Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Miguel Gerónimo Gutiérrez’

 KIF_3028

Por Francisco A, Ramos García y José M. Dorta Suárez

Los pueblos con el objetivo de mantener vivos los hechos fundamentales de su historia recrean tradiciones que circulando de boca en boca o a través de documentos escritos, aseguran para todos los tiempos el recuerdo de estos acontecimientos. Entre los sucesos más sujetos a este tipo de recordatorio popular se encuentran los del nacimiento o fundación o sea el inicio de su existencia dentro de las páginas de la historia, es lógico que estas leyendas surjan en torno a componentes del entorno geográfico que puede ser un río, una montaña, un árbol, un animal, una cueva, una roca o cualquier otro. Santa Clara no ha escapado a esta peculiaridad y ha consagrado por tradición, con fuertes vínculos, al hecho de la fundación un árbol: el tamarindo ubicado en la Loma del Carmen.

Es frecuente que con el decurso del tiempo las tradiciones sufran algunos cambios, dados estos por los imperativos de cada generación de contar la historia a su manera suprimiendo o incorporando detalles. Como veremos en el caso de nuestro tamarindo este no siempre fue fundacional e incluso después de serlo hubo momentos en que fue olvidado, pudiéndose determinar, sin embargo, desde cuando pasó a ser considerado como tal y cuantos árboles de este tipo han recibido tal honor en nuestra ciudad.

El primer intento que conocemos, de vincular un árbol determinado a la fundación de nuestra ciudad, aunque con posterioridad observaremos que la tradición había consagrado a otro, es la realizada por el intelectual santaclareño Manuel Dionisio González ( 1815-1883) en su novela histórica: El indio de Cubanacán o Las Brujas de Peña Blanca, impresa en 1848 donde el autor se remonta a 1550 para recrear los paisajes donde después se habría de edificar el poblado, concluyendo su obra de la siguiente forma: (más…)

Read Full Post »

miguel geronimo

Monumento a Miguel Gerónimo Gutiérrez.

 

Por Francisco Antonio Ramos García, José Miguel Dorta Suárez y Ángel Gabriel Carrazana Duardo

En esta parte del trabajo, referido a la etapa de la república neocolonial, analizaremos otras cinco ceremonias de puesta de la “Primera Piedra”. Celebradas con motivo de dar inicio a la construcción de: los monumentos dedicados a Miguel Gerónimo Gutiérrez, Marta Abreu, José Miguel Gómez y los edificios del antiguo Liceo y la Clínica del Maestro. La información sobre las mismas ha sido recopilada de las Memorias descriptivas sobre los monumentos y las colecciones de periódicos de la época, permitiéndonos estos últimos analizar con lujo de detalles como se efectuaba el proceso y establecer comparaciones en algunos casos. (más…)

Read Full Post »

Santa Clara de Asís.

Santa Clara de Asís.

 

 Por Francisco A. Ramos García,
       Ángel G. Carrazana Duardo y
       José M. Dorta Suárez

Si nos preguntan cuál es el nombre de nuestra ciudad, todos sin excepción contestamos “Santa Clara”, pero si nos preguntan ¿por qué?, ya la respuesta se hace más difícil. Los más entendidos responderían “porque es la patrona, pero esta respuesta para muchos no encierra ningún significado.

Al fundar un país, ciudad, aldea o corporación, según los preceptos de la iglesia católica, es necesario elegir como especial protector y abogado ante Dios a un hombre o mujer de excepcional santidad reconocido por la iglesia, y designarlo como Santo Patrono. Entre los Santos Patronos de países están: Jorge (Inglaterra), Dionisio (Francia), Santiago el Mayor (España), etc. Existen también Santos Patronos de oficios y profesiones como por ejemplo: Ana (Mineros), Cecilia (Músicos), José (Carpintero), etc. La Patrona de Cuba es la Virgen de la Caridad del Cobre. (más…)

Read Full Post »

manuel-garofalo-web

Al comentar sobre los iniciadores y fomentadores de la cultura en Santa Clara, resalta nítidamente la figura del patriota, escritor, periodista e historiador Manuel García-Garófalo Morales (1853-1931), del cual se conoce muy poco y cuya obra por ser periodística fundamentalmente, se encuentra dispersa en la prensa de su época. Usualmente es confundido con su hijo Manuel García-Garófalo Mesa, el cual si dejó una extensa obra escrita en libros.

Este destacado intelectual villaclareño de finales del siglo XIX y principios del XX sus primeros estudios en colegios de la ciudad, y después se convirtió en autodidacta. Hombre de carácter serio, reservado, enérgico, honrado, además de padre y esposo ejemplar. Antonia de la Soledad Mesa y Valdés fue su esposa y compañera de ideas, participando de sus sentimientos patrióticos. (más…)

Read Full Post »

Por Mailén Aguilera Rivas

Miguel Gerónimo Gutiérrez, monumento en Santa Clara.

La prensa en Las Villas fue siempre un oficio para valientes. Desde que Manuel de Sed y Colón trajo a lomos de mulo la primera imprenta desde Camagüey, surgiría una relación inseparable entre la devoción por la libertad y el amor por difundir esas ideas independentistas en feroz cruzada contra la ausencia de recursos, censuras medievales y persecuciones incesantes.

Grandes patriotas de nuestras memorias escribieron en muchos diarios y revistas, particularidad desconocida para la mayoría porque en la historia se prioriza el perfil combativo, la actuación en el campo de batalla. Y pocos saben que algunos insurrectos supieron ser también buenos periodistas.

En los últimos años del Eco de Villaclara, el primer periódico de la región, Miguel Gerónimo Gutiérrez ejerció como su redactor. (más…)

Read Full Post »

Por Roberto González Quesada* y Roberto Méndez Rodríguez

Primer escudo de Santa ClaraFrecuentemente se suele atribuir a Villa Clara indistintamente significación de provincia y de ciudad capital. Y es que durante mucho tiempo en la historia, ese término tuvo alcance específicamente citadino y al cabo la denominación oficial lo adscribió a la actual provincia.
Pero es para confundirse con tantos nombres como ha tenido Santa Clara. Durante sus primeros años fue conocida como Ciego de Santa Clara, nombre de la hacienda donde se fundó y también llamada Santa Clara de la Sabana de los Remedios del Cayo, Cayo Nuevo, Villa Nueva de Santa Clara del Cayo, y la mayoría de sus pobladores preferían decirle Pueblo Nuevo de Antón Díaz.
Aunque su fundación se remonta al 15 de julio de 1689, sigue la profusión de nombres hasta que el 16 de agosto de 1695 a propuesta del edil, entonces alcalde ordinario de la villa ostentando el grado de capitán, Juan Sardui, se toma el acuerdo de darle por nombre el de Gloriosa Santa Clara, por ser el 15 de julio la fecha consagrada por el ritual católico a la virgen de Santa Clara de Asís, aprobándose asimismo que ella afuera la patrona de la villa.
El capitán general de la Isla, Viana de Hinojosa, la declaró luego Villa de Santa Clara. Durante varios años en los documentos consignan Villa Nueva de Santa Clara, mas, andando el tiempo el sentido sintetizador del lenguaje popular transformó el título pomposo en el suave y sencillo de Villaclara, generalmente unido como una sola palabra y no dos (Villa Clara).

mapa-las-villas-1950.jpg

Antigua provincia de Las Villas (o Santa Clara, como dice el mapa)

Las Villas y Villaclara se generalizan. Durante la colonia, a España no le interesaba desarrollar el gobierno civil, sino mantener centralizado el poder y valerse de los gobiernos locales o cabildos. Tenía dividida la isla en tres departamentos militares: Occidental, Central y Oriental.
Sin embargo, a pesar de no existir la correspondiente división político-administrativa, a medida que iban surgiendo y creciendo los municipios, con éstos se creaban jurisdicciones también llamados partidos judiciales y aparecieron espontáneas provincias.
Así, en la zona central, en el curso de la década de 1830, cuando se agitaban las primeras villas: Trinidad, Sancti Spíritus, Remedios, Santa Clara y Cienfuegos, nacen las Cinco Villas que pronto quedó en Las Villas o con el apelativo de inquietas.
Este nombre del vasto territorio y Villaclara para la ciudad, se consolidan. La Gaceta de La Habana, hablando de la expansión del ferrocarril inaugurado en 1837 con el tramo de la capital a Bejucal, informa en 1849 que “en Las Villas quedaron unidas Cienfuegos y Villaclara.”
Ambos términos trascendieron al ámbito mambí. La Cámara de Representantes de la República en Armas reconoce el papel que desempeña Las Villas en la Guerra Grande y la declara departamento militar en paridad con Oriente y Camagüey, al tiempo que se hacía sentir la Junta Revolucionaria de Villaclara encabezada por Miguel Gerónimo Gutiérrez.
José Martí en artículo publicado el 13 de mayo de 1873 en la Revista Universal de México, sobre el curso de las hostilidades, analiza penalidades de las tropas hispanas. En un párrafo expone: “De las Cinco Villas, y especialmente de Villaclara anuncian que una gran cantidad de soldados españoles ha desertado, se quejan de que no tienen vestidos suficientes, alimentos bastantes, ni asistencia médica.” 

Cuando termina la gesta, en virtud de la Real Orden del 9 de junio de 1878, el primero de enero del año siguiente se divide la Isla en seis departamentos, a este del centro lo llaman Santa Clara y también al municipio, y lo designan capital del territorio y cabecera de un partido judicial o jurisdicción de 8 localidades.
La Reina guarda silencio. En representación de la ciudad, el ayuntamiento santaclareño a mediados de agosto de 1894 solicita a la Reina de España el reconocimiento del escudo oficial y sustituir el nombre Santa Clara por Villaclara, que además de ser el popularizado a lo largo de casi dos siglos, lo aceptó la Real Orden del 12 de mayo de 1864 “al concederle título de ciudad a la Villa de Villaclara” y aunque no aparecía en los documentos oficiales.

Pero el gobierno de Madrid, dedicado a sofocar la efervescencia que ya bullía en el pueblo cubano al aproximarse la hora de la guerra necesaria, no da respuesta pues veía en el sustantivo Villaclara un símbolo de rebeldía. La soberana archiva la petición.
Finalmente adviene la organización territorial político-administrativa actual, que divide a Las Villas en tres provincias.

region-central-de-cuba-2.jpg

La provincia de Las Villas quedó dividida en tres:
Villa Clara, Cienfuegos y Sancti Spíritus.

Una con el nombre de Villa Clara y su capital ciudad de Santa Clara. Así consta en la ley 1304 artículo 8, publicada en la Gaceta Oficial de la República de Cuba, edición extraordinaria 3 del 5 de julio de 1976.
Este es el resumen de tan larga ringlera, colofón que nos imaginamos ya nadie quiere cambiar y al que canta el rico son de Cholo Valero y la orquesta Hermanos García: “A Santa Clara, capital de Villa Clara…”, con Cirilo y Clara recorriéndola de luna de miel.
Así, cualquiera tendría motivos para confundirse.

Vanguardia

Roberto González Quesada* Roberto González Quesada fue jefe de Redacción del periódico Vanguardia, Villa Clara, donde trabajo. Además, ejemplo de exigencia, sagacidad e inteligencia. Por eso se ganó que lo llamaran con todo respeto el Patriarca. Ganó el Premio Nacional de Periodismo José Martí en 1999. Todos lo queríamos mucho. Trabajó hasta que enfermó. Falleció a los 87 años, en Cienfuegos, su ciudad natal, el 4 de octubre de 2004. La UPEC en Villa Clara instauró el Premio Roberto González Quesada a la obra de toda una vida.

Read Full Post »

Se acerca el cumpleaños de la ciudad de Santa Clara, otrora villa de la Gloriosa Santa Clara, y están desapareciendo tarjas y se están destruyendo monumentos sagrados de nuestra historia. Así nos lo hace saber mi colega Luis Machado Ordetx en:

¡MISTERIOS!
Texto y foto: Luis Machado Ordetx

Inscripción en mármol colocada por acuerdo del Ayuntamiento de Santa Clara en la casa donde nació el poeta Manuel Serafín Pichardo.

Fotograbado que apareció en la edición de agosto de 1907
en las páginas del periódico El Fígaro.
Detalla la inscripción en mármol colocada por acuerdo del
Ayuntamiento de Santa Clara en la casa donde nació
el poeta Manuel Serafín Pichardo.


El cosmopolitismo, a veces, embriaga; y otras, desarraiga a las personas. Del primero ofrezco consideraciones a partir de conversaciones sostenidas por dos ancianos que, alejados de Santa Clara, indagaron sobre la existencia de tarjas y monumentos que perpetúan la memoria histórica, pero por raras razones ya no están.
Todo se fundamenta en un misterio: buscaron afanosos la lápida, de mármol blanco de Carrara, colocada en la mañana del lunes 15 de julio de 1907 para reconocer el lugar exacto de nacimiento del poeta y periodista Manuel Serafín Pichardo y Peralta (1863-1937), reconocido entre los escritores cubanos más destacados de su tiempo. La ciudad celebraba entonces el aniversario 218 de su fundación, instante en que el bardo fue reconocido, por acuerdo del Ayuntamiento, como Hijo Predilecto. Más de un siglo pasó.
Por la prensa de la época reconstruyo la ceremonia pública y solemne: cambio del nombre de la calle Santa Ana por el correspondiente a Manuel Serafín Pichardo, colocación de una tarja conmemorativa en la casa número tres, de la calle Gloria, actual Leoncio Vidal, en las cercanías del Parque.
Hubo discursos, bullicios de admiración, banquetes, y en la tribuna del teatro La Caridad, el poeta congratulado leyó el extenso “Canto a Villaclara”, integrado por 33 estrofas, de seis versos alejandrinos con escritura impecable y numerado en romano, en el cual refiere nostalgia y exaltación de la historia de su ciudad natal.
Lo cierto: tablilla y lápida andan perdidas, y de la segunda no existe ni su sombra, refieren fuentes especializadas del Centro de Patrimonio Cultural. En la década de los años 50 del pasado siglo se colocó a un costado de la cafetería El Recreo, cuando esa calle dejó de llamarse Manuel S. Pichardo y se renombró como Lorda. En el segundo lustro de la década de los 80 desapareció.

(más…)

Read Full Post »