Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Leonor Pérez Cabrera’

Avenida José Martí.

Avenida José Martí.

José Martí luchó por la independencia de Cuba en su exilio de España y Nueva York

Por Goretti Alonso

Lucharon por el municipio, brillaron en sus campos o simplemente fueron vecinos humildes que por su generosidad merecieron el homenaje de Santa Cruz de Tenerife con una calle, plaza o parque con su nombre. Pero, ¿quién es quién en el callejero de la capital? la opinión de tenerife hace un recorrido por el mapa de Santa Cruz para ponerle cara a esos cientos de nombres y apellidos, muchos lamentablemente desconocidos. Hoy le toca al intelectual cubano José Martí. La Alegría dedica una de sus vías, la avenida de acceso al barrio, a este símbolo de la revolución cubana e hijo de la tinerfeña Leonor Pérez Cabrera. (más…)

Read Full Post »

Una parte del Expediente Militar de Mariano Martí.

Una parte del Expediente Militar de Mariano Martí.

Indicios en el expediente militar del padre del Apóstol, encontrado en España, han avivado el debate sobre el lugar donde nació el Héroe Nacional el 28 de enero de 1853
 
Por Luis Hernández Serrano

«Nada más justo que dejar en punto de verdad las cosas de la historia», dijo José Martí en un artículo bajo el título A la colonia española, en la Revista Universal, de México, en 1876. Y lo cierto es que hay un punto de la historia del Héroe Nacional cubano que, como diría el poeta José Lezama Lima, es otro de los «misterios que nos acompaña».

Indicios en el expediente militar del padre del Apóstol, Mariano Martí Navarro, encontrado en España, han avivado el debate sobre el lugar donde nació el Héroe Nacional el 28 de enero de 1853, pues ya en otras oportunidades surgieron dudas acerca de que ese hecho trascendental de la historia nacional haya ocurrido en la casita de la calle de Paula. (más…)

Read Full Post »

La misiva, dirigida al doctor Ramón Luis Miranda (último médico del Apóstol) y con más de un siglo de conservada, forma parte de lo atesorado en el Museo Oscar María de Rojas

Por Hugo García y Pedro A. Rizo

La máster Diana Rosa Torriente, encargada de la investigación de este documento, explica que todo indica que la carta no fue escrita por la madre del Apóstol, sino que se la dictó a una persona allegada. Foto: Hugo García

CÁRDENAS, Matanzas.— Una carta poco conocida de Leonor Pérez Cabrera, la madre de José Martí, forma parte de lo atesorado en el museo Oscar María de Rojas, de aquí. La misiva en cuestión fue remitida por la cubana al doctor Ramón Luis Miranda, el último médico que atendió al Apóstol.

«Ello se aprecia por lo cuidado de la escritura, hecha con una letra diminuta, uniforme, equilibrada y respetando los renglones. Todo lo contrario de lo que hubiera resultado de haberla hecho la misma madre de Martí, ya que desde hacía varios años sufría de afecciones en la vista, de las que se lamentaba en las cartas que les dirigía a sus hijos. (más…)

Read Full Post »

¡Ah!, la madre, según Khalil Gibran, la palabra más bella pronunciada por el ser humano. Hoy mi madre cumple 86 años, y solo ella y yo sabemos lo que ha sufrido por mí. Le desseo mucha felicidad hoy y todos los días, y mil bendiciones.

Sin ánimo de comparar, pero un día como hoy, José Martí le escribió a su madre, Leonor Pérez Cabrera, esta carta desde la cárcel. Imagino cuánto dolor para ella tener a su hijo adolescente trabajando con grilletes en una cantera. El dolor de una madre no conoce límites.

Desde la cárcel envió esa foto a su madre, Leonor Pérez Cabrera, y otra a su amigo Fermín Valdés Domínguez. Las dos las dedicó con un verso.*

10  de  Noviembre  (1869)

Madre  mía:
Hace  dos  días  que  escribí  a  V.  con  un  francés  que  viene  a  ver  a  los Domínguez,  no  el  que  fue  allá,  y  me  ha  dicho  que  no  ha  podido  llevar la  carta.  Me  prometió  llevarla.  Dígame  si  va.
Anteayer  también  escribí  a  V.;  pero  no  he  tenido  con  quien  mandar las  cartas  y  no  quiero  que  pasen  en  la  cantina  por  la  puerta.  Como  escribo  a  V.  hoy  rompo  la  carta  de  antier. Ayer  estuvo  aquí  el  Fiscal  y  me  preguntó  con  bastante  interés  por mi  causa  y  su  estado.  Le  dije  lo  que  sabía;  pero  es  muy  extraño  esto  de que  el  que  me  ha  de  juzgar  tenga  que  preguntarme  por  qué  estoy  preso.—
Según  me  ha  dicho,  alguien  le  ha  hablado  de mí.—Los  Domínguez  y  Sellén saldrán  al  fin  en  libertad,  y  yo  me  quedaré  encerrado.  Los  resultados  de  la  prisión  me  espantan  muy  poco;  pero  yo  no  sufro  estar  preso mucho  tiempo.  Y  esto  es  lo  único  que  pido.  Que  se  ande  aprisa,  que  al que  nada  hizo,  nada  le  han  de  hacer.  A  lo  menos,  de  nada  me  podrán culpar  que  yo  no  pueda  deshacer.
Mucho  siento  estar  metido  entre  rejas;  —pero  de  mucho  me  sirve mi  prisión. —  Bastantes  lecciones  me  ha  dado  para  mi  vida,  que  auguro que  ha  de  ser  corta,  y  no  las  dejaré  de  aprovechar. —Tengo  16  años,  y muchos  viejos  me  han  dicho  que  parezco  un  viejo.  Y  algo  tienen  razón; —porque  si  tengo  en  toda  su  fuerza  el  atolondramiento  y  la  efervescencia  de  mis  pocos  años,  tengo  en  cambio  un  corazón  tan  chica  como  herido.—Es  verdad  que  V.  padece  mucho ; —pero  también  lo  es  que yo  padezco  más.  ¡Dios  quiera  que  en  medio  de  mi  felicidad  pueda  yo algún  día  contarle  los  tropiezos  de  mi  vida!
Estoy  preso,  y  esta  es  una  verdad  de  Perogrullo,  pero  nada  me hace  falta,  sino  es  de  cuando  en  cuando  2  ó  3  rs.  para  tomar  café; —pero hoy  es  la  primera  vez  que  me  sucede. —Sin  embargo,  cuando  se  pasa uno  sin  ver  a  su  familia  ni  a  ninguno  de  los  que  quiere,  bien  puede  pasar  un  día  sin  tomar  café. —Papá  me  dio  5  ó  6  rs.  el  Lunes. —Di  2  ó  3 de limosna  y  presté  2.
Tráiganme  el  Domingo  a  alguna  de  las  chiquitas.
Esta  es  una  fea  escuela;  porque  aunque  vienen  mujeres  decentes,  no faltan  algunas  que  no  lo  son.
Tan  no  faltan,  que  la  visita  de  4  es  diaria.  A  Dios  gracias  el  cuerpo  de  las  mujeres  se  hizo  para  mí  de  piedra. —Su  alma  es  lo  inmensamente  grande,  y  si  la  tienen  fea,  bien  pueden  irse  a  brindar  a  otro  lado sus hermosuras. —Todo conseguirá  la  Cárcel  menos  hacerme  variar  de opinión  en  este  asunto.
En  la  Cárcel  no  he  escrito  ni  un  verso. —En  parte  me  alegra,  porque ya  V.  sabe  cómo  son  y  cómo  serán  los  versos  que  yo  escriba.
Aquí  todos  me  hablan  del  Sr.  Mendive,  y  esto  me  alegra. —Mándeme libros  de  versos  y  uno  grande  que  se  llama  “El  Museo  Universal”. —Dele su  bendición  a  su  hijo.
Pepe

Tomado de José Martí: Obras completas, t. 1, pp. 40-41.

*A su madre:

Mírame, madre y por tu amor no llores,
Si esclavo de mi edad y mis doctrinas,
Tu mártir corazón llené de espinas,
Piensa que nacen entre espinas flores.

A Fermín:

Hermano de dolor, no mires nunca
En mí al esclavo que cobarde llora,
Ve la imagen robusta de mi alma
Y la página bella de mi historia.

Read Full Post »

Por Orestes Martí

En el primer tomo de la trilogía “Canarias y la Independencia de Cuba” (de próxima aparición en Canarias) se incluye un capítulo dedicado a José Julián Martí y Pérez, hijo de la canaria doña Leonor Pérez Cabrera.

Durante bastante tiempo el autor recopiló datos e informaciones múltiples sobre la vida del Apóstol de las libertades patrias y Héroe Nacional de la República de Cuba; reunió materiales fundamentales para comprender la extraordinaria obra de este hombre excepcional y posteriormente trató de seleccionar una pequeña muestra de ella, para que los que aún ignoran su trascendental presencia en múltiples campos de la actividad humana, se hicieron una idea de quién fue en realidad esta persona que, en su momento, fuera calificada como “el hombre más bueno del mundo”

Cuando ya estaba lista la selección, que sería expuesta en forma de capítulo -“V La semilla más hermosa”-, y después de varios infructuosos intentos, el autor tuvo la oportunidad de hacer algunas precisiones en lo referido al árbol genealógico de nuestro Martí, y muy especialmente en el sitio mismo de dónde proviene sus raíces canarias. Estos fueron los hechos.

A través de un activo comunicador social, conoció que en la villa de Santa Brígida, su cronista oficial (1) había escrito una pequeña obra (2) -producto de una magnífica investigación relacionada con la Fiesta de los Indianos en Las Lagunetas (Vega de San Mateo); en ella, el cronista investigador abundaba -y avanzaba en el tiempo- en lo relacionado a la rama materna de la familia del Héroe Nacional cubano.

Se hicieron las gestiones pertinentes y pronto nos encontramos charlando animadamente e intercambiando información sobre diversos aspectos de la vida de la familia de Martí en aquella zona.

Los datos aportados por el cronista en su investigación, permitió al autor “retroceder” en el tiempo, como mínimo una generación y conocer algunos interesantes detalles que resolvían aparentes contradicciones; por ejemplo en alguna literatura aparecía la procedencia de la familia materna de Martí como residente en “La Bodeguilla”, en otras en “La Vega”. Igualmente, poseíamos el dato de que la ermita había sido puesta bajo la advocación de Santa Brígida y se decía que era escocesa, cuando en realidad -según el investigador- era irlandesa. (más…)

Read Full Post »