Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘pintura’

Abdel Casanova Ballester

En julio como en enero no cultivé una rosa blanca, como dijo José Martí, pero sí sentí una alegría enorme cuando nació mi segundo hijo, Abdel. En enero había nacido el primogénito: Abel. Los dos nacieron en Santa Clara.

Abel de 5 y Abdel de 3
Abdel cuando vino al mundo era muy lindo y con los ojos grises, que después se tornaron verdes, como los míos y los de papi. Pasamos un susto cuando nació: ictericia, pero se recuperó rápidamente
Muy intranquilo, y tan risueño que siempre se estaba riendo. Cuando ve alguna comedia nos reímos más de su risa que de lo cómico que tenga la película, porque se siente como una cascada.

Abdel a los dos años

Él sí estuvo en el círculo infantil desde los 9 meses, y le encantaba, tanto que se adaptó la primera vez en menos de 15 días, y aunque faltara por enfermedad o vacaciones, jamás hubo que readaptarlo. Bueno, más bien había que “torearlo” para que se fuera por la tarde cuando iba a recogerlo. Tremendo baño tenía que darle entonces, porque retozaba tanto y se tiraba tanto en el piso jugando que era una bolita de churre. Había una educadora que lo adoraba: Milvia. Podía estar en cualquier año de vida, que cuando lo iba a buscar siempre estaba en el salón de lactantes, qué malcriado lo tenía, y como era mono para comer, pues se daba gusto con la “papa” de los más pequeñitos.

Familia

Mami, Angelito, Abel, Abdel y yo.

Muy bueno en la escuela, pero haragán para estudiar. Sin embargo, jamás reprobó un examen. Cuando estaba en el primer año de secundaria participó en un concurso, Quiero ser maestro, y ganó el segundo lugar a nivel nacional. El Premio lo recibió en un programa televisivo, Joven Joven, y entre los regalos estaba una edición facsimilar de los únicos cuatro números de La Edad de Oro, de José Martí, que guarda con celo. Lamentablemente, no se hizo maestro, pero sí se hizo un hombre de bien, estudió y ahora trabaja en el sector de la Salud, en la lucha constante contra el Aedes aegypti y otros vectores.
Le gustaron siempre los deportes.

La Edad de Oro de José Martí
Primer número de la edición facsimilar.

Bien chico boxeaba con guantes de juguete y después estuvo en lucha libre. Al final practicó ciclismo y fue a varias competencias por la escuela. Eso le costó varias quemaduras por rozamiento, pero ni por nada lo dejó, era feliz cuando pedaleaba veloz. Pero las curas eran terribles, no las olvidamos ni él ni yo. Sigue con delirio el béisbol y el fútbol. A veces creo que de tanta emoción va a infartar.
También pintaba y pinta muy bonito, estuvo en el taller de pintura Carlos Enríquez, de la casa de cultura Juan Marinello. Y no solo eso, también hace figuras increíbles en la arena, demuestra una gran habilidad. En Varadero deleita a la familia y a cuántos pasan y se quedan admirando las figuras. Andy se encanta con los animales que le fabrica, y hasta le ayuda.

Andy ayuda a Abdel a hacer el cocodrilo

Abdel y cocodrilo

Cocodrilo en Varadero

Abdel y tortuga

Mi trío masculino

Mi triple A: Abel, Andy y Abdel.

Adora a los animales, es algo muy natural en mi familia, ha criado palomas y peces. En mi casa siempre ha habido gatos, pero nunca perros, sin embargo, una vez hubo uno por la cuadra muy flaquito y a él le dio lástima y nos pidió entrarlo para que se repusiera. Al final, se quedó en la casa, era muy cariñoso y juguetón, le puso por nombre Toqui. Cuando murió sé que lo sintió más que nadie, y debajo de una lluvia impertinente se fue con su hermano a enterrarlo.
Y con su sobrino Andy, mi nieto, tiene adoración, hay tremenda química entre ellos.

Abdel y Andy

Tiene gran parecido con mi papá:

Papi y Abdel

Hace varios años me ha regalado a esta otra hija: Katy

Abdel y Katy

 

alegna-angel-abdel-abel

Abel con Abdel, su papá Angel y Alegna, su hermana por parte de padre.

Mi niño (porque nunca dejamos de verlos de esa manera), TODOS los que te queremos te deseamos un cumpleaños muy feliz, y que todos los días de tu vida sean de pláceme:

¡MUCHÍSIMAS FELICIDADES!

Anuncios

Read Full Post »