Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘morfología’

Nueva gramática de la lengua española

La “Nueva gramática” es una auténtica mina de oro, si uno quiere buscar ejemplos de la diversidad del español. En sus páginas conviven diminutivos como “ahoritica” y “tiernitico”, aumentativos como “ladronzazo”, plurales del tipo de “papases” y “mamases”, femeninos como “ídola” y adjetivos como “reloco”.

Cada capítulo de la “Nueva gramática de la lengua española”, cuyos dos primeros volúmenes (Morfología y Sintaxis) se presentan mañana (ya se presentaron el 10 de diciembre) en Madrid en un acto presidido por los Reyes de España, refleja el español actual del conjunto de países hispanohablantes, pero también sus variantes geográficas y sociales.
Si uno se adentra en las locuciones adverbiales, tropieza con que la expresión “en las chimbambas”, más empleada en España que en América, pasa a ser “en las sínsoras” en el área antillana; y ve que en Cuba leen “de carretilla” y no “de carrerilla”, mientras que en el habla popular del área andina, Colombia y buena parte de Centroamérica lo hacen “a la fija”.
Quien mata sin escrúpulos mata “sin ascos” en muchos países americanos, y quien camina con los pies desnudos va “a pie pelado” o “a pata pelada” en Chile, Centroamérica y zonas caribeñas.
“Salí poco menos que a la disparada”, se dice en el área rioplatense con el sentido de “al momento” o de “precipitadamente”, en tanto que “al cohete” significa “en vano” en El Salvador y en países próximos.
Cuando uno es poco propenso a pagar y va “de gorra”, en El Salvador, Honduras y Guatemala va “de fai”; en este último país iría también “de grolis” y en Puerto Rico, “de cachete”.
“Me lo sé de paporreta”, dice Bryce Echenique en “Magdalena peruana y otros cuentos”, lo que en otros países se sabrían de memoria. Y “poner en berlina” es poner en ridículo en el español culto de Ecuador.
Emplear locuciones latinas da categoría a quien las usa, pero hay que tener cuidado con ellas, porque lo correcto es decir “motu proprio” y no “de motu propio”, y también “grosso modo” y no “a grosso modo”.
Tampoco conviene confundir la locución adverbial “ex abrupto” (repentinamente) con la salida de tono que supone un “exabrupto”.
Al parecer, el sufijo diminutivo “-ico” va perdiendo fuerza, pero en algunos países andinos y en parte de Centroamérica y Caribe se ha desarrollado la variante “-itico/-itica: “ahoritica”, “cerquitica”, “pueblitico” y “tiernitico”.
Y ¿qué decir del sufijo -“ingo/-inga”? Resulta que tiene “gran vitalidad” en regiones andinas, tanto con adjetivos (“quietingo”, “friingo”) como con sustantivos (“casinga”, “mesinga”) y adverbios (“ahoringa”, “cerquinga”), se afirma en la “Nueva gramática”, publicada por Espasa en España e Hispanoamérica.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

Español 

Las variedades del español difieren entre sí por multitud de razones. Entre las de tipo fonético destacan la distinción o no de los fonemas correspondientes a las grafías c/z y s (ausencia o presencia de ceceo/seseo) y la distinción o no de los fonemas correspondientes a las grafías ll e y (ausencia o presencia de yeísmo). Estas diferencias no suelen ocasionar problemas de inteligibilidad entre sus hablantes. Los diversos dialectos también difieren en usos gramaticales, como el voseo o el empleo o no del pronombre informal de segunda persona del plural (vosotros). En aspectos de vocabulario, se dan notables diferencias especialmente en determinados ámbitos semánticos, como la nomenclatura de las frutas y verduras, vestimentas, artículos de uso cotidiano, así como en las expresiones coloquiales o insultantes.

ESPAÑOL CUBANO
De Wikipedia, la enciclopedia libre: El español cubano es la variedad del idioma español empleado en Cuba. Es un subdialecto del español caribeño con pequeñas diferencias regionales, principalmente de entonación, entre el occidente y el oriente de la isla.

HISTORIA
La historia del español cubano es muy importante para entender el desarrollo inicial de los diversos dialectos hispanoamericanos. Cuba, junto a Santo Domingo y Puerto Rico, fueron los primeros territorios americanos que recibieron colonos españoles y desde donde se realizaron las primeras expediciones al continente. En el pasado, muchos colonos españoles se asentaban en las Antillas antes de trasladarse definitivamente al territorio continental, con lo que el habla de estas personas adoptaba, en mayor o menor medida, algunas características lingüísticas del área caribeña. Estos rasgos caribeños del español fueron aquellos exportados por las primeras oleadas de emigrantes españoles, la mayoría de los cuales era de origen andaluz y canario, factor que explica la afinidad del español caribeño con el meridional de España. El seseo (indistinción de “caza” y “casa”), así como la debilitación de la -s final, la -n final velarizada, la j suave o la inexistencia de vosotros, son rasgos lingüísticos que hermanan la zona antillana con el español de tipo sevillano o meridional.

(más…)

Read Full Post »