Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘ómnibus urbanos’

Como me gusta publicar en mi blog cuestiones sobre mi ciudad de Santa Clara, aprovecho este trabajo que Ricardo Pérez Artiles publicó en el periódico Vanguardia, de Villa Clara. Se trata de las cuatro rutas de ómnibus urbanos que existían antes del triunfo de la Revolución. Recuerdo esas guaguas y, también, que para que el chofer las detuviera, se halaba un cordón que hacía sonar una campanilla para avisar cuándo el viajero quería bajarse. Eran muy cómodas, con asientos forrados en piel y con muelles. Y además, un torniquete, donde teníamos que echar una moneda para que la barra cediera y para poder pasar al interior.
Como no he podido encontrar una foto de aquellas guaguas, encontré estas, que aunque no eran de Santa Clara, son de las que conocí en aquellos tiempos:

guagua-3.jpg

guagua.jpg

Conozca las antiguas rutas santaclareñas:

EN RUTA CON LAS RUTAS DE AYER

Antes del triunfo de la Revolución, la ciudad contaba con cuatro rutas de ómnibus urbanos. A saber, rutas 1, 2, 3 y la 6, más conocida popularmente como La Loca por su enmarañado recorrido.
Se debe recordar que por entonces no existían paradas oficiales y los ómnibus se detenían en cualquier lugar que fuese solicitado por el pasajero, quien accionaba una campanilla mediante un cordón extendido por el interior del vehículo.

Ruta no. 1: Recorrido de ida: Salía del Hospital San Juan de Dios, hoy Celestino Hernández Robau, y se incorporaba a la calle Colón hasta el Parque Vidal. Bajaba por Luis Estévez hasta el Ferrocarril y subía por la calle Maceo para llegar a Unión y enrumbar por la Carretera a Sagua hasta Guamajal.

Regreso: Desde Guamajal hasta el Ferrocarril. Luego, subía por Maceo hasta San Pablo, y de ahí por Máximo Gómez hasta el Parque Vidal. Descendía por la calle Cuba y finalizaba su itinerario en el Hospital.

Ruta no. 2: Recorrido de ida: Nacía en la Carretera Central y calle Sexta, reparto Vigía. Se incorporaba por toda la Central y doblaba por Colón hasta el Parque Vidal. De ahí por la calle Marta Abreu tomaba la Carretera Central hasta la Riviera, fin de su recorrido.

Regreso: Desde la Riviera por la Central, hasta la Carretera del Cementerio, y subía por Independencia para llegar al Parque Vidal por Máximo Gómez. Luego descendía por Cuba hasta la Central y de ahí hasta la calle Sexta de la Vigía.

Ruta no. 3: Viaje de ida: Nacía en Independencia y Maceo y tomaba la Carretera a Camajuaní hasta la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, donde concluía el recorrido frente a una cafetería que allí existía.

Regreso: Partía por la Carretera a Camajuaní hasta la calle Independencia. De ahí subía a San Isidro para tomar Martí y por Maceo regresar a su piquera.

Ruta no. 6 (La Loca): Viaje de ida: Iniciaba su recorrido frente a la fábrica de refrescos Coca Cola, en el reparto Domínguez. Enfilaba por la calle Cuba hasta la calle Capitán Velasco, y de ahí al Paseo de la Paz hasta llegar a Juan Bruno Zayas, esquina a Nazareno. Doblaba por Nazareno hasta Colón y llegaba al Parque Vidal.

Descendía hasta Martí y por esa calle tomaba la Carretera del Cementerio hasta el antiguo Aeropuerto de Santa Clara (hoy EINPUD).

Luego, regresaba por la propia Carretera Central hasta la calle Virtudes —esquina a la Terminal de Ómnibus— y subía por Tristá hasta el Parque Vidal.

Finalmente, la ruta no. 6 bajaba hasta Unión, por Gloria, y de ahí a su piquera, en el reparto Dobarganes.

Regreso: Desde la calle San Rafael, en Dobarganes, hasta el Ferrocarril y por Máximo Gómez hasta el Parque Vidal. Luego, por la calle Marta Abreu tomaba la Carretera Central y llegaba al antiguo Aeropuerto.

Sin detenerse, la guagua continuaba por la Carretera del Cementerio hasta Virtudes, y de ahí subía por Tristá hasta Cuba, al costado del Parque Vidal, para llegar a San Miguel y descender hasta Alemán.

Por la calle Alemán seguía hasta la Central y de ahí al Paseo de la Paz hasta Capitán Velasco. Finalmente, enrumbaba por Prolongación de Cuba hasta la antigua Coca Cola, donde tenía su piquera.
Como dato curioso, el tortuoso recorrido duraba 1 hora y 40 minutos, aproximadamente.
Agradecemos la colaboración de los hermanos Manuel y Sebastián Guerra Artiles, choferes de esas rutas por muchos años, y sin cuya ayuda no hubiera sido posible este trabajo.

Anuncios

Read Full Post »