Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Máximo’

Máximo Gómez. Caricaturas de LAZ

Por Ciro Bianchi Ros

Invita Máximo Gómez a su esposa Manana a visitar Santiago de Cuba y la propuesta llena de júbilo a la familia, pues los acompañarán sus hijas Clemencia y Margarita. Quiere el viejo guerrero abrazar a su hijo Maxito, a Candita, la esposa de este, y a los pequeños nietos, y, de paso, que sus hijas conozcan la bella capital oriental. Ese es el motivo visible del viaje. Abriga además el General una segunda intención: impugnar los planes reeleccionistas del presidente Tomás Estrada Palma y promover la candidatura presidencial del general Emilio Núñez. Corría el mes de mayo de 1905. Pocas semanas después, el 17 de junio, el General en Jefe del Ejército Libertador era cadáver. El Napoleón de la Guerrilla, como le llamaron los ingleses, el hombre que había desafiado la muerte en unos 235 combates sin sufrir más que dos heridas, moría en su cama fulminado por la septicemia.
En los tiempos precedentes al viaje ha estado alejado de la vida pública. El sueño cubano de libertad e independencia se frustró por la ocupación militar que siguió a la intervención norteamericana en la guerra contra España, y él se erige, ya en la paz, como un factor de unidad y equilibrio, ajeno al desempeño de cualquier posición política, incluso la Presidencia de la República, que rechazó de manera tajante. Pero la intransigencia y los desplantes del Gobierno lo mantuvieron momentáneamente apartado hasta que lo sacan de su retiro los propósitos del Presidente de prorrogarse en el poder. De vuelta a la brega, asiste a juntas y hace declaraciones. Ve el descontento popular e intuye la convulsión que se avecina. Dice a sus íntimos: «Siento barruntos de Revolución».

Enfermo de popularidad

Necesita por otra parte ese viaje. Los años de guerra y el duro y largo peregrinar por tierras americanas resintieron su cuerpo de acero. Las privaciones, la vida a la intemperie, las largas cabalgatas hicieron mella en su organismo. Siente que le faltan fuerzas y bien merece un descanso al lado de su familia. Sigue siendo un ídolo, y la plácida estancia en Santiago le reafirma, como si acaso lo necesitara, que su arraigo y ascendencia están intactos y siguen siendo enormes. La gente le cierra el paso en la calle. Todos quieren verlo y saludarlo. Una noche se queja el General de un dolor en la mano derecha, que tantos han insistido en estrechar en las jornadas precedentes. Un dolor que se manifiesta justo en el sitio donde días antes se hizo una pequeña herida. El malestar tolerable y aparentemente pasajero y sin importancia, se complica. Hay infección y sobreviene la fiebre, y se dispone de inmediato el regreso a La Habana. Así lo determina el doctor José Pareda, su médico de cabecera, que lo acompaña, y que ha diagnosticado una pihoemia (enfermedad purulenta). En verdad, el mayor general Máximo Gómez ha enfermado de popularidad. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Generalísimo Máximo Gómez Máximo Gómez, el Generalísimo, nació el 18 de noviembre de 1836. Por eso, este homenaje a tan grande hombre, a tan admirable prócer de nuestra independencia:

La vida y la obra del Generalísimo Máximo Gómez también están relacionadas con La Habana, ciudad donde se produjo su fallecimiento el 17 de junio de 1905 y donde también existe un significativo complejo monumentario en el que se destaca su histórica figura.

Máximo Gómez nació el 18 de noviembre de 1836 en Santo Domingo. Inicia su carrera militar, a punto de cumplir los 20 años de edad, cuando se alista como soldado para defender a su país de ataques procedentes de la vecina Haití. Ya en 1863 ostenta el grado de Capitán de caballería. Al cesar la dominación española sobre Santo Domingo, muchos oficiales de dicho país se trasladan a Cuba junto a sus familiares. En 1865 él arriba a Cuba con el grado de Comandante de las Reservas Dominicanas. Contaba con una amplia experiencia militar, en especial de la táctica de las “cargas al machete” que tantas victorias propició a los dominicanos sobre haitianos y españoles. En 1867 presenta su renuncia a las Reservas Dominicanas del Ejército Español y se instala, junto a su madre y hermana, en el pequeño ingenio Guanarubí de la jurisdicción de Bayamo.

(más…)

Read Full Post »

José Antonio Fulgueiras

“Solo alguien que cultiva la décima, que vive en estado de poesía, es capaz de huir en las crónicas de los lugares comunes y hallar el giro sugerente, la metáfora precisa.” Así presenta Pedro de la Hoz Con el santo claro, de José Antonio Fulgueiras, autor de libros de crónica, testimonio y décimas. Ha sido periodista de los diarios Vanguardia, Trabajadores y Granma.

(más…)

Read Full Post »

Estoy segura de que muchos santaclareños ignoran que la conocida calle Alemán de Santa Clara lleva ese nombre en honor del General del Ejército Libertador José Braulio Alemán Urquía. Anteriormente esa vía se llamó San Agustín.

General del Ejército Libertador José Braulio Alemán Urquía

Nació este insigne patriota en la ciudad de Santa Clara el 26 de marzo de 1864, en el seno de una familia acomodada. Fue encomiable su trayectoria como patriota y luchador por la independencia de su patria.

Comenzó estudios de Derecho en la Universidad de La Habana, pero estaba inclinado al periodismo y abandonó los estudios. Supo compartir sus deberes con la patria tanto en el campo de batalla como en las rotativas de impresión.

Siempre encontró tiempo para dedicarse al periodismo, y el 15 de junio de 1886 fundó El Horizonte, donde se acusaban los males y el reflejo de la vida social de la colonia. En él publicó “Erre con erre”, contra la corrupción administrativa, y “Veneno”, en el alertaba contra la degradación que existía y que hacía falta un cambio revolucionario.


(más…)

Read Full Post »

Hoy se cumplen 103 años de la muerte del Generalísimo Máximo Gómez. Por eso quiero publicar lo que de él escribió Mercedes Santos Moray:
El Generalísimo Máximo Gómez
Me voy a permitir una relectura de Máximo Gómez. No pienso detenerme en sus hazañas heroicas, ni tampoco en su condición de guerrero aunque bien sé que, en todas las guerras de independencia de Cuba, fue el primero que usó el machete como arma de combate y el maestro de nuestros generales: El Generalísimo.

Quiero hablar del otro Gómez, de ese virtualmente desconocido que no aparece en los libros de Historia ni tampoco en las publicaciones periódicas y en las revistas, del hombre, del ser humano cuajado de virtudes y también de defectos, y sobre todo detenerme en su costado más íntimo y personal, el de sus amores.

Cuando era un adolescente, y con solo 16 años, se vio inmerso en las contiendas fratricidas que padeció la República Dominicana y pasó de su condición de campesino a la de soldado, hasta alcanzar por su valentía el grado de alférez.

(más…)

Read Full Post »

El 15 de enero de 1871, pocas horas antes de tomar el barco que lo llevará al destierro en España, José Martí escribe a su maestro y protector Rafael María de Mendive:
José Martí
Mucho he sufrido, pero tengo la convicción de que he sabido sufrir. Y si he tenido fuerzas para tanto y si me siento con fuerzas para ser verdaderamente hombre, sólo a usted se lo debo, y de usted y sólo de usted es cuanto de bueno y cariñoso tengo.

No ha cumplido aún los dieciocho años, pero ya ha pasado uno en la cárcel. Allí, pagando el crimen de haber escrito en pro de la independencia de su patria, ha culminado la formación de su personalidad. Conoce ya que lo importante no es cuánto se sufre, sino saber sufrir, y conoce que el hombre verdadero ha de sentir gratitud y amor por su maestro.


(más…)

Read Full Post »

José Julián Martí Pérez nació en La Habana en la calle de Paula no. 41, después cambió el número por 102, y en la actualidad, calle Leonor Pérez no. 314.

José Martí

Tuvo un extraordinario aprovechamiento escolar, pero sus estudios del tercer año de bachillerato fueron interrumpidos por su condena y deportación a España.

Desde los 16 años emprendió su labor en favor de la independencia de Cuba, y el periódico fue el medio que escogió.

En los primeros en que publicó fueron El Diablo Cojuelo y La Patria Libre, fundados por él en 1869, el primero junto a Fermín Valdés Domínguez. En La Patria Libre publicó su poema dramático Abdala. También en ese año publicó en El Siboney el soneto “¡10 de Octubre!”

En este tiempo tuvo a su maestro Rafael María de Mendive como guía.
De su vida en presidio entre los años 1870 y 1871, dejó constancia en El presidio político en Cuba, que publicó en Madrid.

(más…)

Read Full Post »