunciamos la llegada de la primavera y con poesía lo despedimos el viernes 30, con la premiación del concurso El poema del mes.

Lorenzo Lunar Cardedo y Mariana Enriqueta Pérez Pérez

Lorenzo Lunar Cardedo y Mariana Enriqueta Pérez Pérez.

Catorce obras se presentaron a la lid y cinco fueron declaradas finalistas por un jurado que integraron los poetas Rubén Artiles y Alain Alba, junto a Lorenzo Lunar en representación de nuestra librería. Cinco obras de alta valía poética que según la opinión de los jueces componen un llamativo arco iris de estilos y temas.
Estas fueron: “Regreso”, de Santos Borrell; “El aroma del pan”, de Serguei Martínez; “Lamentación del prisionero”, de Mariana Pérez; “Paranoide”, de Ernesto Martínez y “El estómago”, poema en décimas de Gladys Betancourt que el jurado destacó por su criolla manera de tratar el humor.
En la ceremonia de premiación los autores finalistas leyeron sus poemas en medio de un cordial debate e intercambio de opiniones matizado por un delicioso licor de coco.
El poema premiado resultó ser, por estrecho margen a decir de los jueces, “Lamentación del prisionero”, de Mariana Pérez Pérez.
La laureada poetisa villaclareña, con su bolsa de regalos, proclamó su regocijo al declamar otros poemas de su autoría.
El colofón de la actividad fue el anuncio de la convocatoria al poema del mes de mayo, que tendrá como estímulo adicional un lauro especial al mejor poema de amor.

LAMENTACIÓN DEL PRISIONERO

Mariana Pérez

I eu morrendo
                                    nesta longa noite
                                    de pedra.

                                              (Celso Emilio Ferreiro)


En pacto con la piedra y el oscuro
pendiente que se cuelga de la nada,
escalo mis paredes. La estocada
del hombre se me incrusta junto al muro.
¿Cómo calmar mi pálpito inseguro
si la muerte  con  fango me salpica?
A estas horas,  la noche multiplica
su insolencia en la piedra,  y es la nube
lo que frota mis ojos cuando sube
nocturna por el hierro que suplica.

Tosca pared silencia el espejismo
y mi noche en harapos se revuelve
como un río, me lastra, no me absuelve,
me deja en sobresalto y paroxismo.
El tablado transpira el egoísmo
y la fiebre silencia la angostura;
los martillos golpean sombra impura,
los puñales no cortan el lamento…
Es el final. Se apaga el firmamento
y los muros fustigan mi cordura.

Otros poemas de Mariana en VerbiClara:

Postales necias

Con poco basta

A Caracas

Read Full Post »

Por Arístides Vega Chapú

lorenzo_lunar_cardedo.jpgA Lorenzo Lunar (Santa Clara, 1958) lo conocí vendiendo libros de uso muy cerca de donde ahora vivo. Entonces no podía haber adivinado que además de proponer libros era escritor y que poco tiempo más tarde leería parte de su obra y sostendría con él una amistad que  ha sobrepasado el paso del tiempo, con todas sus inclemencias.
Tampoco pude entonces adivinar que yo estuviese viviendo ahora  tan cerca de ese lugar en que lo conocí incitando al que pasaba a adquirir alguno de los muchos títulos que sobre un amplio portal extendía a la vista de todos.
Hace poco me visitó en casa, junto a su esposa, la escritora Rebeca Murga, que al igual que mi hija es matancera, y el holguinero Emerio Medina, que como la familia paterna de mi esposa, la también escritora Lidia Meriño, es de Mayarí. Emerio había llegado hasta Santa Clara invitado a participar en un espacio que capitanea Lorenzo y al que me referiré más adelante en estas líneas.
Todavía, ninguno de nosotros sabía lo que horas más tarde celebraríamos todos; Emerio Medina había sido ganador del Premio Literario Casa de las Américas en el género de cuento.
Conversamos y tomamos ron, nos sentamos alrededor de una mesa bien servida, miramos varias veces el espléndido paisaje que desde mi balcón puede disfrutarse y hablamos, bajo la atenta mirada de mi madre,  de muchas cosas casi todas relacionadas con el futuro.
Lorenzo y Rebeca me contaron que estaban por regresar a ese respetable y complejo oficio de ser librero y que solo les faltaba el sitio ideal para convertirlo en una librería que ya contaba con el sugerente nombre de La piedra Lunar.

(más…)

Read Full Post »