Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘médico’

MedicinaComo cada año, el 3 de diciembre celebramos el Día de la Medicina Latinoamericana, por lo que felicito y les deseo mucho éxito personal y profesional a todos los que trabajan sin desvelo por la salud en América Latina y el resto del mundo, porque muchos médicos, enfermeras y demás personal de la Salud Pública cubana brindan su apoyo solidario en otros países del mundo.  Este se día se escogió por ser el día del nacimiento de Carlos Juan Finlay, ese gran médico cubano que descubrió el trasmisor de la fiebre amarilla.
Por eso hoy les traigo una historia muy interesante que muchos ignoran, la del Dr. Rafael Argilagos Ginferrer, quizás el primer médico combatiente internacinalista cubano.


Rafael Argilagos Ginferrer. ¿El primer médico combatiente internacionalista cubano?

Por Rosaralis Santiesteban Freixas

Cuba se ha caracterizado por el aporte de sus médicos en tareas de ayuda para mejorar la salud de otros pueblos, tanto en momentos de guerras justas, cuando ha peligrado la vida de estos profesionales, como en la paz, también, con riesgos pero menores. Dicha labor ha sido reconocida por organizaciones internacionales que han elogiado esta política por llevar a cabo numerosos programas de ayuda a los pueblos más necesitados del mundo. ¿Quién o quiénes fueron los primeros cubanos en dar un paso al frente en este terreno de sacrificios y sacerdocio del internacionalismo cubano?
Rafael Argilagos Ginferrer parece estar entre los primeros que decidieron esta conducta. Fue mucho antes de que hubiéramos ganado por las armas el derecho a ser una nación respetada y mucho antes de que existiéramos como nación.
Biografiando a su hermano Francisco, quien fuera el primer oftalmólogo mambí e inventor del filtro de luz aneritra para la oftalmoscopia, (1) se encontraron los documentos que atestiguan que Rafael Argilagos Ginferrer puede haber sido el primer médico que partiera de Cuba a luchar, y ganara un alto lugar como médico y combatiente internacionalista. Eso ocurrió en México sirviendo como médico militar bajo las órdenes del presidente de esa república, Don Benito Juárez, entre 1864 y 1867, quien luchaba contra una potencia extranjera que trataba de sojuzgar el país, que ya se había liberado medio siglo antes del yugo español. (2,3)


¿QUIÉN ERA RAFAEL Y CÓMO SE COLOCÓ EN TAN ALTO SITIAL?
Médico y cirujano graduado en París, en 1860, quien de regreso de México, diez años después, cayera combatiendo a los soldados del ejército español que ocupaba a Cuba, su patria, al frente de las tropas que él comandaba como Brigadier, en su provincia natal.
Rafael nace el 11 de octubre de 1835, en Camagüey en una familia de terratenientes; (4) de madre criolla, María Soledad Ginferrer de Socarrás y de padre catalán, Juan Argilagos Millet. Este fue un hombre que amó a Cuba como a su propia tierra, amor este a la patria que inculcó, junto a su esposa Soledad, a sus nueve hijos, como en aquel triste día y hora en que fusilaban a Joaquín de Agüero y otros compatriotas, en el que hizo arrodillar a la familia y a sus esclavos para rogar, ¡porque se pueda algún día vengar tanto agravio a la patria! (5-7)
Fueron sus hermanos Froilán, Antonio y Juan; sus hermanas Panchita, Margarita, Juanita y Manuela, esta última era la mayor y madre de Amalia y Matilde Simoni. De ellos se derivaron las familias Argilagos Loret de Mola, Argilagos Agramonte, Guerra Argilagos, Simoni Argilagos, Iraola Argilagos, Casanova Argilagos y Montané Argilagos. (6,8)

(más…)

Read Full Post »

Este artículo lo leí en el periódico Juventud Rebelde, y lo publico en primer lugar para solidarizarme en la causa de limpiar el honroso nombre de Máximo Zertucha, acusado injustamente de haber procipiado la muerte del Titán de Bronce, Antonio Maceo. En segundo lugar, porque me parece muy meritorio el esfuerzo y la dedicación del estudiante de Periodismo Emilio L. Herrera Villa, quien fue capaz de entregar en las páginas centrales del diario en su edición dominical esta historia desconocida por tantos. Por suerte, la encontré en el sitio web de la publicación de marras y la pongo a disposición de mis lectores. Espero no haber errado al seleccionarla.

El médico y ayudante personal de Antonio Maceo tuvo que soportar toda su vida la imputación de ser el responsable de la muerte del Titán de Bronce. Ochenta años después del combate de San Pedro, la verdad comenzó a abrirse paso

Por Emilio L. Herrera Villa, estudiante de Periodismo
Correo:
digital@jrebelde.cip.cu
 
Máximo Zertucha y OjedaMáximo Zertucha y Ojeda lo había perdido todo: el machete, los grados de Coronel, la gloria y los anhelos. Atrás quedaban las mañanas de duros combates, las ganas de pelear, la compañía del caudillo, la amistad del General… Sus esperanzas fueron abatidas por un disparo. Allí terminaba una vida.
En la mente de Zertucha vagaban los últimos recuerdos del fatídico 7 de diciembre de 1896: «¡Se acabó la guerra! ¡Vea este cuadro! ¡Muerto!, ¡Muerto!», le gritaba desmoralizado al Coronel mambí Alberto Nodarse. Nada resucitaría al lugarteniente general Antonio Maceo. Era imposible aceptar esa muerte.
Un Titán es invencible. Quizá la traición, pensaron algunos de los más allegados, había sido la causante de tamaña pérdida. Zertucha, un mambí de Melena del Sur, parecía ser el hombre. La profunda depresión y las injustas ofensas recibidas en el campamento lo impulsaron a desertar de las filas libertadoras, presentándose en San Felipe, actual provincia de La Habana, al coronel español Guillermo Tort.
Dos años después, sin más puntal que la dignidad, compareció ante el Ejército Libertador suplicando la conformación de un Consejo de Guerra. Esta vez no huyó. Juró por su honor decir la verdad al tribunal presidido por el General de División Alejandro Rodríguez.
El ex Coronel Máximo Zertucha y Ojeda, doctor en Medicina y Cirugía, ex jefe del Cuarto Cuerpo de Sanidad del Ejército Libertador, desmintió el 20 de abril de 1898, ante un Tribunal de Honor, haber planeado el asesinato del Lugarteniente General Antonio Maceo Grajales, de quien era ayudante y médico personal.
Cuatro días más tarde, el Consejo de Gobierno convocó a un perdón colectivo de acuerdo con la investigación realizada. El galeno quedaba exonerado de toda culpa y salvada su dignidad como cubano. Pero, a 113 años de la caída del Titán de Bronce, aún muchas personas formulan las siguientes interrogantes: ¿Era Zertucha un traidor?

(más…)

Read Full Post »

Ernesto Guevara de la Serna, Che

 

El Che es uno de los hombres más nobles, más extraordinarios y más desinteresados que he conocido, lo cual no tendría importancia si uno no cree que hombres como él existen por millones, millones y millones en las masas. Fidel Castro


TIEMPO UNO

Nacer y el asma en el frío intenso de Rosario. Dar los primeros pasos, montar en velocípedo, jugar con su perro, aprender las vocales, las consonantes y los números con Don Ernesto y Doña Celia y alguna maestra rural, pero el asma ahí, constante, ahogando al niño que se niega a doblegarse ante la falta de aire, pues quiere hacerlo todo igual que los demás, sin saber que llegará a ser mejor.

(más…)

Read Full Post »

Poeta
Isván Álvarez Herrera, poeta y médico, nació en Santa Clara en 1976. Se graduó de Medicina en el Instituto Superior de Ciencias Médicas de Villa Clara. Colabora en Cartacuba (edición digital).

Poemas suyos han aparecido en la publicación Alma Mater y en la antología Los parques (2001).

Obras publicadas: En la madera del viento (2005), Desfiguraciones (2006), Algunas cosas ciertas (2006).

Premios: Premio Pinos Nuevos (2004), con “En la madera del viento”; Premio Calendario (2005). También resultó finalista del concurso Fundación de la Ciudad de Santa Clara del año 2005 con un cuaderno de poesía.

Read Full Post »

Bañadera
Triste y fatigado
En la ardiente siesta,
Cansado de dar
Vueltas y revueltas,
De tomar el pulso,
De poner recetas,
Y de oír gemidos,
Y de ver miserias;
Vuélvome a mi casa,
En donde me esperan
Mis hijos queridos
Y mi amiga tierna.
Apenas me sienten
Periquito y Pepa,
Cuando, dando saltos,
Salen a la puerta.
Entre sus bracitos
El uno me estrecha,
Y amorosa la otra
Me halaga y me besa.
Luego, de mis manos
Asidos, me llevan
Al cuarto en que se halla
La mi bañadera,
De agua rebosando
Cristalina y fresca.

(más…)

Read Full Post »

Soneto
¿Dónde estoy? ¿Qué es de mí? ¿Yo que podía
ser el libertador del mundo entero,
mísero y desgraciado prisionero
entre estas rocas?… Mas la culpa es mía.

Cuando al pueblo mi espada defendía,
fui de todos los héroes el primero.
¡Con qué orgullo la Francia a su guerrero
de laurel inmortal la sien ceñía!

Hoy, sin gloria, en destierro ignominioso,
¿al sepulcro desciende el soberano
a quien veinte monarcas se abatieron?

Dijo, cruzó los brazos, silencioso,
y los ojos del fuerte veterano
de dolor una vez se humedecieron.

José Fernández Madrid, poeta y médico colombiano

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »