Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘puntuación’

Foto: ©Archivo Efe/Salvatore Di Nolfi

Foto: ©Archivo Efe/Salvatore Di Nolfi

Ante las dudas que se plantean a menudo respecto al uso de los puntos suspensivos, a continuación se ofrece una serie de pautas sobre las normas ortográficas de este signo de puntuación:

1. Los puntos suspensivos son tres y nada más que tres, aunque en las ortografías académicas antiguas este signo estuviera formado por un número indefinido de puntos.

2. Cuando los puntos suspensivos coinciden con el final de la frase, no se añade el punto de cierre (siguen siendo tres) y la siguiente palabra, al pertenecer a una oración distinta, se escribirá con mayúscula: «Este fin de semana iremos a… Mírame, que estoy hablando contigo»; mientras que se escribirá minúscula si continúa la oración precedente: «Este fin de semana iremos… ¡a casa de los primos!».

3. La palabra posterior a unos puntos suspensivos va separada de estos por un espacio, mientras que la palabra precedente va pegada: «La sorpresa de público y crítica ha sido… Ocho apellidos vascos», y no «La sorpresa de público y crítica ha sido …Ocho apellidos vascos». (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Hacia una mayor profesionalidad en la tarea editorial

Por Luis Toledo Sande
(cultura@bohemia.co.cu)

Con un nuevo libro, el profesor, investigador y editor Misael Moya Méndez (Santa Clara, 1962) nutre sus aportes para enfrentar un problema que él califica de “global, como los tiempos que vivimos”: “la pérdida de la cultura editorial profesional”. Sobre el tema había entregado ya Dos lecciones editoriales, Expedición al mundo de la errata y (con Yosbany Vidal) Martí, editor.

Ciencias Sociales publicó Edición y crítica textual, con acopio y energías que valen por sí y como credenciales de un trabajo en desarrollo. Los dos primeros capítulos del volumen, Las intervenciones del editor sobre la obra literaria y La crítica textual o textología, abren el camino al tercero y final: De Villaverde a Carpentier: la edición crítica en Cuba, en el cual valora el autor momentos significativos de la “ruta” que le permite hablar de tradición cubana en esa materia.

Los braceos en las fuentes, y su propio desempeño de editor, le permitirán seguir afinando –o ampliando– sus criterios, como este que el mismo libro quizás ayude a rebasar: “En lo concerniente al texto de la obra, soy de la opinión de que en una edición crítica nada debe actualizarse, ni siquiera la grafía original de las palabras, mucho menos la puntuación”. (más…)

Read Full Post »

Signos de interrogaciónCon frecuencia nos preguntan por qué el español es la única lengua que emplea el signo de interrogación inicial, y cuál es el origen del signo final de interrogación empleado en todas las lenguas europeas modernas. La respuesta nos la trajo al Foro Cervantes María López-Contreras González, quien investigó el tema en la red.

1º) – En la mayoría de los idiomas se utiliza un único signo de interrogación al final de la frase interrogativa: How old are you? (Inglés: ¿Cuántos años tienes?). Este fue el uso habitual también en español, hasta mucho después de que la segunda edición de la Ortografía de la Real Academia, en 1754, declarase preceptivo iniciar las preguntas con el signo de apertura de interrogación invertido, (¿) y terminarlas con el signo de interrogación ya existente (?) – ¿Qué edad tienes?–, al tiempo que se ordenaba lo mismo para los signos de admiración (¡) y (!). Este criterio, en realidad, no se generalizaría hasta casi un siglo más tarde, ya que desde esa fecha de mediados del siglo XVIII hasta mediados del XIX la Real Academia Española no tuvo, ni mucho menos, el carácter corporativo e institucional que le iba a conferir la monarquía isabelina posteriormente. Las imprentas siguieron editando según la costumbre: ubicaban solamente un signo al final de las frases interrogativas o exclamativas. Si los signos iniciales se extendieron en las tipografías, no se debió a que el español tenga el problema de que no se sabe en qué momento se inicia la frase interrogativa o admirativa (la sintaxis de otras lenguas también desconoce ese momento), sino al carácter forzoso que dio la monarquía a los criterios de la Real. La norma de los signos de interrogación y exclamación iniciales fue impuesta, simplemente, de la mano de la Gramática oficial de la institución monárquica. Su carácter compulsorio estaba limitado al muy reducido ámbito idiomático de España (ver, por ejemplo, la resistencia de Chile).

(más…)

Read Full Post »

El hombre perdió la coma, empezó a temer a las oraciones complejas, buscó frases más sencillas. Frases sencillas conllevaron pensamientos sencillos.
Después perdió el signo de exclamación y comenzó a hablar en voz baja, monótonamente. No le alegraba ni le indignaba nada, todo le tenía sin cuidado.

Más tarde, perdió el signo de interrogación y dejó de formular preguntas: ningún acontecimiento le despertaba curiosidad, ya sucediera en el Cosmos, en la Tierra, o incluso, en su propio hogar…
Signos de puntuación
Luego de un par de años, perdió otro signo de puntuación —los dos puntos— y dejó de explicar a la gente su conducta.

Hacia el final de su vida no le quedaban más que las comillas. No expresaba ninguna idea propia, sino que siempre citaba a otros… Así que se desacostumbró a pensar y llegó hasta el punto final.

¡Cuide los signos de puntuación!
 Alexandr Kanevsky

Read Full Post »